La acción de la Ley de la Unión en la práctica

Capítulo primero


La vía del perfeccionamiento espiritual

como la ven el Mundo Tenue y Dios


La verdad en la política no es lo que se dicen en voz alta,
sino lo que se esconden escrupulosamente.

 

La acción de la Ley de la Unión en la práctica

Tocaremos una vez más a la Ley básica espacial – la Ley de la Unión, que de otro modo se nombran las Leyes de la Conservación. Ella y solamente ella permite formarse a sí mismo como el Individuo armonioso, armonizar el espacio alrededor de sí mismo, abasteciendo por lo mismo una cualidad más alta de la vida. Fuera de la Ley de la Unión no vale la pena soñar con alguna felicidad ni alguna prosperidad. Si quieres que tu vida sea llenada con la felicidad y el bienestar, aprende a observar la Ley de la Unión. Y es necesario observarla no sólo en una cierta dirección de la vida; bajo la jurisdicción de la Ley se encuentran todas las manifestaciones de la vida. La persona se apasiona por las prácticas distintas de salubridad, pensando con inocencia que otras partes de la vida serán solucionadas por sí mismas. ¡No! También es necesario solucionar otros aspectos de la vida. Nadie por usted resolverá el problema de las relaciones recíprocas con la gente, sin qué el problema de la abundancia monetaria es prácticamente una cuestión sin resolver. Es necesario examinar detenidamente todas las cuestiones por sí mismo y obtener el éxito, utilizando el efecto creador de la Ley de la Unión. Su conocimiento de ella, la educación de sí mismo en concordancia con esta Ley, – es una garantía de que todo el Universo le vendrá a usted en ayuda y le prestará defensa, y usted no hallará un mejor aliado. El Universo a tiempo le indicará en las perspectivas desfavorables, las vías indoloras de la salida de ellas, indicará las vías del desarrollo favorable y la aplicación de las fuerzas creadoras. Sin tal apoyo potente usted está condenado a las pérdidas constantes, las privaciones y los sufrimientos.

Muchos, apasionados por el perfeccionamiento espiritual, conceden la atención grande a la búsqueda de la vía propia del desarrollo. ¡Esto es justo! Cada persona debe aplicar en el volumen suficiente el conocimiento individual de la vida para venir a Dios y reunirse con Él. El camino de 1.000 li comienza del primer paso hecho por la persona misma. El Camino a la Evolución comienza del conocimiento y la observación de la Ley de la Unión en todos los aspectos de la Existencia, también por la persona misma. Sin ello no vale la pena pensar sobre cualquier perfeccionamiento espiritual. Habiendo comenzado el estudio de las prácticas espirituales sin conocimiento de la Ley de la Unión, la persona continúa quedándose en el laberinto de las emociones, las ilusiones y las deducciones. No puede aplicar los conocimientos recibidos en la vida, lo subjetivo de tal persona se encuentra en la contradicción con lo objetivo, he aquí la vida la lleva por el círculo kármico. Significa, la vida será un jaleo constante y una confusión.

Es posible salir de debajo de la dependencia kármica solamente por un modo – conociendo la Ley de la Unión y cumpliéndola sin objeción. ¿Qué esto significa? En todos los aspectos de la Existencia la persona debe ser acompañada por la armonía creada por ella misma, en vez de recibida de alguien. El logro de la armonía comienza:


  1. De la transformación de sí mismo por medio de la eliminación de la percepción subjetiva de la vida, cuya base son los estereotipos, el ego, las orientaciones y las convicciones categóricas. Esto es la primera etapa del desarrollo evolutivo. Su base está compuesta por el perfeccionamiento personal, el conocimiento de los modos de mantener el cuerpo en el estado sano (la gente con el cuerpo enfermo no es necesaria a Dios), de la formación de los programas personales de la comprensión de la realidad.

  2. Del establecimiento de las relaciones recíprocas armoniosas largas con la gente, con el fin de la creación del círculo de los correligionarios, en el que funcionan las leyes de la ayuda mutua y el apoyo. Usted, junto con ellos, aprende a tomar de la vida lo que es necesario: en primer lugar, hallar la independencia financiera (precisamente la presencia del dinero ganado junto con el grupo de los correligionarios, indica al grado y la plenitud de la observación por usted de la Ley de la Unión). Sin crear el grupo de los correligionarios no vale la pena decir sobre el conocimiento cualitativo y la aplicación de la Ley de la Unión. Solamente la asociación interpersonal de la gente alrededor de la idea general, la causa común, es capaz de pulir el Alma de cada uno, habiéndola hecho cristalina, sin cualesquiera vicios puros y aspiraciones egoístas. Es la segunda etapa del perfeccionamiento de la Conciencia. A ella le vendrán pocos; precisamente a ellos, a cada uno por separado, por la medida de su preparación, por orden de Arriba (del Mundo Tenue) será dada la Segunda etapa del Sistema, que abastecerá la posibilidad de una dirección más perfecta de la salud y su Evolución.

  3. De la superación exitosa del Nivel Kármico, sin que la reunificación con el Yo Superior y Dios es imposible. Se puede superar este Nivel solamente habiendo asimilado exitosamente los primeros dos puntos. En este caso usted ya se encuentra bajo la protección del Mundo. Muchos mientras tanto no ven la diferencia entre las creencias en la existencia de Dios en el nivel de las declaraciones y los conjuros – y la reunificación (cooperación) real con Él, por medio de la adquisición del canal del enlace con el Ente Superior. La diferencia es así como entre la invocación al crucifijo mudo – y al Hombre vivo. La reunificación con Dios es posible solamente en aquel caso cuando en cualquier asunto Él, como si invisible, está presente cerca de usted, Crea junto con usted, cuando usted con Él componen un todo único. La sensación semejante puede ser llegada solamente por el Alma pura; en caso contrario la persona siempre contará solamente con sus propias fuerzas y creará por los intereses egoístas que contradice a los objetivos de la Evolución.


Nuestros libros de la serie “La Doctrina Secreta de los días del Apocalipsis” y el Sistema de la Armonización de la Persona dan la posibilidad para todos los deseosos de conocer la Ley de la Unión y llevarla a la práctica con éxito. Sin embargo, la persona debe poseer el valor bastante grande para ver el grado de su disonancia con la vida. Ya usted conoce los libros, he aquí muchos todavía tienen por delante conocer con el Sistema de la Armonización (aquéllos quienes lo conocen, tienen que comprender correctamente su sentido y destino básicos).

¿Qué tal es el Sistema de la Armonización de la Persona? Esto no es simplemente algún juego de las tecnologías especiales, con cuya ayuda el ser humano y la Humanidad entera satisfarán su sed de la vida y la riqueza. Por eso el Sistema se llama así porque existe para unir a la gente en base de las Leyes espaciales, el básico de la cuales es la Ley de la Unión (la Conservación, el equilibrio, la armonía). En la Bíblia está escrito que vendrá tal tiempo, cuando Dios realizará la separación de la gente en la justa y la pecaminosa. Este tiempo ya ha venido. En los días del Apocalipsis esta selección está haciendo, solamente todo ocurre no así como se pensaban y se esperaban. La selección es hecha por la naturaleza misma con la ayuda de los cambios que ocurren en ella. Unos sobreviven y otros, habiendo agotado el potencial vital, mueren. Todo pasa tranquilamente, sin conmociones y el alboroto. La gente ingenua continúa esperando cierto milagro especial y el Salvador siguiente. Nos atrevemos a desengañarle a usted: ¡ningunos milagros, ninguna felicidad que sean bajados desde arriba – no existen y no existirán! Ustedes deben crear todos los milagros para sí por sí mismos, por su trabajo propio, conociendo la vida.

Su éxito depende por completo de la gente circundante, quien le rodea a usted. Precisamente ella le trae el bien. Cuanto más correligionarios usted tiene tanto más fácil es solucionar los problemas del bienestar propio. Y usted debe crear este círculo por sí mismo, por su trabajo y inventiva, su propia manifestación creadora. Sin ello continuará arrastrando la existencia lamentable, a pesar de las prácticas espirituales, de las cuales se ocupa asiduamente. Claro, en la vía de la creación del círculo de los correligionarios no todos se mantendrán. Pero quien supera todas las dificultades y resiste, será recompensado por el Universo.

Exactamente a través del desarrollo de la capacidad de reunir los correligionarios alrededor de sí, es posible conocer y acabar trabajando en la práctica la Ley de la Unión, y, habiendo aprendido la lección, pasar la selección natural con el fin de la espiritualidad, la selección que está realizando por Dios. Solamente tal gente es interesante a Dios y es significativa para Él; tales personas son los Creadores, a los cuales se puede confiar cualquier asunto. ¡Los demás, con todos sus conocimientos y prácticas espirituales, con su aspiración a la perfección, – se quedarán desapercibidos!

¿Cómo el Mundo Tenue y Dios comprenden las nociones “piedad” y “pecaminosidad”? Aquél es pío, justo, quien conoce y observa la Ley de la Unión, vive, no perturbando las Leyes de la Conservación. Tal no tiene que arrebatar la satisfacción de las necesidades vitales de las manos de sus semejantes, todo necesario para la vida él recibe del Universo, habiendo aplicado los esfuerzos pequeños en el plano del perfeccionamiento. Cuanto más perfecta se hace la persona tanto más será recompensada. Al mismo tiempo el Universo con eso no crea los milagros. Además, todo pasa imperceptible y tranquilamente, sin conmociones. Una pequeña especificación: el Socium con la Noosfera le “amasan” diligentemente para usted el Mal como un material inicial de que usted debe, junto con sus correligionarios, “modelar” y “cocer” el Bien. Todos los milagros son creados precisamente así. La gente por el Mundo le está llevando a usted con el objetivo de darle lo que es necesario para la vida. Y hacia usted viene aquella gente que usted se merece, siendo su reflejo de espejo. Esto es una condición de salida en la Evolución obligatoria para todos. Por la medida de su perfeccionamiento de usted, comenzará a acercarse la gente que será preparada para seguirle a usted en la Evolución.

Además estes hombres también resultan recompensados, si por sí mismos van junto con usted por el camino de la armonización, observando las Leyes de la Conservación. Así, el Sistema de la Armonización está destinado para ellos. Está llamado a unir a la gente por la idea general de la observación de las Leyes de la Conservación y por la idea del prestar, en su base, ayuda mutua y apoyo (por la Idea de la Vida de Dios).

Adistinción de Dios, la gente comprende la piedad y el perfeccionamiento espiritual de otro modo absolutamente, cada uno a su manera. El subjetivismo también intervino en estas nociones. Como regla, se esperan de Dios y la Vida los milagros, pero los milagros individuales, dirigidos a su “yo” concreto: “Soy bueno, soy pío y justo, creo en la existencia de Dios y en Sus acciones (en Su amor a mí). Dios debe seguramente afortunarme, soy digno de ello, pero sólo no el vecino, porque él según todos los parámetros no es tal como yo soy. No es pío y justo, no cree así, entonces, no es digno la felicidad. Y en general, la felicidad es necesaria para mí, ¿y para qué él debe recibirla?” Aquí son los pensamientos de la masa básica de la gente. Y cuando el vecino de repente recibe de la vida el bien, prospera en sus asuntos, recobra la salud y así sucesivamente, en el acto se oye un grito de envidia: “¿Por qué, por qué es para él, por qué me encontré en una peor condición?” Y cae, refiriéndose a Dios y la Vida, la masa de los reproches y el descontento.

Buena gente, de Dios no va el bien ni el mal. Todo está creando por nuestras manos y en la conformidad rigurosa con las Leyes de la Conservación. Si hay algo negativo con relación al vecino, significa, existe una convicción interna que él no es digno de recibir el bien de la vida y de Dios. Usted trata de cargar a sí mismo las funciones del juez y el hombre pío, en lugar de buscar la causa de los fracasos dentro de sí, habiéndose propuesto la cuestión: “¿Hasta qué punto mi Conciencia es libre de los miedos de la novedad, los cambios, el riesgo; hasta qué punto ella es libre de los miedos ante la vida; hasta qué punto soy capaz de tomar resoluciones y hacer la Opción premeditada?” Su vecino afortunado por esa causa prospera en la vida que no tiene miedo a ella, para su Conciencia liberada no existen los limitadores a modo de las reglas y las condicionalidades. En cuánto él es humano y moral en sus actos – esto no es su problema de usted y su Karma de él lo corregirá por lo hecho, pero no usted.

En la naturaleza todas las funciones están distribuidas, por eso no se puede cargar a sí mismo las funciones impropias. ¡Su asunto de usted es el vivir! Para vivir exitosamente es necesario aprender a conocer la vida, en vez de combatir con ella por el establecimiento de la justicia general, ya que la noción “justicia” – es su subjetiva, orientada solamente hacia sus intereses personales de usted, pero no hacia la Ley de la Unión. Habiendo sustituido las funciones kármicas de la naturaleza por sus propios juicios, usted solamente le haré al pecador el juego. Puede ser, solamente como un ejemplo para usted (“No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes”1), para que no sean perturbadas las Leyes de la Conservación, el vecino recibirá de la vida aquel bien que usted debería recibir. Por su envidia y condenación usted por sí ha cambiado la aguja del recibo del bien al vecino.

Usted ha dado su bien por su propia mano a aquél quién es mucho menos digno de él. Es necesario comprenderlo y no hacer las tonterías. ¿Quiere usted tener el bien de la vida y Dios? Cierre todos los sentimientos en sí, se controle solamente a sí mismo, responda solamente por sus actos y participe en la ayuda mutua sin la propensión menor a la envidia y la reprobación, habiendo aprendido a aceptar con la humildad el bien dado a los demás. Esto es el bien verdadero cuándo la persona acepta la necesidad de colmar de beneficios por manos propias a su vecino (si lo desea el Mundo), quedándose en la sombra hasta que no sea digna de recibir el bien de los otros. El bien está creando por la orientación mental hacia él de la persona que lo confirma por los asuntos correspondientes. El bien se convierte en la ilusión, cuando la mentalidad se desgarra por la reprobación de los otros, la envidia y la distribución de los pedazos temporales como el crédito del último rublo, del último corrusco, la última ropa, ojalá el Alma reciba la satisfacción que “creo el bien”. Precisamente este punto en la noción “el bien” resulta no comprendido por los muchos.

La gente piensa solamente que hace el bien, y en realidad está muy lejos de él. Destacamos una vez más que el bien verdadero es cuando la persona es capaz de alzar por sus manos propias al otro, habiéndolo abastecido a él del bien necesario para la vida, un poco antes de sí misma. ¡Habiendo leído estas líneas, muchos dirán que esto es una explotación de la persona por la persona! ¡Es muy posible! Solamente para el Mundo no hay otro camino. Todo en la vida está entregando por la carrera de relevos. Siempre aparece el primero que ha aprendido a observar las Leyes de la Conservación; él primero es colmado de beneficios por el Universo por las manos de aquéllos quienes van tras de él. Cuando los discípulos aprenden a observar estas Leyes, entonces todo el bien necesario para la vida será recibido por ellos, a su vez de aquéllos quienes viene después de ellos.

Así se crea una cadenita de la sucesión, y en entero, esto es el grupo de correligionarios, unido por los principios únicos, como la observación de las Leyes de la Conservación y la aspiración a participar en los procesos de la ayuda mutua, habiendo renunciado a todas las cualidades negativas del Alma. ¿Quién es culpable que usted se encontró el segundo o el décimo? Nadie, excepto usted. Usted cayó en la cuenta tarde. Pero más vale tarde que nunca. Es mejor más tarde ocupar su puesto en la fila de aquéllos quienes evolucionan y aspiran a la vida, que nunca ocuparlo. Y aún, el Mundo no distribuye las galletas de miel gratuitas. Es necesario ganar cualquier bien. Edúquese a sí mismo digno del bien, ¡y lo recibirán!


La puerta (parábola oriental)

“Un sabio buscaba a un alumno apto y talentoso que estaría dotado de unas prácticas y habilidades suficientes, para transmitirle a él los conocimientos, antes que muera. Decidió reunir a todos los alumnos.

Aquí se reunieron sus alumnos.

El sabio les dijo:

– Tengo un problema y quiero saber: quién de vosotros puede solucionarlo. Ved – en la pared detrás de mí se encuentra la puerta más grande, pesada y maciza en la ciudad. ¿Quién de vosotros puede abrirla sin la ayuda accesoria?

Algunos de los alumnos bajaron simplemente las cabezas: el problema parecía insoluble. Los otros investigaron la puerta más escrupulosamente, discutieron la posibilidad del uso de la palanca y las singularidades del material y llegaron a la conclusión que es imposible solucionar este problema.

Todos dijeron que es imposible hacerlo.

Solamente un alumno se acercó a la puerta y la miró atentamente. Él golpeó la superficie, tratando estimar su espesor y la densidad del material, notó – de qué está hecha la puerta y por cuánto seguramente son engrasados los goznes. La comprobó escrupulosamente, utilizando sus ojos y manos. Golpeaba, presionaba los lotes ciertos.

Todos suponían que la puerta fue cerrada o le fue colocada una cuña. Y en realidad fue un poco entornada sólo. El alumno suspiró profundamente, se concentró y la empujó suavemente. La puerta con la ligereza y sin la resistencia menor se abrió.

Ella era elaborada y construida tan irreprochable que sólo tenía que hacer el empujón facilísimo para abrirla.

El sabio encontró el sucesor para sí. Se volvió a los alumnos restantes y pronunció las palabras siguientes:

El éxito en la vida y el trabajo depende de algunos factores clave, y hoy pudisteis observarlos en acción. En primer lugar, permitid que vuestros sentimientos por completo investiguen y comprendan la realidad circundante. En segundo lugar, no hagáis las conclusiones apresuradas y por eso – incorrectas. En tercer lugar, sed bastante valientes para tomar una decisión. En cuarto lugar, habiéndola aceptado, actuad con seguridad y sin dudas. En quinto lugar, vos concentrad y meted en esta acción toda vuestra fuerza y energía. ¡Y, al fin, no tened miedo de hacer el error!””


El perfeccionamiento espiritual, ¿qué tal es esto? A menudo nos vemos obligado a chocarse con la gente que ha conocido una gran multitud de las así llamadas prácticas espirituales, pero no han encontrado la respuesta a las preguntas básicas espirituales: “¿Qué es el sentido de la vida y para qué vine a la Tierra? ¿Quién establece las reglas de la vida? ¿Cómo es necesario vivir?” Contestaremos a estas preguntas así:


  1. El sentido de la vida consiste en estimar el “Don del Mundo bajo el nombre la Vida” – estimar el don mismo, por su justo valor.

  2. Venimos a la Tierra para aprender a apreciar la vida y educarnos a nosotros mismos como un Ser Humano digno de la vida, y quién tendrá suerte – para aprender a construir el proceso, creando el espacio de la vida para los demás.

  3. Las reglas de la vida se determinan por las Leyes omnipresentes de la Conservación, y a nadie es dado violarlas.

  4. Cada uno debe comprender para sí mismo – cómo es necesario vivir, y cómo es posible recibir la cualidad alta de la vida – usted conocerá de nuestros libros y del Sistema de la Armonización de la Persona.


Parece que todo es tan simple, pero el problema consiste en que podemos contestar a estas preguntas, solamente habiendo conocido y habiendo comprendido la vida. Ni una práctica espiritual le dotará a usted de tal experiencia, si no la adquiere por sí mismo, habiéndose metido de cabeza en el proceso de la vida, el que se conoce solamente a través de las relaciones recíprocas con la gente. A pesar de que la gente vive por la vida tempestuosa, activa, a veces ardiente, – la gente se queda aislada de la vida. Este aislamiento se realiza en el nivel psicológico, en la Conciencia de la gente. La vida tempestuosa, ardiente es una ilusión, una decoración necesaria para no quedarse cara a cara con sí mismo, con los pensamientos sobre la búsqueda de la verdad, sobre su imperfección. Es necesario decir que la pereza espiritual tiene las mismas raíces: la persona con su ayuda se separa de la vida. El Miedo obstaculiza que se abra la vida. Él comienza, en primer lugar, de la ausencia de los conocimientos, ante todo. En segundo lugar, la persona no sabe, dónde y cómo recibir los conocimientos auténticos. Y, en tercer lugar, la gente tiene miedo a llevar a la práctica los conocimientos, teme a cometer los errores y parecer hazmerreír a la cara de los circunstantes.

Al principio nos interesemos: “¿Por qué la persona busca tan celosamente la verdad, por qué quiere comprender tan persistentemente el sentido de la vida?” ¿Es probable que no para la curiosidad ociosa! La aspiración a la búsqueda de la verdad está dispuesta en nosotros desde los tiempos más remotos. Es una fuerza motríz de toda la vida. Por su presencia el Mundo estima – cómo la persona aprecia el Don bajo el nombre la “Vida” y por cuánto la aplicación digna a él ha encontrado. Si quema la vida, gasta el Don para la satisfacción de sus emociones, no habiéndole hallado la aplicación digna, una tal prodigalidad se castiga por la Ley del Karma.

¿Por qué? Para que a Dios le son necesarias las funciones punitivas, si Ama a todos? Todo el mundo material, comenzando con las partículas elementales y acabando con la persona, está sometido al orden y los ritmos rigurosamente ciertos. La infracción de este ritmo puede arruinar todo el proceso de la materialización, es decir, la Existencia. Por eso, todo el Mundo orgánico obedece sus leyes físicas, químicas y otras. La armonía en Él está apoyando por las fuerzas ciertas. Excepto la persona, todas las criaturas vivas también obedecen los ritmos biológicos, que realizan y apoyan los procesos de la actividad vital en sus organismos. Ellos observan los ritmos de la naturaleza con la ayuda de los instintos. Solamente la persona como la criatura que ha recibido los derechos infinitos del control sobre todas las fuerzas de la naturaleza, es dotada del derecho de la Opción: vivir en base de los instintos, como el animal, o aprender a la Sabiduría y dirigir los procesos de la vida conscientemente, haciendo un Creador. Por esta causa ella es dotada de la Conciencia que, dependiendo de la Opción, coopera o con el departamento inferior del cerebro (el cerebro de mamífero), o con el departamento superior (el neocórtex). A medida que la persona encuentre la aplicación digna al Don, ocurre la activación del neocórtex, y junto con ello se amplia el enlace con el Campo Infoenergético. La base de la Evolución está compuesta justamente por la necesidad del desarrollo de la Conciencia (en los límites del proceso vital), y en el plano individual – por la transición de la percepción de la realidad por el cerebro de mamífero a la percepción por el neocórtex. Si usted lo comprende, comprenderá el sentido básico de la vida. Para el Universo no hay nada más importante que precisamente tal comprensión del Don de la Vida.

El ritmo y el orden en la Naturaleza se apoyan con la ayuda de las Leyes de la Conservación. Precisamente ellas obligan todo el mundo vivir en la unión, en el Sistema, obedecer sus funciones, específicas en los límites de las Leyes de la Conservación. El bloque único de administración de sistema del Universo distribuye estas funciones y observa rigurosamente su cumplimiento, también observa la distribución en el Sistema universal de la masa total de los elementos que cumplen unas u otras funciones. Por eso la manifestación de cualquier elemento, como si eso fuera el nacimiento de la criatura viva o la persona, siempre está ligada a la solución de los problemas generales en los intereses del Universo.

La Conciencia de la persona, en relación a su posición especial en la naturaleza y la necesidad de aprender a escoger el ritmo de vida, desde los tiempos más remotos está limitada por los límites del mundo material. Ella no es capaz de percibir la intercomunicación interna de lo Existente, por eso la persona concentra todo el potencial pensador sobre sí misma y su ego.


El hombre satisfecho (la parábola de Iván Turgenev) 2

 

“Por la calle de la capital corre dando saltos un hombre joven. Sus movimientos son alegres, animados; los ojos brillan, los labios se sonríen, bermejea agradablemente la cara enternecida… Es la misma satisfacción y alegría.

¿Qué le ocurrió? Si heredó? ¿Si recibió la promoción nueva? ¿Si se apresura para la cita de amor? ¿O puede ser, había desayunado bien – y el sentimiento de la salud, el sentimiento de la fuerza harta le dio un vuelco en todos sus miembros? ¿Si recibió la Orden de San Stanislav polaco!

No. Él escribió la calumnia sobre su conocido, la difundió escrupulosamente, habiéndola oído, a esta calumnia, de la boca de otro conocido – y la ha creído.

¡Oh, cómo está satisfecho, cómo incluso es bueno en este momento el hombre joven y amable, muy prometedor!”

De las posiciones egoístas la persona considera que puede disponer la vida propia y la ajena libremente, como le tendrá ganas de hacerlo, rigurosamente en concordancia con sus emociones y deseos, por eso constantemente hace disonancia con el ritmo de vida. Si nos acordamos la opinión inequívoca a esta cuenta de Aristóteles: “La ley es una lógica libre de la pasión”, tendremos que reconocer que en el caso, cuando las emociones y las pasiones ganan, ni la Ley, ni la lógica pueden existir en principio. Esto significa que la Conciencia de la persona privada del centro lógico, no es capaz de encarnar y materializar el pensamiento, que no le permite participar en los procesos reales (el Aquí y el Ahora). Sin ello cualquier idea (la moral, la deontología, la fe, la espiritualidad, la erudición, el dinero) se quedará no realizada, infecunda, desprovista de sentido.

La comprensión de la vida como una unidad de los fenómenos intercomunicados y la comprensión de sí mismo como una partícula del Sistema único, ofrecen un sólido fundamento de la Sabiduría del ser humano, y la persona puede adquirirla, solamente habiéndose incorporado en el único ritmo de vida, habiendo cambiado la Conciencia hacia el neocórtex. La adquisición de la Sabiduría en el conocimiento de la Ley de la Unión, que se demuestra solamente a través de las relaciones recíprocas con la gente, compone la base del perfeccionamiento espiritual. Entre la gente está difundida la opinión que cada uno de nosotros viene a la Tierra con la misión (la función) individual. Hay unos profetas que se ponen a predestinarla. Los novatos nos preguntan también sobre esto. ¿Qué hacer? – la gente ama que todo sea simple, sin esfuerzos y los errores: ¡si le indican la misión, ella, como cualquier mecanismo, cumple su función y gana el Reino de los Cielos, habiendo andado de ganancia!

¡Si todo fuera tan fácil! La misión debe ser determinada por cada uno independientemente, en la conformidad rigurosa con la Ley de la Unión, en la cooperación con el neocórtex, es decir, con el Campo Infoenergético, habiendo determinado preliminarmente la dirección y la realización de la vía individual del perfeccionamiento. Podemos recordar que la idea del perfeccionamiento consiste en sentirse a sí mismo como una partícula no sólo del Mundo. Es que el Mundo por su propia naturaleza es un Sistema – la comunidad de la Gente – los correligionarios. He aquí el porqué en primer lugar aprecia la persona según los mismos criterios: si sabe ser la partícula de alguna comunidad de la gente – los correligionarios. Si usted no es tal partícula, para el Universo usted es la vacuidad absoluta, aunque ya ha hallado la inmortalidad, cuya sensación es la percepción completamente subjetiva. ¡Sí, sí, subjetiva! La persona para sí solucionó que se ha hecho a sí misma inmortal, ocupándose de las prácticas especiales, como Mer-Ka-Ba, el Yoga, Chi Kung, Ojo del Renacimiento y las otras, con eso sintiéndose a sí misma fuerte, sana, llena de las fuerzas de vida. Le parece que es el Señor de su destino y su vida, habiendo podido “buscarle las vueltas a Dios”. Creemos, ya usted ha adivinado, ¿qué programa negativo de su Espíritu trabaja en este caso? ¡Si todavía no ha adivinado, piense y no caiga en las trampas de su propia Conciencia subjetiva!

Cuánto usted vale, en el Sistema la Persona – la Persona le dirá a usted la gente, en el Sistema la Persona – Dios sobre ello le comunicará el Universo. Aquí cuando Dios, con la ayuda de los procesos ciertos, le escogerá en el grupo de los dignos de la vida de un modo justo y le dará la inmortalidad personalmente en sus manos de usted, entonces y solamente entonces usted puede considerarse como inmortal. ¡Y hasta entonces todos sus trabajos para lograr la rejuvenescencia, en la aspiración de alcanzar la inmortalidad, no le darán nada absolutamente! Usted puede llegar a todo, constantemente estando en algún proceso de la busca del camino de la prolongación de la vida – precisamente en la entraña del proceso objetivo común, pero no obsesionado por la obtención del hecho de la inmortalidad personal. ¡Sea humilde, no se enorgullezca en la autoapreciación de sus logros, recuérdese que en cualquier momento, por la voluntad de Dios, usted puede perder todo esto irrevocablemente!

Así, el Sistema es una independiente organización estructural del Mundo, en la cual se demuestran las propiedades y las Leyes inherentes para todo el Mundo. No es la excepción la comunidad de la gente que puede ser armoniosa o discordante, dependiendo o se observa en ella la Ley de la Unión, o no. Y esta Ley determina por completo el bienestar de todo el Sistema. Lo examinaremos a través del ejemplo del Sistema bajo el nombre “Humanidad”, cuyo bienestar se determina por completo por toda la gente que entra en este Sistema, por eso cada uno es responsable por todos, y todos por uno. Si solamente una persona ha ido por el camino del conocimiento de la vida y el perfeccionamiento, está desequilibrado todo el Sistema, – que exige de los restos hacer la Opción a favor de este perfeccionamiento.

¡He aquí el Apocalipsis está preparado! ¡Sí, sí! El Apocalipsis es una corrección global del Sistema humano, y la necesidad de él surge, cuando aparece la célula que ha tomado el camino de la Evolución. El fenómeno análogo ocurre también en caso de la Involución. En la lucha de los contrastes se demuestra la Dualidad y nace la dinámica del desarrollo de cualquier Sistema, que lo hace a él inmortal, que existe constantemente en el espacio y el tiempo.

Ya que a la naturaleza no le gusta los saltos bruscos, entonces hay tres direcciones del proceso de la corrección de la Conciencia de la gente: la vía verdadera del desarrollo espiritual, la ilusoria (sobre ella hablaremos más abajo) y la degradación brusca de la Conciencia. Cuanto más porcentaje de la gente toma el camino del desarrollo verdadero, tanto más fuerte va la degradación de aquéllos quienes rechazan esta vía. Que no ocurra la deformación del Sistema, la cual provocaría su escisión – como era en los tiempos de Noé, tiene lugar el desarrollo activo de la espiritualidad ilusoria que da la sensación del progreso, de la Evolución. La persona está sometiendo constantemente a una comprobación por la tentación, en calidad de tal tentación puede ser cualquier cosa, incluso la información que promete la apertura de las posibilidades ilimitadas. La Bíblia nos advierte sobre esto: “surgirá un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos”3. ¿Cómo tomar el camino de la espiritualidad verdadera y no caer en las patas de la ilusoria? Es necesario hacer la Opción a favor de la Evolución y aprender a trabajar con la información. La información, cualquiera que ella sea, le prestará a usted la utilidad solamente en caso de que la comprenderá, habiendo dejado pasar su idea a través de sí mismo.

Entonces ella contribuirá al desarrollo de la Sabiduría. La información aceptada sobre la base de las emociones, “¡ah, como esto es interesante!”, o sobre la base del autoengaño, le llevará a usted en el mundo de las ilusiones. Para que no lo ocurra, es necesario aprender, superando las dificultades, desarrollar la Sabiduría, la limpieza espiritual, la modestia, la humildad, y lo principal – constantemente sintiéndose a sí mismo en la entraña del proceso del perfeccionamiento. Si usted aunque por algo aludió a sí que ya ha llegado a algún fin, han llegado a la perfección, – ¡la información, la teoría, la práctica más auténticas se convierten en el acto en la ilusión, echándole a usted abajo en la Involución!

La persona es el único ser en el universo que es capaz de cambiar el orden único mundial solamente por una Opción incorrecta. Por eso para que todo el Universo no sea expuesto al peligro que se le crea a Él por los caprichos desenfrenados del ser humano, la naturaleza ha sida protegida de su Conciencia primitiva por las Leyes de correlación del Karma. Has perturbado las Leyes de la Conservación – ¡recibe el castigo como retirar de la vida aquellos medios que hacen la vida estable y feliz. La mayoría de la gente trata de salir de la dependencia del Karma, habiendo engañado con astucia a Dios, al Mundo Tenue, a la Naturaleza e incluso a sí misma. Hay solamente un modo de hacerlo – conocerse a sí mismo, el mundo circundante, el proceso de la vida y, conociéndolos, transformar su contenido interno (el modo del pensamiento y la comprensión) en concordancia con aquellas reglas del juego, que están dispuestas en la Naturaleza y Su desarrollo evolutivo.

La desviación de este principio le llevará en el callejón sin salida, en el mundo de las ilusiones. El Karma no retrocederá de usted, y la vida le inducirá constantemente a las tentaciones, creando además la ilusión de la liberación completa del Karma. Usted, como el objeto del golpe kármico, puede sentirlo indirectamente (en los asuntos, la salud, los niños, los padres, etc.), pero estos golpes serán bastante fuertes. Así será hasta que comprenda todos sus puntos de vista erróneos, sus acciones equivocadas y se corrija. Es interesante que es posible parar el Karma solamente por una interpretación de su error. Ella como si queda inmóvil, pero no desaparece enteramente, le da a usted la posibilidad de corregir estos errores; si usted vuelve a las acciones erróneas anteriores, el Karma de nuevo se activa.

La persona que conoce la verdad, comprenderá el sentido de la vida y recibirá, hablando un idioma bíblico, el derecho a la vida eterna. En nuestra interpretación: el derecho de ser la Persona, habiendo tomado el camino de la Evolución. Este Camino comienza de la armonización con la vida. La disonancia comienza de su comprensión incompleta de ella. Cuanto más lleno reconocemos la vida, tanto más únicos somos con ella. Se sobreentiende que la interpretación debe estar presente en cada situación vital separada, y solamente después en la Conciencia será construida la cadenita única de los Conocimientos adquiridos. La Conciencia orientada hacia la vida en el mundo físico se identifica a sí misma solamente en la banda de las vibraciones rudas que materializan los aspectos diferentes de las energías. Las mismas energías, sus vibraciones tenues, le son inaccesibles a la Conciencia por su naturaleza. Ocurren unas contradicciones entre la mentalidad y la Conciencia.

Ellas son motivadas por lo que el Alma ha nacido y se queda como una pertenencia del Mundo de las energías tenues, y la Conciencia pertenece a las vibraciones rudas de las mismas energías. Para que estas contradicciones sean disimuladas – existe la Intuición. Pero ella también poco ayudará en la percepción del Mundo de las vibraciones tenues, si no educamos como se debe nuestra Conciencia y los pensamientos de la comprensión de la realidad, los que están ligados con la Conciencia. Las prácticas espirituales de todo género tratan de eliminar este barrera.

En los tiempos pasados habían unos conocimientos únicos y enteros sobre la transformación evolutiva de la persona, sobre los modos del entrenamiento de su Conciencia así que ella pueda abarcar todos los modos de la manifestación de la energía vital. Por desgracia, estos conocimientos se entregaban de la persona a la persona oralmente, y durante la migración histórica por el planeta sus portadores han desaparecido. Los mismos conocimientos, no comprendidos hasta el fin, se modificaban. Su integridad y la importancia se han ocultado. Y en la actualidad hay una dispersión de aquellas migajas de los conocimientos enteros que todavía se han conservado. El problema consiste en lo que es posible conocerlos, habiéndolos regenerado de nuevo, solamente habiéndose transformado la Conciencia propia. Más, es necesario aprender a vivir conforme a las Leyes de la Conservación, las cuales se demuestran en las relaciones recíprocas de la gente – así como se demuestran en todo el mundo material. Habiendo conocido la vida, es necesario crear su espacio en el que usted puede mostrar al Universo su madurez de usted. Es imposible crear individualmente el espacio semejante, puesto que la unidad estructural del Universo es el Sistema, por eso usted tiene que crear el espacio en que entrarán sus correligionarios (el Sistema de la Gente Armoniosa) y donde regirán las Leyes de la Conservación. Su trabajo en esta liza no es otra cosa sino el perfeccionamiento espiritual. El Mundo Tenue no reconoce ninguna otra variante del perfeccionamiento.

Como mostró la práctica, la mayoría de la gente, que busca el camino hacia el perfeccionamiento espiritual, se limita solamente por la transformación individual, pensando inocentemente que ello es suficiente. Sin embargo, se puede establecer la unidad con Dios solamente teniendo el Alma libre de los vicios. El perfeccionamiento individual no puede revelar por completo todos los vicios espirituales; el juicio subjetivo propio de la realidad y el egoísmo obstaculizan hacerlo. Solamente la gente circundante es capaz de quitarle a usted todas ilusiones e indicar a las faltas que deben ser extirpadas por usted. La busca de los correligionarios, el trabajo con ellos le ayudará a usted a pulir su Conciencia según todos los aspectos de la Existencia, en cualquier situación vital, ayudará a desarrollar la relación flexible y sabia a la realidad y a la gente circundante – los representantes de esta realidad, también ampliará la banda de la vía infinita del perfeccionamiento. ¡Además todo depende solamente de usted!


Los errores básicos hechos por la gente en el camino del perfeccionamiento espiritual. Los errores en este camino son inadmisibles, pues le llevan a usted en las trampas de la espiritualidad ilusoria. ¿Qué ella representa? Se sabe que la persona es un ser dependiente, el que depende de los programas de aquel Polo a que está conectada su Conciencia. Ella puede sacar la información o del Mundo del Espíritu Puro, o de la Noosfera. La persona se conecta al Mundo del Espíritu Puro solamente en caso de que la Conciencia está liberada, no depende de los estereotipos y lo más importante – domina las emociones. Tal persona se distingue por la modestia interna, la delicadeza espiritual, la aspiración a la armonía con los circunstantes, está abierta al bien fundado en la ayuda mutua y el apoyo, está abierta para todos.

A la gente le tira esta persona, pues siente que ella sabe la vía verdadera a la Luz. Y hasta que los circunstantes sientan en usted la posibilidad semejante, no irán tras de usted.

La gente, cuya Conciencia coopera con el departamento inferior del cerebro, siempre tiene sobre todo su especial opinión subjetiva, siempre sabe todo y, como regla, impone sus criterios y conocimientos a los otros. Ella vive conforme a los programas de la Noosfera, donde para cada caso hay su propio código de las leyes, su propio programa y la lista de las prohibiciones con las contraindicaciones. La persona habitual que vive en la conformidad rigurosa con sus reglas y orientaciones, está conectada obligatoriamente a la Noosfera. Su aspiración a conocer Dios y la Vida, no habiéndose cambiado, hay no otra cosa sino una espiritualidad ilusoria. ¡Esto le conviene mucho! No más que palabras y en tu Conciencia subjetiva estás con Dios, y en realidad – en los abrazos de la Noosfera, en el ambiente tan habitual y favorable (la zona confortable). No es necesario cambiarte a ti mismo, se puede vivir tranquilamente, tener sobre todo su propio criterio – te contenta con el sentimiento de la complicidad a lo Grande, aprende la esotérica, cree en los milagros y los usa, te haz el Gurú o el gobernador general de Dios sobre la Tierra, y la santidad para ti está garantizada. Los sentimientos y las emociones rellenan la persona. Son los sentimientos de la importancia, el autovalor, el orgullo de sí mismo. En la persona se desarrollan el orgullo y el narcisismo. Acerca del orgullo es necesario saber que ella se demuestra en dos direcciones: a un lado de la autoestima exagerada y la reducida. Por eso aquéllos, quienes psicológicamente rebaja a sí mismos, en comparación con los otros, en verdad tienen el orgullo. La autoapreciación reducida es su disfraz, que se demuestra en lo que la persona se destaca a sí misma por la modestia afectada, aspirando a atraer la atención de la gente y gozar de la autoridad.

La espiritualidad ilusoria es necesaria para la gente pobre de espíritu. Ella llena por lo menos parcialmente su vida del sentido, el que está escondido de ella por las ilusiones de su percepción falsa de la realidad, pero esto es un autoengaño. Esta gente está preparada para servir a Dios no más que palabras, y en realidad quedarse en los límites de su percepción subjetiva de las situaciones vitales, consintiendo sus debilidades espirituales (los vicios). Reconozca que esto es conveniente. La espiritualidad ilusoria, y sin cumplidos – una trampa espiritual, le abastece a ella la sensación de la complicidad a Dios. Las almas de tal gente se encuentran en el límite de la pérdida completa del potencial vital – el Don de la Vida. Su presencia en la vida está determinada solamente por la necesidad del mantenimiento del equilibrio biológico con el fin de la observación de las Leyes de la Conservación. Estas personas cumplen la función del “empujador”, empujando a la gente con el potencial alto de vida en la Evolución. Son nuestros maestros. ¡Les agradecemos por su hazaña! A costa de su vida propia ellas empujan el 1 % de la gente en la Vida.

La conciencia de tales “biorrobots” está sometida por completo a las emociones, al juego de la información específica a la cual ellos reaccionan también emocionalmente. Siempre viven y funcionan según las reglas, rigurosamente en concordancia con las orientaciones morales acostumbradas, cuya infracción se castiga con el desprecio general y la obstrucción. Ellos no puede salir del laberinto de sus ilusiones por razón de la falta del potencial vital. El potencial necesario puede ser dado solamente por Dios, pero para recibirlo – es necesario renunciar a sus propias reglas, al enlace con la Noosfera, y precisamente ello no puede ser hecho por el miedo a perder la estabilidad – el fundamento de la vida, el que compone sus convicciones cultivados por las emociones y las ilusiones.

¿Cómo evitar las trampas de la espiritualidad ilusoria? Es necesario aprender a trabajar con la información, evitando las faltas determinadas. Precisamente el trabajo con la información, y más exactamente – la interpretación de ella, es el momento básico en la Opción por la persona de la vía de la Evolución o la Involución. Por la escasez de su Conciencia – y ella se amplia gradualmente – la persona no puede percibir toda la situación enteramente, por eso, no habiéndola comprendido, no habiéndola analizado por completo (habiéndose atascado en los detalles), es capaz de cometer el error. Los errores son del carácter siguiente:


1. La ausencia de los puntos de referencia durante este camino. A menudo la ilusión, el espejismo se les toman por la vía del perfeccionamiento espiritual. La causa de la equivocación es la ignorancia de la respuesta a la pregunta básica: “¿Qué tal es la espiritualidad, en qué consiste su sentido?”

Como regla, las personas juzgan subjetivamente sobre todo, en adecuación rigurosa con sus inclinaciones egoístas. ¡No se asombre! Precisamente la manifestación egoísta de la persona es propia a la Conciencia estereotipada. “La preocupación por el prójimo” está inspirada, como regla, por los intereses personales del individuo. Con el tiempo se le abrirán a usted todas las propiedades de la naturaleza egoísta y la Conciencia estereotipada, solamente es necesario querer conocer este fenómeno del Alma humana en sí mismo de su propia experiencia, renunciar conscientemente a la espiritualidad ilusoria, habiendo escogido la vía de las transformaciones, e. d., hacer la opción a favor de la Evolución. Así, para evitar el subjetivismo en la apreciación de los acontecimientos de la vida y la conducta de la gente es necesario precisamente imaginarse a sí mismo – ¿qué tal es el perfeccionamiento espiritual, hacia dónde llevará y qué usted recibirá con eso?

La mayoría de las personas que tienen la experiencia grande en las “carreras por el círculo” de las prácticas espirituales, llegó a formar la opinión que el perfeccionamiento espiritual es un conocimiento de la estructura del mundo por medio de las obras esotéricas y el hecho mismo del reconocimiento de Dios. ¡Como se equivocan profundamente! Piense, ¿para qué Le son necesarias a Dios las personas, qué Él quiere recibir de ellas o crear con su ayuda? ¿Si Le son necesarios los holgazanes que apelan constantemente al auxilio, que se engañan a sí mismas y a Dios por la imaginaria perfección espiritual? ¿Cómo piensa usted? Pensamos que la naturaleza es armoniosa solamente por una causa: ¡en ella cualquier objeto se encuentra en su propio lugar y cumple la función debida solamente a él! Solamente la persona, con su subjetivismo, el orgullo y la autoestima exagerada, cae de esta armonía, entonces, de la Vida. ¿Para quién son necesarios el desarrollo espiritual, el conocimiento de la estructura del mundo y el reconocimiento de Dios, si todo esto no sale fuera de los límites de la opinión subjetiva de la persona? ¿Si tal persona es necesaria para Dios? ¡No, no y una vez más no!

Repetimos constantemente en nuestros libros: “Antes de hacer algo o pensar, cien veces compruebe la necesidad de su paso y qué usted recibirá en resumen. Usted debe prever las consecuencias de sus actos, llevando bien el paso”. Esto significa que antes de admirarse del ídolo siguiente o la novísima práctica espiritual, piense – ¿qué recibirá usted en cambio, acaso se hará usted, en realidad, la persona necesaria para Dios? Notaremos que esto se alcanza fácilmente y se prevé por las personas privadas del orgullo y que poseen la modestia espiritual. ¿Quién es necesario para Dios?

Le son necesarias las personas que nunca van tras de la muchedumbre, no aspiran a lo extravagante ni a la moda, no se exaltan a sí mismas por el perfeccionamiento propio, ¡sino viven simplemente y conocen la vida en toda su manifestación real! Le son necesarias las personas pensadoras, las que analizan, comprueban cada su paso, que pueden hacer diferencia entre la mentira y la verdad. ¿Es difícil? ¡Sí, pero esto es superable! La persona puede aprenderlo, sólo es necesario desear, no aspirando a dar por real lo deseado. La selección de lo todo falso pasa no en algún sitio, en las lejanías por encima de las nubes, sino en la Conciencia de cada representante del género humano, y no por medio de cierta "varita mágica", sino por la persona misma, por su capacidad para observar, analizar, generalizar y hacer la opción correcta. ¡He aquí es toda la vía del perfeccionamiento espiritual! ¡Otra vía no hay y no habrá! Y lo que ustedes han inventado para sí mismos o que les han compuesto sus ídolos, en absoluto obliga a nadie. ¿Apetece pensar así? ¡Piensen! ¡Son sus problemas de ustedes!

No es necesario buscar lejos el ejemplo de los errores humanos, tenemos que encontrarnos con ellos cada día. Habiendo escrito el primer libro de “La Doctrina Secreta de los días del Apocalipsis”, creíamos con ingenuidad que en él la gente podría encontrar las respuestas a todas sus preguntas en solucionar los problemas vitales, encontraría la vía a la serenidad espiritual verdadera. Pero nos equivocábamos. Hemos escrito el segundo libro. El resultado es igual. He aquí ahora usted lee el tercer libro, ¿y qué? ¿Ha usted encontrado la vía al perfeccionamiento espiritual? Pensamos que para muchos esta vía se queda cerrada como antes.

La causa es una – la falta de deseo de la gente de reconocer lo real. Subconscientemente tratan de encontrar las soluciones que permitirían conseguir su propósito deseable y hacer la realidad a servir sus esperanzas. Con el mismo objetivo, desdeñando lo escrito en “La Doctrina Secreta”, las personas se dirigen a nosotros, haciendo las preguntas, respuestas a las cuales hay en los libros. No quieren someterse a las respuestas que hallan allí, piensan que las lamentaremos, abriremos algo tal que les ayudará a evitar la realidad y recibir lo deseable en concordancia con sus representaciones. Enviamos a la lectura repetida de los libros, damos las respuestas en concordancia con la realidad objetiva. Por ello las personas se nos ofenden a nosotros y se marchan a las búsquedas de las nuevas teorías interesantes, con cuya ayuda pueden encontrar la salud, el dinero ganado sin dificultad y la felicidad, con eso ocupándose del autoengaño.

Es causada la impresión que las personas buscan no el sentido de la vida, no la vía a Dios, sino buscan las vías al autoengaño, aceptándolo con el encantamiento y la alegría. Precisamente por eso el camino a la Evolución para muchos se queda cerrado. Su destino es el jugar a la Espiritualidad imaginaria. El objetivo es uno – engañar a Dios y, si todo en este mundo se hace según Su voluntad – impetrar fraudulentamente del Fundador los beneficios para sí. Preste atención a la relación de tales personas a Dios. Él para ellas es lo Absoluto, el comienzo Único, el Ídolo, la Imagen, cualquier cosa, solamente no el Individuo. Su orgullo no puede reconocer a Dios como el Individuo, cuyas dignidades y posibilidades pueden servir de modelo para admirarse y aprender al perfeccionamiento semejante.

Aquí estos hombres astutos buscan en nuestros libros y en el Sistema una información completamente nueva – especial e interesante, unas tecnologías extravagantes. La gente no quiere comprender que el futuro por completo depende de su Opción, cuya corrección depende de la limpieza espiritual de la persona y de su habilidad de pensar. La ausencia de las prácticas semejantes – es la vía recta en el mundo de las ilusiones, las faltas y los errores. Se caen fácilmente bajo la influencia de los efugios del Mundo las personas que no han revelado y no han liberado su Alma de los vicios, de la búsqueda de las vías para satisfacer sus fines interesados. Su Conciencia busca la satisfacción en el desarrollo de las superposibilidades por medio de unas tecnologías milagrosas.

Ya más de una vez notábamos que la perfección verdadera espiritual será alcanzada por pocos; la selección de las personas preparadas para pasar el camino de la Evolución hasta el fin, está cumpliendo por el Karma bajo la dirección de Dios y el Mundo. Las personas que no desean liberar el Alma de los vicios, de la inhabilidad de conmensurar sus acciones con los circunstantes, funcionar no sólo en sus propios intereses, sino también en los intereses de la naturaleza, – tales personas caen fácilmente en la tentación y son llevadas en el mundo de los errores por medio de una teoría o tecnología milagrosa. Para esto en calidad del tentador surge una persona (como un diablillo de la tabaquera), que ha desarrollado en sí las superposibilidades y puede sorprender la imaginación del público desdichado por los milagros de todo género. El hombre que está tentando, viendo el milagro, cae fácilmente “en el anzuelo”, ya que no ha comprendido nada, se ha quedado en el cautiverio de sus emociones y errores. ¿Has deseado el milagro? ¡Lo recibe! ¡El encargo social está cumplido! Llevar el Alma inmadura en el mundo de las ilusiones – es el efugio básico y la preocupación del Mundo.

Todo escrito por nosotros está recibido de Dios y el Mundo Tenue que están interesados que la gente aprenda a pensar y usar, al fin y al cabo, sus propiedades en concordancia con las tareas encomendadas a ella por el Mundo. Las emociones y las tentaciones vinculadas a ellas – en este asunto son malos consejeros. Precisamente ellas le ayudan a quedarse en el mundo de los errores, gastando la energía mental para el camino “por el círculo”.

Y aún, para Dios Le son necesarios los hombres que pueden crear su vida propia, los que, habiéndose unido en concordancia con la Ley de la Unión, obrando juntos, crearán para sí los bienes generales vitales. ¡Ninguna otra práctica espiritual para Dios no existe! ¿Para qué Le son necesarias las personas, que, habiendo reconocido a Dios, esperan de Él solamente los milagros y la solución de sus problemas propios? Dios creaba este Mundo para la vida, tanto propia como humana. Él no lo creaba con el objetivo de servir siempre y en todo a los que Le adoran a Él. La persona debe aprender a unirse para crear el bien para sí misma y ayudar a los demás. ¡Lo comprenda y llegue a comprender! Precisamente en la habilidad de ayudar a crear los bienes para el vecino – si, sin duda, los bienes le son permitidos por la vida – consiste el sentido verdadero de la Creación de la Vida, también la vía a la salud, la longevidad y la inmortalidad.

Evitar la falta que puede llevarle a usted en el mundo de las ilusiones – esto es posible solamente por un modo: por aprender a comprender cada su acción, cada su acto, pensamiento, intención. Si usted cae bajo la influencia de las emociones, no habiendo comprendido la situación – caerá del tiempo, se encontrará en el mundo de las ilusiones. El control consciente debe ser hecho constantemente, en cualquier situación. Usted puede conseguirlo solamente en caso de que cada acontecimiento, cada pregunta hecha a usted, la respuesta a ella, cualquier información, – serán “pasados a través de usted” y serán verificados por su mirada interior con la vida.

Se debe aprender a hacerlo, y el aprender es difícil. Para obtener el éxito en ello es necesario por completo reorganizarse a sí mismo. Entonces Dios y el Mundo le regalarán a usted el don del pensamiento (la intuición).


2. La inhabilidad de trabajar con la información. Como ha mostrado la práctica de la comunicación con la gente, ella es capaz de aceptar solamente la información, siguiendo aquella que más que otra sorprendió su imaginación por ”la novedad de la exposición”. Esto es una propiedad integrante de la espiritualidad ilusoria. En resumen, la gente que posee el nivel de información (la erudición) sabe todo sobre todo, aceptándola erróneamente por la vía al perfeccionamiento espiritual.

¿De qué esta vía difiere del nivel de información? Aquí es necesario precisar que aunque la persona, el ser universal y omnívoro, no hace falta aficionarse excesivamente con esta cualidad, pues – es útil todo que es a tiempo e indispensablemente con medida. Esta regla universal concierne tanto a la comida material (el pan de cada día) como a la comida espiritual, a modo de la información, con exceso sazonada con las emociones. Sí, para el trabajo de pleno valor del organismo la comida debe contener la lista entera de los ingredientes necesarios, los que están solamente en los productos llevados a su mesa directamente del campo, – y en las cantidades muy moderadas. Y si negarse a la sal, el azúcar y el pimiento (las emociones del sabor), no le amenaza comerlos demasiado; pero no hay nada que añadir sobre la masa de las cosas sabrosas pero ni mucho menos útiles y sobre los platos variados de los mostradores de las tiendas. De esto se puede sacar la conclusión que la causa de la epidemia de comer demasiado (y como la consecuencia – el materialismo de la Conciencia y la pereza de la mente) que ha envuelto el mundo civilizado, son exactamente las inoculadas emociones gustativas.

Y ahora vamos a llevar todo lo dicho en la esfera de la comida espiritual. El nivel de información es un juego de la información emocional, subjetiva, cuidadosamente preparada por alguien, con su acumulación en la memoria, eludiendo el Alma (que es un atracón), y no más. Pero la vía del perfeccionamiento espiritual se apoya en el nivel de información como la base de los conocimientos necesarios sobre el Mundo, y luego comienza el trabajo del pensamiento (la digestión de la comida). La persona debe de toda la información, observando los fenómenos de la vida (la conducta de la gente, el trabajo de su mentalidad y pensamiento, los acontecimientos reales), por medio del análisis y la generalización, – debe cristalizar y escoger los conocimientos objetivos sobre el Mundo real, educándose a sí misma en la base de ellos. Nombramos tal labor en el trabajo con la información – el “dejar pasar (como cualquier comida) a través de sí”. Si no lo hace, ella nunca será su propiedad de usted, no subirá su potencial pensador y usted nunca podrá llevarla a la práctica, usarla en la vida. Usted no podrá arreglar a su mesa la entrega del producto fresco, cualitativo (objetivo) directamente del Campo Informativo.

En el libro anterior hablábamos que no hay la información falsa, de “las fuerzas oscuras”. Cualquier información se hace verdadera, si usted deja pasar su idea a través de su Alma de usted. ¡Exactamente así nace la Espiritualidad! La información percibida simplemente (como regla, por medio de las emociones) le llevará a usted a la espiritualidad ilusoria. La información dejada pasar a través de sí (a través del Alma), comprendida y limpiada del subjetivismo – llevará a la Evolución y la Sabiduría. La lección se considera bien aprendida, si usted puede arreglar las relaciones recíprocas con la gente, trata bien a ella, con tolerancia, percibiendo los acontecimientos de la vida como lo debido, en su manifestación natural. Además son capaces de prever los acontecimientos de antemano. El perfeccionamiento espiritual es un contacto directo con la vida real, su conocimiento y la habilidad de prever y dirigir sus acontecimientos, recibiendo todos los bienes imaginables y posibles.

Aprenda a trabajar con la información. No hace falta apasionarse por ella para las emociones y los sentimientos. No permita que ella tente su imaginación. Aprenda a comparar la información con la realidad, la analice, generalice, y lo más importante – no tema de hacer los errores, reconociéndolos y corrigiéndolos inmediatamente. Es necesario aprender a seleccionar la ilusión de la realidad. Para ello es necesario el trabajo de la mente y del pensamiento. Las emociones en este asunto son malos consejeros. ¡Solamente la habilidad de trabajar con la información le protegerá a usted de las trampas de la espiritualidad ilusoria!

El indicio del nivel de información es el deseo de ascender sus ídolos al pedestal de la santidad. Análogamente se esfuerzan hacer lo mismo también con nosotros, aspirando a atribuirnos unos rasgos especiales divinos. Pongamos de una vez todos los puntos sobre las íes. Somos las mismas personas, así como los demás. Como todos, resolvemos nuestros problemas; como muchos, aprendemos al perfeccionamiento espiritual, de nada distinguiéndonos de los demás. Por eso no vale la pena idealizarnos y atribuirnos a nosotros los rasgos de la santidad, no lucimos. Su imperfecta Conciencia de usted espera los bienes solamente como los milagros, y por eso en calidad de los taumaturgos siguientes está preparada para elegirnos.

Todo es viejo como el mundo. La persona que cayó de la realidad, que se perdió a sí misma, aspira a “la luz de la sabiduría”, cuya fuente para ella son los autores de los libros notables y las doctrinas. Exactamente bajo estas "farolas" (es deseable que sea concedida la audiencia personal) trata de encontrar su pérdida. ¡Ay, son las diligencias vanas! Es imposible encontrar algo perdido en otro lugar bajo la farola ajena – aunque luzca brillantemente, independientemente que es más cómodo buscar aquí. Cada tal competidor tiene que encender su farol propio (encendiéndose por sí mismo). Pero ya que ello causa muchas preocupaciones, ¡ojalá los otros ardan, y nos calentaremos!

Repetimos una vez más: somos las mismas personas, así como todos, y no sabemos crear los milagros para el público, como la habilidad de doblar las cucharas por la mirada (¡aunque las personas que comenzaron a hacer que despierte su Conciencia, son participantes de la puesta en marcha del Apocalipsis, con sus muchos fenómenos anómalos!). Pero los culpables de los cataclismos son precisamente aquéllos quienes se han permitido su propio atraso, la disonancia con ellos.

Creamos todos los milagros por las manos propias, indispensable y solamente para nosotros mismos. Sabemos cómo hace falta construir la vida, edificar las relaciones recíprocas correctas con la gente, cómo se debe sobrevivir en este mundo. Estamos dispuestos a comunicar estos conocimientos, pero no esperen que trabajaremos por aquéllos quienes no quieren hacer nada, sino están de acuerdo adorarnos como los ídolos. Por eso, cuando su percepción deseable de nosotros no concuerda con nosotros reales, no nos escriban: “Usted era mi ídolo, y en realidad sus pensamientos y acciones se distinguen de mis representaciones, ¿quién es usted después de ello?”

Independientemente de su opinión de ustedes, fuimos y somos los que somos. ¿Usted necesita una comunicación con nosotros? Lo comprendemos, puesto que todos somos los participantes del único cambio informativo. No tenemos nada en contra la comunicación, pero debe ser la comunicación sobre el fondo de la cuestión. Es desagradable encontrarse con el halago cuándo se comienzan a deificarnos. Cada uno se encuentra en su propio lugar y realiza aquel trabajo que debe ser cumplido por él. ¡Pedimos recordarlo! Estamos dispuestos a ayudarle a comprender la situación, explicar su sentido de ella, pero cargarse a nosotros mismos la carga de la responsabilidad por sus problemas de usted, y además resolverlos, – no lo deseamos y tampoco tenemos tal derecho. Aprenda a vencer sus problemas de usted, y los ayudantes en esto son nuestros libros y el Sistema de la Armonización de la Persona. La causa de los fracasos busque en sí mismo, en la manera errónea de ver la vida y la Opción incorrecta.

La razón principal por la que no deseamos ser los Santos para su Conciencia informada de ustedes, es lo que somos las prácticas, aprendemos a crear la realidad, en vez de crear los milagros, atrayendo y distrayendo por ellos al público desdichado. Precisamente la aspiración al recibo de los resultados, reales junto a las ocupaciones por el perfeccionamiento espiritual, nos distingue considerablemente de sus ídolos de ustedes. Se nos envían muy a menudo la información o sobre uno u otro Salvador siguiente de la Humanidad. Estos Salvadores no tienen límite. La desgracia consiste no en lo que alguien ha expresado la teoría del perfeccionamiento espiritual, sino en lo que la gente, habiendo conocido la información siguiente de esta dirección, no desea llegar a comprenderla, no quiere aprenderla y aplicarla en acción. Todos quieren tener la coparticipación a la información, pero sólo teoréticamente, y aplicarla en la práctica – ¡ni abrí el pico! – que los “tontos” se recreen con ello. En resumen, tal coparticipación se acaba por la formación de la ilusión de la perfección espiritual. ¡Pero esto es insuficiente! Si la coparticipación semejante se cerrara solamente en un sujeto, todo estaría claro; pero esto no es así: la persona, cuya Alma está llenada con el autoengaño, por la ilusión de la perfección espiritual aspira a la dirección de sus semejantes, en el nivel subconsciente aspirando a formar alrededor de sí el círculo de los adictos que le ayudarán a ella a su autoafirmación y traerán el bien para el jefe.

En resumen, no habiendo aprendido a observar las Leyes de la Conservación, no habiendo aprendido a sus continuadores a hacerlo, todos caen conjuntamente bajo el rodillo kármico. La gente continúa vagando en los laberintos de las ilusiones construidas por su Conciencia imperfecta. El Camino hacia la Verdad para ella, como antes, es confuso, y, por consiguiente, tal gente no está satisfecha, constantemente le falta algo. El especialista desgraciado del perfeccionamiento espiritual se ha designado a sí mismo para ser maestro de la Humanidad, pero esto no fue hecho por el Universo. Indicamos concretamente al Universo, y no a la gente. A menudo la gente asciende su ídolo al rango de los Maestros de la Humanidad solamente en razón de sus deseos subjetivos, porque quiere mucho tener los Maestros, su imaginación está sorprendida con unas declaraciones especiales, las que le entreabrieron la cortina de los misterios de la vida o con los milagros sobrenaturales. Pero esto es su deseo subjetivo que de ningún modo concuerda con los intereses verdaderos del Universo.

El conocimiento verdadero de la vida comienza del estudio como el conocimiento de las Leyes de la Conservación y la habilidad de edificar, en su base, las relaciones recíprocas armoniosas con la gente. Si usted no ha pasado esta escuela, ni hablar del asunto del derecho de la “dirección”. Usted debe comprenderlo, si quiere realmente conocer la vida y su sentido, haciéndose digno de ella. Repetimos una vez más: antes de llevar la gente tras de sí, es necesario aprender a seguir los otros, ser el “accionado”. Exactamente en esta habilidad se manifiesta la humildad y la modestia, pero hay muy pocas de tales personas. Estas cualidades del Alma se destruyen por las manifestaciones del orgullo.

La gente moderna que busca las vías al perfeccionamiento espiritual, está privada de dos cualidades importantes: no sabe pensar objetivamente, siendo privada de la inclinación a la Sabiduría, y no sabe unirse en el sistema único armonioso. Todas sus aspiraciones a la perfección espiritual son llenadas con el egoísmo, el egocentrismo y la aspiración a la satisfacción de los intereses egoístas. ¿Acaso esto es aquella espiritualidad que es necesaria a Dios y el Universo?

Aconsejamos a las personas confiadas que acojan con precaución extrema su inclinación maniática a crear las autoridades y los ídolos. La imitación es un mal rasgo. Ella más bien indica a su incompetencia de usted en las cuestiones del perfeccionamiento espiritual que a la dignidad. Las autoridades y los ídolos se crean por aquéllos que se encuentran en el poder de las emociones, esperando el milagro. Lo destacábamos más de una vez, pero la gente está ocupada por la búsqueda de las tecnologías que satisfacerían su egoísmo con la coparticipación al perfeccionamiento espiritual, y está ocupada a tal punto que se hace el defensor ferviente de la Noosfera, cumpliendo el papel de los tentadores, ayudando, por eso mismo, a las personas pensadoras que salgan a la Evolución. Sin embargo, con eso la gente misma se aparta del camino vitalmente importante.


3. La inhabilidad de arrostrar las pautas impuestos por las autoridades y los ídolos. En la actualidad se acumuló y está distribuyendo el volumen enorme de la información que narra sobre qué debe ser la persona, qué lugar ella ocupa en este mundo, cómo es posible librarse del mal del ojo, de las maldiciones, cómo hace falta trabajar con las energías, etc. En resumen, en las personas inclinadas al autoengaño se desarrolla la incapacidad patológica del análisis y la generalización, la inhabilidad de ver la perspectiva del desarrollo de los acontecimientos, y en las cabezas nace la barahunda continua.

Y aunque estas personas ya no tienen los puntos de referencia vitales, los pierden a ellos definitivamente. Y si las Almas también son llenadas con el orgullo, ellas pierden los puntos de referencia definitiva e irrevocablemente, habiendo caído para siempre en la trampa de la espiritualidad ilusoria.

La Conciencia estereotipada que no tiene la barra como la información interior (cristalizada, generalizada, dejada pasar a través de sí, qué puede ser conseguido solamente habiendo reconocido la realidad como el punto de partida para sus acciones) teme pánicamente a arrostrar la opinión de los ídolos y nada puede presentar como contrapeso a la autoridad. Tiene miedo a manifestarse contra la opinión pública. De aquí la mayoría de la gente habla y piensa según unas pautas, y en sus acciones repite uno a otro. A la persona le hicieron perder la cabeza por las exigencias distintas a ella – como la necesidad de cumplir las obligaciones de todo género, observar la masa de las prescripciones y las contraindicaciones. La espantan a ella por los castigos distintos y las penas. Las exigencias básicas de todas las autoridades a la persona son siguientes: “sé bueno; ama a todos; sufre y Dios te retribuirá; cree en Dios y Él te salvará; vive en la humildad; en el mundo hay solamente dos fuerzas que luchan: Dios y el Satanás. Cuidado con el Diablo que seduce al hombre; trabaja en nombre de Dios, Le dale a Él el diezmo, etc. ¡Tantas prohibiciones y exigencias! ¿Cómo comprenderlo todo?

Que sea más fácil orientarse en todo esto y sacar conclusiones correctas, sepa que la persona está dada a luz libre, su Alma no está esclavizada por ningunas obligaciones, no es dependiente de nadie ni de nada. La persona es libre en su Opción, en la manifestación de la Voluntad. Nadie tiene el derecho de imponerle a usted su voluntad, su opción, sus juicios y miradas. Nadie tiene el derecho de explotar su Conciencia de usted. Ella debe ser libre de las supersticiones, los miedos, los ídolos, solamente entonces la persona será libre en la Opción. La Opción es la fuerza tan poderosa que nada ni nadie puede romperla. La persona por sí misma debe determinar y decidir cómo vivir, en qué creer, qué apreciar.

¡Usted puede objetar que así no está lejos hasta la anarquía! ¡Es justo! Sin embargo, en la naturaleza hay unas fuerzas que corrigen su Opción. Su tarea de ellas es no permitir que la persona se desvíe de la dirección dada de su desarrollo evolutivo. La interacción de la persona con las fuerzas de corrección de la naturaleza se realiza por medio de la Conciencia y la comprensión, por eso es importante aprender pensar y hacer la Opción justa en los intereses del Universo. La persona es libre en su Opción mientras estudie, conozca el abecé del proceso de la vida y las fuerzas de la naturaleza. Cuando el curso de la enseñanza está acabado, la persona tendrá que coordinar todas sus acciones, pensamientos y intenciones solamente con los intereses del Mundo. Entonces la Opción se limita por el Mundo mismo, Sus Leyes, por las cuales la persona debe guiarse así en su desarrollo espiritual como en los asuntos cotidianos, y esto significa que la anarquía no puede ser en general. La anarquía en la comprensión, con todas las sinrazones, surge solamente en caso de que la persona está concentrada en sí misma, en la vida en el socium. Su pensamiento está encantado por las ilusiones del mundo material.

El egoísmo, el subjetivismo son las causas principales de lo que la Opción y la voluntad son avasallados por las ilusiones. La persona pierde en este caso su cualidad básica – la habilidad de analizar, crear de la información aislada el cuadro general, ver la perspectiva del desarrollo de las acciones y las intenciones.

Su voluntad no libre está explotada por los curanderos, los magos y los taumaturgos de todo género, sin mencionar unos servicios más materialistas del socium. Usando que usted no sabe los derechos y su lugar propio, todos ellos chantajean con amenazas de todo género, amenazando con la pena celeste. Memore que Dios no tiene ningunas pretensiones y las intenciones de castigar a aquéllos que han hecho su Opción. Hasta el Karma corrige solamente aquéllos quienes no han determinado en su Opción.

Si la persona hace la Opción a favor del servicio al Diablo, saca las fuerzas de la Noosfera, cumpliendo una serie de las funciones, le encargadas a ella por esa parte del Campo. La persona servirá al Diablo hasta aquél tenga necesidad de ella, pagando en cambio por la vida de su Alma. La astucia básica de los servidores del Diablo es el convencer a una persona que ella no tiene derecho a disponer de sí misma, de su Opción y Voluntad. Con este objetivo la apasionan a ella por los milagros de todo género, como: la materialización de los objetos, del dinero, la vivificación del muerto, la curación del moribundo.

Pueden hacer participar en el "trabajo" con los procesos globales universales. Es decir, atraen de todas maneras en el mundo quimérico de la espiritualidad ilusoria, de donde la persona – niño desavisado – no puede escaparse por sí misma: su potencial espiritual se gasta en las ilusiones que se materializan en los milagros y la manifestación de lo sobrenatural. El objetivo de todos los “reclamos” es solamente uno – el esconder de la persona sus posibilidades verdaderas. Así el Universo aspira a obligar a la persona que haga su potencial creador (en efecto arrancando su destinación), en vez de recibir a modo del maná celestial. Así se desarrolla la Sabiduría y la forma superior de la Conciencia.

Esté en guardia con aquéllos que afirman que ellos son los mensajeros de Dios. En nuestra práctica teníamos ocasión de encontrarse con tales "mensajeros". Recordaremos que en este mundo cada uno se encuentra en su propio lugar y cumple solamente sus funciones que le son propias. El lugar de la persona es el socium. La función – el aprender vivir en el Sistema de las personas, es decir, en la sociedad (para las Almas jóvenes), hacer la Opción y disponerla (para unas Almas más maduras), construir su círculo de comunicación y su vida (para las Almas adelantadas). La esfera del control de los procesos terrestres generales y espaciales se encuentra fuera de la competencia del ser humano. Por eso, cuando tratan de fascinar su imaginación de usted por la coparticipación a los grandes asuntos, sepa que esto no entra en la competencia de las posibilidades humanas (el objetivo de la persona – es el aprender a conocer las bases del Mundo y vivir, guiándose por Sus Leyes; no tenemos ningunas otras tareas y posibilidades). Por lo que usted cargue a sí mismo las funciones impropias (el Mundo lo aprecia como una aspiración a distinguirse y la manifestación del orgullo), expiará según las Leyes kármicas, puesto que usted viola las Leyes de la Conservación.

Todo lo dicho concierne especialmente a los contactos con el Mundo Tenue. Los contactos ocurren cada vez más. ¡Tales son tiempos presentes! El ser humano, “habiendose emplastado” en el progreso científico-técnico, activó los flujos informativos potentes, y sin cumplidos, se profundizó en el mundo material, habiendo olvidado del mundo espiritual, de ese modo desequilibró sólidamente la naturaleza a favor de las fuerzas de destrucción. El Mundo, aspirando a restablecer el equilibrio perdido, trata de hacer que la persona vuelva a reflexionar, vuelva a la cumplir las funciones encargadas a ella por la naturaleza, para que en la persona sea regenerada la aspiración a la perfección espiritual, y por eso por medio de los contactos entrega la información necesaria para esto. Solamente la persona egocéntrica, con el Alma ensuciada por los vicios, se ingenia en dar la información salvadora como el Milagro, – usándola para reforzar su importancia así a los ojos propios como a los ojos de los circunstantes. En resumen la información de Dios pierde su destino y se convierte en la ilusión siguiente (la información ”de las fuerzas oscuras”), y para la gente cándida que no sabe pensar – se convierte en la tentación que traga en el pantano de falsedad.

Conforme a la información semejante a la persona se le han encargado de cumplir los asuntos muy importantes, casi el salvamiento de la Humanidad, piden hacer una serie de las manipulaciones en el control de las fuerzas universales, tomar parte en desenrollar Mer-Ka-Ba de la Tierra, etc. Además pueden sonar los nombres de sus autoridades y ídolos, usarse el nombre del Shamballa, pueden descubrirse como los Mahatmas, los representantes de la Fraternidad Blanca, los extraterrestres. Recuérdese que estas funciones no son suyas de usted. Dios tiene unas personas que cumplen estas funciones y pasarán sin su participación de usted. Es posible que Dios le encargará a usted las funciones de la dirección de los procesos en los límites de la Humanidad, pero para esto usted debe ser perfecto espiritualmente, fuerte energéticamente y libre de los miedos. La persona vivía, encontrándose en las patas de la espiritualidad ilusoria, era imperfecta, pecaba – y de repente se le encargan que dirija los procesos universales. ¿Qué puede cambiar aquél quién no tiene la energía suficiente hasta para sí mismo?

Esto significa que usted debe saber dirigir su salud, sus emociones y Conciencia. Muchos creen erróneamente que cuando Dios les carga a ellos el asunto serio, llena con la salud y la fuerza, habiendo dado todo el bien imaginable y posible. Es un error. Dios es el segundo Polo de la Vida. Con Él podemos cooperar solamente por medio de nuestros pensamientos, fuerzas y reservas. Él no puede darnos nada, y no tiene el derecho; podemos tomar todo lo necesario por nosotros mismos y solamente por nosotros mismos, conociendo la vida y desarrollando la Sabiduría. Podemos recibir estos bienes, si por nuestra Conciencia nos ligamos con este Polo de la Vida, e. d., con Dios. Por eso cuando se le hablan a usted que Él tiene necesidad de su ayuda en el control de los procesos universales, recuérdese – lo más probable, las peticiones semejantes son dirigidas a las cualidades espirituales, a lo mejor escondidas de su atención. Estas cualidades pueden ser: la soberbia, el deseo de realizarse, ascender a los ojos de los circunstantes, etc. Para que no se entregue a la provocación, sea modesto, trabaje con las tareas primordiales y urgentes del perfeccionamiento del Alma. Dios nunca le encargará el asunto, si usted todavía no está preparado para cumplirlo.

En los libros anteriores era dicho que el Alma se dirige por la Conciencia de Dios hasta que la persona comience a despertar su Conciencia. Esto significa solamente lo que todos los portadores del Alma, desde un corpúsculo hasta el ser humano, son biorobots, ya que se dirigen por los programas terminados, que creados y corregidos por la Gente del Mundo de Dios. Estos programas están conservando en los Egregores del Campo Infoenergético (los campos de torsión). El objetivo del ser humano, habiendo recibido el 2 – 5 % de la Conciencia, es aprender gradualmente a crear en el Campo Infoenergético el software (programa informático) propio. La creación por la Humanidad de los Egregores de la Noosfera, como el producto de la obra colectiva, en realidad es el primer paso en la formación de la Persona-Creador. El paso siguiente será la adquisición por la persona de las prácticas individuales en el trabajo colectivo con el Campo – en la creación de los programas de la Vida y la Evolución, tanto sus propios como los colectivos. Sin pasar esta etapa de la creatividad de abajo ni una persona no será permitida a Dios ni a la espiritualidad verdadera. Ya que el proceso mencionado es un objetivo básico del Mundo en la formación de la Persona-Creador, ninguna desviación de él no se permite, y por eso sea indiferente, neutral con los poderes especiales de todo género, como si dados por el Mundo, tranquilamente y con la comprensión. ¡Quién sabe qué le vino a la cabeza de hierro fundido del biorobot!

Muchos aspiran a abrir en si la manifestación de lo sobrenatural. Nuestro consejo es tal: ¡no tenga prisa! No es oro todo lo que reluce. El mal y el bien van mano a mano, por eso la manifestación de lo sobrenatural puede ser la manifestación tanto del polo de las fuerzas creadoras como del polo de las destructivas. Es necesario comprender que la manifestación de lo sobrenatural de Dios puede tocar solamente las Almas puras, libres del orgullo y la envidia y, seguramente, la persona preparada para cumplir las funciones encargadas en ella. Sea honesto ante sí mismo: una vez más compruebe sus preferencias espirituales y la orientación mental. Si el Alma depende del orgullo y la envidia, estas dos cualidades serán el obstáculo básico a la reunificación con Dios. Por eso, cuando la persona vive en el pecado, está lejos de la perfección y es egocéntrico, la manifestación de lo sobrenatural en ella – unívocamente no es de Dios. Las personas de Dios se distinguen por su modestia, no tienen la necesidad de atraer hacia sí la atención por los milagros públicos. Siempre están dispuestos a participar en los procesos de la ganancia mutua y el apoyo. Los representantes de otro polo están revelando por la aspiración a aprovecharse de su error de usted, continuar cultivando en usted la ignorancia, escondiendo los conocimientos con un objetivo sólo – realizarse a sí mismos en su valor. Funcionan a través del miedo, aspirando a vencer la voluntad, constriñen a la sumisión, la ejecución de las acciones sin interpretación y en la ignorancia completa. Atraen su atención de usted por los milagros. ¡Sea sabio!

Cada persona está inclinada hacia el bien y el mal al mismo tiempo, estas cualidades siempre están vecinas uno con otro. La inclinación a la virtud o la parte opuesta depende de la Opción de la persona (todo depende de Él), también de la limpieza espiritual. Nadie tiene derecho de ser opuesto a esto. Nadie es imperioso de hacerle a usted inclinarse al bien, al amor, al sacrificio de sí mismo u otras obligaciones. Todas estas cualidades deben ser la necesidad del Alma. El bien y el amor se crean y se hacen por la orientación mental de la persona. Nadie tiene derecho de usar su bien de usted, su amor, conciencia, inclinación a la generosidad. Si le reprochan a usted de la ausencia de estas cualidades, no pierda la firmeza y el dominio de sí mismo. Recuérdese, usted no está obligado a nadie y a nada. Usted tiene derecho a ejercer la Opción y vivir en concordancia con ella. Pero tome en consideración que el mundo de los biorobots, reprochando que usted no tiene las virtudes, trata de someter la Voluntad y la Opción. No caiga en los efugios y las astucias semejantes del socium y sus representantes separados.

¿Qué acciones debe usted emprender para recibir el bien del Mundo? Estas acciones son tales: cambiar su Conciencia, habiéndola liberado de la inclinación al autoengaño, habiendo eliminado en ella todos los miedos y los estereotipos para crear el círculo de los correligionarios.

¡En cuanto a los estereotipos todo está claro! Le hemos dedicado a este problema la mayor parte de nuestro trabajo, he aquí la necesidad de crear el círculo de los correligionarios – es algo nuevecito que sale fuera de los límites de nuestras representaciones. ¿Para qué esto es necesario, ya que la mayoría de la gente y así se interesa por el perfeccionamiento espiritual, y aquí aún es necesario preocuparse por unos correligionarios? Más arriba hemos examinado el punto de vista del Mundo Tenue al perfeccionamiento espiritual de la persona. Él percibe este problema completamente de otro modo. Sus representaciones de Él sobre el perfeccionamiento espiritual salen de la vida misma, mientras que las representaciones de la persona se limitan por las mismas orientaciones subjetivas. Desde la infancia nos hemos acostumbrado a sentirnos a nosotros mismos como la unidad del socium, solamente en él sacamos para sí las fuerzas y la defensa de los disgustos. Exactamente por esta causa, hasta subconscientemente, tememos violar los dogmas, que la sociedad nos ha impuesto.

Ocupándose de la práctica espiritual, continuamos viviendo según aquellas reglas que funcionan en nuestra percepción y en la apreciación subjetiva de la realidad, pero no en la vida misma. En resumen, nuestra vida corre según sus leyes, y la real – según las suyas. Para que sea confortable, tratamos de embutirla en los límites de las reglas aceptadas por la sociedad, hechas por la Conciencia subjetiva de la mayoría de sus representantes. Y es natural que todos nuestros esfuerzos se pierden en vano. La vida real no se somete a los deseos subjetivos y las reglas. Por eso es necesario escoger completamente otra dirección en el perfeccionamiento espiritual – el camino del conocimiento de la vida real, orientando nuestra Conciencia solamente hacia él.

También hemos aclarado que la ocupación por las prácticas espirituales no significa que la persona es capaz de darse a conocer en el asunto, en concordancia con la Ley de la Unión. Los ascetas espirituales, aislándose de la sociedad, afirman que solamente en el eremitorio es posible llegar a la perfección y reunirse con Dios. ¡La ingenuidad ciega! ¡Solamente los Santos tienen derecho a vivir en el eremitorio! ¡La persona ordinaria todavía tiene que crecer hasta este nivel!

¿Dónde usted puede comprobarse a sí mismo, habiendo sacado el total de la perfección espiritual? Entre la gente, sin duda. Solamente en el contacto con la gente, que por el Universo fue hecha responsable de la correción de su Conciencia de usted, es posible tocar con la vida real, en vez de la inventada. La vida en el eremitorio inventada por la persona para sí misma, está alejada de la vida real. Solamente las personas que han gustado íntegramente la educación del socium, han comprendido la diferencia entre las manifestaciones subjetiva y objetiva de la vida, habiendo aprendido a recibir de la vida todos los bienes, pueden permitirse irse en el eremitorio, a la tranquilidad. La persona ordinaria que prueba de someter la vida a sus ideales y reglas, no tiene derecho a alejarse en el eremitorio ni para un minuto. La vida real no se circunscribe a ningún límite, se rige según sus propias leyes. Cada uno de nosotros debe conocer estas leyes objetivas manifestadas en las Leyes de la Conservación y aplicarlas en el asunto.

Los infractores de todas las reglas subjetivas son las personas, en cuya ambiente usted se encuentra. Por eso, para desarrollar espiritualmente y recibir la posibilidad de reunirse con Dios, es necesario corregir sus relaciones recíprocas con los que le rodean a usted. El resultado exitoso de tal trabajo es el círculo de los continuadores o los correligionarios, unidos alrededor de usted en base de la Ley de la Unión y dispuestos a apoyarle a usted y a cada miembro del círculo en cualquier asunto. El círculo de los correligionarios es un Sistema único de la gente, con cuya ayuda usted edifica el espacio de la vida para sí y para ellos. En el espacio vital usted aprende a ser un Creador. ¡Qué crea – lo recibirá! Para crear algo cualitativo, es necesario tener las inclinaciones mentales correspondientes. En el Sistema entran las personas, cada una con sus rasgos psicológicos individuales, y usted tiene que conocerlas y unirlas. Aquí ya no debe tener lugar su subjetivismo de usted, es necesario dar oídos a la opinión de los otros, respetándola. En base de las opiniones humanas aisladas es necesario producir una, ventajosa para todos, habiéndola puesto como base de la vida del Sistema. La vida en ella se somete a las leyes objetivas. ¿Acaso esto no es un conocimiento real de la vida? Solamente durante la tentativa de recoger alrededor de sí los correligionarios usted puede corregir su Conciencia de usted, conociendo con su ayuda los acontecimientos de la vida.

Aspirando a la asociación con los correligionarios en el Sistema único, es necesario tomar en consideración su propia preparación para tal paso. No olvídese de lo que la Vida siempre satisface la demanda social, e. d. sus exigencias de usted. El Mundo le envía a usted las personas que son capaces de ayudarle a resolver sus problemas. Sin embargo, le envía a usted tales personas que usted mismo se merece. La gente es su reflejo de espejo. ¿Teme usted a la vida? Le serán llevadas las personas que también la temen. Usted esta ante la Opción: o desea que todos juntos teman a la vida, o busquen conjuntamente los modos para eliminar este miedo. ¿No da crédito a la gente? A usted llegarán las personas que del mismo modo tampoco darán crédito a los otros, incluso a usted. Si su Alma está inclinada hacia el autoengaño, a usted llegarán tales (o usted llegará a ellas), que le agasajarán con las ilusiones. Todo el que busca recibe. En cuánto lo hallado corresponderá a la realidad – esto depende de su relación a la realidad.

Ante usted, como un ser humano que busca la perfección espiritual, está planteada la Opción del Camino: o irse en el eremitorio, habiéndose aislado de la gente, o aprender a vivir entre ella, creando el círculo de los correligionarios, evolucionando junto con ellos. ¿Qué optar? Si la primera variante, tiene que buscar los lamas tibetanos y los Gurú, que le llevarán seguramente en el mundo de los ensueños y las ilusiones. Si la segunda, le es necesario nuestro Sistema de la Armonización de la Persona. Orientamos a la gente hacia el conocimiento de la vida real en la interacción con las personas y los acontecimientos reales que no se someten a ningunos canones subjetivos y ningunas reglas.

¿Esto le conviene? ¡Entonces, feliz viaje! El primer paso por este camino comienza de la transformación de su Conciencia propia. La vida no se somete a ningunas reglas subjetivas, por eso ellas no deben existir en la Conciencia. Usted puede portarse en concordancia con sus reglas propias, pero está prohibido exigir su observación de los demás.

La tarjeta de visita de la Conciencia estereotipada es el deseo del individuo de subordinar la conducta y los pensamientos de la gente a las reglas y las orientaciones subjetivas. Este capricho influye vivamente en los niños y los parientes cercanos, cuando el deseo semejante se cubre por la manifestación de la preocupación, por la aspiración a proteger al hijo querido de las faltas y las desgracias. Nadie le prohíbe preocuparse por sus niños y deudos, pero es necesario hacerlo, tomando en cuenta sus intereses, y no los de usted. Y usted tiene que conocer los intereses de la gente, comprenderlos, comparar con los suyos, determinando la realidad de unos y otros. Además, si usted encuentra que los intereses del prójimo, a diferencia de los suyos, no coinciden con la realidad, puede intentar cambiarlos. Hace falta con precaución influir en el cambio de los intereses de la persona, gradualmente, por medio de la explicación y la comparación con la realidad, dirigiéndose hacia su sentido común. En caso contrario toda su aspiración a proteger, ayudar, guardar a cualquiera de las desgracias – hay una manifestación egoísta de su ente, y es necesario examinar su intención de arreglar las "relaciones recíprocas" con la gente como “sadismo psicológico” y “vampirismo”.

La causa principal que los niños o los parientes no pueden negarse a sus intereses, es su voluntad débil, la incapacidad de vencer sus intereses y deseos falsos. Esto es aún una dirección del trabajo con los próximos. Se debe ayudarles a educar en sí la fuerza de voluntad y la habilidad de reprimir los deseos y las emociones vinculadas a ellos.

Como usted puede ver, antes de cambiar la Conciencia del otro, es necesario cambiarse a sí mismo, cambiar su relación a la vida y los circundantes. Es necesario aprender a respetar las convicciones y los intereses no sólo suyos, sino también los ajenos. Se puede establecer las relaciones recíprocas armoniosas con la persona solamente en caso de que sus pensamientos y aspiraciones trabajan en el unísono, uniéndose o completando uno a otro, y para esto es necesario ayudarle a cambiar la Conciencia, no rompiéndola. Que sea confortable y fácil en la vida, usted debe tomar parte en el cambio de la Conciencia de la gente. Precisamente esto presenta dificultades en el trabajo con la gente, alejando la perspectiva de la búsqueda rápida y la creación del círculo de los correligionarios, pero sin este trabajo todos sus esfuerzos se perderán en vano, y usted no avanzará ni una jota. No olvídese: ¡antes de cambiar la Conciencia de alguien es necesario cambiarse a sí mismo!


El deseo de cambiar el mundo (la parábola de sufi)

Bayezid Bastami4 ha escrito en su autobiografía: Cuando yo era joven, la base de todas mis oraciones fue el deseo de cambiar el mundo. Yo pedía: “¡Dios mío, dame las fuerzas que yo pueda cambiar el mundo!” Todo me parecía erróneo. Era un revolucionario y quería cambiar la cara de la Tierra.

Cuando me he hecho mayor de edad, empecé a rezar así: “Parece que esto es un poco mucho; la vida se va de mis manos. Ha pasado casi la mitad, y yo no había cambiado ni una persona. Por eso, permíteme, Dios mío, cambiar mi familia”.

Y cuando me he envejecido y he reconocido que hasta la familia es demasiado, entonces comprendí que si tengo éxito cambiándome a mí mismo, esto será bastante, más de basta. Ahora rezo así: “¡Dios mío, he comprendido y quiero cambiarme a mí mismo, permíteme hacerlo por lo menos!”

Y Dios me respondió: “Ya no se quedó el tiempo. Debías pensar en esto al mismo principio”.


Buscar a los correligionarios y unirlos en la comunidad que vive según los principios de la Ley de la Unión – es muy difícil. El problema consiste en lo que la mayoría de la gente no quiere cambiarse a sí misma, renunciando a sus miradas y convicciones. Hay todavía una dificultad vinculada con lo que la mayoría de la gente está dotada de orgullo, que es el obstáculo insuperable para entrar en el número de los correligionarios de sus semejantes. En la vida todo pasa por un relevo, incluso el bien. En el círculo de los correligionarios primero creas por tus manos el bien para el otro, y solamente habiéndolo dado a su prójimo, creas para ti mismo. La naturaleza también esta vez resultó sabia, puesto que la creación por las manos propias de los bienes para el prójimo es el mejor modo de librarse del orgullo, la envidia y otros sentimientos negativos. Habiéndose librado de ellos, la persona en primer lugar aprende a entrar en el círculo de los correligionarios, aprende a someterse a las tareas únicas y los objetivos de la comunidad. Habiéndose educado a sí misma en concordancia con la Ley de la Unión, se puede comenzar la búsqueda de los correligionarios.


El profeta y las cucharas largas (la parábola de sufi)

“Un mahometano ha llegado un poco al profeta Elías. Lo agitaba mucho – qué es el infierno y qué es el paraíso, porque quería vivir justamente.

– ¿Dónde está el infierno y dónde está el paraíso?

Con esta pregunta el hombre se dirigió al profeta, pero Elías no le respondió. Él llevó al interrogador de la mano por los callejones oscuros en el palacio. A través de las puertas de hierro entraron en la sala grande con la multitud del pueblo, las personas pobres y ricas, en los andrajos y las vestimentas preciosas. En medio de la sala había a fuego un perol enorme, en el cual hervía la sopa que en Oriente se llama “ash”. El olor grato de la comida se esparcía por toda la sala. Alrededor del perol se agolpaba la gente con las mejillas hundidas y los ojos absurdos, tratando de recibir la porción de sopa.

El concomitante del profeta Elías se sorprendió cuando ha visto en sus manos las cucharas, tan grandes como ellos mismos. Toda la cuchara fue del metal, candente de la sopa, y sólo en el fin del mango había un astil de madera. Con la avidez los hombres hambrientos metían sus cucharas en el perol. Cada uno quería recibir su parte, pero nadie lo consigue. Sacaban penosamente las cucharas pesadas de la sopa, pero puesto que aquéllas eran demasiado largas, los más fuertes no podían embocarlas. Los que eran demasiado celosos quemaban sus manos y la cara y abarcados por la avidez, machaban con la sopa los hombros de los vecinos. Gritando las injurias, se lanzaban uno contra otro y golpeaban con las mismas cucharas, por las cuales podrían saciar su hambre.

El profeta Elías llevó concomitante al mano y le dijo: ”¡Aquí es el infierno!” Ellos abandonaron la sala y poco tiempo después no oían los gritos infernales. Después de los viajes largos por los pasillos oscuros entraron en otra sala. Aquí también era mucha gente. En medio de la sala había un perol con la sopa que hervía. Cada uno tenía la misma cuchara enorme, que Elías y su concomitante ya habían visto en el infierno. Pero los hombres eran bien nutridos, en la sala sólo se oían las voces contentas silenciosas y los sonidos de las cucharas zambullidas. La gente andaba a pares. Uno zambullía la cuchara y daba de comer al otro. Si para alguien la cuchara resultaba demasiado pesada, en seguida otro par le ayudaba por sus cucharas, así que cada uno podía comer tranquilamente. Tan pronto como uno se saciaba, su lugar era ocupado por otro.

El profeta Elías dijo a su concomitante: “¡He aquí es el paraíso!”


Como usted puede ver, solucionar tal problema – no es para cada uno, ¡todos desean recibir la felicidad y el bienestar y lo más rápidamente posible! He aquí nos molestan a nosotros tales creadores desgraciados, esperan que les crearemos el círculo de los correligionarios que traen los bienes. ¡Pero, ay! No engañarás al Mundo. No distribuye las galletas de miel gratuitas, es necesario crear todo por sus manos y el trabajo propio. Si usted quiere recibir algo de la vida y ha entrado en el círculo de ciertos adictos, aprenda a crear el bien para los otros así que “no le ahogue a usted la cólera” y que no sea un roñoso; supere sus miedos, vaya a la gente y entre ella busque los correligionarios. Mientras ellos sean los alumnos, crean el bien para usted. Tan pronto como se hagan los Individuos, los Líderes, sean independientes, ya alguien de sus alumnos de ellos creará el bien para ellos. En el Mundo el bien es recibido por dos Polos al mismo tiempo – los que toman y los que crean.

A propósito de la recompensa – ¡esté tranquilo! No en balde se dice: “Que la mano de aquél que da no se empobrezca” 5. Precisamente en la habilidad de “dar”, creando el bien para el otro, se manifiesta la Ley de la Sucesión, que de otro modo llaman la Ley del Amor. Porque no más que palabras y en nuestros sueños amamos a todos, estamos dispuestos a compartir la última camisa, y en realidad… Sólo tiene que hacer la tentativa de unirse conforme al principio de la ganancia mutua y el apoyo, como en el acto se despiertan los defectos profundos del Alma – la envidia continua. Solamente en el trato y el trabajo con la gente, en la aspiración a la unión con ella, – es posible eliminar todos los estereotipos, el orgullo y en verdad llegar a la perfección espiritual.

La búsqueda del círculo de los correligionarios, la asociación con ellos – es su examen de madurez. Si usted no ha aprendido a unirse, no ha podido edificar las relaciones recíprocas armoniosas con la gente, consolidarla, habiéndola equipado con la idea general de la ayuda mutua; no ha podido conseguir la unión en el Sistema, – entonces no ha podido encontrar su Vía de la Vida (el Camino del Tao6). Usted, ¿para qué sirve? ¿Para dar gritos sobre la ayuda? ¿Acaso entonces se puede llamarle a usted un Ser Humano – Sensato, un Rey de la naturaleza? Perdónenos por las declaraciones ásperas, pero tales son las realidades de la vida, trate de contestarse a sí mismo a estas preguntas y comprenderlas. Para nosotros la respuesta es evidente, ¿y cómo para usted? ¡Cómo siempre, la Opción es de usted!

Todo lo dicho por nosotros es evidente por sí mismo, solamente pocos ven esta evidencia, puesto que solamente los que se han liberado de la percepción subjetiva de la vida, los estereotipos y, lo más importante, de la envidia, orgullo, narcisismo, – solamente ellos pueden prestar la ayuda mutua y el sostén mutuo. El orgullo y la envidia son los sentimientos básicos que impiden participar en los procesos de la ayuda mutua y la creación del bien mutuo. La envidia nace de un pensamiento solo que: “soy tal bueno, justo, casi el genio, pero debo participar para colmar de beneficios a mi semejante, que está por debajo de mi dignidad; y por alguna razón él debe recibir el bien antes de mí”. En cualquier caso, los pensamientos negativos y los actos vinculados a ellos llevan a la gente de la observación de las Leyes Espaciales, entonces, la hacen a ella pecaminosa. Pecaminoso es aquél quién viola las Leyes de la Conservación y se niega a participar en los procesos de la ayuda mutua y el incentivo mutuo. Si usted considera que el “vecino” no es digno de los bienes, sino usted es digno de ellos – esto es su opinión subjetiva, usted se ha designado a sí mismo como el destinatario de los bienes, y esto es la función de Dios, del Mundo y de la Vida.

Los hombres con el orgullo en el corazón, dirán obligatoriamente: “Parece que los autores han rodado fuera de lugar. ¿A qué fin estas habladurías sobre la perfección espiritual y la necesidad de crear el círculo de los correligionarios? ¡No voy a ocuparse de esto!” Bueno, nadie le obliga a usted. ¡Cada uno hace la Opción por sí mismo! Pero una vez usted notará que todos los esfuerzos en el camino del perfeccionamiento espiritual no conducen a ninguna parte, usted está parado en su desarrollo, de nuevo habiendo entrado en el mundo de la autoexaltación, la autoapreciación reducida y la arrogancia. Cuando lo comprenderá, entonces querrá el business de red, se acordará de la necesidad del trabajo con la gente y que antes de que la gente le traiga a usted los bienes, le indicará su lugar verdadero entre ella, habiendo eliminado cualquier manifestación del orgullo y el miedo. Precisamente estas personas le mostrarán – cuánto usted vale en realidad, qué valores vitales confiesa, etc. Solamente después de ello usted será notado por Dios, el Universo y la gente. Solamente entonces usted puede recobrar realmente la salud, recibir la posibilidad de tener la abundancia monetaria y alrededor de usted se basará el círculo de los correligionarios.

Con todo, ¿ para qué son necesarias tales exigencias rigurosas a las personas por parte de Dios, el Universo y la Evolución? Por un lado, en cualquier proceso, especialmente en la creación de los bienes vitales, el segundo Polo debe estar presente. Dios en este asunto no puede ser como el Polo activo, puesto que Él, más bien, es el primer Polo unido a usted, con sus pensamientos y energía mental de usted.

Dios comparece como su potencial mental de usted y se realiza en usted a través de su trabajo creador, la habilidad de edificar la vida manifestada en los acontecimientos creadores para usted. Él se realiza en su perseverancia, la habilidad de conseguir lo deseable. A los quienes son pobres de espíritu Dios no les ayuda. Todas sus ideas se quedarán simplemente los ensueños y no más. El segundo Polo que es capaz de materializar sus ideas de usted, ponerlas en práctica, habiendo dado el bienestar material merecido, – son las personas dispuestas a venir en ayuda y crear el bien para usted. Es necesario interesarles por tal perspectiva, habiéndoles convencido que creando el bien para usted, ellas ponen el fundamento de sus bienes propios, puesto que todo en la vida pasa por el relevo. Esto significa que usted debe ayudar a la gente a salir fuera de los límites de su Conciencia limitada, mirar completamente de otro modo al mundo, a las relaciones recíprocas con las personas, a su papel y posición en la vida.

Pero este proceso está subordinado a las leyes de la armonía y la perfección. Esto significa que todos quienes se unen alrededor de usted y le traen a usted el bien, deben sentir su simpatía a ellos, su completa disposición para venir en ayuda en la creación de los bienes, como ellos crean para usted. Se puede alcanzarlo solamente por falta del egoísmo y el orgullo. ¿Quiere usted tener el bien? Sea perfecto espiritualmente, privado de todos los defectos egoístas. Y con eso la gente dispuesta a edificar el bien para usted, también debe ser privada de estos defectos. De la guardia de este proceso está el Karma. Nadie recibirá el bien de Dios y el Mundo, si es imperfecto espiritualmente.

Usted dirá: “¿Cómo entonces así, ya que sabemos muchos casos cuando el canalla tiene más que el hombre pío?” ¡Sepa distinguir el corrusco de pan ordinario del melindre! No se olvide que hablamos sobre las Leyes del Mundo, sobre las reivindicaciones que son planteadas ante el ser humano que ha tomado el camino de la Evolución y la inmortalidad. En este caso usted recibe el bien de Dios por medio de la gente y su acto de voluntad. En la sociedad, donde funcionan las leyes de la explotación psicológica y física según los principios del egoísmo, los bienes están dando a aquéllos que explotan activamente a las personas, subordinando su voluntad. ¡Analice y compréndalo!

Recordaremos que las tentativas de seguir, quién merece o no merece recibir el bien de la vida – tienen su apreciación subjetiva de las dignidades de otra persona. Usted asumió la responsabilidad del juez y las funciones que pertenecen a Dios y el Karma. En ello se manifiestan el orgullo, la envidia y la falta de deseo de aprender. No se olvide que todo en esta vida para usted es un maestro. Elimine el orgullo y sepa notar la lección que le está dando por la vida. Para ella no existe lo bueno ni lo malo, ni lo justo, ni lo injusto. Hay solamente una escuela de la vida. Usted tiene lo que debe recibir de ella para educarse a sí mismo. Usted atrae aquella gente que le enseña, ayudándole a comprender y reconocer sus miradas correspondientes a la realidad objetiva. Aprenda a prestar más atención a sí mismo y hacia sí mismo, y que la gente extraña no le interese a usted en este plan.

La segunda causa por qué es necesario crear el círculo de los correligionarios, es su alejamiento de la Noosfera. La Noosfera se basa por el socium de los hombres-biorobots que se guían por su Yo subjetivo, e. d. por el egoísmo y los instintos, los que en la percepción de la vida se han ido no lejos de la clase de los animales. Los instintos básicos de los animales son los instintos de la supervivencia por concepto de la alimentación, el instinto de conservación y la reproducción. Si el animal soluciona el problema de la alimentación a cuenta de la caza y comiendo otras variedades, el ser humano lo soluciona a cuenta de la adquisición del dinero y la creación de las mercancías necesarias para la vida. Sin embargo, el esquema de la adquisición de los medios de la alimentación entre la gente queda el mismo que entre los animales. Todo está obteniendo a cuenta de la explotación de los fuentes energéticos de sus semejantes, además no hay diferencia, si se basa en comer directamente el cuerpo de su compañero o en la explotación psicológica de sus fuerzas y voluntad de él.

Todas la gente con la Conciencia cerrada o instintiva vive según las leyes de la Noosfera y se gobierna por sus programas que distribuyen los bienes a favor de los quienes cumplen más cuidadosamente las tareas de la Noosfera (la realización de los instintos). El Hombre Sensato que tomó el camino de la autoeducación y la autotransformación, que se negó a vivir por los instintos subjetivos, habiendo pasado en la esfera de la realidad objetiva y la Evolución, se desacopla de la Noosfera. Como es conocido, en el mundo de las energías, incluso las mentales, debe ser un guía. Y el guía es necesario para cada manejo de las energías. La Noosfera también es un guía, pero el guía en el mundo de las emociones, los instintos y las energías vinculadas a ellos.

Él se creaba a lo largo de toda la Evolución de la Humanidad (individual y colectivamente). Este guía es accesible para el hombre que vive bajo la dirección de la Conciencia instintiva, subjetiva, pero cuando él declara que le interesa una comprensión objetiva de su espíritu y de la vida, o, como hablamos, toma el camino de la Evolución espiritual, ocurre un desacoplamiento de la Noosfera. ¿Qué recibe en cambio?

¡Y nada hay en cambio! En el Mundo del Espíritu Puro el hombre no tiene los programas, que deben mantenerlo y llevarle a él por voluntad propia las personas que le dan el bien. Aquí comienzan unas extrañezas. El hombre no comprende qué pasa: él iba a Dios que debe crear los milagros, y en vez del bienestar esperado tiene la desorganización de todos los asuntos. Los fracasos lo acosan, se activa el Karma, que exige “amortizar” inmediatamente todas las deudas kármicas, se agudizan los conflictos familiares, etc. Exactamente por esta razón muchas personas, pobres de espíritu, desisten de la Evolución espiritual, sustituyendo la espiritualidad verdadera por la ilusoria. Es necesario comprender que ser los favoritos de la Noosfera pueden solamente los que se dejan llevar de la rienda por el egoísmo, el orgullo y otros defectos de su Alma. Los que tienen las Almas puras, están privados del egoísmo – nunca serán respetados por la Noosfera, y cuanto más pura es el Alma del hombre tanto más difícil es gozar del favor de este monstruo. Para tal hombre no hay otra salida sino evolucionar.

Habiéndose conectado al Mundo de la Conciencia objetiva pura, el hombre debe preocuparse de la creación de su guía, el ayudante en todos los asuntos, preocuparse que los otros se conecten a él. Cuanto más personas entrarán en el nuevo Mundo de la Conciencia tanto más posibilidades cada uno tendrá para mejorar la cualidad de su vida. Hace falta recordar que en el Mundo de la Conciencia pura están ausentes el papel dirigente de las emociones y los instintos. Aquí todo está gobernando por las fuerzas de la Inteligencia Objetiva y la delicadeza espiritual (la Ley de la Unión). Las emociones están subordinadas a la Inteligencia y la Conciencia. Los bienes se distribuyen a los quienes en mayor grado están dispuestos a la observación de la Ley de la Unión y han alcanzado los éxitos grandes en la perfección espiritual y el desarrollo evolutivo, por eso tenerse en tal posición puede solamente la persona privada del orgullo, el egoísmo, la envidia y otras cualidades negativas. Aquí todos pueden recibir el bien, solamente si cada uno está dispuesto a darlo a su prójimo, trabajar para el bien común. Aquí para que le son necesarios los partidarios. Usted debe encontrarlos y unirlos en la comunidad ocupada por el objetivo único del apoyo y la ayuda. Nadie lo hará por usted, puesto que usted une a los correligionarios en concordancia con sus rasgos mentales individuales: usted escoge las personas que corrigen sus rasgos individuales de usted, además tomando el potencial para su transición espiritual de los programas de la Noosfera hacia los programas de la Conciencia Pura y del Espíritu.

Más arriba hemos mencionado que para obtener éxitos, siendo conectado a las Energías Tenues del Mundo, es necesario poseer la delicadeza. ¿Qué es una "delicadeza"? Esto es un estado especial del Alma, sus manifestaciones finas, cuando la persona siente su unión propia con los circunstantes, reconociendo toda la influencia perniciosa de la infracción o la pérdida de esta unión. Esta cualidad del Alma se manifiesta solamente durante la interpretación dolorosa, cuando hay una identificación del Individuo por medio de la fusión del Alma, la Conciencia y el cuerpo físico.

En nuestros libros hablamos constantemente sobre la Conciencia: la cerrada, la extendida, la Conciencia de mamífero, la Conciencia (el pensamiento) continua, lógica, etc. Hablamos sobre el producto de la percepción de la vida por tal Conciencia – los estereotipos, los clisés, las pautas, las orientaciones; sobre la pereza y la apatía, sobre la necesidad del cambio de tal modo del pensamiento, sobre el cambio de la orientación de la Conciencia de las sensaciones subjetivas en las objetivas. Hablando sobre todo esto, no tocamos las causas y las bases del género de vida, las que llevan a la formación de la Conciencia subjetiva, estereotipada. Examinemos estas causas y bases.


La Conciencia colectiva, ¿qué tal es esto? Nos parece que la gente con la percepción filosófica del Mundo, habiendo leído nuestros libros, se pierde en las conjeturas: ¿qué es primaria – la Conciencia o la Materia? No vale la pena quebrarse la cabeza en ello – los fundadores del materialismo eran completamente justos: la Conciencia con relación a la Materia, en los límites de nuestra banda estrecha de la percepción del Mundo – es un fenómeno secundario. ¡Otro no puede ser!

Además todo esto encuentra la confirmación directa en la vida cotidiana. Nadie se atreverá a protestar lo evidente: los acontecimientos de la vidas (la realidad) son primarios, y nuestra comprensión de ellos – son secundarios. Exactamente por esta causa somos dependientes de la realidad y tenemos que aceptar humildemente todas sus manifestaciones.

Llegamos al mundo material, que existía y existirá independientemente de nuestra Conciencia. Sin embargo, en la escalera del desarrollo evolutivo del Mundo nos encontramos sobre la espira, donde la Conciencia y la Materia son intercomunicadas a tal punto que es difícil decir – qué es primaria. Hay una Conciencia colectiva que ha acumulado en sí la experiencia de toda la Humanidad. Precisamente ella gobierna todos los procesos materiales en la Tierra y transforma la materia como corresponde.

La persona observadora notará que los cambios en la naturaleza pasan en proporción a los cambios de la Conciencia. Tras de la degradación de la Conciencia en la naturaleza ocurren unos cambios negativos, como las catástrofes y los cataclismos. El medio ambiente ahora se cambia hasta no ser reconocido – se cambia la conducta de los animales y los insectos: a la gente le fastidian o los mosquitos, o las hormigas, o las garrapatas, langosta, ratas. Y los insectos aparecidos hace poco, que causan muchos disgustos, se quedan insusceptibles a cualesquiera medios químicos y otras influencias exteriores. He aquí bajo la influencia de la Conciencia que evoluciona desaparecen sin dejar huella y sin cada trabajo. En los lugares donde el vector general de la Conciencia colectiva tiene la orientación evolutiva, el medio ambiente es benévolo al ser humano. Así se dan a conocer las Leyes de la Conservación que funcionan en el Sistema.

Al cambio de la Materia ejerce influencia no sólo la Conciencia colectiva; la Conciencia que evoluciona del individuo puede realizarlo. Claro, la persona que ahora mismo ha tomado el camino de la Evolución, primero transforma la materia que la rodea, pero con el desarrollo de la Conciencia, el reforzamiento de su potencia, también se extiende la esfera de la transformación de la materia.

Con todo eso, la Conciencia es una propiedad integrante de la materia. Alcanza el estado más desarrollado en la materia viva, especialmente en el ser humano. Y como usted, por lo visto, recuerda, esto no es ni mucho menos casual, pues solamente con la ayuda de la Conciencia el Mundo se reconoce y se edifica a sí mismo, materializa el proceso mismo de la vida. Por eso para Él es vitalmente importante que nuestra Conciencia no sólo exista, sino también se desarrolle, evolucione. Solamente junto con la Evolución del ser humano el Mundo puede evolucionar. Y la Evolución – es la ley fundamental (la condición) de la manifestación y la existencia de la Existencia.

Esperamos que usted comprende que bajo la Evolución se sobreentiende el movimiento constante hacia adelante. Habiéndola parado, recibiremos la vacuidad mundial. ¡Claro que esto no significa que el Mundo se desmoronará en las partículas elementales y cesará por completo la vida, no! La vacuidad prístina existirá solamente en la comprensión del Mundo, no habrá tal Conciencia, con cuya ayuda el Mundo podría reconocerse a sí mismo. La historia ya sabe tal caso del desarrollo de la Humanidad. Es la historia de Noé, reflejada en la Biblia. Está vinculada al momento cuándo en la Tierra han muerto la gente y los animales – toda la naturaleza viva que es el portador de la Conciencia y la Razón. Después del diluvio comenzó un desarrollo completamente nuevo de la Conciencia, y junto con ella – una nueva comprensión del Mundo.

Cada ciclo de la nueva civilización humana debe acabarse por la formación de los hombres capaces de dirigir los procesos del Mundo, completándolo por las nuevas ideas. La Vida misma sin Persona-Creador es solamente un caldo, en el cual se cuecen las Almas de los pretendientes a la vida eterna y consciente, y en realidad, tal caldo representa la Humanidad contemporánea.

El objetivo de la Evolución de la persona es solamente uno – el formar la Conciencia capaz de dirigir todos los procesos del Mundo, asegurando de ese modo Su existencia, y para sí misma – la vida eterna. Es natural que las Almas que evolucionan en cada etapa de la Evolución adquieren las prácticas y los conocimientos necesarios para gobernar sabiamente el Mundo, no habiéndolo arruinado. Por eso en unos escalones más altos del desarrollo de la Conciencia va la selección más cruel de las Almas, que serían capaces de entrar en el aparato de administración del Mundo. Aquí no debe ser ni la menor dependencia de la Conciencia de las emociones y los sentimientos, pues tarde o temprano ellos harán a la persona renunciar a las Leyes que están en la base del Mundo; a nadie le está permitido violar estas leyes, en primer lugar a los que dirigen el Proceso de la Vida. ¡La sensitividad, sin duda, es necesaria, pero sólo no en el nivel emocional sino en el intuitivo! Como usted comprende, son cosas completamente distintas. El Alma recibe el potencial evolutivo junto al nacimiento, guardándolo antes de la “mudanza” al ser humano (la encarnación), y solamente para él.

En la persona, por su falta de deseo de incorporarse al proceso evolutivo, hacer la opción a favor de la vida, el Alma en la lucha contra los defectos kármicos pierde gradualmente el potencial destinado a la Evolución. Con su pérdida comienza la involución del Alma, con su regreso ulterior de ella a ninguna parte. Se puede ver el Alma que evoluciona por su amor a la vida, por la aspiración a sobrevivir en cualesquiera condiciones, al deseo de transformar la vida para recibir unas condiciones más favorables de la residencia en el Aquí y el Ahora, y no en el Reino ilusorio de los cielos, sobre cuyas Leyes la gente juzga según la analogía con las terrestres. Tal Alma busca constantemente, forma y crea las condiciones para recibir lo deseable, se realiza a sí misma por el trabajo creativo, no temiendo cualquier cambio o novedad.

En la persona como un portador de la Conciencia Superior, el Alma tiene que aprobar el examen básico de la vitalidad, habiendo puesto en marcha el pensamiento continuo lógico, que es la base para la sabiduría y el conocimiento objetivo de los procesos de la Existencia. Por la cuenta de las encarnaciones el Alma adquiere la experiencia de poner el neocórtex en el trabajo y del conocimiento de la vida con su ayuda. Su estudio comienza de la autocomprensión y la habilidad de dirigir la Conciencia. Exactamente Ella es aquella clave que abre para el Alma la puerta en la vida, y no simplemente en la vida, sino en la vida eterna. Cómo el Alma se reconoce a sí misma y conoce el mundo en el cual vive – de ello depende su Evolución. El papel del examinador riguroso está desempeñando por el Karma, a modo del conjunto de los programas del Mundo – los que miran por la conformidad del Alma a los programas de la Evolución. Los programas evolutivos del Mundo depende completamente de Sus Leyes fundamentales.

A su vez, estos programas están creados así que obligar una persona a aspirar a conocer estas Leyes, aprender a dirigirlas, por lo mismo dando el proceso mismo de la vida en el Mundo. Las Almas que no corresponden a las exigencias dadas, se someten a la involución, y en lo sucesivo se utilizan.

La vida para el Alma es su Evolución. Para la Evolución exitosa es importante el trabajo activo y cualitativo del cerebro (de su departamento superior – el neocórtex). Como mostró la ciencia, el hombre usa solamente el 2 – 5 % de su cerebro, el 95 – 98 por ciento no usados – es lo que pertenece al neocórtex. Tal correlación es característica no sólo para el trabajo del cerebro, sino también para la vida de la persona. Solamente el 1 % de las Almas que viven en la Tierra, es capaz de ir a la Evolución, los otros tienen propensión a la involución. Verdad es que ellas pueden consolarse a sí mismas que la naturaleza les ha encargado la misión de los maestros para el 1 % de los hombres que evolucionan. ¡Si ellas no fuesen, la perspectiva del conocimiento de la vida y el desarrollo de la Conciencia para las Almas no amenazaría nunca! Sin duda, el Mundo envía sin ganas las Almas en la involución, aspirando a dejar la persona en el caldo vital que su Alma por lo menos a lo largo de los nuevos milenios acepte el impulso de la Evolución y comience su perfeccionamiento, habiendo entrado en el proceso del conocimiento de la vida.

¿Por qué es tal desequilibrio? La causa se oculta en nuestra filiación al socium, en la educación, cuyas raíces se van en el tiempo remoto, y sus programas no se han cambiado. En el fondo de la vida de nuestro retatarabuelo antiguo estaban los instintos de la supervivencia y la conservación de su populación. No teniendo la posibilidad de percibir por su Conciencia todo el proceso de la vida enteramente, el hombre se ha preocupado por la creación de las condiciones de seguridad propia con la garantía y de antemano. Él de antemano se ha inquietado de su generación joven, poniendo en ella, por medio de la educación, los programas de la supervivencia y las prácticas vinculadas a ellos. Debido a que la comprensión de la vida era vinculada a la satisfacción de los instintos y los deseos, los programas de supervivencia eran creados en este fundamento – podía pensarse que inquebrantable. Así eran puestas nuestras convicciones, reglas de la conducta y estereotipos.

Debido a que el hombre podía sobrevivir primeramente solamente en la comunidad de sus semejantes, la sociedad se le hizo para él una defensa segura. Desde el punto de vista de la naturaleza, para la Conciencia limitada por los instintos esto es muy bien. La persona aprendía a vivir en el Sistema, aspirando a subordinar sus instintos a los intereses de toda la colectividad. Los programas de la supervivencia dispuestos durante la educación y la formación, siempre expresaban los intereses generales de la colectividad de la gente, y los intereses de la persona concreta eran relegados a segundo plano. Sin embargo, el conocimiento de la vida y la adaptación a ella se basaba solamente en concordancia con los instintos. No sabiendo y no teniendo la posibilidad de dirigirlos, la persona era obligada a dividirlos en los malos y los buenos. Es natural, la división semejante era hecha por la opinión pública que expresa los intereses de la mayoría.

Para contener los instintos malos eran inventadas las leyes de la moral. Desde la infancia estudiaban a observar los intereses del socium, para el cual la opinión y los intereses del individuo no cuesta nada. Al fin de cuentas el individuo se hizo simplemente un rehén de la educación pública y los programas formados en este proceso fijados sólidamente en su subconsciencia.

Aspirando a poner en seguridad su generación menor, la gente inculcaban en su subconsciencia los programas de la conducta para todos los casos de la vida. El conjunto de estas reglas componían y componen algo como las reglas de la técnica de seguridad. La generación menor siempre tenía que observar y cumplir estas reglas, la divergencia de la norma era castigada rigurosamente. Las reglas de la conducta, es decir, los estereotipos, durante los milenios de la existencia de la Humanidad han adquirido el potencial potente y pasan a los niños desde el nacimiento por herencia. Estos programas son no otra cosa sino el Karma patrimonial. El Karma está activando por los deseos de embutir la vida en el código de las reglas y las leyes creadas por nosotros, en el miedo ante la vida. El código de las reglas, los estereotipos – es un deseo de resguardarse en la vida. Exigimos de todos – los parientes, deudos, amigos, conocidos, sociedad, estado y sus estructuras, gobierno, funcionarios – vivir según las reglas establecidas. Si alguien las viola, esto se refleja en el bienestar; nos indignamos, exigiendo castigar al desobedecedor. Inventamos en nuestra imaginación los procedimientos distintos de la influencia en él. Inventamos no importa que, sólo para que él devuelva en los límites inventados por nosotros.

En el fundamento de todos los estereotipos es el miedo ante la vida. No la sabemos, no tenemos las prácticas de la interacción, usando sus dones; no sabemos prever los cataclismos y protegernos a nosotros mismos de ellos, también – usar razonablemente el potencial vital y disponerlo sabiamente. Chocando con la vida real, tememos a aceptar esta realidad, cubriéndose contra ella con las ilusiones creadas por nosotros. ¡He aquí el hombre sensato, el rey de la naturaleza! En nuestra imaginación nos exaltamos a nosotros mismos, y en realidad nos hemos ido no lejos de nuestros hermanos menores. ¿Si es así, qué podemos dar a nuestra generación menor, a quién y a qué podemos enseñar, si nada sabemos? ¡Exacto, nada! ¿Qué maestros somos! Tememos a confesar que en la vida somos nadie y nada, y cargamos a nosotros mismos la responsabilidad por la educación de otra gente, que hasta de nuestros niños propios. Teniendo el miedo ante la vida (como el miedo por la vida propia, por la vida del niño) tememos a arriesgarnos, hacer la falta, saliendo de apuros de todas maneras – ojalá no haga este error y, al mismo tiempo, tratamos de controlar duramente los niños, aspirando por medio de nuestros modos y “subterfugios” de la vida protegerlos de las adversidades y las faltas vitales. Con los años la vitalidad se disminuye, pero la rebeldía se queda, nos jactamos de nuestra experiencia, del conocimiento de la vida y exigimos simplemente de la generación menor subordinación completa a las reglas.

¿Qué representan nuestros conocimientos? Nada, excepto el miedo. La vida como era un libro cerrado, se queda la misma. Gradualmente cada uno se convierte en un gruñón recalcitrante. La generación joven nos enfada simplemente y nos exaspera por la insubordinación a nuestras reglas y orientaciones. Ya que les deseamos el bien, y ellos no lo aprecian, pisotean este “bien”, burlándose de nuestra experiencia. Aquí es la causa de las contradicciones entre los padres y los niños. Las contradicciones en las relaciones recíprocas nos acompañan no sólo en el círculo de nuestros niños, ellas surgen en las relaciones recíprocas de todo género con la gente: con los parientes, amigos, colegas, hasta los transeúntes. Se puede eliminar todas las adversidades por un modo sólo – cambiarse a sí mismo, habiendo comenzado a respetar los rasgos individuales de los circunstantes. ¡En esto consiste el amor verdadero a la persona!

La desgracia de nuestra educación consiste en lo que las orientaciones engendradas por ella, para cuya observación gastamos todo el recurso vital, ellas gastan el potencial de la vitalidad, el que nos está dado a nosotros primeramente. En realidad, quemamos el Don de la Vida, metiendo todo que recibimos, no para mantener el Don, sino gastamos a la satisfacción de los deseos subjetivos. A todas las acciones en esta dirección las comprendemos como el sentido de la vida. Tememos desviarse de este modelo, porque en la Conciencia privada del conocimiento de la vida faltan las observaciones filosóficas de la realidad objetiva. Sufrimos de la ausencia de la sabiduría, de la inhabilidad de ver la realidad y tomar decisiones en concordancia con nuestras observaciones.

Precisamente la ausencia de los conocimientos, la inhabilidad de tomar una decisión, el miedo ante el error – todo esto engendra la inseguridad, y si el hombre se queda pasivo, su inseguridad se transforma en la pereza del pensamiento. El hecho es que en la naturaleza viva existe tal ley: todo que no está reclamado, con el tiempo se atrofia y desaparece. Si el cerebro está llenado de miedo, el hombre no toma decisiones, no observa, no comprende lo visto – la función mental muere, aún más limitando las posibilidades del cerebro. Solamente porque la persona teme al trabajo, y aún de la pereza. Pero la pereza es especial – se trata de la pereza del pensamiento. El hombre puede no temer al trabajo manual, trabajar de sol a sol, poniendo las leyendas y las canciones sobre el trabajo, pero teme excesivamente al trabajo del pensamiento a modo del análisis y la introspección, cuidadosamente evitando todo que está vinculado al pensamiento. Él teme a encontrarse cara a cara con la realidad construida por él y limpiada de las ilusiones. Él no está enseñado y no está acostumbrado a pensar. Al socium y la Conciencia (vinculada a él) de la muchedumbre no es beneficioso que el individuo piense, y no piense simplemente, sino, meditando profundamente, halle libertad y salga de su control. No hay nada asombroso en ello. El objetivo del socium es proteger la persona irrazonable que se encuentra en la cuna creada por la Conciencia poco desarrollada – proteger de la vida real. Él funciona según los programas una vez creados y establecidos, y solamente la Humanidad misma puede cambiarlos. Los nuevos programas sociales que abastecen el desarrollo evolutivo del socium, deben ser hechos no por las personas separadas, sino por la gente unida en el Sistema único.

Durante toda la historia del desarrollo de la Humanidad no era creado tal Sistema, y por eso, a pesar de que la Conciencia de la gente se ha cambiado bastante, continúan dirigiéndola los programas creados todavía por el retatarabuelo salvaje. He aquí cuelga el freno semejante social en cada uno quién toma el camino de la Evolución, obstaculizando a la persona el alcance del éxito en este camino, llevándola de nuevo bajo su tutela, en el mundo de las ilusiones.

La persona que depende de las emociones y los estereotipos de la Conciencia colectiva, es llenada de los miedos de todo género hasta tal punto que se hace el esclavo de la Conciencia propia. La Noosfera le dirige, no encontrando ni la menor resistencia. Todo el curso de la vida a la persona le dicta el socium, con su Conciencia no desarrollada. A lo largo de toda su historia la gente defiende los intereses del socium y los protegen, hasta contra su propia voluntad y a costa de su vida.

La ley básica psicológica del socium es: la mayoría (la colectividad) gobierna sobre la minoría (el individuo), habiendo puesto el pecho por sus intereses egoístas. Por eso la mayoría establece sus reglas de la vida en la sociedad. A él no le interesa la individualidad; lo esencial, que todos jueguen según unas reglas. Para cambiarlas son necesarias las insurrecciones, guerras, revueltas. Cuanto más potente es la presión del socium tanto más gente depende de él. El socium por cualesquiera vías aspira a destruir la menor heterodoxia. Los individualistas no le son necesarios, y son peligrosos.

El socium dirige hábilmente la Conciencia de la gente por medio de los programas caducos y llevando del presente. Acuérdese, cómo a lo largo del medio siglo nos formaban, citando como ejemplo, las hazañas de los padres y los abuelos en los años de la Guerra Civil y la Gran Guerra Patria (la caída en el pasado), también nos llevaban en los sueños con el futuro luminoso, orientándonos hacia la construcción del comunismo (la caída en el futuro). Otro modo de la subordinación de la gente al socium es la orientación de la sociedad hacia el mantenimiento de las tradiciones de los antepasados y el cultivo intencionado de las singularidades y los rasgos nacionales. Todo esto es una lleva del presente. Al neocórtex este tráfago le es absolutamente indiferente. Para él es importante solamente uno – que la persona (independientemente de su nacionalidad, tradiciones patrimoniales, filiación racial y religión) sea un pensador, viva en el presente y en la unión con las Leyes objetivas del Mundo, así como esto es hecha por Dios.


Dios, que se olvida de los pecados (la parábola cristiana)

“A una mujer vieja de la aldea se ha presentado Dios. Ella contó sobre esto al padre que, preocupándose por la organización espiritual de su parroquiana, le dijo:

– Si Dios se le presenta a usted la próxima vez, Le pida que le cuente sobre mis pecados, solamente Él los conoce. Esto será la prueba suficiente de lo que precisamente Dios, y no alguien otro, está presentando a usted.

La mujer llegó al cabo de un mes, y el sacerdote preguntó, si Dios le aparecía a ella de nuevo. Ella le mostró afirmativamente.

– ¿Le hizo usted a Él mi pregunta?

– Sí.

– ¿Qué Él le dijo?

– Él dijo: “Diga al sacerdote que me he olvidado de sus pecados”.

– ¡Es justo, esto era Dios! – dijo el padre”.


En realidad, Dios que vive en el presente, no tiene interés en saber los problemas y los pecados de la gente y además recordarlos. El Mundo está arreglado así que el hombre pecaminoso y vicioso se aísla de la vida, borrándose a sí misma de ella. Tan pronto como él entre en las contradicciones con la vida, su cuerpo energético pierde la vitalidad, y el cerebro comienza a usar el 2 – 5 % de sus recursos, – exactamente tanto como es necesario para mantener el funcionamiento del cuerpo físico. La conciencia y el pensamiento de tal hombre no saben nada sobre la vida misma, llevándolo en el mundo de las ilusiones subjetivas. La Conciencia no es capaz de apreciar realmente la situación y el pensamiento no puede encontrar la salida, habiendo hallado la seguridad de la corrección de la Opción. Precisamente a esta trampa creada por el pensamiento del hombre, la llamamos su pereza de él.

¿Por qué la energía mental está llenando con la pereza del pensamiento? La causa se oculta en el mismo socium, en que cada uno de nosotros está obligado a vivir. Ella forma en el socium la Conciencia colectiva que pesa sobre cada y que nos gobierna. Aquí hay el principio básico: “Haz como todos, sé tal como todos”. Al socium no le gusta cuándo alguien se separa de la mayoría. Al hombre recalcitrante lo persiguen por todos los modos accesibles e inaccesibles. Muchos creen erróneamente que en la familia hay una plena libertad para el desarrollo individual, pero esto no es así. La familia es una partícula del socium, y, por consiguiente, ha absorbido en sí y expresa todos sus principios básicos.

La vida en el socium es un salvavidas para quienes han perdido la comunicación con la realidad, el Mundo y Dios. Este salvavidas ayuda a formar en la Conciencia la serie de los puntos vitales de referencia, sin los cuales las personas se hacen muy vulnerables y de poca vitalidad. El socium da los necesarios puntos de referencia a modo de los estereotipos y ciertas orientaciones, como las reglas de la conducta en la sociedad. El que observa las reglas establecidas de la conducta, se considera completamente moral, educado y cultural. Los demás se trasladan sin piedad a la categoría de los parias de la sociedad.

La unión de las personas en el socium está asegurada por la subordinación absoluta a las reglas sólidas, que desde la infancia se inculcan en sus cabezas. Por concepto de tales programas el socium se hace obedecer a la gente y la dirige. Debido a que el socium une a las personas alejadas por su Conciencia de la vida, por eso los padres, la educación social desde la infancia no les enseñan a las leyes objetivas de la vida. De la tierna infancia la cabeza del niño es cargada con la información inútil de todo género, pero no con los conocimientos prácticos que le serán necesarios. En conclusión, habiendo entrado en la vida independiente, la persona resulta no adaptada completamente para ella. Tal persona no representa interés para la vida, pero al socium le conviene perfectamente, haciendo su instrumento de persuasión de cada “advenedizos” que se han atrevido a lanzarle un reto.

El socium es un gran egoísta. Para él es importante solamente su seguridad propia. Para su propia salvación puede donar la vida de los millones de la gente. La vida del individuo para él no tiene ningún valor. Resulta en resumen que cada uno debe preocuparse por sí mismo por su propia seguridad, con eso habiendo picardeado no violar las reglas básicas de la supervivencia establecida por el socium. Uno de tales modos de la supervivencia es el poner en marcha el mecanismo del desarrollo individual fundado en el conocimiento de las leyes objetivas de la vida. Pero el desarrollo verdadero del individuo es posible solamente entonces, cuando su cerebro comenzará a usar el 98 % de los recursos no puestos en acción, habiendo pasado de la raya de su escasez e ineptitud. El socium ni por pienso está interesado en el desarrollo del Individuo que sea libre de él, por eso todos quienes reconocen la necesidad de su propia Evolución deben por sí mismos preocuparse de Ella. La educación individual es un asunto del individuo mismo. Que la autoeducación dé los resultados positivos, es necesario liberar la Conciencia de la influencia del socium, es decir de los estereotipos desde la infancia puestos en nuestras cabezas. Con eso es importante acordarse de la técnica de seguridad. El socium simplemente destruirá al individuo separado que ha desobedecido. Para evitarlo, que las personas que evolucionan arrostren las artimañas de los programas salvajes del socium, ellas tienen que aprender a unirse y crear conjuntamente los programas, cuyo fundamento será la Conciencia progresiva, desarrollada, y el total – la sociedad armoniosa.

Los adultos deben comprender la necesidad de la autocomprensión individual y aspirar a desarrollar su pensamiento en concordancia con los procesos objetivos de la Existencia para ayudar a la generación menor a encontrar los puntos de referencia correctos en la vida. La base de las bases, tanto de la autoeducación como de la educación de los niños, es el aprender a pensar por sí mismo y enseñar a pensar a los demás. La salida del socium es posible solamente entonces, cuando el hombre piensa, basándose en sus intereses personales, sin volver la cara a opiniones de cualquiera, a las miradas y los intereses ajenos. Para educar en el niño el deseo de pensar, debe ser una comprensión especial espiritual por parte de los adultos y los instructores. El proceso de la puesta en marcha del pensamiento exige el trato especial, la paciencia por parte de los adultos y – no lo menos importante – el tiempo.

En una hora no asimilarás la información adquirida y, además, no la comprenderás. Y para el niño que todavía no tiene la experiencia de la vida, los conocimientos de sus procesos objetivos, sin ayuda y el apoyo, individualmente, es difícil comprender sobre que él no tiene ni la menor representación. Durante el proceso de formación de la Conciencia los adultos están obligados a dar al adolescente los puntos de referencia precisos de la comprensión de los procesos objetivos de la vida. Es necesario unirlos no sólo físicamente, sino también mentalmente, es decir, comprenderlos y, habiéndolos comprendido, saber aplicar en vida propia. Aquí entonces la vida será abierta al hombre y se le abrirá a él cualquier proceso, cualquier dirección. Ella no temerá a la vida.

Los puntos de referencia que deben ser recibidos por el adolescente, es un conocimiento de las leyes objetivas de la vida en el presente: el Aquí y el Ahora. No hay conocimientos de la vida en el pasado ni en el futuro. Es inútil buscar estos conocimientos en el Tibet, en las Pirámides, los manuscritos, etc. Todo existe solamente hoy y ahora. Ocurrió una riña con el vecino – significa, la vida le da a usted estos conocimientos hoy y ahora. Es necesario comprenderlos, sacar conclusiones y tener como armamento. Todos los conocimientos que son necesarios para la persona para vivir, el hombre puede recibirlos del Campo Universal, desarrollando su propio pensamiento. El Campo puede llevar los conocimientos hasta el hombre por medio del destello, un modo más simple no existe, pero que esto se haya cumplido, él debe tener una representación elemental sobre el problema que le ocupa. He aquí el Campo transmite los conocimientos necesarios a través de otras personas, los libros u otras fuentes de la información.

Es necesario saber ver todos los signos de la atención de la vida a usted. La persona, aceptando esta información, debe seguir su intuición. Todo lo descrito, como usted comprende, contradice la realidad. Los padres y los instructores están privados de la sabiduría, ¿y de dónde ella puede aparecer, si eran absorbidos por la vida cotidiana y el socium? Cada uno de ellos enseña a la generación menor a los procesos objetivos, pero de las posiciones subjetivas. Toda la enseñanza está dirigida hacia cómo el niño puede adaptarse más afortunadamente a la vida en el socium. El estudio de las distintas ciencias exactas y naturales en la escuela no tiene ningún contacto con la realidad. Ellas no se insertan de ningún modo en los límites de la vida en el socium y por eso se perciben por el niño como innecesarias. En efecto, en la vida nunca aplicará estos conocimientos.

Entre la vida, los conocimientos adquiridos y el estado mental del niño se producen las contradicciones. Él no sabe las tecnologías – cómo portarse en una u otra situación, su cabeza está cargada con los conocimientos innecesarios, a los cuales es imposible aplicar para sobrevivir. ¿Pues qué él debe hacer, cómo vivir? He aquí se esconde la persona joven de los problemas de la vida como un avestruz – metiendo su cabeza en la arena. Si los problemas irresolutos afectan todos los aspectos de la Existencia, la persona que no es capaz de solucionar ni uno de ellos, recibe el estrés, la depresión y la apatía. Su mentalidad está llenada con los miedos. Los miedos vencen, puesto que la Conciencia no es capaz de juntar el deseo con la realidad, no puede dictarle ni una salida. La persona teme a todo, teme a los cambios, teme a la vida. Para ella la vida es una carga y de ningún modo le alegra. Algunos simplemente cuentan los días cuándo, al fin y al cabo, ajustarán cuentas con la vida y se irán al otro mundo, pensando que la muerte los librará de la necesidad de solucionar los problemas. ¡Qué se equivocan hondamente!



1

 Mateo, 7 : 1.

2 Iván Turgenev (1818 – 1883), un escritor, novelista y dramaturgo, considerado el más europeísta de los narradores rusos del siglo XIX.

3 Mateo, 24 : 11.

4 Bayezid Bastami (804-874), un sufi pérsico.

5 Los autores usan el proverbio ruso, cuyo origen es: “El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido” (Biblia, Proverbios, 28 : 27).

6 También el Dao.

 

Atrás... Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007