La estática y la dinámica en la Conciencia de la persona

La estática y la dinámica en la Conciencia de la persona

En la física hay dos nociones, dos partes: la estática y la dinámica. La primera de ellas estudia los cuerpos y los objetos en el estado de la tranquilidad, la segunda – en el movimiento. Confundirlas, y además unirlas – ¡es imposible en principio! Ellas existen como las disciplinas aisladas. Es imposible de unirlas conjuntamente así como es inconcebible de unir el espacio y el tiempo.

La verdad es que las lenguas de víbora afirman que el auxiliar de compañía sargento Ivanov tuvo éxito hacerlo, habiendo dado la orden a los soldados: “¡Cavar la trinchera desde aquí y antes de comida!” Como usted puede ver, para las mentes curiosas, no sobrecargadas por los Conocimientos Verdaderos y el intelecto, no hay nada imposible. Qué es imposible en la teoría – ellas con la ligereza extraordinaria encarnan en la práctica. La persona de los tiempos del Viejo Testamento por su simplicidad cordial se ingenió para unir la estática y la dinámica, en el acto habiendo puesto en práctica su know-how. Y si en la teoría a esta disciplina no se encontraría incluso la definición, en la práctica ella pudo fácilmente materializarla (ya que la Opción de la persona es la Ley) y le denominó “la muerte”.

Todo comenzó de la bíblica “diseminación de las piedras”. La persona dividió el Proceso vivo, único e indivisible de la Existencia y su propia Vida en las ciencias, filosofías y doctrinas separadas. Ellas, todas en conjunto, parecía que describían la Vida y llevan los conocimientos sobre ella, pero ya que con eso la dividen en las partes y los componentes separados, – transforman inevitablemente la Vida en la estática, matándola. La matan independientemente de lo que estudian – las cosas ordinarias, o cómo comenzar con la reacción en cadena, o tocan los aspectos eternos de la Existencia, diciendo con esto del Universo, Dios, Vida Eterna etcétera. Esto ocurre automáticamente y comienza de la percepción de la Existencia por el hemisferio izquierdo que no es capaz de percibir la Vida enteramente, en el complejo.

Habiendo dividido la Vida a los componentes, la persona como un niño pequeño que abrió el mecanismo de su juguete , intenta encontrar una causa, de la cual dejaba de moverse, en la defectuosidad de las piezas separadas. Dedicamos toda la vida a la búsqueda de una Panacea (una Verdad) en todo: en la salud, asuntos, destino, relaciones recíprocas etcétera, pero no podemos encontrarla. Es necesario notar que la Verdad es posible y está accesible solamente allí donde hay una Armonía (la compresión mutua como la retrocomunicación plural) en todo. ¡Y ella, a su vez, está dada en las manos a aquéllos quienes tienen la percepción consciente del Proceso único!

¡Durante toda la historia la persona busca la clave de la inmortalidad allí, dónde ella no fue nunca! Ella no puede comprender: si la Vida en el Nivel del Mundo, Universo y Dios es la que no muere y eterna, ¿por qué muere la persona? ¡Esto para ella es contranatural, ilógico y absurdamente! Ella no siente ninguna culpa, de hecho no está parando el Péndulo de la Vida en el nivel del Universo, ¿por qué ocurre una parada de la Vida en sí misma? ¡La causa se encuentra solamente en la persona, en su Conciencia orientada hacia el desarrollo del hemisferio izquierdo!

En el nivel del Mundo el Péndulo de la Vida tiene dos direcciones: una es a un lado del Mundo Revelado, de la Existencia, Vida, reunión de todos sus procesos – que hace la Vida eterna. La dirección contraria del movimiento del péndulo es a un lado del Antimundo, de la desmaterialización, repartición del material trabajado en las partes constitutivas, con su utilización subsiguiente. De aquí se deduce: sólo tiene que dividir algo en el Universo, como esto “algo” automáticamente debe someterse a la utilización y la desmaterialización. Precisamente así trabaja la Ley de la Defensa de la Vida, en caso contrario Ella deja de ser una Vida. Es porque la repartición del Proceso único en las partes constitutivas está en contradicción con las condiciones iniciales de su manifestación.

Los procesos análogos ocurren en todos los sistemas de autoorganización, por ejemplo, en el organismo de la persona. Todo el organismo está inducido a la supervivencia, a la Vida lo más larga posible. A la vida son inducidos todos sus sistemas y células. Admitimos que las células aisladas decidieron seguir “su propia vía”, se descarriaron y perdieron el ritmo único, salieron del Proceso de la Vida y por eso desconectaron en sí el Péndulo de la Vida (los médicos denominan tales células como “las células cancerosas”, “del tumor”). Su aparición en seguida pone en funcionamiento y activa el mecanismo de la defensa del organismo. Estas células-oposicionistas deben ser destruidas. El organismo tiene a esto derecho completo: ¡para la supervivencia se libra de las células cancerosas, sin estremecerse y no pensando absolutamente cuales “inteligentes y civilizadas” fueron estas células! Ningunas tendencias altruistas del organismo, ningunos preceptos y leyes de moral, conversaciones del bien y del mal son convenientes aquí. ¡El organismo para su propia supervivencia, para la manifestación de la Vida en sí, para que no se convierta en el tumor canceroso grande está obligado a liberarse de las células del tumor! Y se libra, incesantemente y cada segundo haciendo la guerra con ellas a muerte.

La persona, habiéndose proclamando a sí misma Homo sapiens, se salió del Flujo único de la Vida del Universo, habiéndose separado de él, y por ello puso en marcha el mecanismo de la autodestrucción. Sí, sí, solamente porque se presentó “no por su rango”, la persona agravó mucho, atrajo hacia su cabeza la masa de aventuras. El pueblo dice: “A lo hecho, pecho”. Habiéndose nombrado “Hombre sensato y razonable”, Homo sapiens debía por lo menos para su seguridad poner en funcionamiento su neocórtex. Pero la persona contemporánea prefiere declarar solamente que en ella todo debe ser hermoso: y la cara, y la ropa, y el Alma, y los pensamientos [1].

No podemos notar lo más principal – que nombrándose “persona” continuamos quedarse en el poder del cerebro de animal. Ya que no teníamos tiempo para esto, diciendo en la jerga de calle, “¡hace falta responder por la charlatanería de mercado (por la conformidad incompleta, desarmonización de la palabra y el asunto)!” ¡Destacamos otra vez que la causa de todas las desgracias de la persona se encuentra en su Conciencia!

Muchos hacen la pregunta: “¿Qué es la Conciencia?” La Conciencia es la memoria operativa del cerebro que la persona usa ahora mismo y en situación dada: hoy recordaste – mañana olvidarás por inútil. La Conciencia es el estado especial de la mentalidad que permite a la persona realmente cobrar conciencia de sí misma en este mundo.

Todas las Constantes básicas (a modo de las Leyes generales de la existencia y el funcionamiento) están escritas en el Campo Infoenergético del Universo y son obligatorios para la ejecución por la persona, si ella quiere vivir en paz con el Organismo del Universo, tener la Vida eterna, inmortal. A través de la subconsciencia con este Campo está unido nuestro hemisferio derecho que tiene el acceso a estas Constantes imperecederas.

Durante su vida para compensar un poco la falta tangible de las Constantes (las Verdades) la persona está llenando su Conciencia con los estereotipos y los dogmas distintos, y hablando francamente – con los complejos. De esa manera trata de sustituir y completar la función de la subconsciencia y la falta de las Constantes. El estereotipo máximo y más dañoso que nos han inculcado desde la infancia es el estereotipo del autoensalzamiento, de la importancia especial de la persona para la Naturaleza, Universo y Dios; su lugar remarcable en el desarrollo evolutivo de la Naturaleza (la persona es el rey de la Naturaleza, su Dios etc.).

Este estereotipo orienta la Conciencia desde la persona hacia su Ego, desarrollándolo hasta las dimensiones hipertrofiadas. Ella exagera su importancia, construyó en su imaginación el Universo Virtual personal, siendo limitado por sus dimensiones miserables, y se queda completamente satisfecha por ello. A menudo este Universo no sale fuera del marco del triángulo: refrigerador – televisor – aparato sanitario. Debemos notar que el niño de dos años tiene el Universo Virtual de tales dimensiones. ¡A la medida que hacerse mayor debe extenderse y su Universo Virtual. ¡A los 30–35 años debe ser extendido hasta las dimensiones del Universo Verdadero!

Los psicólogos denominan a este Universo personal “la zona confortable” de la persona. Pero cualquiera que sea su nombre, el sentido es uno: la persona se formó como un individuo bastante egoísta, reinduciendo los flujos vitales en su Conciencia a solucionar los problemas propios y a satisfacer las interpelaciones de su importancia. “¡Ah, qué beatitud saber que soy una perfección!”. Que, sin embargo, no le estorba llamar sí misma “esclavo de Dios”.

En base del estereotipo del “Ego” se construyen todos los complejos y principios básicos de la persona. Sobre este fundamento muy poco seguro están construidas todas nuestras ciencias, religiones y doctrinas. Todo el mundo está llamado a servir para las necesidades de la persona, en caso contrario ella aspira a castigar al desobediente, aunque aquél sea Jesús Cristo mismo.

Y ahora vamos a examinar los estereotipos de la conducta a través del ejemplo de la percepción por los padres de su propio niño. Por ejemplo, la madre sabe que ya es tiempo alimentar al niño, que se abandonó al juego. Su Conciencia todavía no sigue el tiempo y el valor de este mundo. La madre llama al niño comer, ¡pero para él lo más importante es su ”trabajo”, y no comida! Su Conciencia todavía no ha aprendido a hacer el culto de la comida – el principio de la vida. La conciencia de la madre está orientada hacia la importancia de la comida: cree que si el niño no come, esto redundará en su metabolismo, salud y desarrollo. ¡La desobediencia del niño para la madre es un reto! Ella, manteniendo su punto de vista, por fuerza compele a comer. Aquí comienzan las lágrimas, obstinación, irritación... Es el ejemplo más inofensivo del conflicto de dos estereotipos.     

La guerra de los estereotipos en nuestra vida adquiere el carácter cada vez más agresivo: la persona percibe el mundo a través de los estereotipos, reacciona a la vida por ellos. ¡Toda su vida es inducida a la salvaguardia de sus propios estereotipos como las opiniones, juicios y puntos de vista! De aquí son todos los estreses, enfermedades, conflictos, fracasos. Hablaremos más detalladamente sobre los estereotipos y la lucha contra ellos en los capítulos siguientes, y mientras tanto vamos a continuar el examen de la estática y la dinámica.

Precisamente los estereotipos de nuestra Conciencia, nuestra experiencia de vida construida sobre nuestros propios complejos, paran en nosotros el Péndulo de la Vida, acortan nuestra Vida y llevan su percepción hacia la estática. Orientándose hacia los complejos y dogmas adquiridos (en realidad crucificando a sí misma sobre la cruz), la persona hace una opción fatal en favor de la muerte y continúa defenderla furiosamente toda su vida, transformando en la estática todo que ella toca.

La estática es un pantano que absorbe la persona cada vez más y más. Ella de allí invoca el auxilio a Dios. ¿Sobre cual auxilio? Dios es la Vida, la Dinámica, la Armonía absoluta y completa sometida a las Leyes Generales. Aquí están las raíces de lo Absoluto, a qué la persona debe aspirar y con qué, en representación de filosofía oriental, debe unirse. Por algo todos olvidaron sobre esta Armonía…

¡En la Vida no hay lugar para dogmas ningunos! ¿Cómo puede la persona realizarse con su ayuda, aunque ella observa estrictamente los diez Preceptos, pero además de esto tiene la Conciencia preparada rellenando por los dogmas y complejos de todo género? ¡De ningún modo, ella es capaz de traer a sí y los circunstantes el daño solo!

Estando sentado en tal pantano, es vano invocar a Dios, aunque Él ayuda y está preparado para ayudar a todos y a cada uno. Pero para recibir y sentir el auxilio real y significativo para sí es necesario ser digno de él: liberarse de los estereotipos, habiendo inducido su Conciencia a la Vida en la dinámica y la Armonía. Para cada uno de nosotros esto es el proceso muy complicado, la transformación de sí mismo. Muy poca gente puede decidirse a tal paso, y aún menor – aguantar. Es porque sobrevivirá no más que un porcentaje, ¡y permítalo Dios que los se encontraría más que el porcentaje supuesto!

Nuestro Sistema da la posibilidad a cada uno, pero cómo usted dispondrá de esta posibilidad – ya es su voluntad y sus problemas. ¿Cuál debe ser la orientación de la Conciencia, si queremos sobrevivir? En el nivel de la mentalidad de la Persona el Péndulo de la Vida hace las vacilaciones entre los hemisferios izquierdo y derecho. Por eso es muy importante aprender a usar simultáneamente los dos hemisferios. Solamente en este caso nosotros podemos dirigir todos los procesos de nuestro “el Yo”, el que es el complejo bioquímico y bioenergético más complicado y que a distinción de nuestra Conciencia siempre está preparado obedecer las Leyes Únicas.

Tanto de Dios son dependientes la Existencia y la Inexistencia como de nosotros en nuestro Nivel habrán dependientes la estática y la dinámica de la Vida, si con la ayuda de la Conciencia aprendemos a controlar y dirigir la actividad de los hemisferios izquierdo y derecho. Precisamente entonces recibiremos el acceso al neocórtex, a nuestras posibilidades no realizadas, les desarrollaremos y realizamos en sí, habiéndose unido con el Yo Superior. Nuestra Conciencia en este caso sale en el Cuarto Estado especial, (el nivel alfa, el estado oracional, meditativo, el estado del nirvana, del Pensamiento Continuo Lógico).

El hemisferio derecho es la percepción de la Existencia, de la Vida – la dinámica y la Armonía de la Vida, es la prenda de la Evolución. El hemisferio izquierdo, sin contacto con el derecho, es la Inexistencia, estática, degradación y muerte. Todo nuestro tren de vida, el desarrollo y el proceso de formación de la Conciencia están orientados hacia el desarrollo del hemisferio izquierdo. Nuestro modo del pensamiento es estereotipado. Vivimos en el mundo de las consecuencias, quemamos toda nuestra vida sin el resto a la lucha contra ellas, tratando de concebir el sentido de la Vida y el misterio de la Existencia, concebir las Verdades, aclarar nuestra destinación e incluso la Misión de la llegada a la Tierra. Percibimos las consecuencias por medio de nuestros dogmas y forcejeamos en el mundo ilusorio, el que es inventado por nosotros, nos cocemos en nuestra propia salsa.

Orientando su Conciencia hacia el desarrollo del hemisferio izquierdo, la persona para automáticamente en sí el Péndulo de la Vida. ¡Puesto que el problema del hemisferio izquierdo es el dividir lo único, habiéndolo llevado a la discreción y la estática, con esto la persona, orientando su vida hacia los programas de la destrucción, se amortiza sí misma por su propia mano en los residuos!

Tal orientación se acompaña por el lanzamiento enorme y el gasto excesivo del sanctasanctórum de cada uno de nosotros – la energía mental (tanto la suya como de Dios), destruyendo con eso por las radiaciones tóxicas de la energía mental desatada todo lo vivo alrededor. La persona, como el portador de la muerte y destrucción, se desconecta automáticamente del Flujo único de la Vida, Universo y Dios. De ella se evitan y defienden, como del leproso.

No hace falta olvidar que el límite de la energía mental de Dios está dado a cada uno de nosotros junto al nacimiento, una vez para siempre. Cómo nos le aprovecharemos – depende de nosotros. En la Biblia con este motivo hay una parábola que la gente percibe absolutamente de otro modo. “Y el tonto comprenderá la obra genial, pero de hecho absolutamente de otra manera” (Jerzi Lec [2]).

Aquí es esta parábola:

“El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus *siervos y les encargó sus bienes. A uno le dio cinco mil monedas de oro, a otro dos mil y a otro sólo mil, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje. El que había recibido las cinco mil fue en seguida y negoció con ellas y ganó otras cinco mil. Así mismo, el que recibió dos mil ganó otras dos mil. Pero el que había recibido mil fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo volvió el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. El que había recibido las cinco mil monedas llegó con las otras cinco mil. "Señor – dijo –, usted me encargó cinco mil monedas. Mire, he ganado otras cinco mil”.

Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!" Llegó también el que recibió dos mil monedas. "Señor – informó –, usted me encargó dos mil monedas. Mire, he ganado otras dos mil”. Su señor le respondió: "¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!”

Después llegó el que había recibido sólo mil monedas. "Señor – explicó –, yo sabía que usted es un hombre duro, que cosecha donde no ha sembrado y recoge donde no ha esparcido. Así que tuve miedo, y fui y escondí su dinero en la tierra. Mire, aquí tiene lo que es suyo”.

Pero su señor le contestó: "¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido? Pues debías haber depositado mi dinero en el banco, para que a mi regreso lo hubiera recibido con intereses.

Quítenle las mil monedas y dénselas al que tiene las diez mil. Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes."[3]

Y así mismo es el límite de la energía mental de Dios, la cual está dada a cada uno de nosotros junto al nacimiento. La mayoría aplastante de Sus hijos e hijas malgastan sin talento este don; la verdad es que algunos se ingenian para enterrarlo en la tierra, habiendo traído atrás, después de su muerte, aunque algo – como la memoria sobre la vida pasada. En los últimos milenios solamente las unidades (de los yoguis) han conseguido venir de la Tierra en el Mundo Tenue con el “beneficio” (en el cuerpo físico). Precisamente tales se nos esperan allí – ¡con las manos, con los pies, con la Conciencia que se ha unido voluntariamente con el Alma y el Yo Superior en el mundo material, sobre la Tierra! ¡Ahora, cuando la tecnología del recibo de tal “beneficio” – a través de la habilidad de dirigir la energía mental – está recibida por la persona y está acabada, la rejuvenescencia y inmortalidad reales dentro de poco se harán para todos que deseen – como las cosas ordinarias! 

Pero esto se hará posible solamente después de la reunificación de la persona con el Flujo de la Vida del Universo – a modo de su Yo Superior y Dios. Estando en el estado desconectado, ¿cuál es razón de hincharse por las energías de los niveles diferentes, aunque ellos son universales? ¿Para qué es necesario abrir en sí la videncia, oído “clarividente” y otras capacidades paranormales? ¿Acaso hay una razón en este caso ocuparse de la esotérica y perseguir toda clase de los conocimientos? ¡No, todo esto es un autoengaño!

Mientras que la Conciencia está atascada por los dogmas de todo género y está orientada hacia la estática, a la muerte, hacia el Ego – hasta entonces todas las capacidades se quedarán no realizados y los conocimientos adquiridos – no reclamados. ¡El hombre “ engancha al caballo detrás de su coche”, existe a cuenta de la sobretensión enorme de sus fuerzas, precisamente existe, en vez de vivir! Todas las supracapacidades utilizadas en la estática, le destruyen solamente, causando el daño a los circunstantes.

Muchos aspiran al abrir en sí las supracapacidades para dirigir otra gente. Es porque en el mundo de la estática y los estereotipos los que mejor viven son los magos y los brujos,¡es decir – la gente orientada hacia el mal! En este mundo ellos sin mucho trabajo especial dirigen los acontecimientos y la gente. Pero la Conciencia libre para ellos presenta un gran peligro y una amenaza. Sus inclinaciones y capacidades en el Mundo de la Dinámica están neutralizadas por completo y se arruinan. Para ellos tal Mundo es una perdición.

Si la persona quiere hacer su Conciencia libre, debe orientarla hacia el desarrollo del hemisferio derecho. Él percibe la Vida en la dinámica y está orientado hacia todo el proceso vital, por lo tanto – hacia la Existencia y Dios. El hemisferio derecho nos permite pasar del mundo de las consecuencias al Mundo de las Causas, comprenderlo y dirigirlo, habiendo recibido el “registro” en Él.

Los estereotipos de la Conciencia siempre nos estorbarán hacerlo, pues con su ayuda la persona afina el Mundo y la Vida bajo sí misma. Solamente la Conciencia libre de los complejos y los dogmas afina la persona bajo los Flujos Básicos de la Vida, le ayuda correctamente estimar la situación, formando los acontecimientos favorables para ella. Y solamente en este caso cualquiera invocación a Dios traerá a usted el auxilio real – ¡usted hace el dueño de su destino!


[1] la cita del gran escritor ruso Antón Chéjov.
[2] Stanisław Jerzy Lec (1909 – 1966) – el satírico, poeta y aforista polaco.
[3] Mateo, 25, 14 : 30.
 
Atrás... Contenido Más...