El recurso de la energía mental de Dios es limitado

El recurso de la energía mental de Dios es limitado

¡Todo el Universo existe gracias a la energía mental de Dios y a pesar de que ella es bastante potente y universal su recurso puede ser agotado, tiene el límite! Esto significa que a cada persona para su Vida está asignado el límite cierto de esta energía, que ella, habiéndolo, agotado muere. ¡Y no sólo en esta encarnación – la persona muere para la Evolución en general y por entero!

Vivimos en el período del florecimiento del progreso científico–técnico que ha puesto la persona ante la necesidad desarrollar su intelecto a cuenta del desarrollo y la activación del pensamiento del hemisferio izquierdo. La persona sin talento quema la energía mental elaborada por este hemisferio, para satisfacer sus necesidades pecuniarias engendradas por las emociones.

El desarrollo del intelecto, la explotación de la energía mental del intelecto aumenta el consumo, entonces, y el gasto de la energía mental de Dios (su Espíritu Santo), pues gracias a él la persona piensa y vive en general. Habiendo gastado a ritmos acelerados el recurso de energía el que fue asignado para ella, la persona muere. Claro, esto ocurre no de repente y no en seguida. Al principio ella recibe la señal sobre el gasto aumentado de la energía mental como la enfermedad. Si la persona no vuelve a reflexionar, la enfermedad sigue progresando, en el proceso destructivo se atraen todos los sistemas del organismo. En el total, habiendo ganado el ramo de las enfermedades crónicas, la persona muere.

Nuestro modo de vida y de pensamiento provoca el consumo reforzado de la energía de Dios, comenzando por la edad temprana. El joven que acabó sus estudios en la escuela y que cuesta, parecía que, sobre el umbral de la Vida, a veces ya ha gastado la mayor parte de su límite, en que difiere de sus abuelos que en este plano resultaron más astutos – han alargado su límite de la energía para 60-80 años, pero no pudieron enseñar a los nietos ser también ahorrativos...

No sabiendo y no comprendiendo este proceso, la gente cae en las trampas de las estructuras distintas, que le prometen enseñar a trabajar con unas u otras variedades de las energías, hasta las universales. Sin embargo, la panacea de ningún modo consiste en el trabajo con las energías, aunque esto también es la parte importante del conocimiento de sí y del Mundo circundante.

¡Si la persona no ha aprendido a guardar la energía mental de Dios, que le está medida para la vida, no le ayudarán elixires de la juventud y la inmortalidad, ni las medicinas absolutas, ni los curadores todopoderosos! Aunque, utilizando las tecnologías indicadas, la persona puede evitar las enfermedades, le espera la muerte del accidente. Del ladrillo a la cabeza no hay ninguna panacea…

Y la causa de todo es la Opción, que ella ha hecho. La vibración de la Vida en el nivel de la célula representa el proceso infinito de la transición del ácido adenosintrifosfórico (ATP) al ácido adenosindifosfórico (ADP). La transición infinita de la energía Yin a la energía Yan es una pendolada, una oscilación del péndulo, del más al menos, y esto es el Motor Eterno de la Vida, si la persona misma, con sus acciones irrazonables, no interviene en él. Porque, habiendo parado esta reacción, ya es imposible ponerla en marcha.

La vibración de la Vida en el Nivel de Dios representa el mismo péndulo que se balancea entre el Mundo y el Antimundo, entre la Existencia y la Inexistencia, entre la Vida y la muerte. Todo depende de lo, cual camino de estos dos escogerá la persona. Parecía que la Vida y la muerte son las nociones mutuamente exclusivas y absolutamente incomparables. Pero ellas sólo son los componentes de un Todo Único – de la Existencia (“del metal uno se moldean y la medalla por el combate, y la medalla por el trabajo” [1]).

Ellas constan de los mismos “ladrillitos”, todo depende de la tendencia.

Con este motivo hay una anécdota en que el cerrajero que trabajaba en un transportador de banda de la fábrica donde producen las máquinas de costura decidió hacer a su mujer el regalo – montó por su propia mano el grupo de máquinas de costura. Trajo todos los componentes, ¡empero a pesar de lo mucho que se batió, resultaba el fusil ametrallador!

La vida cada minuto plantea ante la persona el problema de la opción, es decir, para solucionar una u otra situación la persona debe hacer uno u otro paso. El cuál – esto es el derecho de la opción de la persona misma. El espectro de la opción en el espacio tridimensional es muy limitado. La persona en este espacio está en el estado de la insatisfacción, busca las Verdades eternas y el punto de apoyo – la tranquilidad, la estabilidad, el orden en todo, trata de dividir la Vida (un Todo Único) en los fragmentos – componentes, para repartirlos exactamente “sobre las baldas”. ¡Pero por lo mismo ella detiene inevitablemente en sí las Vibraciones de la Vida (el péndulo de la Vida en el Nivel de Dios), haciendo el paso impensado, a que no tiene derecho incluso Dios mismo!

Y luego transforma la Vida del proceso vivo, dinámico, en la estática – la muerte (la persona prepara la Vida como una rana – teniendo las buenas intenciones, deseando aprender a prolongar la Vida). Es porque el Universo, el Mundo Tenue y Dios son la Fuente de la Vida y la Vida misma, y la muerte – es la invención de la gente, a su manera – una costumbre mala, un estereotipo.

El Apocalipsis está dado para desacostumbrarnos de estos estereotipos, habiéndonos devuelto la inmortalidad. Al fin de cuentas, la persona viene a la Tierra para estudiar, cómo en el instituto. Antes de esto ella pasa todas las interlocuciones posibles, pasa los exámenes, sostiene la competición extraordinaria. Y después, como el estudiante que ha chiflado de la sensación de la plenitud de la vida, anda de parranda – los restaurantes, las muchachas etc., malgastando el dinero de sus padres. ¿Qué le ocurre más? ¡La despedida del instituto por el desaprovechamiento!

Así y la persona. Por su falta de deseo de conocer la Vida en toda Su plenitud, por la falta de deseo de preocuparse por el mantenimiento de Sus vibraciones en sí misma, ella declara unívocamente sobre su desacuerdo con la obligatoriedad de estudiar, como el punto de referencia escoge el movimiento del péndulo a un lado de la Inexistencia que para el Mundo Tenue significa la petición tomarla de la Tierra. Y que después esta opción automáticamente sigue el procedimiento de despedida, el procedimiento poco atractivo y completamente inaceptable para quién ha cometido una falta – ¡ya no conmueve a nadie!

Para cambiar cualitativa y cuantitativamente la Vida, recibir la salud segura y prolongar los años de vida (y si hay el deseo – hasta el infinito), la persona debe dejar ser un consumidor que sin talento malgasta, dispersa la Energía de Dios. Es necesario aprender a elaborar su propia energía mental creadora, reunirla, ahorrarla – que con su ayuda sean prolongados los años de la Vida. El uso sabio racional de la energía mental – es la clave de la apertura de las posibilidades únicas potenciales de la Persona, su Reserva Intangible.

La diferencia de nuestro Sistema de todo lo conocido por la Humanidad hasta ahora consiste en que a la persona por primera vez durante últimas 5 mil años le está dada la posibilidad de conocer la Vida en su dinámica. Todas las ciencias y las doctrinas terrestres son la estática. ¡Dirigir la dinámica por medio de la estática – es el asunto imposible como si el muerto dirigiese la persona viva!

Habiendo asimilado las primeras cuatro partes del Sistema, usted se acercará a la posibilidad de dirigir la energía mental (su Espíritu Santo), y esto ya es el primer paso en la inmortalidad. En esta habilidad, a propósito, consiste el sentido práctico de la Espiritualidad. Precisamente en estas prácticas instruye todo nuestro Sistema.

Es necesario recordar que el deseo de recibir la salud y la inmortalidad debe ser justificado, y si la Conciencia está limitada y está orientada hacia la satisfacción de las emociones, sentimientos, deseos, a la satisfacción de las necesidades individuales egoístas, tal persona, habiendo recibido la inmortalidad, no sabrá que hacer con ella. Acuérdese el cuento sobre el Esqueleto Inmortal: él, no habiendo puesto en marcha el hemisferio derecho, no habiendo desarrollado su neocórtex, ha usado su don a toda clase de tonterías, a la creación del mal a otra gente. ¡Es natural, si la persona orienta su opción hacia la satisfacción de sus objetivos egoístas, no recibirá la inmortalidad de ningún modo!

Extendiendo la posibilidad de su comprensión del Mundo, encontrándose en el estudio constante, en el trabajo para formarse, la persona aprende a orientar su Conciencia hacia todo el Universo, a los Problemas de Dios, se hace Su ayudante y como el premio recibe el derecho a la inmortalidad. Es decir, es posible conseguir la inmortalidad solamente por el estudio constante y el trabajo diario. El estudio le ayuda aumentar su intelecto, recibir y extender los conocimientos del Mundo Verdadero, hacerse el Creador de la Vida. Tal trabajo ayuda a la persona cambiar el Karma y desconectar su actividad. Si consigue hacerlo, el estado nuevo de la persona se hace el testimonio que ella por completo salió de la jurisdicción del Karma y está conectada a los programas creadores de la Existencia.

¡Empero, no piense que es posible recibir todo esto de una vez y para siempre! Si la persona cesa estudiar y trabajar, parando su desarrollo evolutivo, ella comienza por los ritmos acelerados gastar la energía mental – y la suya (que ya está hecha), y la de Dios. Naturalmente, el Karma se pone en marcha de nuevo, la persona continúa arruinarse más adelante…

Usted debe comprender que habiendo escogido la Vía de la Creación y la Inmortalidad, usted condena a sí mismo para el trabajo y estudio constante. Pero esto no es un trabajo abrumador: él le da la alegría de creación, la alegría no comparable con nada – la formación de sí mismo como el Individuo. Gracias a esto la persona gusta el encanto de la Vida Verdadera. Y esto es aquel estado que la gente nombra “Beatitud Eterna” y “deleite paradisíaco”. Solamente entonces la Vida concede a la Persona que está en este estado todo que se necesita y en tal cantidad que le es necesaria. ¡Ella recibe todo según la primera demanda como del cuerno de la abundancia!

Y ahora conozca prometida la Tercera Invocación a la Humanidad que prometíamos antes.


[1] los versos del notable poeta ruso Alejandro Tvardovski.

 
 
Atrás... Contenido Más...