La invocación de Madre de Dios a las mujeres de la Tierra

La invocación de Madre de Dios a las mujeres de la Tierra

La mujer es el ser más poderoso del mundo y de ella depende dirigir el hombre hacia allá adonde Dios desea llevarlo.

Henrik Ibsen1


¡Queridas mujeres! Vosotras aspiráis a ser felices, hermosas, amadas, tener un compañero de la vida seguro, fuerte, activo y sabio. Pero en la vida a menudo todo es muy al contrario. ¿Por qué? Solamente por la simple razón de que vivís, no sabiendo las leyes objetivas de la vida, cuyo fundamento está ofrecido por las Leyes de la Conservación. Claro que todas vosotras oíais sobre estas leyes, ya que cada una de vosotras ha recibido la educación. Pero la escuela da muchos conocimientos útiles, pero no enseña cómo aprovechárselos.

Así, vuestra educación os permite saber las leyes de la conservación de las masas y las energías, pero no da la noción sobre las partes objetivas de la vida. No podéis llevar a la práctica los conocimientos y no sospecháis que todas sus desgracias están vinculadas a la infracción de estas leyes. No os asombréis – estas leyes son omnipresentes. Ellas tampoco han pasado de largo la esfera de la actividad de la energía mental, incluso las relaciones recíprocas entre el hombre y la mujer. ¿En qué es el sentido de las Leyes de la Conservación de la energía mental y cómo ellas influyen en vuestro destino ulterior?

La causa de todos vuestros éxitos y desgracias en la Dualidad se oculta en la Ley fundamental de la Existencia que dice que cualquier movimiento, comprendido entre ellos el movimiento de la energía mental, se realiza obligatoriamente entre dos polos contrarios. Para no concretar el nombre de los polos de la Dualidad en cada proceso concreto, les han dado los nombres generales “Yin” y “Yan”. Los representantes del Oriente los primeros han comprendido la importancia de la Ley de la Dualidad, por eso los nombres de los polos se conservan como antes.

Los polos de la Dualidad son omnipresentes. Hay en todos los procesos vitales, incluso en aquéllos que están vinculados a las relaciones recíprocas de las personas. Es decir, Yin – Yan no han pasado de largo los procesos que pertenecen a la esfera de la actividad de la fuerza mental, de la fuerza del pensamiento. Aprender a comprender las singularidades de la interacción de Yin y Yan – aquí es el empeño de la felicidad, ¡y esto debe ser hecho por la mujer, es su objetivo!

Antes de hablar sobre las singularidades del control de Yin – Yan, es necesario comprender su naturaleza mental. Yan es un comienzo activo que atrae a sí Yin. Yin es un comienzo pasivo que atrae a Yan. Muchas de vosotras sobre esto ya oían o leían en algún sitio, pero haced a vosotras mismas la pregunta práctica: ¿cómo me imagino a mí misma todo esto, acaso puedo explicarlo de un modo comprensible a alguien (por ejemplo, a mi hijo), poniendo un ejemplo concreto? Si no podéis exponer el sentido de Yin – Yan en una forma comprensible, no sabéis nada sobre estas energías. ¿Así qué tal son Yin y Yan y cómo cooperan?

Yan, como el comienzo activo, puede ser comparado con cierto instrumento, con cuya ayuda la Naturaleza o el humano aspiran a crear algo. Esto, se puede decir, es la energía no espiritualizada. Es un ordenador sin programa informático, software; un automóvil sin conductor; una hacha sin leñador, es decir – cualquier cosa, solamente no el juego completo, autosuficiente, de la Creación. Yan es una atadura hacia la idea, a algo concreto, a algún punto de referencia. Si imaginarse a sí mismo el espacio privado absolutamente de todos los objetos (la vacuidad absoluta), habiendo escogido en este espacio algún punto, no podemos determinar sus características espaciales. No podemos decir, en qué lugar del espacio este punto se encuentra, se mueve o no, y si se mueve – hacia qué dirección. Este punto tiene solamente las posibilidades potenciales, escondidas de nosotros. Esto es Yan. Yan son unas posibilidades potenciales de alguien o algo.

Yin es un comienzo pasivo. Es lo que está escondido de nosotros, pero es aquella fuerza que obliga a Yan a trabajar, hacer, Crear. Yin es el programa informático, software, para el ordenador, el conductor para el automóvil, el leñador para la hacha. Es aquella fuerza que hace el punto trasladarse en el espacio. Yin espiritualiza y realiza las posibilidades escondidas de Yan. Es la fuerza mental, que sabe: qué crear, cómo crear y para qué crear. En su unidad Yin – Yan componen el instrumento de la Creación del Universo.

Si quieres aprender a dirigir cualquier proceso, revela – qué es su Yan (su instrumento) y qué fuerza lo gobierna, creando el proceso mismo. Somete a Yin y el proceso mismo se hará dependiente de ti. Todo lo dicho tiene relación con la Felicidad. ¿Quieres ser feliz? Conoce Yin – Yan de la felicidad. Yan en la felicidad es un hombre a quién vas a unir tu destino. No persigas las emociones y los sentimientos. Las emociones son ruidos que te desorientan de toma de decisión correcta. Guíate por la mente y el cuadro objetivo del conocimiento de su objeto (el hombre). No te olvides que el hombre es Yan, el instrumento, con cuya ayuda la mujer (Yin) crea, crea la felicidad para sí misma, para el hombre amado y sus niños. ¡La felicidad de toda la familia se encuentra en las manos de la mujer y se hace por ella!

Que sea evidente en absoluto, citaré como ejemplo el destino de Alejandro Blanco, bien conocido a vosotras. A nosotros ha llegado, en efecto, una semana antes de la muerte, siendo maldecido con la muerte por su primera mujer que en la vida anterior era su madre. Y después de las maldiciones siguieron las invocaciones concretas, pidiendo ayuda de los magos y las brujas que practican.

Pero ya que este hombre para el Mundo de Dios representaba cierto interés, era llevado a Tamara, a su mujer de la vida anterior que vivía completamente por casualidad en dos kilómetros de él. Aquí fue reanimado por nosotros y fue activado por Tamara, y los dos pusieron en marcha la Evolución no sólo de la Tierra, sino también de todos siete Universos, incluso el nuestro. No es difícil poner en marcha la Evolución, sólo tiene que aportar en el Campo Infoenergético la nueva idea, el pensamiento vivo y aspirar a su realización práctica. Si la idea expresada por vosotras está vinculada al conocimiento de todo el proceso de la Vida, su realización, quieras o no, toca todas las capas del Universo y pone en marcha el proceso de la Evolución en todos Sus Niveles (esto es una propiedad del proceso del conocimiento). Es natural que en la Evolución se incorpora el Mundo Tenue y Dios mismo que en este caso, por Su obligación, debe corregir muchos procesos de la Existencia. Puesto que el Mundo es un Sistema de siete Universos, para observar el equilibrio (las Leyes de la Conservación) en ellos, Universos mayores están obligados a corregir los procesos en concordancia con el menor.

Si ya hemos hecho la desviación del tema básico, examinemos el problema más detalladamente: “¿Qué representa la idea capaz de poner en marcha la Evolución del Universo? ¿Por qué Tamara y Alejandro consiguieron poner en marcha la Evolución, y otros pensadores, más poderosos, no consiguieron hacerlo?” Notaré que en los tiempos pasados en la Tierra habían unos pensadores que ponían en marcha el proceso de la Evolución, pero en los últimos siglos ellos faltan.

La respuesta a las preguntas puestas es simple – es necesario querer conocer la vida no en el aspecto separado, como lo hace los representantes de la ciencia. Por su modo de conocimiento ellos dividen el proceso general de la vida en los componentes y conocen cada uno de ellos por separado, detallando el proceso de la Vida, y en los detalles se esconde, como es sabido, el Diablo. El proceso de la Evolución de la Vida se pone en marcha solamente entonces, cuando se conoce en todos los aspectos de su manifestación, de él nada es arrancado y nada es detallado sin necesidad extrema y para la curiosidad ociosa. El conocimiento semejante es propio al cerebro de la persona, aunque ella sea un miembro ordinario de la sociedad. Ello está dentro de las posibilidades hasta de una cocinera o un lavaplatos, lo principal es que sea hecha la Opción a favor del conocimiento del proceso íntegro – precisamente íntegro, articulado, – de la Vida.

Muchos desean conocer la Vida, solamente el conocimiento va en su aspecto estrecho: a la persona le interesa o solamente la salud, o solamente modo de adquirir más dinero, o la riqueza – el símbolo de la satisfacción de los incalculables deseos humanos, o solamente acopio de los conocimientos (el nivel de información, la erudición), es decir, solamente algo uno. El conocimiento de la Vida debe pasar simultáneamente por todos los aspectos de la Existencia, con los cuales nos vemos obligados a encontrarse. Se encontrarán pocos valientes capaces de realizar tal hazaña, cuando comienzas a conocer todo del cero, no así como nos enseñaban. Tales valientes, como acude a nuestra memoria, resultaron solamente Tamara y Alejandro. La mayoría prefiere esconderse en su propia zona confortable. Les es inherente la coparticipación ordinaria al proceso vital en el nivel de emociones, la que está presentando como el conocimiento.

Para conocer la Vida en total es necesario desarrollar en sí algunas cualidades: la habilidad de observar, notar los cambios tanto en sí como en los circunstantes, generalizar, analizar, es decir, – es necesario poner en funcionamiento el departamento superior del cerebro – el neocórtex. En el acto notaré: puesto que el proceso de la Vida está conociendo al mismo tiempo por todos los aspectos de su manifestación, el neocórtex debe ser activado en todo su volumen, por completo.

Se puede alcanzarlo, si está hecha la Opción a favor de un íntegro conocimiento de la Idea de la Vida, y tú misma estás privada de las manifestaciones negativas de las cualidades espirituales (el Alma está privada de los defectos), falta la opinión categórica subjetiva de cualquier cuestión vital. Así: la Opción personal a favor de un íntegro conocimiento de la Vida pone en marcha el proceso de la Evolución personal y la preparación del Universo evolucionar, – es una primera etapa del proceso evolutivo universal, mundial.

Pero es poco – el entrar en la Evolución, aún es necesario tenerse en ella, habiendo garantizado tu desarrollo ulterior. Para esto cada uno debe organizar el Sistema de los correligionarios, de aquéllos quienes están dispuestos a edificar su Evolución personal, y vivificar este Sistema – activar en él las Leyes de la Conservación, habiendo equilibrado las energías Yin – Yan. Organizando la segunda etapa del desarrollo de la Evolución, en realidad trabajáis a Dios y todo el Mundo, y por eso debéis tener las cualidades espirituales tan puras, que las leyes de la Conservación se habitúen en su Sistema. Sólo entonces podréis garantizar la interacción con el Mundo Tenue y Dios. Desde este momento comienza vuestro proceso verdadero de la Evolución, vuestro perfeccionamiento espiritual verdadero, y solamente ahora Dios (la Vida) da lo que desearéis y de qué sois dignas.

Me parece, el proceso objetivo de la Evolución se distingue considerablemente de la representación subjetiva que habéis criado en vuestra Conciencia, ¿acaso no es así?

Ahora volvamos a la pregunta de la felicidad tan emocionante para las mujeres, para la que son muy importantes vuestras cualidades espirituales, vuestras acciones. Muchas mujeres en respuesta a lo dicho más arriba pueden notar que ellas, a diferencia de algunas, no maldicen a sus maridos. Todo es justo, sino tampoco activan, que según el resultado final es equivalente a la maldición. Reconoced que a su esposo le será absolutamente lo mismo al fin de cuentas, cómo lo enviaste a él en el tártaro, en la Inexistencia, cómo él está condenado a la destrucción – o con la ayuda del amor sobrenatural sin límites, o por medio de las maldiciones terribles. Si esto no fuese así, en el lugar de Alejandro y Tamara deberíais encontrarse tú y tu marido (habiendo puesto en marcha el proceso de la Evolución).

¡Mujeres queridas, sed atentas y sabias! Observad vos hombres queridos y veréis que en el plan psicológico son en absoluto impotentes. La mujer es mucho más sabia, más astuta, más resistente mentalmente. El hombre por naturaleza está dotado de una fuerza física más potente, porque para la Naturaleza él es Yan (el instrumento). Por esta razón las finezas mentales le son inaccesibles y no son interesantes, y psicológicamente el hombre es más débil. A él le falta la resistencia psicológica.

Tales cargamentos son superiores a sus fuerzas. Por eso no le importunéis, “zumbando” como una mosca detrás de la oreja, no le “chinchéis”, no le “dad puntapiés" y no le “cortéis" sin cuchillo, usando toda vuestra potencia mental. No cambiaréis nada por lo que le dais la lata a él, sino perderéis la felicidad. Recordad que vosotras (las mujeres) es aquella fuerza motríz que dirige Yan (el hombre) y le pone a él en el estado activo.

Debido a que la fuerza mental dirige todo lo Existente en el Universo, incluso en la Tierra (y en la unión familiar esta fuerza mental es la mujer), todo el bienestar de la unión depende por completo de la sabiduría de la mujer. La mujer sabia por su blandura, ternura, paciencia es capaz de cambiar a cualquier hombre rudo y sin embarazo puede hacerlo producir las cualidades, necesarias para la vida feliz. La verdad es que para ello el hombre debe poseer una aspiración al perfeccionamiento, en caso contrario sin talento gastaréis en él sus fuerzas.

Habitualmente las mujeres esperan del hombre la atención, la preocupación, el amor inconfundible, y esto es una falta grande. Todo que queréis tener en la vida, debéis crearlo. Por ejemplo, si quieres que tu amado te traiga a ti las flores por el cumpleaños, no esperes que él mismo debe pensar y adivinar, le di sobre tu deseo, seguramente con tacto. Recuerda además – cuando será tu cumpleaños, muchos hombres lo olvidan; y no porque son tales indiferentes, simplemente su cabeza está cargada con unos problemas más reales, los cuales deben ser solucionados; no pueden nunca prestar atención a tales orientaciones mentales como el cumpleaños. Por eso no os ofendáis con el amado, no le hagáis las escenas y los caprichos, simplemente de antemano le recordad sobre vuestro deseo y la fiesta futura.

¡Toda la desgracia de la civilización humana está en lo que en las novelas, los relatos y otras obras literarias y las películas ella ha reproducido los estereotipos propios, incluso los estereotipos de las relaciones recíprocas entre el hombre y la mujer, haciéndose su rehén! ¡Precisamente las representaciones sobre el amor extraordinario, sublime, ideal (entonces – absolutamente irreal, alejado por completo de la vida) es la causa de las desgracias destructoras y los desengaños de muchas de vosotras! Si analizar este género, notaréis que todas las novelas sentimentales son escritas por las mujeres que expresan su sueño subjetivo del hombre que querrían ver al lado de sí. El momento psicológico de las obras de este género literario que son escritas por el hombre, es en absoluto otro, más real, acercado a la realidad.

No os olvidéis que la Humanidad no siempre iba por la vía del desarrollo armonioso. En su historia tenemos suficientes períodos llenados con el libertinaje y la acción falsa hacia el amor. En general son decantados y son elevados hasta las nubes, como un ejemplo para la imitación, la atracción sexual y la pasión. Precisamente por esa razón en la sociedad se hizo ley la imagen de un héroe-tentador afortunado que complace todos los deseos de la mujer. Pero debéis reconocer que esto recuerda mucho la conducta del varón en el mundo de los animales, el que consigue la simpatía de la hembra para acoplarse, después de que todo vuelve a las andadas. El cortejo obsequioso de los hombres hacia las mujeres es de la misma esfera. Eso es motivado por los instintos animales, en vez del cariño espiritual verdadero. ¿Si hace falta cultivar tan irreflexivamente este mito grande y nocivo, reproducirlo tan asiduamente?

Aprended a observar y revelar la esencia verdadera del hombre que después no sean los desengaños. Recordad que todas las cualidades necesarias para la satisfacción de vuestras propias necesidades en las relaciones del hombre a vosotras, vosotras mismas debéis meter y formar en él. Aceptad al hombre, si es caro a vosotras, tal como es. Lo agradeced y estimulad por cualquier iniciativa, hasta si ella no se empalma en absoluto con vuestros deseos y orientaciones.

Cada mujer escoge para sí un hombre con quién puede resolver los problemas vitales que surgirán seguramente en su vía (el instrumento y la fuerza motríz en su unidad). En la solución del problema tan serio todas las singularidades mentales del cortejo del hombre hacia la mujer se hacen a un lado. Se adelanta al primer plano la capacidad del hombre de resolver los problemas vitales importantes de la familia. Todos los matices del cortejo galante se esparcen en sus relaciones recíprocas por la mujer misma, puesto que precisamente ella presta una gran atención a ello. Pero ya no es un programa obligatorio, y son más bien los ejercicios libres, freestyle. En la actualidad el boom de la revolución sexual está en su apogeo. Os parece a vosotros que la pasión, el sexo – es la base de la vida. Muchas mujeres consideran que los iniciadores de esta revolución son los hombres agobiados de preocupaciones; sin embargo, habiendo observado con atención, notaréis que los provocadores son las mismas mujeres: al hombre no se le ocurre la idea de tentar o seducir a la mujer, ¡al contrario, ella seduce al hombre! En el mundo no hay ni un acontecimiento en que la mujer jugaría el papel secundario. Todo se comienza por la mujer, se dirige por ella y por ella se termina. La mujer gobierna todo el proceso vital, y el hombre – es el instrumento, con cuya ayuda el proceso se hace.

También hace falta notar que la revolución sexual – la vía a la degradación de los hombres – se comienza de la orientación incorrecta vital de las mujeres. El hombre es el instrumento en vuestras manos. Si tú has metido en la cabeza del hombre el pensamiento que él te perderá, si no puede satisfacer tus fantasías sexuales, el hombre, es natural, edificará las relaciones contigo en esta base. Meted en su cabeza el pensamiento que para vosotras la espiritual compresión mutua es más importante que el sexo, él encarnará celosamente en la vida vuestra idea. En vista de esto, no vale la pena culpar al espejo, vuestro hombre es un reflejo de ti.

Habiendo leído estas líneas, muchas mujeres, especialmente jóvenes, que no saben comprender las relaciones recíprocas humanas, expresarán su “fu”. ¡Es muy doloroso! ¡Si la mujer no comprende su lugar verdadero y su destino en las relaciones recíprocas con el hombre, vuestra civilización ya no verá la sociedad armoniosa!

La formación de la mujer la madre futura, la esposa, la amiga y la instructora para su marido futuro, se comienza de la infancia, en vez del momento de la creación de la familia. La familia ya es un examen de la madurez y el fundamento de la mujer, como una instructora amante y cuidadosa para todos sus miembros. Pero las mujeres terrestres, por fuerza de su flexibilidad, se evitan fácilmente el examen, prefiriendo examinar y echar un rapapolvo para sus elegidos. Muchas mujeres simplemente no son capaces de cumplir su papel natural, hasta al cabo de muchos años del matrimonio. Exactamente en ello consiste la causa de los matrimonios desgraciados, la disolución de la familia, la incapacidad de la gente, especialmente de los hombres, solucionar los problemas vitalmente importantes, asumir la responsabilidad por la decisión tomada, arriesgarse, etc. La falta básica de las mujeres y la causa de todas sus desgracias es la inhabilidad o la falta de deseo de respetar la Opción de su elegido. De aquí hay degradación completa de los hombres, y detrás de ello llega la degradación de la generación menor.

En la degradación y la degeneración de la parte masculina de la población son culpables las mujeres que no desean saber y cumplir su función natural. En vez del desarrollar la delicadeza, la atención, la sensibilidad y la sabiduría – las mujeres, todas sin excepción, son aficionadas a la satisfacción de sus necesidades egoístas en el cortejo hermoso de los hombres hacia ellas. La salida es solamente una – reconocer la insolvencia de vuestras pretensiones y formarse a vosotras mismas en concordancia con la función natural. ¡Queridas mujeres, sed hermosas espiritualmente, sabias y buenas! ¡Aprended a amar por sí mismas, entonces seréis amadas por los otros!

El hombre busca en la mujer, en primer lugar, la madre amante, cuidadosa, y solamente luego – la querida, y de ningún modo al contrario. Tal colocación de las prioridades le es necesaria en concordancia con su función natural, como el instrumento de la vida. Recordad de esto y no dotad al hombre de las cualidades que no le son inherentes en absoluto. Cada uno debe cumplir en la vida solamente aquellas funciones que le son encargadas por la naturaleza. Aunque esto no es un dogma. En la agitación cotidiana uno de los polos puede cansarse sin cumplidos. Para darle a él la posibilidad de restablecerse, el segundo polo debe a tiempo verlo y coger sus funciones.

Diréis que hay unos hombres, que pueden hermosamente cortejar hacia la mujer, subiendo de ese modo su importancia a sus ojos propios y a los ojos de los demás. Seguro, en la naturaleza hay todo. Solamente muy a menudo sucede que para la vida es más importante tener al lado no aquél que corteja hermosamente, sino el que ayuda edificar la vida merecida para vosotras y vuestros niños.

Una vez más, cada mujer busca y escoge tal hombre que corresponde a su grado de la comprensión de su responsabilidad propia ante las generaciones futuras y la vida. Os descubriré un secreto. Cortejar hermosamente hacia la mujer y comprenderla en esta etapa pueden los hombres, cuyas Almas durante la Evolución la mayor parte de las encarnaciones tenían el cuerpo de mujer. En sus Almas están puestos los programas de la naturaleza femenina. Aquéllos quienes la mayor parte de la Evolución han pasado en el cuerpo de hombre, contienen pocos programas y cualidades femeninos, por eso simplemente no saben cortejar hermosamente hacia las mujeres. Precisamente por eso no esperas que os “llevarán en los brazos”. Pero tales hombres son más seguros en la vida, en sus programas está acumulado un gran potencial de la habilidad de resolver los problemas importantes vitales.

Esta invocación no es un producto de mis cálculos teoréticos, las “investigaciones” o el deseo de sermonear. Para nosotras, las mujeres del Mundo Tenue, el esquema expuesto de las relaciones recíprocas con nuestros maridos es natural así como el beber y el respirar. Solamente en los límites de este esquema son posibles la Evolución y la autorrealización del hombre y la mujer, entonces, de la Humanidad, como además, la Evolución del Mundo en general. ¡Es porque para mí la máxima dificultad es el encontrar aunque un grano del sentido común en la conducta de vosotras, Mujeres de la Tierra!

Así que, mujeres amables, pensad por vosotras mismas, con quién queréis vincular su destino – ¿con el que como un gallo sabe cortejar hermosamente, pero en la vida no es capaz de solucionar ni un problema, o con el que está privado del barniz y el encanto superficiales, pero es un consocio seguro? En cualquier caso, la belleza de las relaciones recíprocas depende por completo de vosotras, y la felicidad – de vuestra sabiduría. ¡Sed sabias y felices!


Vuestra María, Madre de Dios.

 


1 Henrik Johan Ibsen (1828 – 1906), dramaturgo y poeta noruego.

 

Atrás... Contenido Más...

© Alejandro y Tamara Blanco 2007