El criterio de la Conciencia durmiente

El criterio de la Conciencia durmiente

Habiendo leído todo lo hemos dicho más arriba, usted, respetado lector, ciertamente se propuso la pregunta: “Sería interesante mirar a la persona con la Conciencia durmiente y comparar, ¿en cuánto la aventajo a ella por los índices diferentes?”

Determinemos el criterio de la Conciencia durmiente. ¡No es necesario pensar que es un procedimiento muy complicado, a manera de la definición del índice del intelecto. ¡Todo genial es simple! ¿Cómo, por ejemplo, el neuropatólogo determina el estado del sistema nervioso de la persona? ¡Resulta que no hay nada más fácil: tomar el martillo y golpear por la rodilla! Cómo ha reaccionado involuntariamente el pie – el doctor juzga de la excitación del sistema nervioso. De este modo es posible simplemente determinar y el estado de su Conciencia.

El criterio es su actitud de usted ante la vida – ¿en cuánto usted aprecia la vida y se realiza en ella? La vida es un don inestimable que está dado por la naturaleza. El gasto irreflexivo de este don es punible. Tal modo a malgastar la vida lleva a la caída del proceso vital, influye inevitablemente en el estado de la Conciencia y la viabilidad del Alma. La actitud inhábil e indiferente a la vida rebaja el potencial del Alma (bloqueando los programas que abastecen la supervivencia) que lleva tras de sí la pasividad del cerebro , y entonces el estado indiferente, durmiente de la Conciencia.

El criterio del estado de la Conciencia es simple: si usted se encuentra en la entraña de los acontecimientos, busca las vías a la salud, al bienestar, comprende constantemente los acontecimientos, se perfecciona en el conocimiento de la vida, no probando el miedo ante su novedad cotidiana, su Conciencia no está durmiendo. Pero si su mente y cuerpo son perezosos, todo en la vida es indiferente para usted – ¡ojalá no se le molesten!, si usted espera que todo lo necesario para usted se debe traer como en la palma de la mano, ¡entonces su pensamiento es paralizado por la indiferencia y la Conciencia está durmiendo!

Usted acabó de leer tales horrores del estado de las cosas sobre la Tierra, del Apocalipsis y de lo que sobrevivirá menos de un porcentaje de los habitantes de la Tierra. ¿Es usted chocado, es su primera reacción: dirigirse urgentemente hacia algún sitio, hacer algo, dar los pasos prácticos para la salvación de su vida y de las vidas de sus parientes, niños, nietos? En este caso podemos felicitarle: ¡su Conciencia no está durmiendo, reacciona a los irritantes externos!

Y al contrario, habiendo leído todas estas pasiones, se ha sido estirando perezosamente y ha dado el resumen: “¡Y bien, mucho qué escriben!” – Es decir ¿cómo qué? – ¡fuego, el incendio en casa, sálvese quién pueda! En verdad precisamente así reacciona al incendio la persona sensata que está en sus cabales. Ella da los pasos por el salvamiento de la vivienda, y si ya es tarde – ¡ojalá salve la vida de sí mismo y sus parientes!

¿Qué hace en caso del incendio la persona durmiente? ¡ Justo – nada! Ella sigue durmiendo. Usted, por lo visto, tiene preparado el argumento de peso: “¿Pero es que hay unas instancias correspondientes, los institutos, los científicos, los hombres de estado que deben tocar alarma?” Sí, tales existen, pero también siguen durmiendo no menos dulcemente que usted y sueñan los cuadros más hermosos, entonces despertarlos sería más difícil, porque sobre la cabecera de cada uno de ellos está colgado el transparente: “¡Por la alarma no poner de canto, en caso del incendio llevarnos primeros!” Habiendo recibido la información completa sobre nuestro Sistema, tal persona en el mejor de los casos estudiará concienzudamente la parte de introducción, después de que da el resumen: “Si Dios quiera, me interesaré por esto”. En peor – teme una información semejante como el diablo a la cruz.

Es muy simple distinguir la persona con el Alma insensible y la Conciencia durmiente: ella teme a cualesquiera cambios, cualquier novedad en todos los aspectos de la vida. Por consiguiente, en lugar de hacer un paso al encuentro de lo nuevo o a la persona que lo lleva, ella, ante todo, ve en esto la amenaza “a su prosperidad y estabilidad”. El poseedor de ideas nuevas para ella es el enemigo número uno.

Sucede que tal persona con todo consigue venir a nosotros, y ella se decide ser conectada al Sistema, pero la Conciencia durmiente fácilmente le desvía: ella puede entregarse al curanderismo extrasensorial, no habiendo podido solucionar ni uno de sus problemas. Habiendo asustado por el destino de sus niños y nietos, puede establecerse en el territorio contagiado de la zona de Chernobyl para aprender sobrevivir en las condiciones extremas. Pero también en uno u otro caso ella transforma su vida y la vida de sus niños y nietos en una variedad extrema del deporte, en una fuente de la adrenalina. Con otras palabras, tiene prisa para crear “las buenas obras”, en realidad continuando en su vida todo poner de los pies a la cabeza. ¡Las variantes de la “creación” semejante puede ser una multitud!

 
 
Atrás... Contenido Más...