Un poco sobre el Karma

Un poco sobre el Karma

Sobre este fenómeno se dicen y se escriben mucho, pero principalmente todos los conocimientos sobre el Karma se reducen a las prohibiciones – no se puede hacerlo, no se puede pensar así etc. Y el mecanismo del Karma se queda para la Humanidad el misterio debajo de siete llaves y el motivo para las conversaciones ociosas. Nadie puede explicar de modo distinto este mecanismo, en los límites del cuadro general.

¿Qué representa el Karma en realidad? Se notaba que el Alma es el complejo de los programas psicoenergéticos que abastecen nuestro desarrollo. Su desarrollo evolutivo – de Dios hasta la persona – el Alma pasa sin pérdidas, bajo la dirección de la Conciencia de Dios. Durante la encarnación a la persona se realizan en ella los programas de la autocomprensión (el programa del desarrollo de la Conciencia).

El movimiento inverso del Alma – de la persona hasta Dios – ya depende hasta qué punto se ha desarrollado la Conciencia. Precisamente la Conciencia de la persona debe obligarla hacer los primeros pasos para de nuevo conectarse a la Conciencia de Dios, pero ya conscientemente . En el intervalo de la conmutación de los programas de desarrollo – desde los dirigidos por Dios hasta los programas propios (individuales) – el desarrollo evolutivo del Alma soporta las pérdidas enormes, demoledoras. La selección asciende más de noventa y nueve por ciento, he aquí de donde ha aparecido un porcentaje de la gente que puede sobrevivir en la Tierra.

Esto está vinculado a la insuficiencia de los conocimientos. El Alma puede tomar conciencia, conocerse a sí misma y al mundo circundante solamente siendo en el cuerpo de la persona. Los programas que hay en el Alma obligan a la persona constantemente buscar la vía al Canal de Dios para recibir los Conocimientos Verdaderos. Empero en la mayoría de los casos la Conciencia de mucha gente sobre esta vía no quiere saber nada. En este caso se ponen en funcionamiento los programas de corrección los cuales se llaman el Karma. Su objetivo es controlar el estado de nuestra Conciencia y abastecer su orientación correcta, pues que de ella depende la Evolución de nuestra Alma y de la persona misma.

La manifestación del Karma es el índice del desarrollo evolutivo, más exactamente, el criterio de la desviación de él. Es el grado de nuestro desacoplamiento del Canal de Dios. Cuanto esta desviación es más grande tanto más fuertes son los golpes del Karma, y por el contrario. La influencia de corrección del Karma se realiza mediante las formas mentales destructivas. Usted sabe que las formas mentales están vinculadas a los estereotipos de la persona. Los estereotipos desconectan la persona del Canal de Dios y obligan a su Conciencia ahondarse en la componente material de la Existencia. De resultas de eso el Alma cesa su desarrollo evolutivo.

Para arrancar la Conciencia de la trampa el Karma se incorpora al trabajo; el Karma al principio realiza el “truco” de comprobación, atrae a la persona la forma mental ligada a los estereotipos a modo de los deseos y la hace realizar estos deseos. La persona recibe lo deseable. Se hace así con el objetivo de comprobar por cuanto la persona se ha concentrado en su estereotipo. Como siempre la Conciencia de la persona se deleita con su razón. La Conciencia se ata aún más al estereotipo, no comprendiendo que hace un error.

Luego el Karma comienza su corrección, atrae hacia la persona las formas mentales que forman alrededor de ella tales acontecimientos para que comprenda que es necesario romper sus ataduras y convicciones. Los golpes del Karma son mientras insignificantes, preventivos, sin embargo, si la persona como antes nada comprende, ellos se hacen más fuertes.

La Ley básica del Karma dice: “Todo a qué nos atamos, en qué nos concentramos, se lo privan”. Como usted puede ver, se dice exactamente: El ascetismo no reside en que usted no posee, sino en lo que nada le posea a usted ”.

Las formas mentales destructivas, con cuya ayuda se realiza la dirección de corrección de nuestra Conciencia, es uno de los Niveles del Universo y él cumple a la vez algunas funciones, sobre las cuales vamos a hablar en el capítulo siguiente.

Y mientras tanto trate usted de comprender que hasta que nos encontremos en el poder de las formas mentales destructivas (y en existencia de los estereotipos, junto a la Conciencia inmadura esto es inevitable), todos los conocimientos en la esotérica, la ciencia, los éxitos en el desarrollo intelectual, las obras “buenas y malas”, la religiosidad y las oraciones a Dios se quedan fuera del Canal de Dios. Nosotros, siendo desconectados de Sus energías creadores, nos encontramos en la esfera de actividad de las formas mentales destructivas.

Los pensamientos de la persona (y buenos, y malos) engendrados por sus estereotipos están captados por las formas mentales , aumentando su potencial vital. ¡Y cuanto más grande sea el potencial acumulado por la forma mental destructiva tanto más grande es la influencia de corrección del Karma, la cual la persona recibe! Nuestra desgracia es que la Conciencia durmiente no es capaz de controlar el Mundo de las Causas. Las formas mentales pasan de la raya de nuestra comprensión del Mundo (ellas son invisibles, impalpables, no conscientes – como la radiación), ¡y estamos completamente desprotegidos de ellas! Aunque de la antigüedad se nos advertían del Diablo con su perfidia, su destreza; de que él caza cada persona en sus redes. Cuanto más pecados (estereotipos) tiene la persona, tanto más el Diablo se apodera de ella. ¡Como resultado de tal ignorancia del estado real de lo que ocurre con nosotros, en las mentes de la gente se ha formado la imagen mítica del monstruo ignívomo que está en oposición a Dios y que tiene la intención de arruinar tanto a la persona, como a toda la Humanidad en entero!

En realidad el cuadro es mucho más prosaico. Las formas mentales es nuestro espejo que refleja lo que nosotros mismos estamos. ¿Pues si vale la pena quejarse contra él? ¡Salir de la tutela y dependencia absoluta de este monstruo infoenergético, habiendo desconectado la influencia del Karma, es solamente posible en aquel caso, si limpiamos nuestra Conciencia de los estereotipos!

La diferencia entre los estereotipos y las formas mentales es que el estereotipo es el pensamiento parado, la estática del pensamiento. La parada del pensamiento ocurre cuándo él se ata al deseo cierto, a la acción, cuya satisfacción es el modo de la supervivencia de la persona. El estereotipo no forma los acontecimientos. El estereotipo, una vez creado, no está destruyendo, sólo existe, limitando el modo de la mentalidad, el horizonte de la persona – y no más. ¡El estereotipo, una vez creado, no se destruye!

La forma mental nace por el pensamiento activo y dinámico que se apoya en la satisfacción de los deseos. Ella es capaz de formar alrededor de la persona los acontecimientos distintos, establecer los contactos entre las personas y hacerlas chocar de frente, es decir, dirigirlas como verdaderas marionetas. ¡La forma mental que perdió su suministro complementario de usted es capaz de atrofiarse y desaparecer!

Habiendo eliminado en sí los estereotipos, la persona se desconecta automáticamente de la forma mental. El estereotipo por sí mismo no se borra y no se elimina, ¡simplemente la Conciencia se desconecta de él! Para ello es suficiente tener la honestidad y el valor para comprender y reconocer su presencia en sí. Cada persona se considera como un ideal, que siempre tiene razón y es bastante autocrítico, empero el criterio en este caso es la corrección del Karma. ¡Si él empieza a actuar, usted obligatoriamente tiene el estereotipo, y no uno! En caso que alrededor de usted hay unos acontecimientos que le irritan y usted se siente sin confort – ¡usted tiene un estereotipo y el Karma le rectifica!  

No busque los culpables alrededor de usted – comprenda en primer lugar en sí, determine de cual estereotipo el Karma quiere apartarle, lo reconozca y acepte la situación tal como es. ¡Usted ha merecido esta situación! Perdone a sí que por falta de sentido común se ha encontrado bajo la actividad del Karma, le agradezca a sí mismo (su Alma) por la lección habitual. Tome la decisión firme que nunca jamás se repetirá tal error.

 
 
Atrás... Contenido Más...