¿Cómo no caer de “aquí y ahora”?

¿Cómo no caer de “aquí y ahora”?


Leyendo todas estas pasiones sobre “los que el viento se llevó”, en su cabeza da vueltas (es probable queda vueltas) el pensamiento – ¿cómo no encontrarse entre ellos (no hacerse el vagabundo parecido al cardo corredor)? ¿Cómo ser fijado en el presente?

¡Es posible hacerlo solamente a través de la comprensión y la acción!

Por lo visto, usted espera ahora que echaremos una retahíla de guardia sobre la necesidad de creer en Dios, observar Sus preceptos y amar a la gente. No echaremos, porque esto es la demagogia de la gente dirigible por el encéfalo de mamífero. Pregúntela a ella, cómo es posible encarnar esta teoría hermosa en la vida – y se le enviará a usted en las instancias: al principio al Evangelio, luego al cura y después – que usted esté dando vueltas, como en el cuento sobre el novillo blanco. El novillo en el cuento es blanco, pero el resultado de las carreras semejantes por el círculo no es tan semejante ni mucho menos, porque el principio de la autorrealización a modo de las carreras por el círculo es un rasgo principal distintivo, son los accesorios de las mismas fuerzas oscuras. Le recordaremos a usted que hay siete círculos del infierno, pero no se dice en ninguna parte sobre siete círculos del Paraíso. Es porque en el Mundo de Dios el principio básico del movimiento es por la espiral ascendiente, ¡pero no por el círculo! He aquí es la comprensión de la dirección y del principio del movimiento de la Evolución.

El momento siguiente de que es necesario siempre recordar: “¡Nadie tiene el seguro de estaré nunca entre rejas o mendigaré por callejas!”). En realidad nadie está asegurado de la caída. Es claro que caer es posible solamente de la altura, y bien, por lo menos de la altura del taburete, habiéndose ingeniado romperse a sí mismo la cabeza. Subir a la altura, de la cual es cómodo de caer, moviendo por la espiral – es imposible en general, porque te encuentras en el flujo de la vida. La única posibilidad de caer es el subir sobre la vida o ser llevado del presente que, en realidad, es lo mismo. Para esto basta hacerse presuntuoso un poco, habiendo trocado la pose del alumno en la pose del Maestro, viendo la vida de arriba hacia abajo. No se habla sin razón que “el asunto tonto es muy simple”, no es necesario tener la mente grande. Justamente el encéfalo de mamífero – el maestro consumado de los vuelos – no está sobrecargado por la mente por razón de su indolencia (aquí donde hay la premisa principal a “los sucesos de aviación”). La ponderabilidad de la mente (la cruz pesada de la sabiduría) es inherente al neocórtex, él no le deja a la persona echar a volar sobre la vida, aunque a él también le puede ocurrir cualquier cosa.

El modo y el criterio para identificar la presencia de su Conciencia en el presente existe, es accesible a todos y cada uno. Para esto basta imaginar o por lo menos sentir al lado de sí su doble energético, que en realidad es la Conciencia de la persona. Si el doble siempre está cerca o se pone en el lugar por la primera exigencia, se puede felicitarle, usted es capaz de dirigir este proceso y controlarlo. Habitualmente la gente percibe tal capacidad como la apertura del tercer ojo o el don de la clarividencia. En realidad, esto es nada más que la posibilidad más feliz de la persona por lo menos de verse de vez en cuando con la Conciencia en el presente, domesticándola gradualmente. La percepción, tanto como todo en este mundo, es relativa. La relatividad está dando por la orientación de la Conciencia del hombre, la cual puede ser espacial y temporal. La variante ideal de la percepción de la vida es cuando el hombre se pone a sí mismo en el punto de intersección de los ejes espacial y temporal de las coordenadas. ¡Precisamente este momento es la hora estelar de la Persona, la hallada de sí mismo y el nacimiento del Creador! ¿Por qué? Porque sus ejes espacial y temporal de las coordenadas toman la cuenta desde él, él los domina y comienza a crear el Mundo de las Causas.

Cuando la componente espacial de la Existencia (el Mundo Verdadero) pasa por alto la percepción de la persona, ella está obligada mirar a la vida, atándose al acontecimiento, la situación, el momento de la vida a través del prisma de la percepción y las sensaciones. La persona no es el Punto de referencia, el dueño de su vida, está obligada reconquistar y defender desesperadamente en el eje espacial de las coordenadas la zona (el capullo) confortable, donde le es tranquilo y relativamente confortable. En este caso ocurre un efecto de la percepción desfigurada en la junta de los ambientes. La persona no ve la vida real, tanto como el pez no ve el mundo real en el agua. El agua es su ambiente de la habitación. El mundo de la tierra firme, cuyo detalle es un aljibe, está disimulado de ella por el ambiente de la habitación – por el agua, su zona confortable. El mundo exterior para ella es invisible y espantoso.

Sólo tiene que liberarse de la percepción subjetiva del Mundo, habiendo salido del mundo de las sensaciones subjetivas (hablando más exactamente – habiendo dejado entrar en sí a la realidad objetiva), como la persona comienza a ver la vida verdadera, puede conocerla. Ella se hace para sí como el observador extraño, el naturalista y el Creador. Para esto tiene que decidirse al acto desesperado – abandonar una vez para siempre la zona habitual confortable. De este momento le es confortable en cualquier punto del Universo, en todos los tiempos. Este estado, cuando la persona es capaz de conocer la vida, en todas sus formas, las manifestaciones y reunirse con ella, habiéndose hecho la “medición de referencia” de sí misma a la “localidad” que, en realidad, es una Creación. Conocimiento de la vida se considera su escaneo con ayuda de la Conciencia cuando la persona tiene la posibilidad de penetrar profundamente en la esencia de los fenómenos, de los acontecimientos y los procesos, no parándolos, no destruyéndolos, pasando sin la preparación con el fin del estudio. Se puede matar lo vivo para la curiosidad, pero reunirse con ello – ay, ya es imposible. Tanto como es imposible nombrar “un Creador” al patologoanatomista – ¡incluso si sea imponderable!

El segundo eje necesario de las coordenadas para la “medición de referencia de sí misma en a localidad (a la vida)”, para el establecimiento de los puntos de referencia correctos de la Conciencia, es la orientación correcta en el tiempo. La orientación únicamente correcta es la adquisición y la comprensión del momento presente del tiempo. Esto significa que también es necesario simultanearse a sí mismo con el segundo eje de las coordenadas. La caída en el pasado cuando vives por los recuerdos o la partida en el futuro (vivir en las nubes), no es otra cosa sino la caída del presente. ¡Esto es igual al estado de la persona que yerra en la noche, cuando no hay ningunos puntos de referencia y no se ve nada! El modo más seguro ponerse a sí mismo en seguridad de los estados de urgencia semejantes es el conectarse al Yo Superior, que está unido con Dios, y Él echar a volar sobre la vida y la Evolución no tiene los derechos, no corresponde por ley. Significa, la conexión al Yo Superior y a Dios es la garantía más segura de nuestros enlaces con la vida, que no permitirá caer del presente.

El momento desagradable y el irritante principal para muchos es nuestra confirmación que el modo único, real y eficaz de hacerlo – es el conectarse a nuestro Sistema de la Armonización de la Persona y la Salud. Y el hecho de la presencia y la eficiencia del Sistema no se impugna y no se rechaza adie. A nosotros se nos incriminan dos “artículos” (del “código penal”): “Ustedes no son los primeros, los otros escriben lo mismo sobre ello” y “Ustedes no son únicos”. Las objeciones semejantes parten de la gente que pasó a nosotros “entre otras cosas”, haciendo el viaje apasionante por el círculo grande (¡precisamente por el círculo!). Ella colecciona los sistemas distintos, las escuelas y las tecnologías con la esperanza de encontrar “su vía” excepcional con objeto de la autoexpresión. Como usted puede ver, no es nada reprensible, además – esto no es nuestro contingente, solamente podemos desearle buena suerte.

Nuestro contingente es la gente que ha tenido tiempo para venir, venir cojeando, y alguien – llegar a rastras al Sistema “a las doce menos cinco”, en la fase final del calvario. Precisamente el calvario, porque en muchos conocimientos, no sobrecargados por la utilidad práctica, hay las tristezas grandes. Para tal gente “La Doctrina Secreta” y el Sistema de la Armonización es la verdad en la última instancia no porque le gusta así, desea creer o nosotros le hemos inspirado así, ¡pero porque, habiendo rebuscado por su propia mano todos los callejones sin salida, nada semejante ellos ha encontrado! Por eso para ella ya no le existe la Opción (como la lista o el surtido de los autores y las tecnologías) ni los deseos de buscar algo. Aquí esta gente se fija en el flujo de la vida.

No hay otros modos de traer a la persona en la Evolución, sólo a través de las adversidades y las desdichas. La verdad, hay las personas que tienen el nervio desde el nacimiento, les lleva la intuición, ¡pero para fijarse en el flujo de la vida les es necesario un gran valor! Los callejones sin salida y los callejones oscuros tienen la propiedad de tender un lazo. El valor es necesario para la persona que no vaya en tales callejones. “La Gente es capaz de llevar casi todo, cualquier cosa, si no tiene Opción. El valor es cuando usted tiene la Opción!” (Terry Anderson).


Atrás Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007