Los maestros y el Gurú como el instrumento de la destrucción del individuo

Los maestros y el Gurú como el instrumento de la destrucción del individuo


Como usted podía convencerse, a nosotros viene la gente con los destinos deformados y la mentalidad decaída. En la mayoría de los casos resulta que ella “se ha registrado” en algunas escuelas de salubridad, doctrinas, prácticas esotéricas o religiosas. Se la invitan a los seminarios distintos y los “entrenamientos” (trenings), donde se enseñan, como vivir justamente. A primera vista, es una obra buena, pero para la persona todas estas búsquedas de las verdades se acaban, al fin de cuentas, en el mejor de los casos, ada, ¡en el peor – por la degradación! ¿En qué es la causa?

La persona desde los tiempos más remotos es el Individuo que posee la concepción del mundo inconfundible, los rasgos y las cualidades individuales. En los libros no una vez notábamos que el Alma pasa la vía a los millones de encarnaciones no en el grupo de los estudiantes o excursionistas, sino en la soledad. Los maestros para ella fueron los oponentes del número de los semejantes a ella y los enemigos naturales. Todo este camino que no puede caber en la cabeza, representa los “entrenamientos” y los “ensayos psicológicos” continuos. Al nivel de la Persona le han llegado las Almas que les habían pasado con éxito. Esto significa solamente uno: los posesores de las Almas no habían sido aplastados, no habían sido puestos en la dependencia humillante o sin cumplidos – no habían sido comidos.

No hace falta pensar que en el nivel del ser humano razonable las reglas de la interpretación sufrieron los cambios un poco serios. Todo lo mismo, a no ser por la absorción física de un individuo por otro está sustituida por el avasallamiento de la Conciencia y la voluntad por el socium y la Nooesfera.

A la persona ya que ha hecho la vía bastante grande y ha ensartado tonterías, le es propia la aspiración encontrar la vía a la verdad, habiendo evitado los errores. Precisamente esto está prometido por todos los maestros y los Gurú. Pero en ello consiste el error más principal, porque todos hacen la gente que ha venido a ellos renunciar a la vía y le imponen su vía propia, como si justa y única. Ocurre un aplastamiento inminente del Individuo, al cual en vez de la ayuda en la búsqueda de su vía (que nadie puede saber), se impone la ajena, completamente inaceptable y desastrosa.

En realidad todos los maestros y los gurú, no sabiéndolo, están al servicio del socium y la Nooesfera. Nivelando, peinando la concepción del mundo de la multitud de gente, reduciéndolo a un común denominador (su propio, el de la Bíblia, Castañeda, Rerikh, la Blavatsky, pero de ningún modo al denominador de Dios), a la persona la privan de su Vía, transformando el Individuo en el tornillo obediente del socium y la Nooesfera. Hacer el regreso, hallando la fe en sí y habiéndose hecho el Individuo, – le es extraordinariamente difícil y a veces ya es imposible. Después de la realización de tal trabajo de educación con la persona sus programas personales se aplastan a cuenta de la quema de sus propias energías vitales y la energía del maestro. A menudo la persona comprende todo, pero no tiene tiempo para volver atrás, le falta la energía. Además de esto, la autoridad de todos los maestros y los instructores arriba mencionados se basa en la masa del tabú – las prohibiciones que forman en la Conciencia de la persona la multitud de estereotipos y miedos.

Y, al fin, la persona puede ser el Individuo solamente en el presente. Sólo tiene que llevarla del presente, como en vida se convierte en “el alma en pena”, el vagabundo como un cardo corredor. Lo que quiera que haga para el aumento de su imagen y status, la gente circundante no le percibirá seriamente. Es posible caer del presente muy fácil y rápidamente, pero para volver en él la persona tendrá que aplicar los esfuerzos enormes.

Por el conjunto de todas las causas nombradas no realizamos y no planeamos realizar ningunos seminarios y los trenings según el Sistema, donde podríamos poner a la gente en el camino de la verdad. Todo este alboroto se acabará inevitablemente por el mal. ¡Aunque no aplastaremos a la persona como el Individuo y no le impondremos nuestro punto de vista, ella inevitablemente, de los mejores impulsos se desviará de la vía! Además, no apetece que de nosotros se hagan los tontos que muestran los caminos.

¿Por qué nos mantenemos en nuestros trece tan persistentemente y hacemos a la gente pensar y aceptar las decisiones independientes? Para la Conciencia y el organismo las opiniones y las recomendaciones ajenas, si no es el resultado de la interpretación y análisis de la persona – ¡son los programas nocivos que desvían! Es porque toda aquella masa de las metodologías de salubridad publicadas en la actualidad, los sistemas, las escuelas, las doctrinas, que como si tienen la importancia aplicada, no sólo no ayuda a la mayoría de la gente, sino a menudo redoblan su estado. Sus fundadores no son los engañadores, porque precisamente gracias a sus trabajos prácticos ellos se han curado. Pero el secreto de su curación en el grado muy pequeño dependía de una u otra metodología. Ellos se han curado gracias a la comprensión.

¡Imagínese, qué vía del conocimiento y la interpretación ha andado cada uno de ellos, habiéndose quedado cara a cara con su enfermedad incurable! ¡Cuánto tenían que leer, pensar, analizar, comparar, probar a sí mismo! Durante este trabajo titánico ellos han preparado su organismo para la curación moral y psicológicamente. La persona ha dejado pasar la idea de la curación a través de sí, calentándola al rojo. Por tal modo doloroso ha informado la idea de la curación hasta cada célula, ha criado de ellas los combatientes preparados para batirse por la vida hasta la victoria. Además, durante tal trabajo este hombre ha hecho sobre las células del encéfalo la capa de la mielina, cuya presencia para el Mundo Tenue es el permiso de dar lo deseable. Y aún, dejando pasar a través de sí la idea de la salud, él era ajustado inevitablemente a la frecuencia individual del enlace con el Yo Superior y con Dios, la cual antes fue dislocada en el dominio de los “ruidos”. ¡Aunque sean hechas todas las etapas de este trabajo enorme, habiendo despreciado la última, el milagro sin participación del Yo Superior y Dios no tendrá lugar! Y el secreto más principal es que a este tiempo el hombre ha vuelto por completo en la actualidad, haciendo el Individuo. A él le vino en ayuda la última instancia como el Universo.

A la persona que ha cumplido las etapas enumeradas, esto todo le irá muy provechoso. Pero ya que el mejoramiento resistente de la disposición comenzó: cuando Malákhov para entonces bebía la orina, N. Walker – los zumos naturales, Sytin leía los justos mentales, Paul Breg hambreaba, y alguien usaba el Yoga, Chi Kung, cada uno de ellos decidió que ha encontrado la panacea. Hay una multitud de tales ejemplos y cada uno por separado ha llegado a la conclusión qué precisamente su método ayudará a la gente y ya es hora de hacerse el gurú, escribir los libros. Pero como ha mostrado la práctica, todos ellos se perdían concienzudamente, no sabiendo el mecanismo verdadero de la curación. Que llegar a ello, les quedaba hacer el pasito pequeño – mancomunar sus esfuerzos para recibir el Sistema de la Armonización de la Persona y la Salud. ¡Que no coincida en el nombre, sino según el sentido y el espíritu nada otro debió resultar en general! Esto es como en la disputa del elefante:

Un elefante se hallaba en un edificio oscuro.
Ciertas personas de la India lo habían traído para una exposición.
Mucha gente se introdujo en este oscuro lugar con la intención de verlo.
Cada uno estaba acariciándolo con sus manos en la oscuridad, ya que era
imposible verlo con los ojos.
En el caso de una persona, cuya mano había alcanzado la trompa, dijo,
Este ser es como un tubo de desagüe”.
Para otra, cuya mano se posó en la oreja,
le pareció como un tipo de abanico.
Así como para otra persona, cuya mano estaba sobre la pata, indicando,
Percibo la forma del elefante tal y como un pilar».
De nuevo, alguien que colocó su mano sobre su lomo, dijo,
Definitivamente, este elefante se asemeja a un trono”.

ad-Din Muhammad Rumi1

Cada uno quien quiere recibir el resultado análogo, tiene que comenzar no del trabajo con las metodologías y las tecnologías que sobreentiende la tentativa de cambiarse a sí mismo por la influencia de afuera. Se debe comenzar seguramente de la interpretación y análisis, ¡porque cura no la panacea, sino la persona está curada por la Vía de la comprensión que va de dentro! Todo lo dicho toca en gran medida a la gente que desea asimilar nuestro Sistema.

Si volver a la parábola sobre el niño que disparaba precisamente al blanco, la gente que ha creado las metodologías del autosaneamiento, no sabiéndolo, se ha aprovechado de su método. Creando sus sistemas, como si dibujaba los círculos concéntricos del blanco alrededor de sí misma, al fin y al cabo, habiéndose encontrado precisamente en la “decena”, no saliendo de la casa. En el Oriente a esta Vía se la llaman No-acción (“no ensartar tonterías”) que en una lengua más clara suena como la autorrealización en el presente, la que tiene origen seguramente del centro. Si usted ha observado esta regla simple, puede afirmar valientemente: “¡Yo soy!”

Como usted puede ver, después de un minucioso examen aquí no hay ni señal de secreto. ¡La persona que se ha fijado a manera de la flecha en cualquier punto del espacio – es el Individuo! Sí, el Individuo en primer lugar que declara: “¡Yo soy!” (soy, porque estoy viviendo en el presente). Luego forma alrededor de sí la situación, los acontecimientos, a manera de los círculos concéntricos del blanco, no siendo dependiente de quién ni de qué. Esto tiene relación con cualquier tipo de la actividad y la profesión, y con la vida en general. Tal persona se hace el Creador, porque funciona a la imagen y la semejanza de Dios. ¡Bueno sería esto, si nuestro Dios, en vez de crear sin demora, crear alrededor de Sí el Universo, comenzara a buscar aquél quién Le creará y Le pondrá en la “decena”, habiéndole designado Dios!

Todos los discípulos de los padres-fundadores de las doctrinas se han asemejado al caballero, que ha borrado las suelas de muchos pares de las botas, pero no aprendió a dar en la decena del blanco como el niño, aunque pasó la mayor parte de la vida en la vía y se había entrenado mucho. Este modo de la solución del problema se llama la autoexpresión. La persona se asemeja a la flecha en las manos ajenas, la cual debe ser lanzada precisamente en el blanco, ¡y entonces en la “decena” tal hombre se mostrará a sí y se dará a conocer! Permítame preguntar, ¿de qué modo y cómo? Este potroso, si se encontró en el centro del blanco, es solamente un mimado del destino, un juguete en las manos ajenas y un rehén de las circunstancias. Que incluso él caiga en la situación más feliz y óptima para él, pero en cualquier caso ella está formado no por él, significa, no está bajo su dominio de él. Las manos ajenas le han dado en la “decena”, y ellas lo arrancarán de allá en el momento más inconveniente.

¡Cuál de estas vías será elegida por usted, aquélla se hará su Opción de usted!

La disputa del sabio con el timonel (Rumi)

Había una vez, en India,  un hombre muy culto,
Que sabia muchas, muchas cosas
Y tenia que cruzar un río y para hacerlo,
Alquiló una barca a un barquero para que le pasara.
El barquero empezó a remar para llegar a la otra orilla.
Y mientras estaban cruzando el río los dos,
El hombre tan sabio le decía al barquero:
Oye, ¿sabes leer y escribir?” – ”No”.
Pues has perdido un cuarto de tu vida”.
Siguieron remando y remando.
¿Sabes pintar?” – “No”.
Estaba leyendo un libro y le dice:
Fíjate que poesía tan maravillosa. ¿Eres poeta?” – “No”.
Has perdido media vida”.
Al cabo de un rato, cuando estaban en medio del río,
Le dice el barquero al sabio:
¿Sabe usted nadar?”
Y el sabio le dijo: ”Pues, no”.
Pues lo siento, ha perdido usted toda su vida,
Porque la barca se está hundiendo”.

1 Jalal ad-Din Muhammad Rumi (1207 – 1273), un célebre poeta místico musulmán y erudito religioso. .

 

Atrás Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007