El hombre y la mujer son dos mitades de todo único

El hombre y la mujer son dos mitades de todo único


¡En lo necesario hay la unión,
En lo dudoso hay la libertad,
En todo hay el amor!

Marco Aurelio1


Si es posible generalizar y formular tal noción como el amor, Aurelio ha sabido expresarlo del modo más suerte:

“En lo necesario hay la unión”. Es probable que nadie tendrá las objeciones. Lo más necesario es la Vida, su Fuente es Dios. Significa, la unión con Ellos se sobreentiende sin ninguna duda, para qué no son necesarias las exhortaciones y las pruebas, como se dice, default.

“En lo dudoso hay libertad”. Aquí también es difícil objetar. En la vida no hay ningunas prohibiciones. Las leyes y los preceptos no es un obstáculo, porque la única ley para todos es la Opción de la persona. El criterio de la corrección de la Opción es la intuición que en las situaciones críticas le crea a ella las barreras, de cuyos límites ella no puede pasar. La intuición sopla a la persona la Opción correcta en todos los casos dudosos (y la persona tiene la mayoría aplastante de tales casos). La desgracia es sólo en lo que la persona hace la Opción, fundándose en la ventaja momentánea, según el principio “está bien – está mal”. ¡No teniendo ante los ojos el cuadro general de lo que ocurre, no poseyendo las prácticas y las posibilidades para el monitoring (análisis) de la situación, la persona recibe de la “buena” Opción de hoy la “mañana” inservible! ¡Y que le vamos a hacer aquí, es necesario pagar por la libertad de la Opción!

“En todo hay el amor”. Habiendo leído “Diez Pergaminos” de Og Mandino, comprendes que es imposible nombrar todos nuestros valores humanos a modo del amor solamente a aquéllos quién nos dice y nos hace agradable. Lo más probable, es el egoísmo puro.


1 César Marco Aurelio Antonino Augusto (121 – 180) – fue emperador romano desde el año 161, filósofo.

 

Atrás Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007