El canal alimenticio

El canal alimenticio

Participa en la percepción de la energía que contiene en la comida. Puesto que este capítulo está consagrado a la alimentación, examinemos más detalladamente todo que está vinculado a este proceso.

La energía radial de los productos de alimentación es el valor básico de nuestra comida. La energía radial es la parte biológicamente activa de cualquier planta, es decir, sintetizada en la planta bajo la influencia del Sol, la Tierra, el aire y el agua. Es una parte de las plantas las así llamadas “enzimas”. Por primera vez ellos fueron descubiertos por el doctor–naturópata americano Walker. Precisamente él descubrió el valor de las enzimas para el organismo e inventó la terapéutica con los zumos. Conforme a sus representaciones la persona debe beber cada día un mínimo de 6 litros de los zumos sacados de las hortalizas, plantas, frutas frescas. Si la persona no bebe tal cantidad de los zumos, ella no suministra en su organismo el componente del máximo valor de la alimentación – las enzimas, y por eso da la menor cantidad del material de construcción que es necesario. El organismo está enfermo.   

Dos mitocondrias vistas al microscopio electrónico de transmisión

Las enzimas, habiéndose encontrado en nuestro organismo, regulan todo el proceso de la digestión y aseguran nuestra salud ideal. Exactamente ellos abastecen la asimilación por el organismo de las sustancias nutritivas diversas: los aminoácidos, ácidos polynosaturados grasos, vitaminas, micro- y macroelementos, hidratos de carbono asimilables ligeramente [1]. Las enzimas penetran directamente en las mitocondrias[2] de las células, que condiciona su participación en los procesos celulares. Las enzimas regulan los procesos energéticos en la misma célula, ya que llevan en ella los programas de la Naturaleza (los cuales, sin embargo, no pueden sustituir los programas del cerebro).

La cantidad de las enzimas que la persona utiliza por día debe ser suficiente para completar la falta de la energía en las células del organismo. Las enzimas ponen en funcionamiento el proceso interno de la fotosíntesis, es decir la capacidad de las células de percibir la energía de la Naturaleza, de Dios y en su base sintetizar todas las sustancias nutritivas de las cuales tiene necesidad el organismo. En existencia de los programas creativos en el cuerpo energético de la persona, todas las estructuras del organismo se regeneran y se restablecen en concordancia con ellos y se acercan al Patrón de Dios. Por eso no es suficiente beber 6 litros de los zumos por día, es poco de pasar en la comida cruda – aún es necesario preocuparse de asegurar que en el cuerpo energético sean formados los programas creativos correspondientes, y esto ya son su trabajo y lucha personales contra los estereotipos de la Conciencia.

Continuando la conversación sobre las enzimas, es necesario destacar que si usted quiere completar el déficit de las enzimas en el organismo, debe emplear los productos que las contienen solamente en el estado fresco. Y si los zumos deben ser de 6 litros y más, hace falta comer la comida firme como las mismas hortalizas y frutas 2–3 veces más. Este problema es superior a nuestras fuerzas. Orientando nuestra Conciencia solamente hacia el mantenimiento del organismo por las enzimas, excluimos del campo de percepción de la Conciencia otras propiedades de la comida no menos importantes. De hecho cualquier producto es el complejo biológico que contiene y las enzimas, y otras sustancias nutritivas ligadas por ellas: los ácidos, vitaminas, hidratos de carbono etc. Muchas hortalizas contienen el tejido celular. Todas estas sustancias pueden no sólo completar el material de construcción de las células, pero ellas también pueden influir rudamente en el organismo. Por ejemplo, los ácidos de frutas pueden irritar la mucosa del estómago, el tejido celular – la mucosa del intestino. Por eso hay que solucionar este problema con la habilidad y en total.


[1] es decir, azúcar.
[2] las mitocondrias son orgánulos, presentes en prácticamente todas las células eucariotas, encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular; actúan por tanto, como centrales energéticas de la célula y sintetizan ATP por medio de la fosforilación oxidativa. Realizan, además, muchas otras reacciones del metabolismo intermediario, como la síntesis de algunos coenzimas. Es notable la enorme diversidad, morfológica y metabólica, que puede presentar en distintos organismos.
 
 
Atrás... Contenido Más...