Los modos de las invocaciones a Dios

Los modos de las invocaciones a Dios

La gente está producida una gran multitud de los modos de las invocaciones a Dios. El modo más simple y accesible es la oración (la meditación). El propósito de la oración se manifestó muy precisamente el autor excelente Og Mandino en uno de sus libros: ¿Qué hombre tiene tan poca fe que en un momento de gran desastre y de angustia no ha invocado a su Dios? ¿Quién no ha clamado cuando se ha visto confrontado con el peligro, la muerte, o un misterio superior a su comprensión o experiencia normal? ¿De dónde procede este profundo instinto, que se expresa por la boca de todos los seres vivientes en momentos de peligro?

Agite la mano rápidamente ante los ojos de alguno, y sus párpados pestañearán. Déle a otro un golpecito en la rodilla y la pierna dará un salto. Confronte a otro con una historia de horror y sus labios dirán: “Dios mío”, en virtud del mismo impulso.

Todos los seres que andan por la tierra, incluso el hombre, poseen el instinto de clamar pidiendo ayuda. ¿Por qué es que poseemos este instinto, este don? Quizá recibiré la dirección y orientación que busco, o tal vez no, pero ¿no son estas dos cosas una respuesta? Si el niño le pide pan a su padre, y el padre no se lo da, ¿no le ha respondido el padre?

Todo esto es así, pero es necesario precisar que la ayuda para nosotros es necesaria de plano diferente, en todos los aspectos de la Existencia, en las situaciones distintas. Por eso la petición de la ayuda debe ser concreta, en vez de lo simple: “Dios mío, ayúdame”. Las oraciones que le damos fueron elaboradas y comprobadas por el tiempo. En ellas se reflejó todo el espectro de sus deseos y peticiones según todos los aspectos de la Existencia.

¡Dios mío, Luz de los ojos míos! Entra en mi cuerpo por la Energía de Oro, lo cura y lo rejuvenece. Despierta mi mente, Señor mío, y dame la reunificación en Ti. Om, om, om.

¡Dios mío! Salva nuestras Almas. Les santifica y enciende por el Fuego Celeste. En nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Acarrea, Señor mío, la bienaventuranza en los corazones nuestros y los impregna con la Luz del Fuego Celeste. En nombre de Dios. Amen.

¡Dios mío, instructor y defensor mío! En Tu poder es castigarme y perdonarme. Ayúdame a ser humilde y ver los pecados míos. Ayuda a mi Alma limpiarse de estos pecados y de los pecados de mis antepasados, la gente mala y astuta. Rechaza los diablos y los demonios que se interponen en mi camino y que me estorban en los trabajos y asuntos guerreros cuales hago cada día y cada hora en Nombre Tuyo, Dios mío. Amen. Om, om, om.

Señor Jesucristo , San Nicolás, el curador Pantelemon, santa Madre de Dios, venid en ayuda. En nombre del Padre nuestro Celeste, limpiad toda mi subconsciencia de programas míos y ajenos que me estorban vivir y trabajar en nombre de Dios. Amen. Om, om, om.

¡Dios mío! Sé el instructor y ayudante en el trabajo mío que estoy hecho no para mí, sino en nombre de Dios. Amen. Om, om, om.

Santa Madre de Dios, ayúdame en los asuntos y los trabajos de hoy. San Nicolás y todos los Santos, ayudad por sus consejos, su ayuda, por el destello de las mentes de la gente con que converso. Me prestad ayuda en todo lo que es necesario para levantar mi bienestar.

Eliminad todos los obstáculos que cierran mi camino. Ayudad aumentar mis ingresos que son necesarios para mí en nombre de Dios y son obtenidos por mí para el Reino Claro Tuyo, pero no para el provecho pecuniario y el egoísmo. Ayudad en el comercio, ayudad en los hechos guerreros, que estoy realizando en nombre de Dios. Amen. Om, om, om. Leer 3 veces.

Bajo el “comercio” no hace falta comprender el vender o al por mayor, o al por menor. En la vida cotidiana todo el día en los niveles consciente y subconsciente cambiamos la información uno con otro. Va la “justipreciación de mercancías” constante mutua (el comercio animado) con la “compra” consecuente o “la rechazamiento categórico”. “Los hechos guerreros” es una lucha cotidiana, a veces extenuativa, en el plano del encuentro de la independencia de su Conciencia engendrada y dirigida por el cerebro de animal.

Pero a la persona contemporánea, intelectualmente desarrollada, esta explicación no le es bastante. ¿Qué es la oración? ¿Cómo trabaja la oración en la práctica, dónde están los hechos?

La oración es un ajuste mental especial con la petición prestar una u otra ayuda. Con la ayuda de las oraciones leídas con sinceridad – la energía mental, la energía del pensamiento, atraviesa la Noosfera de la Tierra, sale fuera de sus límites en las capas puras del Cosmos, siendo conectada al flujo de la energía vital que va del Ente Verdadero de la persona. La ayuda al pedidor será tanto más notable cuanto más grande potencia sea en el Ente. Para reforzar la Esencia la persona debe perfeccionarse.

Todas las religiones del mundo están colmadas de la confianza en la potencia de la oración, pero sólo pocas personas comprenden la mecánica de este proceso, pocas comprenden por qué las oraciones ayudan a unos, y a otros parece que no. La mayoría de los habitantes del Occidente piensan que en el Oriente la gente o reza, o no reza en absoluto. Ambos de estos conceptos son erróneos, simplemente hace falta excluir la oración de la esfera del misticismo y aplicarla en provecho de sí, pues que la oración es en realidad la fuerza real. Es una de las fuerzas grandes sobre la Tierra, si aplicarla como le está destinado a ella. Esto es porque la persona durante la oración se dirige hacia sí misma, hacia su Yo Superior (a 95 – 98 % de sus posibilidades no realizadas), el cual está ligado directamente a Dios.

La meditación es un modo más complicado que la oración – el modo de la conexión a la energía vital y al Ente de la persona, pero más perfecto. El grado de la conexión a la energía vital en este caso depende de la perfección de la persona.

Esto significa que la oración y la meditación (el trabajo en el nivel alfa, pero no la estancia como tal en el estado meditativo, oracional) permiten a la energía mental de la persona superar la Noosfera de la Tierra y alimentarse de las energías divinas puras. Cuanto más perfecta es la persona, son perfectos sus pensamientos, tanto más grande es la energía que ella recibe. Asimilando con eso las recepciones y prácticas correspondientes de nuestro Sistema, ella con la ayuda de la energía mental puede cumplir el trabajo cada vez más grandioso y en mayor escala.     

La gente aprecia los hechos de la curación milagrosa con desconfianza y les creerá solamente entonces, cuando misma recibirá el resultado análogo. Por eso citaremos como el ejemplo el hecho también relacionado con nuestra salud, pero de otro dominio.

En primavera de 2002 por la Televisión Bielorrusa fue el televisado de la zona de Chernobyl. Durante la realización de las mediciones de dosimetría en los lotes contagiados los especialistas tropezaron con el fenómeno increíble. En un pueblecito abandonado donde la radiación, como se dice, supera todas las indicaciones, para interés ellos decidieron medir el fondo radiactivo en la iglesia. Los aparatos callaban, mostrando el cero. Decidieron desmontar esta iglesia antigua pequeña y transportarla en Minsk [1] como el monumento de la antigüedad.

Reconozca que los milagros no existen, la nube radioactiva cubrió todo el territorio de la aldea o del pueblo, pero por alguna razón la radiación no tocó la iglesia. La explicación de este milagro es muy simple. El pensamiento de la persona es material. El pensamiento dirigido hacia Dios es algunas veces más material. La gente una buena centena de los años rezaba en esta iglesia y le ha colmado de tal potencial de su energía mental, contra la cual es impotente la radiación. Todo está bueno, usted responderá, pero la radiación nos bate ahora, no tenemos cien años en reserva. ¿Qué hacer en este caso?

Citaremos como el ejemplo el hecho de nuestra vida. Hemos llegado a Minsk hace siete años. El apartamento en que establecimos, había abandonado extremadamente, en lo que toca a la energética positiva – no podíamos ni pensar en esto. Sin embargo, habiendo practicado el autosaneamiento, habiendo realizado la limpieza regular de la “negrura” de sí mismos y del apartamento, constantemente habiendo puesto la defensa sobre sí mismos y sobre el apartamento, cada minuto libre habiendo leído la oración o por lo menos la mantra “Om, om, om”, no sólo limpiamos nuestra vivienda de la suciedad energética, sino que también durante uno y medio – dos años levantamos su potencial energético.

Descubrimos este hecho por las cuchillas de afeitar. Al principio la cuchilla habitual era bastante, como siempre, para 2–3 días. Luego noté que las cuchillas no se embotan durante algunas semanas, después más largamente, hasta 4–5 meses. Cuando pregunté por el contacto – a qué esto está vinculado, se nos respondieron que hemos obtenido el perdón y hemos cargado nuestro espacio vital. En el momento actual la energética en nuestro apartamento acumuló el potencial análogo a aquél que está en los templos antiguos y las pirámides Egipcias. Como Ellos nos explicaron, en esta energética biológicamente activa los átomos y las moléculas del acero se portan como los átomos del tejido vivo, restableciendo sus partes perdidas. Es decir, no hay ningunos milagros, todo es completamente ordinario, “se conectó” – puso en funcionamiento el mecanismo de la autoaguzadura.  

En la actualidad, siendo conectado a nuestro Sistema y activamente asimilándole, la persona puede aumentar el potencial de su vivienda en el plazo de 6 hasta 12 meses. Consagrando el agua y la comida, neutralizamos los nitratos, venenos y radiación, recubriendo su acceso en el organismo. Activamente ocupándose de la profiláctica, no olvidando poner la defensa sobre sí mismos, neutralizamos toda la radiación en el organismo. Viviendo directamente en su casa o apartamento, por una nuestra presencia, durante la limpieza regular de la vivienda, la transformamos en una fortaleza inabordable para la influencia del mundo material, incluso la radiación.

He aquí un ejemplo evidente de la eficiencia de nuestro Sistema comparando con la oración simple. El Sistema en el complejo supera la oración en cien veces, no menos, porque las decenas y las centenas de mil personas entran a rezar a la iglesias durante una centena de años, y nosotros estamos cumpliendo esta uno por uno o los dos juntos, durante cierto año. Mire, lo hacemos al tiempo, al paso, no marchando en el eremitorio o el monasterio.

Todo es simple, la persona percibe la oración como el hecho, como la Verdad, autosuficiente por sí misma, no considerando posible pedir algo para sí. La religión sobre esto le repite constantemente: “No tomarás el nombre de Dios en vano”. Y nuestro Sistema es el proceso a que la persona da la aceleración por medio de la conexión al Canal de Dios y gracias a la ayuda de Dios mismo. Con eso ya desde los primeros pasos la persona se hace el señor del espacio y del tiempo.

 

¡Perdóname mi día de ayer, y perdóname este día!
Y que me dejen todas las faltas que me cerraban esta vía.
Y que desaparezca el descontento de mi destino y todo su alrededor,
Todas las leyes de la vida comiencen a brillarme como el sol.
Te amo, el Celeste Mundo, como fuiste, como eres.
Tu amistad es honorable para mí y para todos los seres.
Estoy agradecido por las lecciones que me dabas,
Ya hora es de concebir las leyes y acciones tuyas.
Perdona tu terrestre niño por su absurdo,
Por la ausencia de leyes, por la mala relación con el mundo.
Yo concebí todas las canciones y su sentido misterioso.
¿Qué es la espiritualidad? La síntesis de una perfección,
Y del espíritu a la nueva altura es aspiración.
Es una vía hacia Dios – afirma la clerecía,
El sabio dice – a sí mismo es una vía. El cantante y el compositor – es una cántiga del Alma.
El política – una conciencia, y el estoico – es una convicción,
Y todos justos son a su manera.
La espiritualidad es un comienzo creador y cardinal,
Y un vuelo en que el Alma se dirige en lo Alto,
En el cual como canción sonora resonó
La Cuerda de la Armonía Espacial.
Tampoco es un postulado,
Sólo con ella somos ricos –
Es el Espíritu de Dios, de lo Sagrado.


[1] la capital de Bielorrusia.
Atrás... Contenido Más...