En la naturaleza todos los procesos están sometidos a las leyes de la ritmodinámica, es decir, tienen la naturaleza de ondas

En la naturaleza todos los procesos están sometidos a las leyes de la ritmodinámica, es decir, tienen la naturaleza de ondas


Los procesos económicos no es la excepción. Cuando se encuentran en la fase positiva, el éxito le acompaña a usted, el dinero le corre a usted como si por sí mismo. Pero tan pronto como pasen en la fase negativa – tiemble: para usted se comienza el estancamiento de los asuntos, sus ahorros de usted se disuelven como el espejismo en el desierto. Y todos sus esfuerzos para salvarlos se acaban ada.



El uso del principio del diezmo y la inversión de sí mismo es capaz de defenderle del enclavado de la vida y dar la posibilidad de estar constantemente en la cresta de la onda de la vida, quedándose su favorito. A la gente rica de los países de la CEI 1 (y no sólo) será útil de resguardarse a sí misma y su business con la ayuda del programa que ofrecemos. Si usted no es seducido por la perspectiva de tener en calidad de raíz básica que alimenta los ingresos estables por medio de la reproducción del dinero, aprecie la participación en el programa como la inversión de sí mismo con la ayuda del diezmo. Es decir, use este programa en calidad de la financiación complementaria. Habiéndolo renunciado en absoluto, la persona arriesga encontrarse sin soporte, habiendo caído con la cresta de la onda. ¡El mimado del destino no es una profesión y no para mucho tiempo! Pero habitualmente se enteran de ello tardíamente, postfactum, cuando es imposible cambiar algo.

En cuanto al dinero, habiendo leído los materiales y los cálculos, dados en nuestro “Sistema de la armonización de la persona con el mundo exterior”, no hace falta poner los ojos como dos platos y decir que tener tales ingresos – es el dominio de la ciencia-ficción. Simplemente hasta ahora sabíamos solamente una propiedad del dinero – su valor nominal, por el cual los intermediarios de todo género venden a la gente lo a que ellos han sabido acostumbrarnos. Pero el dinero tiene otro lado. Es dotado de la propiedad de la autorreproducción activa (a condición de su colocación en el medio de las relaciones felices de mercado). En este caso se pone en marcha el efecto de la sinergia, donde 2 + 2 = no 4, sino como mínimo 5. Además en esto no hay nada asombroso. De esta propiedad del dinero hasta ahora se la disponían, de una forma monopolizada, solamente las estructuras estatales, financieras y comerciales. ¡Mire, cómo ellos se engordan, qué ejércitos se mantiene, qué programas espaciales están puestos en marcha! ¿Y que, todo esto se hace gracias a nuestros impuestos sobre la renta de la persona física? Es poco probable. Simplemente ellos usan la propiedad natural del dinero – reproducirse a sí mismo las veinticuatro horas. El dinero + los porcentajes + los porcentajes a los porcentajes, etc.

Puede ser que habiéndolo leído, algunos de ustedes querrán objetar y derribar, aunque ningunas objeciones que el dinero es necesario personalmente para usted, por lo visto, no serán. El problema está no en usted, sino en aquellos programas rudimentarios del socium, los estereotipos, “el vigésimo quinto cuadro” (se puede nombrarles de maneras diferentes), que se imponen genéticamente en nosotros por la sociedad. Y el programa más nocivo de ellos es que el dinero es el mal y es necesario de todas maneras librarse de él. Este programa obliga a la persona a manejar desdeñosa y ligeramente (¡mejor dicho irreflexivamente!) el dinero, gastándolo, por la recomendación insistente de la publicidad, para cualquier cosa y según el consejo de los clérigos – ¡exclusivamente para las obras buenas! Por la mañana siguiente no se queda otro recurso que, habiendo saltado de la cama muy temprano, correr al trabajo que por "el trabajo honesto” ganarse “el pan”. Si observamos con atención, el trabajo honesto está nombrado el trabajo donde está esponsorizada la muchedumbre de los intermediarios (los mismos seis generales, a los cuales alimentaba el patán del cuento de M. Saltykóv-Shchedrín2). Precisamente ellos tratan de hablar a usted al oído a través de los estereotipos: “No vayas a ellos, te enseñarán a lo malo”. Y malo en su comprensión es que a la persona se la enseñarán acoger a sí misma y a su dinero con reflexión y conscientemente, la enseñarán aumentarlo. Y lo principal es invertir el dinero en sí, en vez de en los “generales”.

Así, el obstáculo principal en la vía de la solución de sus problemas financieros no es su inhabilidad de ganar el dinero – porque usted no ha encontrado el trabajo “bueno”. No hace falta culpar los jefes nocivos, la Duma del Estado, la imperfección de las leyes, los presidentes que ellos se preocupan malamente por usted. En todo es culpable su no preparación interna para solucionar los problemas materiales por cierta “otra” vía que difiere de los programas del socium, los que son dispendiosos para usted. Precisamente esa no inhabilidad se demuestra en engarabitar los dedos: que usted no se ocupará de “esto", porque... La objeción más irresistible y salvadora para la persona hay habitualmente: “Este asunto es bueno, merece la pena. Yo me ocuparía de él, pero en el momento actual no tengo dinero”. Toda la cuestión no está en lo que la persona no tiene dinero en general. Ella lo tiene para cualquier cosa, pero no para el asunto. A veces sobre nuestras cabezas llueve la ira “justa”: “¡Cómo ustedes se atreven a ofrecérmelo!” Y el sentido solapado de “ello” y de todas sus objeciones en general es su no preparación para recibir la independencia, que difiere muy inesperada y cardinalmente de sus costumbres y estereotipos. En este caso usted tendrá que guerrear con sí mismo. En primer lugar decida – qué quiere usted en realidad y si quiere algo en general. Comprenda, quién y qué es usted en esta vida y qué usted quiere recibir de ella. Por lo visto, mucha gente todavía no meditaba sobre esto.

En realidad, el dinero es inmortal, como, además, la persona, solamente hasta ahora esto fue el misterio más terrible, escondido escrupulosamente de nosotros. De otro modo el día, cuando la persona se hará rica, inmortal y, entonces, independiente, será el día de los funerales de todas las estructuras intermediarias comerciales y otras, sobre las cuales se indicaba más arriba. La verdad es que ellas no todas reconocen en gran medida, en qué están sentadas.

Los científicos, habiendo contado la ración de día en las calorías de la persona media, también fueron en el callejón sin salida. Resultó que tal volumen de la energía, el que se elabora por el organismo de la comida absorbida, no será suficiente ni para un mecanismo que se mueva del lugar. A cuenta de cuáles fuentes de la energía la persona no sólo vive, sino crea y haga, para la ciencia hasta ahora es una gran adivinanza.

La fuente es la misma – conocida por usted la energía mental. Su trabajo está fundado en el principio de la sinergia, donde el axioma es 2 + 2 = 5. Por eso lo más difícil para la persona que está conectada al Sistema de la Armonización de la Persona y la Salud e intento de juntarse a la fuente de la autorreproducción del dinero, surge habitualmente la necesidad de renunciar al axioma habitual par todos, donde 2 + 2 = 4 y no hay nada inesperado. ¡En verdad, nos atormentan no las cosas, sino las representaciones sobre ellas! La complicación principal para la persona consiste en la renuncia de las representaciones viejas y en el acceso crítico a las indicaciones del calculador. Precisamente en esto y no en ciertas materias altas.

Aquí hace falta hacer la digresión histórica. Más de cincuenta años la ideología soviética predecía la quiebra rápida del sistema capitalista. Claro, y allí no todo pasa sin obstáculos, sino no le amenaza la bancarrota financiera. Al contrario, el sistema soviético, con su dispositivo potente ideológico, ha sufrido un fracaso. ¿Sabe usted, qué era la causa de ello? Solamente que nuestros bosses de partido contaban el dinero (ganado no por ellos) en los calculadores, donde 2 + 2 siempre era igual 4, y los capitalistas malos en sus calculadores en el total siempre tenían por lo menos 5. Es extraño solamente lo que nadie hasta ahora lo notaba. Partiendo de esto, no hay nada malo, si aprendemos a los especialistas reconocidos a arreglar nuestros asuntos, en vez de la charlatanería, es más que no en detrimento de sí.

En el mundo siempre hay una desigualdad económica de la gente. Se puede dividir la posición económica de la gente en la sociedad en cuatro clases:


  1. Los superricos.

  2. Los ricos.

  3. Los medios.

  4. Los pobres.

 

La gente superrica compone solamente 10 % de la populación de la Tierra. Las clases restantes tocan como parte 90 %. La causa principal de tal desequilibrio es la mentalidad de la gente, las mismas orientaciones psicológicas que llenan su Conciencia.

Las orientaciones psicológicas son de dos aspectos:


  • las orientaciones de los pobres (el pensamiento de los pobres);

  • las orientaciones de los ricos (el pensamiento de los ricos).

 

Según estas orientaciones la gente ocupa uno u otro nicho económico.

La persona pobre aspira a la riqueza y sueña con ella, pero, habiéndola obtenido, la pierde rápidamente, porque piensa por las categorías del pobre. “Es débil en su espíritu aquél, para quién la riqueza es superior a sus fuerzas”.

La gente rica que tiene los bienes grandes, puede perderlos al instante precisamente por sus orientaciones psicológicas, por su inhabilidad de manejar el dinero. ¡La posesión por la gran cantidad del dinero todavía no es la riqueza! La mayoría de la gente rica en el espacio postsoviético trabajan para el dinero, pero es su éxito pasajero y la riqueza transitoria. Todo es por aquella razón que (como ella considera) una pintura es más importante que un pintor.

La riqueza verdadera, es decir, la superriqueza, comienza entonces cuando usted piensa como la persona rica, cuando su dinero trabaja para usted. Solamente en este caso la riqueza se reproduce a sí misma, y usted dirige este mecanismo razonablemente y con conocimiento del asunto. Se puede recibir esta habilidad por herencia, pero también es posible aprenderla.

¡Todo esto está bien! ¿Pero cómo salir del círculo encantado, en que, cómo en la reclusión, está el 90 % de la gente y cómo caer en la clase de élite de los superricos?

Para ello es necesario cambiar su propia orientación psicológica.

¿En qué consiste la diferencia entre el pensamiento de los pobres y el de los ricos?

Para establecerse en la componente económica de la vida, la gente construye su modo de pensar por medio de la colocación de las prioridades de tres componentes de su posición económica. Son:


  • la estabilidad;

  • la seguridad o el confort;

  • la riqueza.

 

En la URSS antigua la gente, recibiendo su 10 % legal (de lo ganado realmente) como el sueldo, arrastraba una existencia bastante lamentable. Fue como unas pascuas tener el sueldo aunque bajo, pero estable, que la defendía de la miseria completa. La estabilidad y la seguridad semejantes eran dadas por la formación, el trabajo, el cargo, por eso toda nuestra gente ya por costumbre pone los valores económicos en el orden siguiente:


    1. la estabilidad;

    2. la seguridad (el confort);

    3. la riqueza.

 

¡Y esto es el pensamiento de los pobres!

Esta gente en primer lugar crea para sí la estabilidad y la seguridad de su posición económica por medio del trabajado asalariado. Con la ayuda de esta estabilidad ella crea a sí la seguridad y el confort, los que la defienden de la intervención en su vida de todo lo nuevo. La riqueza en su Conciencia está en el último lugar. Ella no es significativa. Y no es nada extraño: siguiendo la moral cristiana, da vergüenza ser rico cuando alrededor todos son pobres. Sin embargo, la ley fundamental de la naturaleza dice: “Todo que no es significativo y no está reclamado, se atrofia”. He aquí el porqué esta gente, soñando con la riqueza, nunca se hará rica. Y la riqueza de ella se marcha, lo que quiera que haga. Y aunque la gente con el pensamiento semejante reciba esta riqueza, la pierde junto al primer desplome del mercado.

El pensamiento de la gente superrica pone las prioridades de los valores económicos del modo siguiente:


  1. la riqueza;

  2. la seguridad (el confort);

  3. la estabilidad.

 

Esta gente aspira en primer lugar, habiendo acumulado un capital, ponerlo en circulación que el dinero trabaje para su propietario. Solamente habiendo desarrollado el volante financiero, la persona crea la seguridad y la estabilidad, habiéndose rodeado de confort. ¡Todo esto en conjunto le abastece a ella la seguridad y la posición estable en el futuro!


¿Cómo la diferencia en el pensamiento influye

en la longitud de la vía a la riqueza?

 

La riqueza es un riesgo. Quién no arriesga – ¡nunca se hará rico! El riesgo está ligado precisamente a la ausencia del salario constante (al principio). Por eso la persona con la lógica del rico aspira a los conocimientos, a la adquisición de la experiencia para dirigir el proceso. Para ser rico, aprende constantemente.

La gente con la mentalidad del pobre tiene miedo de arriesgar, no teniendo la “retaguardia” abastecida. Todos su energía y ardor se marchan para reforzar la “retaguardia”, y para la riqueza no se queda las fuerzas ni las energías. Tales hombres no tienen fuerzas y el tiempo para la adquisición de los conocimientos necesarios en el control de la riqueza. Y si sienten que no pueden dirigir sus bienes, soñando con la riqueza, en realidad tienen miedo ante ella.

Arriesgar o no arriesgar – es su Opción de usted. Solamente es necesario comprender que precisamente el dinero es el equivalente material, el criterio de su realización creadora en esta vida. Sólo aquél tiene el dinero quién sabe realizarse a sí mismo como el Individuo. El dinero, además a todo, lleva en sí la información sobre el grado del éxito de la realización creadora de la persona en las encarnaciones pasadas. En esto no hay nada asombroso. Él como el producto de la energía mental es el indicador no tanto de su nivel o cualidad como de la habilidad de trabajar con ella en el plano de la reproducción.

Quiere usted tener el dinero – se haga el Individuo activo y creador, no tenga miedo de arriesgar. En el mundo subjetivo de las consecuencias el riesgo figura como una señal de la tontería y la sinrazón, ¡y en el Mundo de las Causas es un elemento del trabajo creador!

 

La pobreza es un problema, pero la riqueza de ningún modo es el menor

problema


A usted se ha quedado escoger, qué problema para usted es más agradable para solucionar.

Si usted soluciona el problema de la pobreza, no obtendrá el éxito en cualquier asunto, y entonces – en la vida. Usted quedará para siempre el infortunado pobre.

Si soluciona el problema de la riqueza, obtendrá el éxito en cualquier asunto, pero al principio le es necesario cambiar su modo de pensar. ¿Cómo es posible hacerlo?

1. Usted debe tomar la resolución – qué para usted es más importante, la pobreza o la riqueza, es decir, poner correctamente los valores económicos y las prioridades. La riqueza debe estar en el primer lugar.

2. Tendrá que luchar un rato con los pensamientos que producen los miedos y la incertidumbre.

La lógica del pobre es discreta. En ella prevalecen las orientaciones discretas, no ligadas lógicamente, que se alimentan de los impulsos del miedo. Significa, esta lógica le divide y separa de su éxito y riqueza, porque para ella es inherente el principio “¡Divide y domina!” Realmente, cuando la persona para el mantenimiento de su estabilidad económica trata de arraigarse en cualquier asunto, está mucho más tranquila cuando todos los rivales (los competidores) son eliminados. Muchos comienzan de esto, metiendo la masa de fuerzas y energía en su eliminación. La lógica del hombre superrico es la que une, creadora. Él comprende que es posible llegar el éxito solamente conjuntamente, con la ayuda de los correligionarios. Por eso usa activamente los consejos de otra gente, su ayuda y conocimientos.

Para desarraigar en sí la lógica del pobre, recuérdese a sí mismo más a menudo que usted soluciona el problema de la riqueza. Repita mentalmente: “Este mundo es el mundo del dinero, el mundo de la riqueza. Soy su partícula. En él siempre habrá mucho dinero para mí. Escojo la riqueza. Así ordenó Dios. En nombre de Dios. Amen”. Es deseable imaginarse a sí mismo como rico, rodeado por la abundancia y el lujo, sentirse a sí mismo el dueño de este lujo.

3. Comenzando el asunto nuevo, eche fuera todos los miedos y las dudas arrastradas por la lógica de los pobres. Cualesquiera miedos y dudas pueden ser superados solamente por la “acción”. Haga, que incluso sean desgraciados – pero los pasos al logro del objetivo, solamente no esté con los brazos cruzados y no se esconda de los problemas corrientes tumbado sobre el sofá ante el televisor. A pesar de todo, tendrá que solucionar los problemas, tarde o temprano. Los solucione hoy, mañana ya puede ser tarde. Dos veces fortuna no viene. Se sienta a sí mismo próspero en el asunto. Cree en sí la seguridad que no es uno, cerca de usted hay los correligionarios, en cualquier minuto preparados para prestarle ayuda. No solucione los problemas solo. Busque las respuestas a sus preguntas, dirigiéndose hacia sus compañeros, colegas en el asunto. “¡Para que usted tenga lo que usted no tenía nunca, es necesario hacer lo que no hacía nunca y cesar hacer lo que usted hacía cada día!”

4. No se comunique con la gente contagiada por el virus del pensamiento de los pobres. Se comunique solamente con aquél, quién posee la lógica del rico. ¿Quiere usted hacerse rico? Busque los ricos para la comunicación. Son sus correligionarios.

Sólo después de esto es posible contestar a la pregunta: “¿Dónde encontraré la gente necesaria para mí?”

Usted la encontrará entre aquéllos quién piensa como el rico.

Al principio, usted mismo comience a pensar así, entonces los correligionarios le tenderán a usted: lo semejante se aproxima a lo semejante.

Acuérdese que la gente a la cual usted quiere invitar en su negocio, puede poseer la lógica del pobre. Por eso no tenga prisa en reeducarla, no se apresure en aconsejarse con ella.

Al principio, escoja su Vía propia. Haga su Opción. Tome la decisión y se afirme en ella. El éxito del asunto depende solamente de su Opción, de su decisión y firmeza.

El éxito vendrá cuando usted será preparado moralmente para él, será preparado para aceptar lo a qué usted aspiraba, y esto no es el hecho, sino el proceso. Entonces habrá una gente que le tenderá a usted. ¡¡¡Todo depende solamente de usted!!!

¿Cómo es posible cambiar la lógica del pobre a la lógica del rico?


El rico invierte (deposita) su mínimum vital (diezmo) en sí. El pobre lo gasta en cualquier cosa, creando la ilusión de la estabilidad material. Pensar como el rico – vale decir, siempre recordar de sí, sobre el mantenimiento de sí por el mínimum vital necesario. El rico nunca gastará su “diezmo” para satisfacer sus caprichos. Él lo invierte en la reproducción del dinero. Cuando esta reproducción dará los sobrantes, aquí entonces el rico puede gastarlos en sus caprichos, y hasta que ello ocurra él usa el mínimo del bien material, pero como antes continuará invirtiendo toda su existencia en caja como el “diezmo” en la reproducción del dinero. ¡El rico siempre es fiel a estos sus principios!

El pobre, a distinción del rico, aspira a invertir el “diezmo” en la creación del confort y la visibilidad del bienestar. Él deposita el dinero en la compra de la casa, el apartamento de élite, compra el supercoche, se apresura en hacer la reparación general moderna, etc. El dinero pierde su función de la reproducción, por lo tanto, desaparece como un espejismo. El pobre se queda pobre.

¿Quiere usted ser rico y quedarse tal siempre? Aprenda a usar hábilmente el “diezmo”. Su presencia cambiará su lógica (de la orientación del pobre a la lógica del rico), precisamente en ella usted encontrará aquella estabilidad, teniendo miedo de perderla. La paradoja consiste en lo que usted tiene miedo a perder lo que no poseía nunca – ¡tendrá que hallar la estabilidad usted!

La riqueza siempre provoca la envidia evidente o secreta de la gente, ¿pero quién le impide conocer los secretos del “diezmo” y usarlos hábilmente? Aprenda a ser rico. Cada uno puede hacerlo, es dentro de su fuerzas.


1 Comunidad de Estados Independientes (CEI), es una organización supranacional compuesta por 12 de las antiguas 15 Repúblicas Soviéticas, con la excepción de los 3 estados bálticos: Estonia, Letonia y Lituania.

2 Mijaíl Saltykóv-Shchedrín (1826 – 1889), un escritor ruso.

 

Atrás Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007