Nuestro enlace con el Yo Superior y Dios

Nuestro enlace con el Yo Superior y Dios

De los capítulos anteriores usted sabe que el cuerpo energético de la persona está compuesto de siete capas – niveles, cada uno de los cuales está ligado con uno de siete Niveles del Universo. Este enlace se realiza a través del Yo Superior. Cada capa del cuerpo energético, tanto como cada Nivel del Universo, tiene sus frecuencias propias. Y las capas, intercomunicadas una con la otra, del cuerpo energético y los Niveles del Universo tienen las frecuencias iguales. En el esquema № 1 el color de cada capa del cuerpo energético es idéntico al color del triángulo que está dentro del hombrecillo situado en el Nivel corresponsal del Universo, esto es el Ente Verdadero. Su intercomunicación está mostrada por la línea del mismo color, tanto como los Niveles. El color amarillo del sector dentro de cada triángulo muestra el grado del descubrimiento de la Conciencia y, conformemente, el volumen de la información Verdadera leída por nosotros.

Como se deduce del esquema, los Niveles más inferiores (emocional y mental) tienen el grado débil de la comprensión del Mundo – esto es la Conciencia durmiente. Empezando por el tercero Nivel, del Karma, la Conciencia se extiende considerablemente, se aumenta considerablemente el volumen de la información leída, que permite a la persona evolucionar. En este Nivel de autodesarrollo la Conciencia se extiende hasta treinta – treinta y cinco por ciento (algunos tienen hasta cuarenta por ciento).

En este Nivel la gente realiza el trabajo activo con el Yo Superior, estableciendo con él el enlace sólido a cuenta de la liberación de la Conciencia de los estereotipos, dogmas, ataduras. La persona se transforma y comienza a corresponder a las exigencias del Yo Superior. En respuesta le da el don de la dirección de su salud, del bienestar y de la Vida en general. En el Nivel del Karma la persona se encuentra hasta que se libere de los estereotipos. En este Nivel se elimina el enlace y la influencia en la persona de las formas mentales de la Noosfera (el Diablo).

Los cuarto, quinto, sexto y séptimo Niveles son los Niveles de la Conciencia que se desarrolla activamente. Asciendo por ellos, la persona sale por completo de la dependencia de las formas mentales y del Karma, coopera directamente con el Yo Superior y Dios, recibiendo los resultados prácticos. Ella se hace el dueño absoluto de la Vida. Para lograr éxito en lo algo coopera activa y directamente con los Egregores corresponsales (los servicios) de Dios.

En la Biblia hay una mención de cierto libro. Sobre esto se dice en el libro “La Revelación de Juan” (el Apocalipsis):

Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos? Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.”

Se trata sobre la apertura consecutiva, la superación por la persona de siete escalones, las capas-niveles de su Ente Verdadero. Es posible decir sobre la apertura de la Conciencia en siete recepciones – etapas. Precisamente esto se sobreentiende bajo la apertura de los sellos del Libro de la Vida.

En nuestra civilización hasta ahora nadie podía explicar distintamente lo escrito en la Biblia. Se encuentra que todo es muy simple – si no complicarlo; ¡pero para llegarlo teníamos que quitar cinco sellos de nuestro Libro!

La novedad mala para usted, respetado lector, consiste en que el libro de la Vida cada uno tiene su propio, entonces – los sellos propios. Para quitarles nadie para nosotros moverá un dedo. Por eso el modo de la interpretación del último libro de la Biblia, como todos se han acostumbrado, que alguien quitará estos sellos para todos nosotros, hablando con benevolencia, le induce al error…

Diciendo de la intercomunicación con el Yo Superior, es necesario notar que en ella participa no sólo el cuerpo energético. Todos los procesos energéticos están directamente ligados a nuestro cuerpo físico. El duplicado energético de nuestro cuerpo físico es el así llamado cuerpo etéreo que contiene en sí las matrices energéticas, los bloques de todos los órganos y los sistemas del cuerpo. A cada órgano y sistema les corresponde su ritmo, su frecuencia de la vida. El estado del cuerpo energético influye instantáneamente en el estado del cuerpo físico y al contrario. El enlace de los cuerpos energético y físico con otras capas del cuerpo energético se realiza por medio de los torbellinos especiales (los canales, los recipientes energéticos). Su disposición está descrita en la primera parte práctica del Sistema (los canales básicos son siete, pero en total ellos son cerca de 360).

Mediante estos canales el cuerpo físico está ligado a través del cuerpo energético con el Yo Superior. Y el cuerpo energético no es una envoltura estática, inmóvil – un capullo, esto es un torbellino multilaminar. El gira a la mayoría de la gente en sentido horario, tanto como todos los canales energéticos, los flujos, los torbellinos en el Universo. Precisamente a esto está vinculada la rotación de los marcos en nuestras prácticas de derecha a izquierda. A cuenta de la rotación de los marcos “contra la corriente” se crean unas indignaciones energéticas que realizan el trabajo necesario para nosotros.

Los canales inferiores de nuestro cuerpo (védico y abdominal) están ligados a las capas emocional y mental del cuerpo energético y los Niveles corresponsales del Universo. Estos Niveles están situados en el Mundo de las vibraciones rudas del Universo, por eso los órganos que se encuentran en la gestión de los canales védico y abdominal generan las emociones y los sentimientos rudos, negativos.

Es sabido que todos los canales energéticos del cuerpo están ligados entre ellos. Se unen por el canal general. Las frecuencias de todos los canales se sincronizan con las frecuencias corresponsales del cerebro. Las frecuencias de torbellinos energéticos más bajos cooperan con el cerebro reptil y el de mamífero. El neocórtex con eso se queda casi desconectado.

¡Precisamente por eso allí donde hay unas emociones y sentimientos no hay un sentido sano! ¡Es porque la pasión excesiva por el sexo y la tragonería desde que el mundo es mundo, en todas las doctrinas y las escrituras sagradas fueron atribuidos a los instintos bajos, animales! La gente sujeta a estas pasiones pertenece a los Niveles emocionales y mentales – a los niveles inferiores del desarrollo – ¡cualquiera que diga, cualquiera que sea y cualquiera que sepa!

El neocórtex se pone en el trabajo a dos – cinco por ciento mínimos solamente en aquel caso que la persona trata de realizarse a sí misma mediante el trabajo creativo, se desarrolla intelectualmente. Si estar observando los circunstantes, es posible notar que las personas que por varias razones desconectaron en sí la realización creativa, que dejaron de desarrollar su intelecto – se degradan muy rápidamente, cayendo con eso en “el marasmo senil” el cual, a una gran lástima, ataca la edad cada vez más joven. En realidad, la gente vive por los instintos de los animales...

Unos canales energéticos más altos del cuerpo humano están ligados a unas capas más finas del cuerpo energético, por lo tanto, y con unos Niveles más finos del Universo. Los órganos situados en los canales cordial, vocal, ocular y de cabeza generan las vibraciones de las frecuencias finas. A ellos están vinculados los sentimientos y las emociones positivos. El recipiente energético (el segmento del torbellino general energético) desde el plexo solar (el canal general) hasta el canal vocal (la glándula tiroides) está ligado al Nivel del Karma del Universo. En este recipiente son capaces de penetrar tanto las vibraciones finas como rudas.

El corazón y la glándula tiroides por su naturaleza son determinados para las frecuencias finas. Si en ellos influyen las emociones de las frecuencias rudas, es natural, estos órganos no sostienen la diferencia de los potenciales y pierden el ritmo del trabajo. ¡Por esa causa y la glándula tiroides, y el corazón reaccionan muy fuertemente al estrés, hasta la desconexión completa de su trabajo!

La parte pensante del cerebro (el neocórtex) está ligada a las vibraciones finísimas. Esta parte está ligada a las capas celestes, los cuerpos del cuerpo energético y la Conciencia Desarrollada. A través del neocórtex se realiza el enlace directo con Dios.

Pero mientras que la persona se dirija por las partes inferiores del cerebro, su Conciencia está durmiendo. Con el tiempo, si ella no pone en marcha el proceso del desarrollo evolutivo de la Conciencia, su neocórtex “se seca” (todo que no es necesario – se atrofia, esto es la Ley de la Naturaleza). Por eso, cuanto más las funciones del neocórtex son atrofiadas tanto más difícil para la persona es el hacer que despierte su Conciencia. En este caso para su despertar son necesarios los esfuerzos increíbles y titánicos de la persona misma. Regenerar a la vida el árbol seco es muy difícil – también es en el caso de la Conciencia durmiente y del neocórtex.

Exactamente por razón del “secamiento” del neocórtex a la gente le es tan pesado ir por el camino del desarrollo evolutivo de la Conciencia. A ella le es más fácil creer en “el Santo Advenimiento” y que existe una panacea de todas las desgracias, armándose de las tecnologías distintas. En el nivel subconsciente las personas han excluido para sí mismas incluso el pensamiento sobre la posibilidad de la reanimación del neocórtex. No recibiendo la incógnita, en todo se desengañan y ponen las manos. Por lo mismo aún más aceleran el proceso de la degradación.
 
 
Atrás... Contenido Más...