El espacio y el tiempo

El espacio y el tiempo


Estimado lector, podemos felicitarle: nosotros con usted nos hemos metido sólidamente la pata. Como usted recuerda, el auxiliar de compañía Ivanov ordenó cavar desde sí mismo (donde estaba ante la hilera) y hasta la comida, pero nos hemos arriesgado a seguir cavando más. Hemos abierto la capa del Universo, a la cual según la idea debe cavar la gente de la civilización siguiente. Por eso, como se dicen en las instancias judiciales: en relación a las circunstancias de la causa que se han abierto de nuevo, nosotros tenemos que revisar nuestras miradas a la vida, teniendo la responsabilidad en el plano de la realización práctica de lo hecho en la teoría.

En primer lugar tendrá que revisar las relaciones recíprocas con Dios. Tendrá que aprender firmemente de memoria que Él vive no simplemente en el espacio, en el punto concreto sobre la mapa – en el sistema estelar de Sirio, ¡sino se encuentra en el presente, aquí y ahora! Es porque todas las tentativas para encontrarlo a Él en el punto de partida del sistema cronológico moderno, volviendo a leer la Bíblia, se acaban ada. Debe reconocer que mil miliones personas escanean por su Conciencia el lapso de tiempo del 1r hasta 33r año d. C., pero no descubren allí Dios vivo. ¡El secreto de Su ausencia consiste en lo que Él está viviendo en el presente, Él es nuestro contemporáneo!

Aquí hace falta presentar las enmiendas. La religión se quedó “colgada” en el pasado, pero la iglesia y los templos se encuentran en el presente. Precisamente de ellos, del palmo de terreno ante el crucifijo, el hombre tiene la posibilidad de llamar a Dios vivo. Pero o oirá la respuesta a su petición, o no – ¡depende solamente del tiempo (la Dimensión de la Conciencia), en el cual se encuentra el hombre mismo! Si examinamos tres componentes del tiempo: el pasado, el presente y el futuro – la vida dinámica, real, está solamente en el presente. Es poco probable que alguien se pondrá en discutir que esto no es así. Y realmente, en el pasado la vida ya no existe, en el futuro ella todavía no existe. Por eso sería inútil tratar de encontrar a Dios vivo en el pasado bimilenario con el objetivo de informarle de nuestros problemas, esto son las diligencias vanas. ¡Él no hay allí, significa, Él no puede ayudarnos! Aquí donde está la causa de la desconfianza de la gente creyente en la posibilidad de la comunicación de la persona con Dios vivo. La religión, como el instituto que como si presenta los intereses de Dios sobre la Tierra, para justificar su inconsistencia, está obligada a salir de apuros: “No pronunciéis el Nombre en vano", “Dios es inconcebible”, en el sentido que es inaccesible, etc.

Pero como ha mostrado nuestra práctica, Él es concebible y accesible, con placer va al contacto, si buscarle en el presente real, en vez de en el pasado inaccesible. En todo es culpable el estereotipo perfectamente sonorizado por los comunistas: “¡Cuando decimos – partido”, sobreentendemos – Lenin!” Cuando decimos “Dios”, sobreentendemos – Jesús Cristo. Solamente Jesús Cristo es la partícula de Dios, pero no todo Dios, que incluso para tal acto público, como la crucifixión propia, no tenía derecho a abandonar su puesto. Significa, la Humanidad fue víctima de la manía de la grandeza, y todo que hizo después – es la consecuencia del autoengaño. Más, ¿si no hacemos memoria de Dios vivo en la Tierra, significa, la religión llama creer en lo que no fue nunca, es decir, en el lugar vacío?

Después de todo lo dicho no le parecerá absurda la confirmación que ya que en el pasado y el futuro la vida no existe, en verdad ellos son los puntos muertos, significa, cualquier objeto o el sujeto, cayendo en ellos, se hace muerto. “Partir es morir un poco. ¡Pero morir es partir mucho!” (Alphonse Allais 1). Si añadimos a lo expuesto la confirmación que es imposible entrar a un río dos veces, usted puede imaginarse, cuantas veces la persona, partiendo por la curiosidad pura en el pasado, en el futuro o incluso en el mundo de sus sentimientos y emociones, muere un poco, y luego, habiendo vuelto atrás, no “resucita” del todo enteramente. Es posible solucionar este problema, para siempre habiendo establecido en el presente, aquí y ahora, por el modo ya conocido a usted – ¡al poner en marcha el neocórtex!

En los primeros meses del contacto personal con Dios, como comprendo ahora, también ocurrió el incidente de la caída del tiempo, al cual entonces yo no había atribuido ninguna importancia. Fue muy entrada la noche, estábamos acostado y hablábamos con Dios, ahora no recuerdo de qué. De repente sentí claramente que estoy volando, vi sobre sí el cielo estelar. Me entremetí tranquilamente en la conversación, habiendo tenido tiempo pronunciar: “Y yo estoy volando”. ¡Cómo Él se alarmó, inmediatamente habiendo tomado la situación en sus manos. Dios me ordenó volver rápidamente atrás, palmotear y pronunciar: “Yo todo estoy en casa”. Después de que a mí en la forma categórica me fue prohibido salir del cuerpo, abandonando el presente.

Y ahora hace falta explicar el principio de la dirección en los límites del continuum espacial-temporal. La persona de derecho del Hijo de Dios aspira apasionadamente al poder sobre el destino, sobre la situación y la gente alrededor de sí (hasta la dirección del Universo), pero hay pocos quienes se llegan a un buen resultado. El secreto de tal malogro es simple. La persona que ha caído del presente, del flujo de la vida, trata del punto muerto (del Mundo de las Consecuencias) dirigir la componente dinámica (Mundo de las Causas). ¡Además que esto es un asunto sin perspectiva, ya que los muertos no gobiernan la vida de los vivos, esto es punible! Dirigir algo o alguien es posible solamente con una condición: el que desee dirigir un poco con el volante debe encontrarse en el presente, en el Mundo de las Causas, el que se llama la Existencia. Se tiene en cuenta – formar la situación en el futuro por medio del control incansable del presente. El pasado también cede a la corrección, pero no la situación misma que se ha realizado, la cual se puede romper, pero es imposible corregirla, sino la relación a esta situación. Todo es que nos atormentan no las personas, las cosas, los acontecimientos, ¡sino nos atormenta la relación a ellos! Significa, habiendo cambiado solamente nuestra relación, no cambiando la situación que ha quedado en el pasado invariante, se puede salvarse a sí mismo del golpe una vez recibido. ¡Todas otras variantes del control de los acontecimientos del pasado, el presente y el futuro, encontrándose en los puntos muertos del pasado o del futuro, están condenados al fracaso!

Aquí en que es la solución de las palabras de Jesús Cristo a uno de los Apóstoles, cuando aquél ha pedido el día de descanso para enterrar a su padre muerto. Cristo ha dicho: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”2. También se hace claro, por qué las tribus semisalvajes nombran nuestra civilización desarrollada y tecnógena muerta. También es claro, por qué mucha gente tiene tales ojos empañados, inanimados, vueltos adentro. Vive en el presente en el piloto automático, en realidad estando por su Conciencia en cualquier parte. Es porque los animales, privados de la posibilidad de abandonar el presente, siempre tienen los ojos vivos, expresivos, comprensivos.

A propósito, la persona, encontrándose en la ausencia del presente, no es capaz de comprender y darse cuenta la información viva, práctica, que está nacida en la dinámica de la vida, en la Existencia, en el Mundo de las Causas. Ya que nuestros libros y el Sistema pertenecen a lo real “aquí y ahora”, a la gente que se ha perdido en el tiempo, le son incomprensibles y desagradables. Esto también tiene relación a los contactadores. La persona que ha caído del flujo de la vida, incluso poseyendo la información de mucho valor, no puede estimarla debidamente y aplicarla. Ella le es hostil, de las fuerzas oscuras. Oscuras son todas las fuerzas que no pertenecen al sistema de las coordenadas (de la Dimensión prístina de la Conciencia), en que la persona se mantiene volando. Si, por ejemplo, ella se pierde en el futuro o en cualquier lugar, la información del presente, incluso de la oficina de Dios mismo, le será hostil!

¿En qué consiste la diferencia de las personas que viven en el presente, de aquéllos que han caído de él? A la persona que vive aquí y ahora, no le choca nada, no irrita y no lleva a la alegría indescriptible. Y por eso ella no tiene miedo ante la vida, significa, no hay agresión. A todo lo que ocurre alrededor mira de la posición del alumno – de abajo hacia arriba, percibiendo cualquier acontecimiento realizado sin crisis nerviosa, como la lección. En cualquier otra cualidad ello no tiene ni el menor interés. Tal persona mira a sí como al vaso vacío, que debe ser llenado con el contenido digno programático. Soluciona todos sus problemas personalmente, aceptando toda la plenitud de la responsabilidad, y no tiene por eso el motivo para mostrar las pretensiones a cualquiera. La persona que está en el presente, permite la intervención en la naturaleza en caso extremo. Todo esto se llama no-acción y la autorrealización y a grandes rasgos no se distingue externamente. Precisamente a tales personas se puede nombrarles creyentes de verdad, porque ellas no más que palabras, sino en realidad “realizan lo esperado y son aseguradas en lo invisible”. Sobre ellas en la Bíblia está escrito breve y categóricamente: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” 3.

Pero ser manso no significa por completo permitir que se te tengan “por la brida”. El manso es aquél quién reconoce su imperfección y está preparado para dar los pasos prácticos para liquidar el blanco enojoso. Para esta categoría de la gente no hay prohibiciones, porque ellas no existen en el Universo. La persona puede hacer todo, pero no todo está permitido. El permiso es una barrera interna, un umbral, un límite, a través de que la persona no pasará de ninguna manera. Tales barreras insuperables son creados por el Yo Superior de cada uno de nosotros, significa, cada uno tiene las suyas, inconfundibles. Esto habrá la moral verdadera de la persona. Es decir, la ausencia de las prohibiciones de ningún modo es el permiso absoluto para hacer cualquier cosa. ¡La persona puede hacer todo, pero por cada paso responde por sí!

Para la gente ocupada por la autorrealización, que viven en el Mundo de las causas, (aquí y ahora) el sentido común será precisamente el sistema de las prohibiciones internas. Esta gente está conectada a su Yo Superior, que por los lazos inseparables está ligada a Dios, entonces, se encuentra siempre en el presente. El sentido de todos los tabú, que el Yo Superior da a la persona, consiste en no dejarle caer del flujo de la vida.

Y al contrario, la persona que ha caído del presente, es el volcán que borbota de las pasiones y la fuente inagotable de la adrenalina. Para ella todo lo que ocurre alrededor es una novedad absoluta. De aquí hay el salto de las emociones – del arrebatamiento indescriptible hasta el miedo bestial. Esto surge solamente porque la persona vive efectivamente en otra Dimensión, significa, sin la tolerancia se puede nombrarla un extraterrestre. Para tal hombre nuestro mundo es ajeno y hostil. Todo alrededor en realidad no le conviene. ¡Está obligado llamar al orden (que corresponde a sus representaciones) todos los circundantes y formar en orden de ordenanza! Piensa de sí mismo como de lo perfecto y lo acabado. Su objetivo es no esperar los favores de la naturaleza, sino tomarlos, y volver atrás los ríos 4 – esto son los detalles menudos. El problema global para él es el tomar el control del Universo, porque el sillón de Dios que era crucificado por él en la antigüedad bimilenaria hasta ahora está vacío. ¡Esta tintileante vanidad de vanidades y la angustia del Espíritu se llama la autoexpresión!

El suerte de tal persona es la secta, la religión, el partido, el movimiento. Su chapa es el acabar cualquier asunto hasta el fanatismo (hasta el absurdo). Ya que no tiene la intuición, no cree en nadie ni en nada. Si se tratará de Dios, tal fanático no creerá en Su pasaporte ni en Él. A él no se le resta más que de nuevo crucificar Dios para asegurarse personalmente de Su Santidad, habiendo visto el hecho de la Ascensión.

La concepción del mundo de esta categoría de la gente y el criterio de la veracidad en su comprensión se fundan en la ley simple y clara: “Está prohibido todo lo que no está permitido”. Es porque la vida en los límites del socium (la religión y el estado) para ella es una variante sin alternativa, únicamente posible. Quitar las anteojeras de los ojos, quedarse sin brida y látigo – para ella es como la muerte.

Para el electorado que está ocupado por la autoexpresión (que se gobierna por el encéfalo de mamífero), el nervio, el sentido común y el sentido de la existencia en general es el sistema de las prohibiciones externas como las leyes escritas y no escritas de la religión y del socium. Estas personas están privadas de los enlaces con el Yo Superior, entonces, están privadas de la intuición. No teniéndola, no saben pensar y analizar. En vez de ella piensan y solucionan las leyes y las autoridades del mundo circundante. Ya que todas estas reglas de la conducta eran creadas por otra gente en los tiempos inmemoriales y hace mucho han perdido el enlace con la realidad, todas ellas tienen relación con cualquier cosa, solamente no con el presente. Es natural que a la persona que les sigue, se le llevan del flujo de la vida.

Los budistas tienen un rito “Mata Buddha”, el que en realidad no tiene nada general con el asesinato. Simplemente la persona destruye en sí todas las ataduras con el mundo exterior, con todas sus autoridades y ídolos. Es evidente que los cristianos, los niños del Occidente pragmático y en grado considerable categórico han decidido funcionar operativa y cardinalmente para “ponerse a sí mismos en seguridad” de antemano. Qué era después, usted sabe.

Como nos hemos convencido en la práctica, la gente ocupada por la autoexpresión, no cree en sí. Habiendo venido a nosotros y habiéndose conectado al Sistema, ella puede recibir el resultado emocionante: evitar la muerte, habiéndose liberado de la tuberculosis crónica, el cáncer y luego volver las espaldas a nosotros y del Sistema. Por eso todas las exhortaciones como: “Demuéstreme, muestre la persona, a la que creeré” o “Tan pronto como yo reciba el resultado según la primera parte, en seguida tomaré todo resto”, para nosotros es el sonido vacío. El gasto vacío del tiempo son las visitas de tal gente a nosotros para persuadirse de nuestra existencia con sus propios ojos.

Y caer del tiempo (no entrar en la realidad) puede el presidente del estado, el académico, el Patriarca o el Papa. No está asegurada de ello la gente que ha venido a la Tierra incluso del Mundo de Dios. ¿Cómo después de esto juzgar los miserables y pobres? Si a esto añadir que entre el número total de la Humanidad los que se perdieron en el tiempo es la mayoría aplastante, se puede valientemente nombrar nuestra civilización la que se perdió en el tiempo, la que el viento se llevó.

En verdad, libertad es la categoría completamente interna que no depende de las causas externas, los factores y las circunstancias, e incluso – de la tenencia de las verdades y la información. El hombre que está preocupado por las búsquedas de la verdad, no teniendo libertad interna, queda satisfecho con las “guindas” de las emociones, dejando los "diamantes" de sabiduría propia. Esto se confirma por el ejemplo evidente del sistema de la enseñanza. Solamente aquí (estando bajo la vigilancia de la Nooesfera) la destinación de la Opción está reducida al mínimo, y el papel del estímulo al estudio y del irritante principal está jugado por las filas alineadas que apuntalan detrás de los competidores – las generaciones menores. Todo está puesto al autómata, no se puede atrasarse y caer del proceso para el par de los semestres o privar la gente de la muerte como la base de su estabilidad…

¡Como usted puede ver, en la comunidad de los mortales el objetivo, el sentido de la vida, el motor del progreso, el animador, el Salvador y el legislador es la Muerte! El medio cultural, moral (“la capa de un hombre en nosotros es muy fina”) son gastos de la instrucción primaria, es un camuflaje. ¿Puede ser, por eso suena tan mortalmente la lógica vivificante de la persona: “El fumar es un veneno. El veneno es una muerte. La muerte es un sueño. El sueño es una salud. ¡Fumen y bien provecho!” La sucesión (como la posibilidad de hallar el lugar bajo el sol) es posible, si solamente tu antecesor consintió morir. Probable, por eso aquí se honran así la memoria de los muertos, y la perspectiva de hallar la inmortalidad está trasladada a la categoría de las teorías infecundas y hipótesis.

Hace poco en el canal de televisión Discovery fue mostrada la película curiosa a este tema. En ella se trata de la epidemia de la peste en Europa en los siglos XIII – XVII. Las causas de su surgimiento fueron la incultura y la antihigiene al borde del salvajismo. Tales grandes capitales, como Londres y París, representaban las megapolis con la urbanización caótica y desordenada por completo, sin canalización. Ella era sustituida por las zanjas en el centro de las calles, por las cuales las inmundicias corrían libremente en los ríos y los lagos. De estos aljibes la gente tomaba el agua para beber y hacer la comida. Solamente la peste general podía poner estas ciudades en el aspecto decente, la peste que llevaba la amenaza de la muerte total. La muerte fue la causa que hizo la gente, comenzando del ciudadano ordinario y acabando el rey, reconstruir el modo de vida, reorganizar las relaciones recíprocas en la sociedad y elevar Londres y París de nuevo, según las leyes más nuevas de la arquitectura y la urbanística, las que surgieron como el encargo social. La muerte dio el impulso a la medicina moderna, los artes, los oficios y las ciencias. A todos los logros modernos en estos dominios la Humanidad debe su éxito a las epidemias de la peste. Como usted puede ver, la muerte es el motor del progreso para la gente que aspira a la vida.

La muerte es la Constante universal, la verdad en la última instancia. Que las ideas de la persona sean aceptadas por el socium, ella tiene que perder la vida como mínimo, y como el máximo – subir a la cruz. El secreto es simple, la Humanidad se encuentra enteramente y por completo en el poder de la Nooesfera estática, que en realidad es la Muerte misma! Es porque a cualquier epíteto terrestre excelente o la confirmación positiva se puede añadir valientemente – “con el signo de menos”. Aquí todo está formalizado y canonizado, los discípulos van fácilmente “al silbido” de cualquier maestro patentado por el socium. Por eso ellos tienen una afición tan fuerte “al reconocimiento público y la importancia”, no importa, de qué y cómo señalarse, lo principal es señalarse; ¡y eres en el favor! Aprender a arreglar con los otros las relaciones largas, no oficiales – es un asunto desagradable, y esto no es obligatorio. Pero escaparse de este pantano individualmente es la empresa completamente inconcebible.

Es probable que a usted le interesa la cuestión: “¿Y cómo a todo esto mira Dios?” Mira de la posición del más manso de todos los mansos. A Él se Le queda esperar – ¿cómo todo esto se terminará? Ya que Él no tiene los derechos ni las posibilidades de intervenir en la Opción de cada uno de nosotros.


1 Alphonse Allais (18541905) un pintor francés.

2 Mateo, 8 : 22.

3 Mateo, 5 : 5.

4 Hasta el año 1987 en la URSS había elaborado intensivamente el plano de la vuelta de los ríos boreales hacia el sur, a Asia Central.

 

Atrás Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007