La ley de la Unión es la ley fundamental del Universo

La ley de la Unión es la ley fundamental del Universo

Conforme a esta Ley todo lo que existe en el Universo, toda la variedad de las manifestaciones de este Mundo, sus energías, las variedades de movimientos, la variedad de las formas de vida – todo esto está en la Unión con Dios, obedece Sus pensamientos, los programas de la existencia y del desarrollo del Universo. Todo esto es Su expresión, manifestación y continuación. Nada en todo el Universo inmenso, desde los tiempos más remotos, puede existir fuera de la Unión y la subordinación a los pensamientos de Dios, porque todos los objetos y los elementos del Universo son las partes y componentes de Él mismo, la materialización y la manifestación de Su energía mental.

Desde los tiempos más remotos Dios existe en dos Comienzos: el material y el espiritual. Gracias a la componente material se forma el mundo material revelado en cualquier Nivel de la Existencia (recordamos que ellos son siete). El mundo material revelado es el conjunto de los espesos cuerpos físicos que se subdividen condicionalmente en la naturaleza viva y el reino mineral. Este mundo se forma por las vibraciones rudas de Dios y es el lugar y el modo de la realización de Su Alma que consta de los elementos de la energía mental de Dios.

La componente espiritual es el conjunto de las vibraciones finas de Dios. Es un mundo de los procesos invisibles, impalpables para nuestros órganos físicos. Podemos juzgar de su manifestación y presencia solamente por los estados emocionales y mentales, por las manifestaciones. Es el mundo de nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, mentalidad, Conciencia, intuición. Exactamente esta componente incita constantemente la persona al perfeccionamiento de su Espíritu, a la habilidad de dirigir la propia energía mental, vida y Evolución. “El lugar santo es vacío, pero duele, duele...”

Estos dos Principios son indivisibles e interdependientes, uno sin otro no puede existir. De aquí la vida de la persona no puede ser autosuficiente, si en ella predomina y prepondera una de estas componentes. Es imposible hacer su propia vida de pleno valor, dedicándola solamente al desarrollo de la espiritualidad o usando solamente los bienes materiales. Realmente, aspirando a los bienes materiales, realizamos o, por lo menos, tratamos de realizar con su ayuda las necesidades evolutivas del Alma.

Al mismo tiempo, perfeccionando el desarrollo evolutivo del Alma a través del conocimiento y comprensión, aspiramos a crear para sí las condiciones más favorables y confortables en el mundo material, las cuales crearía para el Alma las condiciones para realizarse completamente. Y este proceso infinito pasa solamente a través del conocimiento y comprensión de nuestro desarrollo evolutivo. Habiéndolo parado, ahondándose en el mundo material, estorbamos nuestra vida cotidiana por los cachivaches innecesarios. Además inútilmente gastamos nuestra energía mental, perturbando la Ley fundamental del Universo, privamos su Alma de las posibilidades de realización.

Comprenda: la Materia existe solamente como el portador, la base de la existencia y realización de los programas mentales dispuestos en el Alma. Como el ordenador sin los programas dirigentes es sólo el conjunto de los cables y trozos pequeños de hierro, por lo mismo todo lo material sin realización del Alma es nada.

Y al contrario, aspirando al desarrollo de nuestra Alma, haciendo todo lo posible para perfeccionar los programas dispuestos en ella, pero, habiéndose separado del perfeccionamiento equivalente de los bienes materiales y nuestro cuerpo físico, privamos el Alma del fundamento sobre el que ella puede realizarse. El Alma se agita, siente el disconfort. Los excesos de la energía mental son vertidos como las neurosas, las alienaciones mentales, la depresión. La mentalidad de la persona está en el tornillo de mordazas de las contradicciones de lo deseable con lo verdadero.

El ideal de la vida es el medio de oro cuándo la persona en la medida igual usa tanto los componentes materiales como físicos y espirituales. Y en el primer lugar debe permanecer el desarrollo del Alma mediante el conocimiento y comprensión, y luego – la satisfacción de las necesidades materiales la que se realiza en la conformidad equivalente con los programas espirituales. Nuestra tarea es el aprender a crear la conformidad entre lo deseable y lo verdadero, apoyándola y dirigiéndola .

Aspirándose al desarrollo evolutivo de las componentes material y espiritual, observamos automáticamente la Ley de la Unión con Dios. El proceso de la realización de esta Ley debe pasar sin pararse ni un segundo durante toda nuestra vida. Es el Camino del conocimiento y desarrollo en sí de la Razón Superior, de la comprensión superior del Mundo y está solamente a través del desarrollo de la capacidad de darse cuenta de todos procesos con los cuales chocamos en la vida.

Por algo todas las prácticas espirituales del mundo al primer lugar siempre adelantaban las tecnologías que contribuyen a hacer que despierte la Conciencia, su liberación de los pensamientos “sucios” (los estereotipos). Y solamente luego recomendaban aplicar las tecnologías que perfeccionan el cuerpo físico sin el que la Conciencia no puede realizarse por completo y existir en el mundo material. La causa de tal “astucia” es la urgencia de la armonización de todos los procesos tanto dentro de sí como de fuera. Solamente en este caso la persona es en realidad conectada al Canal de Dios y se encuentra en la unión con Él.

A distinción de nuestro Sistema todas las prácticas espirituales mencionadas proponen a la persona desconectar su Conciencia de la barahúnda de los pensamientos (de los pensamientos sucios) por medio del aplastamiento, desconectando el hemisferio izquierdo con la ayuda de la aromaterapia, la pronunciación de las mantras o la salida en el estado de la nirvana – la meditación. Es decir, ellas enseñan a desconectar el hemisferio izquierdo por la decisión volitiva. Si con esto tiene lugar la puesta en marcha del derecho – ¡no de modo consciente, sino ocurre espontáneamente y de modo esporádico!

El Sistema ayuda a la persona desconectar también el hemisferio izquierdo y poner en funcionamiento el derecho, pero no tanto con la ayuda de las tecnologías como a través de la comprensión de todos los procesos, a través de su interpretación, comprensión. La diferencia principal es que este proceso es completamente consciente y puede ser gobernado por la persona; se controla (se asegura) por el Mundo Tenue y esto excluye en este proceso cualesquiera sorpresas.

El viento fuerte (la parábola de Paulo Coelho)

“El viajero se dirigió al padre-abad del monasterio en Sciet.
– Quiero hacer mi vida mejor, – dijo. – Pero no puedo protegerme de los pensamientos pecaminosos.
El abad del monasterio prestó atención al viento fuerte que sopló por afuera y dijo al peregrino:
– Aquí hace un poco calor. Te estaré agradecido, si coges el trozo de este viento por afuera y lo traes aquí para enfriar la habitación.
– Esto es imposible, – dijo el peregrino.
– Es imposible protegerse también de los pensamientos, que son opuestos a Dios, - respondió el monje. – Pero si sabes cómo decir “No” a la tentación, ellos no te causarán ningún daño“.

 
 
Atrás... Contenido Más...