El papel de la Conciencia y el pensamiento en el conocimiento de la Vida

Capítulo segundo

A la cuestión de las garantías

 

¡La mayoría de las garantías, de cuyo incumplimiento nos quejamos,
 no nos eran dadas a nosotros por nadie y nunca!

 Edgar Watson Howe [37]

El papel de la Conciencia y el pensamiento en el conocimiento de la Vida

Antes de aclarar la causa de la aspiración al recibo de las garantías, aclararemos algunos aspectos del desarrollo de la Conciencia. Esperamos que usted ha comprendido de los libros de “La Doctrina Secreta de los días del Apocalipsis”, que la Conciencia y el pensamiento son la base del desarrollo personal de la persona.

El pensamiento en el niño se forma todavía durante el desarrollo intrauterino. Precisamente de él depende la percepción ulterior de la Vida y su comprensión. 

Siendo puesto en marcha, este proceso universal es capaz de abarcar y tratar la información en seguida según todos los aspectos de la Vida de la persona y todo el Universo.

El pensamiento siempre está vinculado a alguna información o su flujo. El destino básico del pensamiento – es el tratamiento de la información.

Para poner en marcha el proceso pensador es suficiente mostrar la curiosidad. Muchas personas no están privadas de la cualidad semejante. Se interesan y reciben la información de todo género. Pero…

El recibo de la información es solamente el momento inicial del proceso pensador. Este proceso, tanto como todos los procesos naturales, tiene tres fases: dos estáticas y una activa (dinámica), la que abastece la interacción de las componentes estáticas. Las componentes estáticas del proceso del pensamiento son la Mente y la Razón. La componente activa – el Pensamiento.

Por desgracia, el 99 % de la gente no consigue aprovecharse del proceso pensador en su integridad y la unidad. Como regla, su parte grande usa la fase inicial de este proceso – la Mente.

La Mente es una recogida de la información de todo género. Este proceso tiene dos estados de su terminación. El primero – es el nacimiento de la idea, cuya presencia pone en marcha el proceso pensador y contribuye a su terminación como la transición a la actividad práctica. El segundo estado de la mente – es la recogida de la información para la satisfacción de la curiosidad y el desarrollo  de la erudición.

La erudición es un volumen grande de la información de todo género. La idea siempre precede la acción práctica y se realiza a través de ella. La idea vinculada a la actividad práctica – es la fuente del recibo de los bienes vitales por la persona.

La curiosidad vana y mera es una nueva cualidad de la curiosidad. Y si la curiosidad es una aspiración al recibo de los conocimientos que son necesarios a la persona para la Vida, la curiosidad vana y mera no tiene nada de general con la acumulación de los conocimientos reales. Esto es simplemente una recogida de la información de todo género, cuyo objetivo es sentir el sentimiento del relleno propio y la coparticipación. 

Usando la curiosidad, la persona puede orientar el proceso pensador hacia una de siguientes manifestaciones activas.

La primera manifestación es cuando la persona está convencida que “La mente es cuando sabes mucho y aspiras a saber aún más”.

La declaración dada (tanto como cualquiera) – no es otra cosa sino el pensamiento que dirige el proceso mismo del pensamiento, su contenido.

En el conjunto los pensamientos de la persona componen su programa informático (software) y el algoritmo mismo del proceso pensador.

Habiendo tomado como base la afirmación La mente es cuando sabes mucho”, la persona concentra el proceso pensador en su fase inicial, la recogida constante de la nueva información y solamente nueva.

En el programa informático, el software, el estado semejante corresponde a la intermitencia del programa, cuyo algoritmo ha caído en el ciclo infinito de la repetición de las mismas acciones.

La persona desarrolla su erudición, busca constantemente una nueva información, cuyo recibo compone el sentido del desarrollo y la visibilidad del movimiento adelante.

Para muchos el proceso del perfeccionamiento consiste en la recogida de la información de todo género.

La segunda manifestación del proceso pensador puesto en marcha por la curiosidad, es cuando la persona está convencida: “Sé mucho, Yo soy inteligente”.

La orientación (el programa) semejante se inscribe en la Razón – la fase final del proceso pensador que es juzgado como “Ya me he realizado, nada necesito más”.

Es natural que en este caso falta no sólo el desarrollo ulterior y el desarrollo del proceso pensador, sino también la curiosidad misma con el tiempo pierde su actividad. 

No se olvide que todos los procesos en la naturaleza son no amortiguados solamente por una causa – se despliegan por la espiral y nunca alcanzan el punto final, así como nunca alcanzan el punto del equilibrio.

El punto de la terminación del proceso pasa en el acto en su nuevo estado – en el punto de partida, del cual el proceso se despliega en una nueva fase dinámica de su realización propia.

Por su sólo pensamiento: “ya me he realizado” o “yo lo sé” la persona para el trabajo del cerebro vinculado al pensamiento. ¿Para qué el cerebro se molestará a sí mismo, si su amo ya no necesita de nada en la Vida?

Preste atención, como se despliega el proceso del conocimiento: los conocimientos de la Vida son dados no en seguida sino gradualmente. En realidad la persona los recoge grano a grano. Además, habiendo subido un nuevo escalón del conocimiento, perfecciona lo que ya está aprendido y recibe parcialmente los nuevos conocimientos que se profundizarán en lo sucesivo y serán concretados.

La persona para fácilmente el desarrollo del proceso del conocimiento, habiendo dicho: “Ya lo sé, leía sobre ello”. Después de esto, a pesar de lo mucho que se esfuerce, aspirando a conocer no conocido, la vía al conocimiento le está cerrada.

La vida devuelve constantemente la persona a la lección no aprendida, empujándola con la misma información como la participación en el mismo acontecimiento, pero la persona no lo ve, no lo comprende. Exclama al fin de cuentas: “¡Todos escriben sobre lo mismo!” ¡Y ya que la información repetida es el punto de partida en el desarrollo ulterior del proceso del conocimiento! “Todo hace mucho ya está dicho, pero puesto que nadie escucha, hace falta constantemente volverse atrás y repetir lo todo de nuevo” (André Gide[38]).

Los ejemplos abundan. Decimos constantemente que en nuestros libros son dadas las respuestas a todas las preguntas, pero para encontrarles es necesario volver a leer los libros, sin embargo al primer pensamiento de ello la Conciencia da la señal: “Ya sé lo todo” y lleva a la persona a buscar las verdades en la dirección desconocida. No habiendo encontrado las respuestas en la solución de sus problemas, la persona nos pide ayuda. Tenemos que repetir todo lo que ya está escrito en la Doctrina y que para la persona se quedó “una zona ciega”.

Podemos dar las recetas terminadas de la solución de los problemas de la persona, pero ella misma tiene que poner en marcha el proceso pensador, sin que no hace falta hablar sobre ninguna Evolución y sobre ningunos cambios positivos en la vida. 

Algo parecido ha resultado con la información sobre la compañía “Global Success”. Hemos enviado a nuestros continuadores activos para haber conocido la presentación de la compañía y su marketing-plan. ¿Y qué? Algunos en ella no han visto simplemente las respuestas a sus preguntas, aunque, previendo de antemano, hemos examinado a fondo y hemos discutido todas cuestiones en esa presentación. La Conciencia los ha llevado a la “zona ciega” solamente porque ellos bloqueaban su proceso pensador. 

¿Quiere usted tener el éxito en la Vida? Sea cuidadoso a su proceso pensador. Pues la persona llenada con la convicción “Ya me he realizado” se degrada, conservando con eso el orgullo interior (en realidad – la soberbia) como su cualidad alta. Es natural que no es capaz completamente de notar su propia degradación.

Así, la curiosidad vana y mera limita el proceso del pensamiento en su fase inicial llamada "Mente". Este proceso no tiene el desarrollo ulterior, y por eso no puede ser útil para la persona.

La curiosidad vana y mera (la recogida de la información de todo género) desarrolla la erudición – el conocimiento falso.

La erudición es un multiconocimiento de que para la persona no hay que esperar nada bueno. La mente está embutida por la información de todo género, pero la Razón (la fase final del proceso pensador) no puede aprovechársela en las condiciones de la vida real.

En el plan mental se crean las contradicciones: la Mente y la Razón no pueden trabajar sincrónicamente. Todo esto influye en el trabajo y las funciones del cerebro de la persona y encuentra el reflejo en su estado mental y la conducta.

Ya hemos aclarado que el proceso pensador tiene tres fases: la inicial – la Mente, la final – la Razón, y la media – el Pensamiento. Cada una de estas fases responde por los momentos diferentes de su realización.

La Mente es un comienzo del proceso, a saber una búsqueda y una recogida de la información con el objetivo que está dando por la persona misma. La Razón – es su manifestación final ya vinculada a la interpretación de la información, su comprensión y el conocimiento del modo y el lugar de su aplicación. El Pensamiento es el proceso activo, dinámico, que une en un todo único la Mente y la Razón.

Los dos estados (la Mente y la Razón) también están vinculados a algunos momentos del funcionamiento del cuerpo de la persona como el complejo natural bioinformativo. Todo que está vinculado a la mente, es decir – al recibo de la información y su conservación, se encuentra en el nivel inconsciente (el nivel alfa; el estado oracional o el cuarto estado de la Conciencia). La interacción con todo el espectro de las frecuencias holográficas del Universo – esta interacción a modo de la lectura de la información del Campo Infoenergético del Universo pertenece a la Mente. 

Allí donde la Razón entra en la fase activa, todos los procesos son controlados por la Conciencia. La Razón es un trabajo reconocido con la información. Ella comprende aquella información que es sabida para la Mente, es decir, ella sabe – para qué la información le es necesaria, cómo se dará a conocer en la actividad práctica de la persona y qué perspectiva del desarrollo del pensamiento lleva.

Se puede sacar conclusiones de lo dicho que la Mente es una componente informativa del proceso del pensamiento, la Razón – una componente, gracias a la que la información se materializa, y bien, el Pensamiento es una unificación del Mundo de las energías tenues, a las cuales pertenece la información (el juego de los programas que en la persona estimulan la intención a la acción) y las perspectivas de la materialización de la información (el programa informático, el software), gracias a la que acepta las dimensiones y los volúmenes reales.

¡En cualquier caso el pensamiento es un proceso entero, único, triple que en la persona misma une el mundo de sus Ideas con el mundo de su realización creadora!

Si la persona por unas causas no usa el proceso entero del pensamiento, por esto se perturba la integridad de las cualidades personales (espirituales) que influye sobre la cualidad de su Vida. Alrededor de la persona se cambian el espacio de la Vida, el carácter de las relaciones recíprocas con las personas –  las relaciones interpersonales, así como las económicas, las sociales, las públicas, etc.

Las personas que en su desarrollo se han parado en el nivel del trabajo con la información (porque no habían puesto en marcha el proceso del pensamiento), se contentan con el nivel de la comunicación como la acumulación y el traspaso de la información. Acumulan y propagan la información irreflexivamente, sin método, como las moscas propagan contagio, no recibiendo de esto ni la menor utilidad práctica que puede ser recibida solamente por medio del trabajo con la idea.

Pero la idea nace y pasa solamente entonces cuando el aparato pensador de la persona funciona en el régimen del pensamiento (las reflexiones al nivel de las imágenes y el análisis), junto al neocórtex que está puesto en marcha. A una gran lástima, el 99 % de la gente que vive en el mundo material, no eran nunca en este estado y no tienen ni la menor noción de él.

La persona, sin habilidad de usar el aparato pensador en este régimen del funcionamiento, habiéndose tropezado con una nueva información, no habiendo comprobado en el asunto, en la práctica, en seguida la estima, partiendo de sus representaciones y las convicciones subjetivas (las ilusiones), la atribuye a la categoría de la falsa y no verdadera.

El hombre pensante comprobará la información semejante en la vida, en la práctica, por lo mismo sacará las conclusiones prácticas, tomará la decisión y determinará el grado de su veracidad en base de la aptitud práctica para sí. En este proceso él engendra inevitablemente la idea, tras de la cual surgen seguramente las intenciones y las acciones para realizarla.

En el caso, si la persona trabaja solamente con la información, en su cabeza nacen solamente las ilusiones emocionales y las fantasías, no capaces de dar a luz las intenciones y las acciones por razón de la ausencia de las imágenes y la idea. De ahí se deduce  que en este estado no recibirá el resultado planificado práctico, y si recibe, esto es espontáneo, y a menudo no lo que quería, o no quería recibirlo en absoluto.

Ahora pregúntese a usted mismo, ¿cómo usted usa el proceso pensador? No es difícil determinarlo, sólo tiene que prestar atención a la cualidad de la realización de las intenciones. Si su cualidad corresponde a sus exigencias de usted, el proceso pensador está usado por usted con la utilidad, en caso contrario usted ha gastado en vano sus fuerzas y la energía mental.

La cualidad misma del proceso pensador depende de la idea que usted quiere realizar.

No hay idea, no hay intención, – entonces, no hay proceso pensador. En cualquier actividad es importante la presencia de la idea que engendra su necesidad vital de usted.

Teniendo la idea, usted pone en marcha el proceso del Pensamiento. Con su ayuda usted analiza los conocimientos que se encuentran en la memoria y determina – cuales de ellos le ayudarán a realizar la idea. Si los conocimientos son insuficientes, entonces usted se dirige a las fuentes distintas de la información (los libros, las personas, el experimento). En ellos usted encuentra aquella información que le abastece de los conocimientos necesarios y la seguridad del éxito.

Luego el Pensamiento pasa al proceso de la Razón. Por medio de este proceso usted comienza a materializar conscientemente la idea, creando lo que le es vitalmente necesario.

La infracción de la unidad y la integridad del proceso pensador crea el malogro en cualquier asunto. Las personas sufren porque no pueden usar el proceso pensador como es debido, sufren una derrota en los asuntos y, como la consecuencia, la Vida no satisface sus necesidades.

La partida de la Vida todavía nunca era provechosa para nadie. Usted ha borrado la Vida de su Conciencia, en la respuesta le borró de las listas de abastecimiento. ¿Qué después de esto usted quiere recibir de Ella?

Piense, ¿aunque un Salvador, un extraterrestre o una autoridad escogida por usted, aunque un de ellos ha llegado y ha hecho su vida de usted confortable y feliz? ¿O por lo menos un sueño que no corresponde a la realidad, le ha dado lo que quisiera tener?

¡Nadie y nunca no solucionaba por usted sus problemas y no solucionará! ¿Quiere usted tener la Vida feliz, cualitativa y confortable? Entonces medite, cómo hacerlo, obligatoriamente de por sí y indispensablemente partiendo de aquellas condiciones en que ahora vive la sociedad.

Nos dicen a menudo: “Todo esto es una idea, y nos es necesario el éxito y es necesario el dinero. Sin la idea vivíamos y viviremos de alguna manera, mejor cuenten, ¿cómo se puede más rápidamente mejorar los asuntos y obtener el éxito?”

Comprendemos las agitaciones de la gente, ¿pero qué hace falta hacer, si la Razón humana continúa conservando la neutralidad a la falta de la idea y los planes de su realización? Y esto significa que el proceso pensador no está puesto en marcha, la persona se guía por las emociones; por consiguiente, no es capaz de estimar realmente las condiciones y ver aquella única vía que puede llevarla al éxito y el confort deseable.

Guiándose por las emociones, la persona ha cerrado la vía al éxito, y por eso todas sus tentativas de cambiar de cierto modo su posición desesperada cada vez fracasan.

La vía al éxito, la que no tiene la idea, es una zona ciega. Solamente la presencia de la idea y la intención de su realización  ponen en marcha el proceso pensador. Con eso en la Conciencia no deben ser ningunas orientaciones restrictivas.

¿Le es necesario el dinero, pero no es necesaria la idea? Entonces continúen forcejeando en la charca sucia de la miseria; bueno, los sueños con la vida feliz calentarán su Alma de usted por su impracticabilidad. ¿Quiere usted esto? Si no, trate cuidadosamente a sus pensamientos y al proceso de la interpretación, no creando las restricciones, oriente la Conciencia hacia el proceso mismo y la ejecución de las acciones vinculadas a él. El resultado llegará por sí mismo, como la consecuencia de sus acciones de usted.

La persona que es incapaz de pensar productivamente (con la utilidad para sí misma), percibe la Vida de manera limitada, la teme. El miedo de la Vida engendra el miedo de la falta. Y ya que la Vida es una representación de la persona misma. Ella, siendo tal inteligente, competente, erudito y espiritualmente desarrollada, no puede hacer el paso independiente sin lazarillo, donde sea exigiendo para sí las garantías que la guardan de las faltas. 

¿Qué la Vida puede darle en respuesta? Solamente el miedo. Todo en este mundo está vinculado. El hombre teme la Vida, y Ella lo teme. El hombre limita la percepción de la Vida, y Ella le limita el recibo de los bienes. El hombre evita la interacción abierta con la Vida, y Ella lo evita, habiendo bloqueado con eso su proceso pensador de él. 

Con todo eso la Vida es benévola a cada uno. Llama constantemente a la “puerta” cerrada por el hombre mismo, tratando de poner en marcha su “aparato de pensamiento” a través de la formación de los acontecimientos distintos. Somos contentos que el proceso de la recuperación de la vista de la gente se pone en marcha despacio y gradualmente. Esto puede ser observado por muchos momentos de la comprensión de las situaciones distintas vitales y por las acciones de las personas.

Y bien, ahora tratemos de encontrar la respuesta a la pregunta: “¿Por qué la persona fuerte, inteligente busca las garantías fuera de sí, en lugar de crearlas de por sí?”

Al principio aclaremos la naturaleza de este fenómeno. Nace en la tierna infancia cuando el chiquitín, absolutamente impotente y dependiente de los adultos, el que tiene la Conciencia como una hoja pura, busca a quien de los adultos se puede apoyarse. Observándolos, él ve – a quien más a menudo se someten, entonces aquél entre los adultos es una autoridad, la fuerza está de su parte y hace falta apoyarse en él en busca de la defensa.

Al chiquitín le son desconocidas las finezas psicológicas que en muchas familias reina el dictado. Más a menudo se someten forzadamente a aquél, de quien dependen pecuniariamente o quien aplasta mentalmente.

Así, en la Conciencia se engendra la experiencia primaria – el estereotipo que obliga a someterse a un más fuerte, ya que la misma regla también reina en la naturaleza.

En el chiquitín se desarrolla la sensación y la comprensión de la fuerza como el factor decisivo y la parte integrante de la dirección de la gente y el poder sobre ella.

Y bien, luego todo pasa según el temperamento mental del chiquitín. En uno se desarrolla la aspiración al desarrollo de la fuerza y la autoridad para subordinar a sí los circunstantes, en otro al contrario – la aspiración a la sumisión, el deseo de esconderse detrás de las espaldas de las autoridades fuertes.

Si tomar en consideración que las autoridades forman la mayoría (y en la naturaleza todo debe ser equilibrado), en la sociedad el dictado y el autoritarismo administran justicia.

Ya que estos estereotipos están cosidos en la Conciencia desde los pañales, el programa de la condenación y la sumisión trabaja automáticamente, ahogando cualesquier intervalos lúcidos y cualquier protesta interior del “Yo” interno que incita la persona a formarse como el Individuo.

Así, en la realidad resulta que la sumisión a las autoridades es el programa troyano más fuerte y nocivo en la Conciencia y luchar con él es lo más difícil, porque más a menudo le pertenece a él el voto decisivo, cuando surge una cuestión de la opción. Y luego todo va rápida y felizmente.

Sin embargo, no hace falta pensar que este programa es nocivo al 100 %. En la edad joven ayuda a evitar muchos disgustos, y a veces sin cumplidos – sobrevivir.

Pero hacia 18 años, a medida que la conciencia y la concepción del mundo de la persona desarrollan, los adultos deben ayudarle a abrir los ojos a esta cuenta para formarse el Individuo autosuficiente.

En la realidad, como usted sabe, los adultos aspiran a conservar, por todos los medios, su poder sobre la generación que crece con el fin de solución de sus propios problemas de la supervivencia garantizada.

De resultas, hay un círculo vicioso cerrado de que salen las unidades. Se forman tales cualidades del Alma como la aspiración a dar la última camisa, la sumisión de esclavo al hombre fuerte (imperioso), etc. Encontrándose en la posición dependiente, la persona ya no es capaz de solucionar independientemente sus problemas vitales. Le es necesario el lazarillo constante e indispensablemente del número de los que son la autoridad reconocida y la fuerza.

Si la persona no puede directamente hacerse con la protección de los poderosos, la busca de manera mediata, a través de los amigos y los conocidos. Ella trata de hacerse con la protección, en primer lugar – para sentirse a sí misma segura y protegida.

Si en la vida pasan unos cambios, en primer lugar la persona comienza a buscar a los que le dará las garantías de la defensa.

El garante más seguro de la defensa para la persona es Dios. Precisamente a Él la persona trata de cargarle toda la responsabilidad por la vida propia. El criterio de la fe muy simple – hay una garantía de la defensa y el recibo de los dones que hacen la vida que prospera, entonces – todos proposiciones en el cambio de la vida van de Dios. Si tal vida no existe, hasta las proposiciones más perspectivas van del oponente de Dios, es natural que la persona las rechaza.

¿Cómo usted considera, a quién para la Vida, Dios y el Mundo es el ser humano que quiere recibir todo de la vida, pero con eso ha caído de ella cómo del proceso? Él puede ser solamente el consumidor de los recursos vitales, no capaz de responder por sus actos ni por la vida en general.

Esto es un biorobot típico – la persona, cuyo proceso pensador está concentrado en los instintos naturales y está limitada por ellos. El biorobot es un fondo de la Involución del ser humano.

Las personas se hacen los biorobots cuando dejan de pensar, hacer los bienes vitales, y de las desdichas vitales aspiran a esconderse detrás de las garantías que están distribuyendo generosamente por los que aspiran a la dirección de masas de la razón humana y la Conciencia. 

Tal dependencia de esclavo de las garantías que son dados por las personas extrañas, lleva a lo que la persona deja de pensar lógicamente y meditar, cae en la dependencia de la voluntad ajena.

Habiéndolo leído, en la representación de muchas personas el biorobot se ve como un marginal degradado o un sujeto parecido a un vagabundo, el que hurga en los depósitos de basura. Sin embargo, hace falta explicar que en los límites del 2 – 5 % de la Conciencia se meten absolutamente todos los aspectos de la existencia del mundo material. Aquí con la reserva grande están los Niveles Emocional y Mental del Mundo, con todas las formaciones intelectuales y morales, también el caudal intelectual informativo, por eso el biorobot puede ser el Papa, el presidente de la Academia de las Ciencias, el pintor genial o el presidente del estado.

En la actualidad tiene lugar la lucha contra las sectas distintas, se acusan a sus dirigentes de todos los pecados. En realidad, si no fuese el electorado correspondiente, las sectas no existirían. Sus dirigentes cumplen sólo el encargo social de la parte determinada de la población, la unen y dan lo que esa parte desea.

A las personas les mueve la aspiración a la felicidad y la vida buena, pero con eso ellas mismas quieren quedarse los observadores imparciales de la creación de bienestar propio, habiendo cargado toda la responsabilidad por el futuro a alguien extranjero, por ejemplo, Dios, el Universo o nosotros.

Aunque en nuestros libros la frase “La Opción de la persona es la Ley para el Universo” como estribillo se repite en cada página, las personas la comprenden muy originalmente. Para muchos “La Doctrina Secreta” se hace una “lectura de evasión” fascinante, y nosotros – nos hacemos sus oponentes. Y bien, los que se han conectado al Sistema, consideran que se han hecho con la indulgencia y el seguro de todas las desgracias y las desdichas. Pero, habiendo recibido una persuasión ordinaria, la persona demanda justicia:

“¡Es probable que ustedes ya han comprendido que estoy en el estado de CHOQUE de lo que ha ocurrido! ¡Cómo esto es posible? Yo, como nadie otro, era seguro (-a) de lo que nada puede ocurrir con “nosotros” – somos bajo la defensa de Dios. Ya que junto a la conexión y el trabajo según el Sistema la persona recibe un crédito de la energía vital, teniendo en cuenta que ella pondrá en marcha en sí la Evolución y aprenderá a dirigir esta energía vital. Estamos en la seguridad completa que ustedes saben todo sobre cada uno de nosotros. Saben lo que ocurre con nosotros y como va el trabajo a cada uno. ¿Puede ser, teniendo el objetivo de hacer sus libros más accesibles para la persona corriente, ustedes han esquematizado el esquema?”

Rendimos cuentas como en la confesión. Puede ser, sabemos el destino de cada uno de los que se han conectado al Sistema, pero no tenemos el derecho de interceder en su destino, hasta en sus faltas. La Opción es la ley fundamental del Universo, el que no puede ser anulado por nadie, hasta por Dios. Solamente la persona misma puede cambiar su destino, habiendo eliminado la disonancia con la Vida, y para esto es necesario tener el pensamiento y la comprensión que pasan de la raya de la agitación cotidiana y los intereses egoístas (la Conciencia extendida y el neocórtex activo).

¿En qué consiste el sentido de esta declaración? ¡No tenemos el derecho de presionar a las personas, haciéndoles seguir el curso fijado por Dios!

También hace falta notar que en las mentes de muchas personas bajo la influencia de los dogmas de la religión, aunque en un pasado reciente eran los ateos, se ha formado un estereotipo respecto a las posibilidades de la intervención de Dios en nuestra vida.

Las personas son simplemente convencidas que la lectura de las oraciones ayuda a la persona, en su vida ocurren unos cambios milagrosos. Y esto significa solamente uno – que Dios nos oye y ayuda en momento difícil, por consiguiente, Él debe (¡simplemente está obligado!) ver nuestra aspiración a Él y proteger de todas nuestras divergencias con la Vida, ya que con el tiempo todos nos corregiremos.

Es palpable la percepción equivocada de la interacción con Dios. La persona desea ver en Dios un garante de todos sus esfuerzos de ser bueno en Sus ojos. La falta de deseo de Dios de intervenir como el garante del salvamiento de la persona, la que promete mucho, pero con eso no hace nada, llama en la última la incomprensión y la indignación. Aquí entonces nacen las declaraciones semejantes – “ustedes comprenden que estoy en el estado de CHOQUE…”

Habiendo perdido el garante en la persona de Dios, el hombre lo busca en aquellos quien se ha atrevido a señalar sus faltas –  “si sabes todo, cómo es necesario vivir y no hacer las faltas, para que Dios nos alabe, entonces, asume la responsabilidad, sé responsable por todos nuestros fracasos y descuidos, en caso contrario…”

En resumen la persona hace todo para no hacerse el garante de sí misma. Y esto es justo conforme a cualquier actividad: a la fe en Dios, las relaciones recíprocas con la gente, el estudio, los asuntos diferentes, etc.

Según los datos estadísticos en una solamente Rusia funciona más de mil de escuelas distintas, las comunidades y las sectas satánicas, en las cuales, usando la ausencia de los puntos de referencia vitales en la gente, los dirigentes implantan el nacionalismo, el fascismo, la discriminación racial, subordinan las personas a su voluntad y sus objetivos. Las personas van allá con mucha gana, porque el dirigente de la secta, según su opinión, les ha asegurado el futuro garantizado. Para este futuro ilusorio las personas están dispuestas a donar su vida propia.

En las escuelas y las sectas distintas la gente se reúne por los intereses. Su vida es mala, penosa. No hay trabajo, no hay dinero, no hay condiciones elementales para la vida digna. La mente está encadenada por los sentimientos negativos: por la cólera, la envidia, el odio.

Reuniéndose juntos, riñen el gobierno, los dirigentes locales, porque aquéllos han privado de todas las garantías vitales. El mal y el odio rellena a las personas que expresan su protesta contra la Vida en los sabotajes con relación a los demás.

Tal castigo se considera justo, puesto que la sumisión de esclavo de muchas personas al destino les indigna.

Los “salvadores” semejantes de la sociedad tratan de cambiar su vida de ella, usando toda la potencia de la fuerza mental, en cuya base están el odio a la injusticia.

Abogando por la justicia, las personas se olvidan en absoluto que el odio y el mal pueden engendrar solamente los sentimientos análogos.

No construirás el bien en su base. Por eso, aunque en el país pasen cientos mil de revoluciones, no traerán la justicia para la sociedad. Es muy lamentable que las personas no lo ven y no piensan en ello.

Todos quien ansía la justicia tienen que saber que el bien puede engendrar solamente el bien, y por eso es necesario buscar la salida en las acciones y los pensamientos creadores.

La salida existe, pero para ello las personas deben volverse pensantes y abastecer a sí mismas de todas las garantías.

Estas personas son Creadores. Su unificación también pasa por los intereses, pero sus intereses son otros, vinculados con la ayuda mutua uno a otro. 

Aquí funciona el principio de la consecuencia y la continuidad como la transmisión de la creación de los bienes vitales por los relevos: han creado juntamente el bien al uno, luego por turno – al otro, etc. Además cada uno aporta su trabajo al igual que los demás. La unidad semejante de las personas no admite consumidores y aficionados del recibo de las garantías a cuenta de otro.

Tenga en cuenta: cada uno de nosotros cada día, se puede decir que cada segundo – adopta las decisiones correspondientes (hace la Opción), las que influyen en la consecuencia de los acontecimientos, cuyo participante la persona se hace.

La intercomunicación de tales acontecimientos, entrelazándose en una cadenita, es capaz de destruir. Creamos, grano a grano, la cadena de los acontecimientos conexos, construimos nuestra vida, nuestro destino, y buscamos el garante de la corrección de nuestra Opción (la decisión adoptada por nosotros) en alguien, a la parte, e incluso en Dios. ¿Acaso esto es justo?

Si usted en alguien busca la justicia con relación a usted mismo, aprenda a ser justo con relación a usted mismo – ¡¡¡se haga el garante de su propio éxito, lo busque en usted mismo!!! 

Dos lobos (la parábola india)

“Un indio muy sabio se encontraba enseñando a su pequeño nieto una de las lecciones más importantes de la vida. Le contó al pequeño niño la siguiente parábola:

– Existe una pelea dentro de cada uno de nosotros. Es una terrible pelea entre dos lobos, – le dijo. – Un lobo es malo. Es furia, rabia, envidia, remordimiento, avaricia, arrogancia, auto compasión, resentimiento, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego. El segundo lobo es bueno. Es alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, empatía, verdad, compasión y fe.

El nieto pensó sobre esto un momento. Entonces le preguntó al abuelo,

– ¿Que lobo ganará esta pelea?”

El abuelo simplemente respondió:

–  El que alimentes”.

Si la persona no hasta el fin ha comprendido la situación de su propia vida, con eso ha cometido el error (habiendo alimentado no aquel “lobo”), esto es su Opción de ella, y nadie puede cambiarla.

Para no cometer los errores, aprenda a tratar a sus pensamientos y actos más seriamente, aprenda a Pensar. 

El conjunto de sus pensamientos de usted dirige la percepción de los acontecimientos vitales y la presencia de los puntos de referencia vitales.

La persona comete los errores solamente entonces cuando sus puntos de referencia no concuerdan con la realidad o faltan en absoluto.

Los errores fatales tampoco surgen de repente, ellos se acumulan, gradualmente reduciendo, puede ser, la única posibilidad dada por la Vida para establecer con Ella el equilibrio armonioso. En general, los errores que llevan al fin fatal no surgen de ningún lugar. Son el eslabón final de la cadena de aquellas imágenes que son construidas por la persona y son criadas en la subconsciencia, probablemente, hasta por el modo inconsciente.

Pero la persona no lo ve y no observa: ha tomado no más que palabras el camino de la Evolución, y en realidad se encuentra en el ajetreo y la vanidad ordinarios, bajo el dominio de los sueños, las esperanzas y los errores dulces, los que la hacen cometer errores en la percepción y la interpretación de la Vida, por lo tanto aumentando la discordancia con ella. 

Tal persona no ve y no oye las prevenciones dadas en nuestros libros, además, los damos constantemente en la correspondencia personal con las personas.

Pero ellas, siendo apasionadas por su Ego y sus intereses personales, no oyen todas nuestras prevenciones, hacen oídos de mercader y se ofenden, percibiendo nuestros consejos como las morales.

Apetece vivir, no saliendo fuera de los límites de “lo quiero – no lo quiero”, he aquí son necesarios los consejos del mundo que se encuentra fuera de los límites de su zona confortable y los límites del pensamiento subjetivo, y que obligatoriamente tales que garanticen el éxito y el bienestar en la conformidad rigurosa con “lo quiero – no lo quiero”.

Precisamente por esta causa todas nuestras prevenciones (y no sólo nuestros, sino también de la Vida misma, a modo de los soplos intuitivos) desaparecerán en el agujero negro de la Conciencia subjetiva y no se percibirán por la persona, puesto que “lo quiero – no lo quiero” no empalman por completo con la Idea de la Vida de Dios.

Si tomar en consideración que todo expresado en los libros – son nuestros Conocimientos personales recibidos en el contacto directo práctico con el proceso vital, cuando nos comunicábamos con los millares de hombres, no tenemos derecho a imponerlos a alguien, aunque veamos claramente la falta de la persona.

El hombre debe comprender por sí mismo la discordancia con la vida, tratando de eliminarla en la práctica, llevar a la comprensión de nuestros Conocimientos, encontrar el lugar para ellos en el proceso vital, aceptarlos, entonces todas nuestras prevenciones serán naturales y serán percibidas sin emociones negativas.

Cuando el hombre aspirará conscientemente a corregir los errores, la energía de la defensa le dada junto a la conexión a los procesos la Evolución, será usada con la utilidad.

Pero hasta entonces la única posibilidad (dada al tomar el camino de la Evolución) se gasta por el hombre para cualquier cosa, solamente no para el desarrollo de la comprensión y la interpretación – necesarias para la Evolución, y todas nuestras prevenciones se convierten en la pared de la incomprensión y la alienación.

Precisamente por eso confiamos en la sabiduría de la Vida y las personas que enseñarán a todo.

Por desgracia, es a menudo que sus lecciones cuestan muy caro y a veces – la vida, pero esto ya es el problema de la persona misma. La Opción es la Opción, es necesario aceptarla, cualquiera que sea.

A la vista de lo todo expresado en nuestros libros, el hombre pensante y activo puede observar que la idea del estudio está marcada con un trazo rojo y pasa a través de todos los libros de la Doctrina Secreta. 

Hablamos que la persona no debe dejar ser un alumno, a pesar de lo mucho que viva en la Tierra; pero para las personas esta idea es una zona ciega. No ven aquéllos de quien es necesario aprender.

El orgullo y la presunción se han apoderado de las personas a tal grado que consideran indigno de aprender de los que son iguales a ellas.

En calidad de los maestros escogen las autoridades reconocidas por todos, que tienen el status social, que ocupan una posición social más alta, y no notan cualquier tía Anita, porque trabaja de conserje, o de ordeñadora, o de lavaplatos y no ha conseguido la condición social alta.

Y ya que los hombres sencillos, el “plebe” es al maestro verdadero y el ayudante en cualquier su asunto de usted. No se olvide que todo se crea por las manos de la gente.

Ni una autoridad le vendrá en ayuda; no le creará a usted el milagro por sus manos, sino una persona sencilla, ordinaria lo hará.

¿Por qué pasa así? Solamente porque tía Anita no puede dar ningunas garantías, no las tiene, he aquí la persona competente está investida de derecho de la distribución de las garantías por su status.

Por consiguiente, es posible no hacer caso de tía Anita, y hace falta doblar el espinazo ante la autoridad y ser su esclavo vitalicio.

Pero, por desgracia, los aficionados de las garantías no saben que la persona sencilla, ordinaria sabe la Vida no de oídas. La sabe partiendo de su propia actividad práctica, que no puede ser dicho sobre las autoridades que saben la Vida en la teoría.

Es posible adquirir el conocimiento de la Vida solamente en la comunicación con tales personas e infaliblemente durante la actividad propia práctica.

Solamente la comunicación con los trabajadores ordinarios y el estudio de ellos son capaces de cambiar su Conciencia de usted, su pensamiento y percepción de la Vida.

Precisamente por eso aconsejamos trabajar con las personas, llevarles su idea de usted, pulirla por los conocimientos de otras personas y junto con ellas crear aquella idea única, cuya realización llevará al mejoramiento de la cualidad de la vida.

Y bien, la persona continúa buscando las garantías donde sea, hasta respecto al perfeccionamiento espiritual, con eso ahogando en sí la comprensión que todo depende solamente de ella misma.

Ella busca insistentemente las garantías y el que sería el Garante allí donde invitan a  confiar solamente en sí mismo, en el trabajo propio y el grado de la comprensión.

Aquí surgen las dudas – “¿acaso podré?” En resultado la persona no aspira a cambiarse a sí misma, cambiar su Conciencia, sino confía en las tecnologías en las cuales ve el instrumento que le da las garantías. Esta falta cuesta la vida a algunos.

Las tecnologías es sólo un instrumento, con cuya ayuda la persona puede corregir alguna consecuencia de los acontecimientos de la Vida o los procesos metabólicos en el organismo, y el garante puede ser solamente su Conciencia que comprende que la persona necesita, para qué y cómo alcanzar necesario.

¿Qué significa todo lo dicho? Usted sabe que a cada persona por la naturaleza está asignado el juego determinado de las frecuencias holográficas, en cuya banda ella debe solucionar una serie de los problemas vitales. El básico de ellos es la formación del Alma, llenándola con el contenido.

Sí, sí, no se asombre, su Alma de usted, tanto como el Alma de cualquier persona, habiendo llegado a este mundo, – todavía no es realizada, ella es sin terminar, aunque ha pasado una magnífica escuela de vida en las encarnaciones anteriores.

Claro, en ella está dispuesto el mecanismo del acceso a estos conocimientos, pero a los cuales – ella tiene que acordarse, habiéndoles activado y habiéndoles perfeccionado por la práctica.

En realidad el Alma todavía tiene que adquirir su contenido, y usted debe ayudarle en ello.

Para muchos tal declaración será una revelación evidente, ya que siempre nos estudiaban que “Ea Alma es la base de nuestra vida, y por eso dirige todos los procesos dentro del organismo, así como fuera de él”.

Sin ninguna duda, tal Alma ya debe poseer todos los mecanismos que dirigen y que regulan, por lo tanto se parte del supuesto de que tal Alma ya está realizada.

El perfeccionamiento ayuda eliminar solamente aquellos mecanismos del Alma que nos impiden ser buenos a los ojos de Dios y que la persona no ha conseguido corregir en las encarnaciones anteriores.

El otro no debe ser, ya que lo que hasta ahora es "nada" no puede tener una gran importancia para la Vida y dirigirla.

Bueno, el Alma es realmente capaz de asumir toda la responsabilidad por la cualidad de nuestra vida y salud.

Solamente todo esto se encuentra en ella en el estado no desarrollado, como una perspectiva, como una idea ilusoria que todavía debe ser llenada con el contenido, la que debe ser reconocida, comprendida y realizada.

Precisamente tal trabajo debe ser hecho por cada persona nacida para la Vida.

En caso contrario la persona está siendo considerado por el Mundo como el instrumento ineficaz que está destinado para la utilización. Así que, la Opción dada a la persona, tiene solamente dos direcciones posibles: o te formas a ti mismo para la Vida, o te vas en la Inexistencia.

A diferencia de la persona que ha cargado la responsabilidad de la solución de los problemas semejantes no sólo sobre la razón personal, sino también sobre la exterior (con relación a él) – como Dios, a la sociedad, la Noosfera, los padres y todos que la rodea, – a  diferencia de la persona el Alma sabe sobre las perspectivas de la Opción. 

Sabe que no tiene el derecho de equivocarse, y por eso incita la persona al desarrollo de la independencia, al asumir la responsabilidad por la vida, el destino; incita al desarrollo de la Conciencia y el pensamiento.

Pero la persona aficionada por las “generosidades" del mundo material y por sus antojos “lo quiero – no lo quiero”, ahoga las angustias del Alma por medio de los juegos de la espiritualidad, con eso engañándose a sí misma.

El papel grande en el desarrollo de los instintos de consumo y las propensiones gastronómicas de la gente fue jugado por la religión que ha declarado que Dios ama a todos, y por eso debe repartir los bienes a todos sin excepción, sólo tiene que cumplir la orden “¡abre mucho la boca!”

Qué le vamos a hacer, si a la mayoría de las personas, que oye “amén”, y parece “abre”.

Precisamente estas cualidades son atribuidos al dios-ídolo,  tal Pinocho, que los lleva a todos en el Mundo de los Milagros y la Realización de los Deseos. “Todos vamos bajo un Dios, aunque creemos no en un” (V. Dal[39]). 

El amor de Dios Vivo se manifiesta en lo que a cada persona le está dada gratis solamente la posibilidad del desarrollo evolutivo, y al que evoluciona le son planteadas reivindicaciones elevadas y particulares, que no permiten el retroceso hacia atrás. “El amor no es un de los atributos de Dios, sino es la suma de sus atributos” (J. M. Gibbon).

Los restos que viven en el mundo de las ilusiones y la inacción, se les quedan los sueños dulces, que adormecen aún más la mente y la sed de la vida, transformando la persona en la biomasa viva ordinaria.

Precisamente por esta causa advertimos constantemente que no se puede, no habiendo aceptado los puntos de referencia precisos, tomar el camino de la Evolución. Si usted ya ha tomado este Camino, más vale pasarlo hasta el fin o no tomarlo en absoluto. “Cuando la vida se forma en contra de nuestros deseos, el mundo alrededor de nosotros es semejante a las agujas medicinales y los medio curativos: él nos cura imperceptiblemente. Cuando no encontramos la resistencia, el mundo alrededor de nosotros es semejante a las hachas afiladas y los picos agudos: él hiere gradualmente y nos mata” (Lao Tsi[40]).

Nos acordamos que el Alma es una componente infoenergética de la persona que coopera con las frecuencias holográficas y está predestinada a la realización de una parte de la Idea de la Vida de Dios en el mundo material, materializa el juego de las frecuencias holográficas, con que entra en la interacción a guisa del acontecimiento pedido por la persona. Con este objetivo está dotada con los sentimientos y la razón.

Los sentimientos es un juego de los programas, con cuya ayuda el Alma coopera con las frecuencias holográficas del mundo exterior. Unen la Razón con la realidad, materializándose a modo de los deseos. A su vez los deseos es una preparación de las ideas (las imágenes) pensadoras para la realización.

La Razón es un juego de los instrumentos, con cuya ayuda es posible dirigir la interacción con el mundo exterior, así como el contenido de esta interacción. Que la razón pueda cumplir sa función, está dotada con la Conciencia y el pensamiento, además la Conciencia es una clave que abastece la interacción de los sentimientos con el proceso del pensamiento.

Todo lo dicho debe ser comprendido del modo siguiente: por medio del aparato sensual el Alma del juego completo de las frecuencias holográficas escoge las que responden a las interpelaciones vitales de la persona y entra con ellas en la interacción por medio de la preparación de las frecuencias para la materialización (la materialización se realiza en concordancia con la teoría de cinco elementos descritos en los trabajos de los sabios orientales). Y el trabajo del aparato sensual de la Alma se termina con ello.

La formación de alguna combinación de las frecuencias holográficas con su materialización ulterior se realiza por el trabajo del pensamiento y la Conciencia. Es decir, si la Conciencia está atada a los sentimientos en los cuales no está puesto el mecanismo de la materialización de las frecuencias holográficas, la materialización no tendrá lugar, la persona no recibirá el acontecimiento que satisface a sus demandas.

Pero si la Conciencia es libre de los sentimientos y coopera activamente con los procesos del pensamiento (con la razón), en este caso se activan los mecanismos de la materialización de las frecuencias en aquellas bandas, que son indicadas por la demanda de la persona. A elle se acerca el acontecimiento que contribuye a la realización de la demanda. 

Así, de la Vida usted recibe el bien en la conformidad rigurosa con sus pensamientos de usted y la manera de pensar.

La dirección de los pensamientos no es la zona accesible para muchos solamente porque la Conciencia no está programada para tener confianza en ellos.

Para la Conciencia reales son nuestras acciones concretas en el mundo físico y las reglas de conducta de uso general.

El mundo de los pensamientos, las ideas, y, por lo tanto, del Espíritu para ella es la esfera de lo fantástico y la irrealidad.

Por eso que el mundo de los pensamientos se vuelva accesible para la Conciencia, es necesario aprender a pensar en la realidad, uniendo el proceso del pensamiento con las acciones prácticas.

Quien lo alcanza, conoce a Dios Vivo y evoluciona. Quien no lo hace y por la Conciencia divide la vida en el mundo físico (las acciones) con el mundo de los pensamientos (las imágenes y las ideas), aquél teme la Vida y se vea obligado a buscar la defensa garantizada en el dios-ídolo.

Para tales personas la Vida se convierte en la tragedia y la farsa.

Se sabe que todo en este mundo es la energía, por consiguiente, cualquier cuerpo, fenómeno o proceso poseen alguna reserva de la energía interior, que tiene la posibilidad darse a conocer en dos cualidades: acumular el potencial interior (el régimen de la estática) y arrojarlo, intercambiando la energía con el medio exterior (el régimen de la dinámica). Estos tipos de la energía han recibido los nombres la potencial y la cinética.

El Alma como receptor, convertidor y transmisor de las frecuencias holográficas no es la excepción y posee todos los tipos de energía indicados más arriba.

Cada tipo de la energía se da a conocer como un juego de las funciones características para algún cuerpo, fenómeno o proceso.

La energía espiritual potencial incluye en sí todo el juego de los sentimientos, los grados de libertad de la Conciencia y el pensamiento, es decir, el Alma tiene, en su potencial, el juego de todos los sentimientos posibles (positivos, así como negativos), también la dirección posible de la manifestación de los procesos de la comprensión y la interpretación.

Describimos tan detalladamente el potencial del Alma solamente con un objetivo –  que ustedes comprendan que primeramente el Alma no contiene un juego brillantemente expresado de los programas, el que le abastece a ella la felicidad, el bienestar y la armonía con la Vida.

Un recién nacido tiene el Alma neutral en el programa informático. La inclinación a los programas creadores o destructivos se manifiesta ya en el proceso mismo de la vida, depende de la educación y de las reglas de conducta inscritas por la vida ambiente en la subconsciencia de la persona.

La tarea de la persona es quitar del juego disponible de los programas (sentimientos) aquéllos que, en efecto, responden las demandas de la armonía y neutralizar aquéllos que crean la discordancia.

Si la persona se niega a hacer tal trabajo, la manifestación de los programas del Alma pasará sin controlar, caóticamente (el cambio de unas emociones a las otras depende del humor), atrayendo y engendrando los acontecimientos de la Vida en concordancia con este caos.

Entonces es justa la afirmación: “Su Vida de usted es una representación completa de usted (del contenido de su Alma), entonces usted tendrá lo que ha merecido”.

Habitualmente las personas, habiendo limitado la Conciencia por sus acciones periódicas, adoptadas por todos en el mundo físico, perciben el modo de la Vida creado como una realidad realizada.

Incluso no sospechan que esta realidad es una representación completa de sus pensamientos, aquellos dogmas que eran formados en ellas aun en infancia y están fijados como reglas medias, corrientes de la conducta y la interacción con la gente, las reglas legitimadas por la sociedad.

Además a Dios y el Universo les es lo mismo – que pasa con usted (si está usted enfermo o no, ama usted a quien o no ama, pierde los niños o está feliz con ellos, sufre hambre o come opíparamente, estudia las obras esotéricas o está lejos de ellas, mantiene contacto con los Santos o le atrae el fondo de la sociedad…). 

No se olvide que de lo que programas son activos en el Alma – de eso depende la posibilidad del funcionamiento de su cuerpo de usted en el mundo material, la banda de la interacción con las frecuencias holográficas y la posibilidad del establecimiento del equilibrio armonioso con ellos y con la Vida misma.

Nuestro cuerpo es una proyección holográfica de nuestra Conciencia. Por consiguiente, el cuerpo representa los pensamientos, la percepción y la comprensión de la realidad (de la vida).

La curación se hace posible cuando la Conciencia aporta los correctivos correspondientes en el cuerpo.

Es evidente que para dirigir la salud, es necesario aprender a dirigir los pensamientos. Esto se hace posible cuando a la Conciencia se le hacen accesibles las frecuencias holográficas del cuerpo.

Pero el nivel de las frecuencias holográficas que materializan el cuerpo, se encuentra en el mundo de lo inconsciente (de la subconsciencia). En este mundo gobiernan y reinan los pensamientos.

El pensamiento es una dinámica del proceso pensador. La conciencia es capaz de percibir solamente las imágenes estáticas concretas, las ideas y las orientaciones. Es estática por su naturaleza. ¿Cómo unir la estática y la dinámica?

Resulta que todo es bastante simple. En el campo de lo inconsciente cualquier pensamiento es como si el rayo láser, con cuya ayuda es posible dibujar cualquier cuadro en la conformidad rigurosa con nuestro deseo.

Habiendo dibujado el cuadro, para cierto tiempo hemos estabilizado el pensamiento y la hemos llevado al estado estático. Ahora este cuadro es capaz de ser percibido por la Conciencia.

Además, siendo orientada hacia la representación en sí de las imágenes del mundo físico, la Conciencia es capaz de ejecutar la identificación de los dos tipos de las imágenes y hacer la realización de los cuadros pensadores en el mundo físico, si coinciden con las imágenes creadas por la Conciencia.

En el caso si las imágenes no son idénticas, la Conciencia bloquea la realización de las imágenes pensadoras y ellas se quedan en sus sueños de usted. Precisamente así la Conciencia realiza la intercomunicación del mundo de los pensamientos con el mundo físico.

Note que en el mundo de los pensamientos y las frecuencias holográficas usted puede dibujar cualquier cuadro que desea, incluso el cuadro de la salud y la eliminación de los defectos en el cuerpo. Pero estos cuadros serán aceptados por la Conciencia a la realización solamente en caso de que el mundo físico corresponderá a aquellas imágenes que están dibujadas en su subconsciencia de usted.

Si la Conciencia está llenada con los estereotipos, los miedos, las emociones negativas y las dudas, todas las imágenes que serán dibujadas por sus deseos en el mundo de los pensamientos, todas ellas no serán realizadas, puesto que entre las imágenes no hay conformidad.

La subconsciencia (que pertenece al neocórtex y compone 95–98 % de todas las reservas del cerebro) – es la esfera del cerebro que coopera con los procesos que se encuentran en el nivel inconsciente. En el estado habitual esta esfera es neutral. Pero se excita fácilmente por cualesquiera flujos infoenergéticos, como si fueran los geoflujos de fuerza magnética o los flujos del pensamiento, o las ondas magnetoeléctricas, o las radiaciones de todo género que van del Cosmos.

Gracias a la subconsciencia sentimos y percibimos, en la dinámica, el estado de nuestros órganos interiores, el estado psicoemocional de otras personas, la tempestad que se aproxima, etc. Llamamos la manifestación semejante de la subconsciencia una intuición. Esta propiedad de la subconsciencia para nosotros es del mismo modo real como es real el mundo en que vivimos. Aceptando la información (los flujos infoenergéticos), por ejemplo, del mundo exterior, la parte del cerebro que pertenece a la subconsciencia, los trata, transformando en los impulsos nerviosos y transmite a aquellas partes del cerebro que materializan la información en sus funciones, a través del trabajo del organismo y las acciones determinadas de la persona.

La subconsciencia puede cooperar con la Conciencia cuando pasa en el estado fronterizo con la subconsciencia (el nivel alfa). Su comunicación pasa en la lengua de las imágenes. La subconsciencia escanea de la Conciencia aquellas imágenes de la realidad que la Conciencia ha creado en sí misma, como resultado de la comprensión de la actividad práctica de la persona. Transforma estas imágenes en las señales y transmite al medio exterior. Las señales pensadoras que van de la subconsciencia abastecen el ajuste del cuerpo sincrónicamente con los ritmos de la naturaleza.

En el mismo nivel alfa la persona es capaz de entregar conscientemente los pensamientos al cuerpo, los órganos, las células, los tejidos. Para esto es necesario simplemente relajarse y conservar en la memoria solamente aquel pensamiento con que usted trabaja (no deben ser los pensamientos extraños). Cuanto más a menudo en un día usted le entregará al cuerpo, por medio de la interacción de la Conciencia y la subconsciencia, los pensamientos o las imágenes – tanto mejor es para usted. 

El organismo sentirá su atención y preocupación y le estará agradecido, le responderá con mejor trabajo. La verdad es que la palabra "trabajo" es inoportuna en este caso, porque todo que se hace en el nivel alfa no es el trabajo sino un estado natural, un placer. En general, el estado relajado para su cuerpo es el bien.

Trate de cumplir cualesquiera ejercicios físicos en el estado relajado, el cuerpo nunca se cansará, pero con eso usted sentirá la afluencia de fuerzas y energía. Esto no es casual – porque todos los procesos energéticos del cuerpo se encuentran en el ritmo único con los ritmos de la naturaleza. Pero sólo le tiene que cargar el cuerpo del trabajo, se crea la resistencia y la disonancia con los ritmos de la naturaleza.

Precisamente por eso es necesario algunas veces al día olvidarse de sus problemas, salir al nivel alfa y en el estado relajado cumplir algunos ejercicios de gimnasia o los movimientos de baile. Los movimientos deben ser suaves, rítmicos, como si se cumplan no a expensas de la reducción de los músculos, sino a expensas de los flujos energéticos que hacen moverse el cuerpo o su parte en la dirección de su movimiento.

Si usted quiere limpiar el cuerpo de los bloques distintos, tanto de los psicoemocionales como de los productos de cambio de la descomposición, esto es mejor hacer en el nivel alfa, en el estado relajado. Todo que para el cuerpo es natural, lo limpia, sanea y refuerza.

En el estado habitual la subconsciencia es neutral. Es posible sacar de ella todo lo que sea necesario y todo lo que sea necesario poner. Solamente el pensamiento razonable, reconocido, seguramente confirmado por la práctica y la realidad, es capaz de entregar a la subconsciencia la imagen realista de la Vida, con cuyo proceso coopera constantemente, formándolo y realizándolo.

La Conciencia y la subconsciencia cooperan constantemente una con otra, solamente nosotros, espoleados por la agitación de la “dinámica” de la vida, no lo notamos y no sentimos, aunque buscamos las vías de la influencia en la subconsciencia, y a través de ella – en el cuerpo propio. Hemos sido privados de las sensaciones de la Vida, sus ritmos de la Creación, edificamos en la Conciencia las representaciones falsas y estáticas, violando su interacción con la subconsciencia y el mundo real.

No se olvide que la Conciencia es la memoria operativa, estática, y la subconsciencia – la constante, dinámica. Esto dice de lo que es más fácil de cambiar la Conciencia, he aquí para cambiar el contenido de la subconsciencia, hace falta trabajar bastante mucho.

Si la persona tiene las representaciones falsas sobre la realidad, excitando la subconsciencia por sus pensamientos, pone en ella aquellas imágenes ilusorias (estáticas) que ha creado en su propia Conciencia. Las imágenes descifradas por la subconsciencia y transformadas en los flujos informativos-energéticos, que cooperan con los flujos del mundo exterior, crean en él los mismos acontecimientos irreales que luego se acercan a la persona.

Como usted puede ver, la persona por su propia mano crea para sí los problemas, habiendo violado la unidad con la Vida, y busca los culpables fuera de sí misma, acusando los circunstantes de su imperfección, aunque sólo han cumplido su encargo... 

El problema es que la persona no toma en consideración el carácter específico del trabajo del cerebro. Nos han acostumbrado a percibir el cerebro como un órgano anatómico que dirige todas las funciones fisiológicas del organismo. No sabemos su interacción con el mundo que es exterior con relación a nosotros. Este mundo exterior es el mundo de la dinámica, los cambios continuos, el mundo de la creación y la destrucción, este mundo tiene influencia de la que depende nuestra salud, la felicidad, el éxito, el bienestar, y a veces la vida misma. Más ofensivo para la persona es lo que este mundo no se comprende por nosotros, no entra en la banda de la percepción de nuestra Conciencia. 

Las personas hace mucho tiempo sabían intuitivamente que dependen de este mundo, inexplicable y no conocido por ellas, por eso intentaban constantemente aunque de algún modo explicar su influencia en sí mismas. De aquí hay aspiración a recibir los contactos con los extraterrestres o los representantes del Mundo Tenue, a la lectura de la información del Campo Infoenergético y la asimilación de la práctica de la salida en астрал, a unos Niveles más altos de la comprensión. Pero incluso no adivinaban que todas estas supercapacidades se dirigen y son controladas por su cerebro.

Precisamente el cerebro abastece la interacción de la estática y la dinámica, la Conciencia y la subconsciencia, el mundo material y el mundo espiritual (o el mundo de la biofísica) con el mundo de los pensamientos. La ausencia de los conocimientos de tal actividad del cerebro engendra la masa de las suposiciones, las conjeturas y las fantasías a propósito de la influencia en nosotros del mundo exterior. En realidad todo es bastante simple, como siempre.

Cooperamos con el mundo exterior conscientemente y sin darse cuenta. La Conciencia responde por la capacidad de cobrar razón. Sabemos que hacemos y para que. Sabemos también, que prácticas y conocimientos son necesarias que la actividad sea acertada para nosotros. Exactamente así sabemos y comprendemos, que cualidades psicológicas debemos poseer para conservar la vida, la salud y prosperar en nuestro asunto. controlamos y dirigimos conscientemente cualesquier actividad y estado. 

Hay aún un momento. Nuestra vida pasa en el mundo estático de las consecuencias – bastante tranquilo, relativamente constante, que es resulto de la ejecución de ciertos procesos en el mundo de la dinámica. Nuestra Conciencia estereotipada está orientada hacia la percepción y la comprensión solamente de los procesos estáticos y los acciones del mismo tipo que repiten constantemente. Se sabe que la estática es el caso especial de la dinámica. 

Tres golpes certeros (la parábola de Paulo Coelho)

 – ¿Cómo puedo saber la mejor forma de actuar en la vida? – preguntó el discípulo al maestro.

El maestro le pidió que construyera una mesa. El discípulo clavaba los clavos con tres golpes certeros. Un clavo, sin embargo, alcanzó un lugar más duro y el discípulo tuvo que dar un golpe más. Hundió el clavo demasiado y dañó la madera.

Tu mano estaba acostumbrada a los tres martillazos, – dijo el maestro. – Confiabas tanto en lo que hacías que perdiste la atención y precisión.

Cuando la acción se convierte en poco más que un hábito, deja de tener sentido y puede acabar causando daños; nunca dejes que la rutina guíe tus movimientos.

Precisamente por eso la Conciencia percibe la Vida solamente al 2 – 5 %, y el 95 – 98 % pertenece a nuestra subconsciencia, es decir – a los procesos inconscientes, mecánicos.

La parte del cerebro coopera con el mundo de la estática (los departamentos inferiores del cerebro o el cerebro de mamífero), otra su parte coopera con el mundo de la dinámica, el mundo de las causas (los departamentos superiores del cerebro, el neocórtex o la subconsciencia). El cerebro es capaz de conectarse a las fuerzas dinámicas (las energías) que funcionan en el mundo exterior y transformarlas en las estáticas, percibidas por la Conciencia; ella, reconociéndolas, sopla a la persona la realización de las acciones eficaces. Además de esto el cerebro es capaz de ser conectado a la razón colectiva de la gente, y a través de ella – a la persona concreta que tiene las tareas y los objetivos iguales con usted, para unirle en la causa común.

Sus pensamientos de usted le dan al cerebro las señales para el trabajo determinado en el mundo exterior. Si el pensamiento es concreto, usted sabe que usted necesita y su demanda responde la necesidad vital, en este caso el cerebro forma los acontecimientos, atrayendo a usted las personas, que ayudan solucionar sus problemas de usted. Si los pensamientos no son concretos, si usted no sabe que quiere – la actividad del cerebro es imprecisa, él forma los acontecimientos casuales y atrae a usted las personas casuales.

La ignorancia de tales rasgos determina la estancia de la persona en el mundo de las ilusiones. Encontrándose en este mundo, no habiendo entrado en la interacción con el mundo de la dinámica, ella conoce y desarrolla sus posibilidades potenciales. Precisamente a  esto son dirigidas todas las prácticas del Oriente y sus doctrinas filosóficas. Estos conocimientos son necesarios solamente para reforzar el cuerpo físico. 

Pero la vida de la persona – esto también es su actividad y la necesidad del mantenimiento por los medios de la vida. Esto son las relaciones recíprocas con las personas. Todo esto ya pertenece a la esfera de la dinámica. Aquí funcionan otras reglas que en el mundo de la estática. Las mismas cosas en estos mundos serán completamente diferentes. Así, el dinero en el mundo de la estática es un medio de paga, y en el mundo de la dinámica – es una producción de los activos, la reproducción de sí mismo. En el mundo de la estática la persona desarrolla las posibilidades potenciales, en el mundo de la dinámica – las facultades creadores y cognoscitivas. A menudo las personas se quejan de la falta de dinero, pero en el mundo de la estática son unas unidades discretas que pueden ser ganadas, habiendo vendido el trabajo propio, o quitar por fuerza de alguien. En el mundo de la dinámica esto es una actividad común de las personas para su reproducción y la nueva distribución.

Viviendo en el mundo real, la persona desea tener las mismas condiciones reales favorables de la vida, pero, no reconociendo los deseos y las vías de su realización, está en el mundo ilusorio que de ningún modo concuerda con la realidad.

Cualquier pensamiento, excitando la subconsciencia, exige la realización, pero ya que las condiciones para ello no existen en el mundo real, es muy problemático decir – ¿qué la persona recibirá en este caso? 

Muchas prácticas orientales en la actualidad dan la capacidad de salir en el plano astral y lo consideran como la parte superior de la maestría y la perfección. ¿Qué las personas tienen en resumen? Tienen precisamente lo en que creen.

Si el hombre es supersticioso, en la vida tendrá que encontrarse con lo que confirma su superstición. El realista recibirá la realidad. Creyendo en los extraterrestres, el hombre recibirá las guerras interastrales y será su participante activo. ¿Cree que el Campo para él será un consejero y un lazarillo? Así será. Solamente llevará al hombre allá donde él mismo indicará: a la realidad o a la ilusión, al cuento.

Si el hombre no sabe que necesita y si le es necesario algo en general, el Campo tampoco sabe nada. Si el hombre quiere hacer obras buenas, enorgulleciendo por su abnegación propia, el Campo en este caso está contento de hacer un favor, habiendo concedido la situación en que el hombre se sacrificará íntegramente para el bien de los demás. El aficionado de crear obras buenas se ocupará por ellas toda su vida, pero si se acuerda de sí mismo, sus problemas y vida, el público agradecido le crucificará en el acto, como en otro tiempo ha crucificado a Cristo.

Siempre y en todo usted tiene lo en que cree. Usted puede dudar, buscando la confirmación en los ejemplos distintos que el Campo está llenado con los conocimientos y los distribuye generosamente. Y usted tiene razón en ello. El Campo distribuye generosamente los conocimientos a los que los busca. Solamente todavía es necesario poner estos conocimientos allá para transformarlos por medio del proceso pensador, habiéndolos llevado a la conformidad con las condiciones reales de la actividad práctica. Por medio de las reflexiones usted recoge las partículas de los conocimientos conjuntamente, y el Campo le da a usted lo a que usted ya ha llegado.

Buenos días, Alejandro y Tamara.

Tengo un asunto y solamente ustedes pueden ayudarme a comprenderlo. Para empezar citaré sus palabras: “El criterio del Espíritu desarrollado es la capacidad de sentir la vida en unas estructuras más finas de su manifestación (en las células, las moléculas, los átomos), también en la sensación de Dios y la forma radial de la vida: en la comprensión de estos Niveles de la Existencia. Precisamente esta sensación, nueva para nosotros, puede abarcar todo el Universo. Por nuestra atención interior y la Conciencia podemos, como por el rayo de la linterna mágica, penetrar todo el Universo, todos los rincones infinitos para conocerlo. Para esto no hay ninguna necesidad de hacer los vuelos interastrales, inventar la máquina del tiempo, buscar en las pirámides los conocimientos secretos o salir en el plano astral. Y la Tierra es el único lugar en el Universo donde la persona, como un de los Polos de la Existencia, puede prestar a Dios la ayuda inapreciable en la interpretación de los procesos y las relaciones recíprocas en el Universo”.

Es decir, el prólogo a esta pregunta hizo mi interés espontáneo por la experiencia extracorporal (EE) y las entradas en la “fase”. Bajo la fase un de los autores sobreentiende siempre el mismo plano astral, o los sueños reconocidos, o la misma EE. He llegado a la conclusión de que él mismo se ha embrollado en la terminología y por eso yo he decidido sustituir el nombre. Pero esto no tiene importancia. El autor después de las salidas numerosas ha llegado a la conclusión de que todos estos procesos pasan en nuestra subconsciencia, o, como me gusta decir – al Cosmos Interior, es decir, nuestra razón es capaz de modelar cualquier situación y cualesquiera sensaciones, y ya que las posibilidades de la subconsciencia superan repetidamente las posibilidades de nuestra conciencia, y además – de los superordenadores más potentes, por medio de esta “plazoleta” es posible contar con una exactitud de los micrones cualesquiera situaciones cotidianas. 

Y el segundo momento – en la subconsciencia para nosotros se abren las posibilidades de aprender las lenguas extranjeras en una forma más accesible, por ejemplo, ya que es posible modelar el ambiente donde todos hablan solamente en inglés o coreano, cada hace lo que quiere. 

En general, habiendo leído el libro de este autor, la persona orientada hacia la ganga (es decir – con el cerebro de mamífero), pensó que ha abierto un potosí dentro de sí, alimentando las esperanzas a propósito de lo que podré desarrollarse en los ritmos muy rápidos. Pero se formó un problemito: ¿como entrar en la fase! Yo probaba todas las metodologías de las entradas directas e indirectas en este estado (después del despertar o en el sueño), pero el resultado es prácticamente de cero. La seguridad de lo que tal estado existe, era vinculado a un caso que me ha ocurrido hace un año (o un poco más).

No podía dormirse mucho tiempo, daba vueltas. No recuerdo, cuanto tiempo pasó, es probable que dos horas después de acostarme. Pensé: “¡Y bien, ahora la música ha empezado a distraer!” En este momento en la cabeza fuertemente, como en verdad, ha comenzado a sonar la música rock y además de todo eso han entrado ganas de ir al excusado. Habiendo estado acostado todavía cerca de la media hora – me he decidido. ¡Aunque no quería levantarme! Me he levantado de la cama y, pasando a través de la cocina, he notado que por alguna razón no luce la ventanilla del tiempo en el horno microondas.

Pienso: “Bueno, probable que la luz se ha apagado o algo más”, sigo yendo. Y aquí me parece que mi conjetura se confirmó, porque la luz en el excusado tampoco funcionaba. ¡Y de repente he notado que del pasillo a mí se mueve una oscuridad, que absorbe todo y he gritado a todo poder! ¡Luego inesperadamente de nuevo me he encontrado en la cama! ¿Cómo tal podía ser, yo no podía comprender mucho tiempo, ya que sentía la tensión en los pies y el frío del suelo, y el chirrido de la puerta, y el sonido durante la tentativa de enchufar el interruptor; y los detalles de los objetos en la cocina fueron precisos?

Así, habiendo leído este autor, decidí que he adivinado este suceso, habiendo contado que esto no yo iba al excusado, sino mi cuerpo fantasmal. Como me parecía, me resta por lo menos desarrollar en mí mismo esta capacidad. Pero no resultó. En un foro me ha encontrado un mozo, que me ha añadido la incertidumbre, habiendo declarado que debo creer en este mundo, que hay un mundo astral paralelo. ¡Pero cómo yo podía creer en ello, si todas mis deducciones se basaban en lo que yo caía en la esfera modelada por la subconsciencia? En general, las cartas se han barajado. 

Después se me ha acordado Castañeda y como si accidentalmente ha caído en mis manos el libro de Roberto Masters, que mencionaba otros mundos con sus leyes y órdenes. En mí esto ha despertado la ironía, especialmente después de que él ha comenzado a decir sobre los defensores, los enemigos y los guías en las distintas imágenes míticas. Pero me he prohibido a mí mismo ser categórico y he dirigido la conciencia hacia comprender – que significa reconocer la parte interior, reconocerme a mí mismo como un Universo. 

En vista de lo que he leído en la tercera parte práctica del Sistema, he llegado a la conclusión de que es posible reconocer de algún otro modo otros mundos, si está desarrollada nuestra conciencia (aquí sobreentiendo concretamente el neocórtex). Pero es difícil comprender – cómo esto pasa: una noción sobrepone sobre otra, por eso tengo un lío en la cabeza y la confusión. Por ejemplo, ¿cómo reconocer otro mundo, si estás en el mundo físico? Ya que es imposible observar la forma radial de la vida, si ”vives” con completamente otras velocidades. 

Que les vaya bien.

El comentario: Desde luego es difícil en la carta tan poética encontrar la cuestión candente para el autor, pero el problema es claro – la siempre misma aspiración a recibir el bien del mundo de las ilusiones y los cuentos. Cualquier penetración en el mundo de completamente otra Dimensión es preñada para la Conciencia que no está preparada para ello. Esto tiene relación no sólo con las aspiraciones a salir en el plano astral, sino es justo para nuestra vida regular. Todos los disgustos y las desgracias de la gente son vinculados con lo que su Conciencia está limitada por ciertas miradas y convicciones, y la solución de muchos problemas está fuera de los límites de estas orientaciones, en otra Dimensión. 

Exactamente así son las cosas en la interacción con los flujos infoenergéticos exteriores que pueden materializarse en la imagen determinada, solamente si la Conciencia de la persona tiene esta imagen en sí misma. A través de ella la persona es capaz de cooperar con cierto Nivel del Mundo. Pero si tal imagen no existe, la subconsciencia que sirve de intermediario entre la persona y las frecuencias holográficas del Mundo, no es capaz de transformarlas en la imagen idéntica, y por eso se queda neutral.

La neutralidad semejante puede manifestarse como la luz o la oscuridad. La luz es posible en caso de que la Conciencia es armoniosa con las Leyes de la Unión (de la Conservación) manifestadas en cualesquiera procesos de la Vida. Es natural que la oscuridad se da a conocer cuando la Conciencia está lejos de la percepción de la Ley de la Unidad.

En nuestros libros indicamos constantemente que el Mundo no admite invasión no autorizada en su patrimonio, pero nuestras advertencias se quedan desapercibidas. La aspiración a salir fuera de los límites de lo permitido, obrando a su antojo, para la curiosidad, habiéndose invadido en las posesiones cerradas por la naturaleza para el acceso, a menudo acaba por la caída de la realidad, y entonces a la persona le parece que vuela en el Cosmos infinito o la vacuidad negra que absorbe todo se lanza contra ella. 

Si el hombre, viviendo en las nubes, en el mundo de las ilusiones, ha construido en la Conciencia las imágenes correspondientes, su subconsciencia puede manifestar aquel mundo que el hombre quiere contemplar. Pero esto no es el mundo real, es el mundo imaginado. Cualquier salida en el plano astral es una salida en el mundo imaginado, creado por la Conciencia propia. No sin razón el conocido del autor de la carta le ha aconsejado creer en la presencia del plano astral, es decir – crear su imagen con que es posible cooperar.

En el principio de su carta el autor alega la cita de nuestros libros. En ella está indicada la posibilidad de la interacción con otros Niveles del Mundo a través de las sensaciones, que el autor ha percibido como resultado de la interacción con el plano astral. Decimos sobre el ajuste sensual de la percepción de algo (de los objetos de la naturaleza viva o del reino mineral), su emplazamiento original por el cerebro. Las personas con las dotes extrasensoriales se ajusten a la percepción del paciente por medio del emplazamiento de su energética por las manos.

Hacemos lo mismo, pero sólo por medio de la posibilidad del cerebro de captar las ondas que van de los objetos distintos. Con eso no caemos de la realidad y no salimos en el plano astral, usamos simplemente aquellas cualidades con que está dotado el cerebro de cada persona (no se olvide que el cerebro coopera con todo el juego de las frecuencias holográficas que existen en la naturaleza).

Entrando en la interacción con los flujos diferentes informativos que van de las formas distintas de la vida, el cerebro crea la imagen del objeto, da la posibilidad de determinar su estado, la propiedad y la función en el espectro de las frecuencias naturales holográficas. A través de las sensaciones semejantes podemos percibir la Vida en sus Niveles distintos: las células, los órganos, el estado mental de las personas, tenemos la posibilidad de percibir los flujos energéticos de los árboles, las piedras y otros objetos que existen realmente, pero no los que existen en su imaginación de usted.

El autor de la carta ha apreciado nuestra cita como la confirmación de la posibilidad de la salida en el plano astral, en que nosotros no pensábamos incluso hablar. Además, de todas maneras advertimos a la gente a cualquier tentativa semejante (fuera de la persona no hay nada; si quiere encontrar alguna cosa, busque solamente en usted mismo). En realidad, cada persona con la Conciencia no abierta ve en nuestros libros lo que quiere ver, y no lo que en realidad sobrentendíamos.

El autor de la carta puede ser acechado por aún un peligro vinculado a la percepción de la realidad. Es que él buscaba la información distinta sobre el plano astral y los modos de la salida en él. Al mismo tiempo  esperaba junto a la salida no autorizada en el plano astral encontrar allí un guía que lo llevaría por el mundo imaginado y mostraba los modos de la solución de sus dificultades vitales. Las búsquedas semejantes no han pasado sin dejar huella. Han encontrado su representación en su subconsciencia. Por eso, cuando el autor, habiendo vuelto en sí de repente, se decidirá conocer la realidad y vivir en ella, los programas puestos en la subconsciencia, entrarán en la contradicción con la realidad – que puede manifestarse en la influencia negativa de las frecuencias holográficas del Universo en él. ¡Puede parecerle que en él se ha introducido un aparato, un chip y así sucesivamente Y esto “algo” no le da la tranquilidad, pica, corta, lleva, etc. Los juegos no conscientes con la subconsciencia son muy peligrosos!

Y aún un momento: el autor de la carta era muy asombrado y desconcertado por la declaración de una autoridad reconocida (por el autor), que la subconsciencia de por sí modela las imágenes del plano astral que en la realidad no existe. En esto no hay nada asombroso. El espacio exterior que rodea la persona es, como hemos aclarado en el primer capítulo, un juego de las frecuencias holográficas con las que coopera la parte del cerebro, la llamada subconsciencia. Es natural que bajo el influjo de las emociones, los deseos y los sentimientos ella puede modelar de estas frecuencias cualquier imagen deseable por la persona, puntualmente así como ella modela la imagen de la realidad consciente.

La caída de la realidad que ha ocurrido con el autor de la carta, pasa habitualmente en el nivel fronterizo de la interacción de la Conciencia y la subconsciencia. Esto podía ocurrir no sólo ante el sueño. Podía ocurrir en cualquier lugar y a cualquier hora, para el milagro semejante es suficiente la desconexión de la Conciencia de la agitación cotidiana: se ha relajado un poco y aquí ella está… – la realización de la fantasía.

La subconsciencia siempre representa el contenido verdadero del proceso pensador de la persona, percibiendo del Campo Informativo las frecuencias holográficas, las que materializarán lo en que la persona piensa.

Sólo no piense que usted puede pasar sin Campo. ¡En absoluto! El Campo es un mundo de sus pensamientos, la esfera del espacio en que ellos se transformarán y se perfeccionan, solamente gracias al Campo usted piensa y vive. Junto a la infracción de la interacción con Él la persona deja de pensar, cayendo así de la realidad.

Las prácticas orientales callan sobre la propiedad del Campo de manifestar las imágenes mentales de la persona, con inocencia esperando que sus tecnologías le ayudarán a la gente a comprender el mundo real y abrir la Conciencia. Pero esto no ocurre porque la persona tiene que reflejar la realidad primero en la Conciencia, y después en esta base formar el cuadro correspondiente en la subconsciencia y en el Campo.

Ni una tecnología y tampoco la práctica más perfecto ha ayudado a la persona a cambiarse, si no tiene deseo y voluntad para ello. E incluso si tales existen, la realidad es conocida solamente en la actividad práctica de las personas, la que no tiene nada de general con las orientales, como además con cualesquiera otras prácticas.

Usted puede preguntar: “¿Por qué entonces los yoguis y otros fundadores de doctrinas orientales han llegado a la perfección altísima del Espíritu, estando en la meditación durante los años? Ya que por medio de la meditación recibían las revelaciones de la Razón Superior”. No discutiremos. Solamente no hay nada sobrenatural en esto. El Campo no ha abierto sus milagros ni a uno de los yoguis. Esto era hecho por él mismo. En que creía el yogo, lo ha recibido. 

Materializar para la persona lo en que ella cree – esto es la propiedad del Campo Infoenergético. Que lo deseado no diverja de lo real, simplemente es necesario ser un optimista, creer en la Vida, en su buena disposición a usted, no ensuciando la cabeza por la agitación cotidiana y la información que no puede ser aplicada en el asunto.

Cada persona puede recibir del Campo Infoenergético cualesquiera soplos, como los que son recibidos por los yogos, si su Conciencia está orientada hacia la Vida. Con otras palabras, si la persona piensa en la Vida, se adapta a ella, toma de ella todo que le da, en vez de huye de ella en favor de sus caprichos “quiero – no quiero”.

Daremos un ejemplo. En la actualidad es bastante popular la práctica “Chzhun Yuan Chi Kung", en cuya base está la así llamada “pose del Árbol”. Es necesario encontrarse en esta pose lo menos 30 minutos, volviéndose inmóvil, como si un árbol. Está claro que la inmovilidad semejante para el cuerpo es poco natural, y el cuerpo la percibe penosamente.

El primer tiempo también cumplíamos este ejercicio así como se recomendaba. Además queríamos comprender el sentido, su idea. Sí, está claro que el ejercicio está destinado al reforzamiento del cuerpo físico, pero esta inmovilidad… No fue claro el momento – ¿cómo los flujos energéticos naturales de la Tierra y el Cosmos por sí mismos crean la Vida en el cuerpo que se ha petrificado?

Las reflexiones sobre esto han dado los frutos. La subconsciencia, habiendo tratado la demanda y habiendo establecido la unidad con las frecuencias holográficas del Campo, ha dado a la Conciencia la respuesta que era recibida en el nivel alfa durante la ejecución del “Árbol”.

Resulta que la desviación de los canones reconocidos por la Vida no se prohíbe. Habiendo escuchado al cuerpo que se encuentra bajo el influjo de los flujos ascendente y descendente, empezábamos a cumplir suave, paulatinamente aquellos movimientos que fueron dictados por nuestras sensaciones. La dinámica era útil. El cuerpo ha sido llenado con la energía, los canales se han limpiado y ha llegado complementariamente el conocimiento que además del “Árbol Exterior” aún existe el “Interior”, que debe ser creado por la persona. El “Árbol interior” responde por las funciones fisiológicas del organismo, por su salud y el renacimiento.

Este ejemplo muestra solamente lo que el Campo Infoenergético siempre dará la respuesta a su demanda e indicará aquella dirección de las acciones, donde para usted será una utilidad. Para el contacto semejante con el Campo no hay ninguna necesidad de salir en el plano astral, es necesaria solamente la salida al alfa-nivel. 

Las personas no oyen los soplos solamente por esa razón que bloquean las energías finas de la intercomunicación con su propia subconsciencia y el Campo Infoenergético por el desacuerdo con la realidad.

Si usted quiere ser sano y exitoso, debe trabajar que en la Conciencia sean creados los cuadros de la realidad en la conformidad rigurosa con aquellos cuadros que están dibujados en la subconsciencia.

Para ello es necesario atraer a sí mismo tales condiciones de la realidad que en ella se haya reflejado el mundo de los pensamientos y la Conciencia comprenda la posibilidad de la realización de las imágenes mentales, y para esto hace falta volverse interesante para el Universo.

Para la Vida y Dios es interesante solamente la persona que piensa, evoluciona, que tiene los puntos de referencia precisos en esta dirección. Precisamente por eso, si usted quiere dirigir el proceso vital y tener la salud, tiene que hacerse el garante para sí mismo.

Que el éxito sea garantizado, tiene que revelar todos los programas (los estereotipos) espirituales activos y comprobarlos a la combinación armoniosa con la realidad (la interacción armoniosa con las frecuencias holográficas). 

Si no hacer tal trabajo serio interior en la Conciencia propia, no vale la pena de esperar las garantías del éxito. ¡Lo qué usted puede tener con la garantía – es solamente la garantía del malogro!

Si entre las imágenes de la Conciencia y la subconsciencia hay una disonancia, todas sus tentativas de usted para cambiar la consecuencia de los acontecimientos vitales en la dirección ventajosa para usted, llevarán el carácter kármico, aunque usted se encuentre bajo la defensa directa de Dios, porque, tanto como la mayoría de la gente, durante aquel período de la vida (60–70 años) que le está asignado a la persona, usted no verá el problema vitalmente importante que está sujeto a la solución urgente.

Hasta no se le ocurrirá a usted una idea que es necesario cambiar la percepción de la Vida, habiendo cambiado con eso la orientación de la Conciencia del “quiero – no quiero” en el "es necesario".

No le ayudarán salir del influencia del Karma todas las tentativas del perfeccionamiento espiritual, pues se convertirán en la farsa cómica en “la escena de la Vida”.

Y la noción “el perfeccionamiento espiritual” es muy y muy relativa. La mayoría de la gente en calidad del perfeccionamiento espiritual acepta el estudio y la lectura de la literatura, que fue clasificada como la “espiritual”, esotérica, aunque lo mucho en ella no tiene ninguna relación a la dirección indicada.

¿Qué tal en general es el perfeccionamiento espiritual? El nombre mismo ya indica que se trata del perfeccionamiento del Espíritu.

Comprendamos, ¿para qué esto es necesario? Usted sabe que la vida de la persona es el resultado de la interacción constante de sus pensamientos (el proceso del pensamiento) y las acciones (el mundo físico, el mundo de la realización de las ideas, el mundo de la realidad).

¿Cómo va el perfeccionamiento del mundo de la realidad? Él se perfecciona a expensas del perfeccionamiento de las prácticas o los movimientos que el cuerpo hace junto a la ejecución de los trabajos (la actividad práctica de la persona).

Pero para la cualidad del producto es insuficiente tener solamente las prácticas adquiridas por el cuerpo, aún es necesaria la listeza y el trabajo del pensamiento.

Por eso la cualidad de cualquier producto subirá, si se perfecciona la mente de la persona.

La razón es tan universal, que su desarrollo puede ir en la tendencia estrecha, limitada por un tipo de la actividad, y puede abarcar todos los aspectos de la Existencia, si la persona está apuntada al conocimiento de la Vida.

Precisamente junto a dirección de la persona hacia el conocimiento de todas las manifestaciones de la Vida, con el deseo de mejorar las condiciones de su residencia, pasa un perfeccionamiento de la Razón, del mundo de sus pensamientos.

Habitualmente las personas, habiendo recibido los hábitos determinados, necesarios para su actividad práctica o el ajustamiento de las relaciones recíprocas con las personas, concentran su Razón en estos hábitos. Las personas tratan artificialmente de llevar todos los cambios que pasan en la Vida (respecto a su mantenimiento material o las relaciones recíprocas),  en la conformidad con los hábitos y es natural que no lo logran, puesto que la realidad se encuentra en otra Dimensión, no en la de su percepción y comprensión de la Vida. En resumen la posición vital se agrava, las relaciones recíprocas con la gente dejan que desear. Y a pesar de lo mucho que la persona se esfuerce para el mejoramiento de las condiciones de la vida, todas sus tentativas resultan vanas. 

Los pensamientos de la persona siempre son orientados hacia el mejoramiento de las condiciones de la vida, y por eso para la realización exigen los conocimientos de las condiciones reales de la vida y las prácticas recibidas en ellas, hasta si es necesario crear estas prácticas de nuevo. Solamente en la combinación de estas dos condiciones de la realización de las ideas se desarrolla, se fortalece y se perfecciona el Espíritu del ser humano. Todo otro dado por el perfeccionamiento espiritual – es un autoengaño.

¡Por eso, por más que usted lea libros de la literatura esotérica, cualesquiera que sean las prácticas asimiladas, pero si usted aplica todo eso irreflexivamente, no atando a usted mismo, a las condiciones de la vida y de resultas no recibe el mejoramiento de su nivel, todos los conocimientos recibidos perfeccionan solamente su erudición de usted, el nivel de información, pero no el Espíritu!

Repetimos una vez más que el Espíritu es un juego de los programas “pulidos” por la persona en la práctica, que han ayudado a mejorar sus condiciones reales de la vida “aquí” y “ahora”.

Precisamente este trabajo, en vez de la lucha traída y llevada contra las fuerzas oscuras y no el aumento de la espiritualidad por medio de la lectura de los libros esotéricos, religiosos y el cultivo en sí del pensamiento positivo, – precisamente este trabajo es el así llamado temple del Espíritu.

Así, en el resto seco de la persona que ha templado su Espíritu, en primer lugar se quedan los hábitos y las habilidades de construir la vida feliz en el mundo material – para en esta base fuerte comenzar a arreglar las relaciones recíprocas con el Yo Superior, el Campo Infoenergético del Universo, Dios, el Universo y la Evolución.

¡Esto ocurre por la razón de que la idea de la Vida de Dios comienza, ante todo, del arreglo de la vida cotidiana en el mundo material, sin la que se puede olvidarse de la espiritualidad!

El árbol de la Vida, para crecer fuerte, estable contra las tormentas y las desdichas, debe tener las raíces fuertes y seguras en el mundo material.

Para esto la persona debe sin cumplidos tener el placer de la vida en la Tierra, en vez de acordarse de ella con el sentimiento de la repugnancia y el estremecimiento interior.

La espiritualidad, cuando hacia Dios están yendo a causa de las condiciones insoportables de la existencia en la Tierra, no puede ser verdadera, porque la persona que no ha aprendido a crear para sí misma las condiciones confortables en la interacción con los circunstantes en la Tierra, del mismo modo tampoco puede crearlas para sí en el Mundo del Espíritu, por eso aportará en Él las disonancias y las tendencias destructivas bastante grandes. De las condiciones insoportables es posible solamente venir a la Evolución para aquí comenzar a construir la espiritualidad del cero.

Más arriba decíamos que la realización de los deseos de la persona pasa solamente entonces, cuando en la Conciencia que representa las condiciones reales de la vida, están creados los cuadros (las imágenes, pero de ningún modo las visiones) sincrónicos a los cuadros de la subconsciencia y para el momento actual son su continuación (perfeccionamiento). En este caso el sueño tiene la posibilidad de convertirse en un suceso.

El perfeccionamiento espiritual es una realización práctica de las imágenes que se han formado en el nivel subconsciente, en concordancia con las condiciones reales de la vida dirigidas a su mejoramiento; es la búsqueda de las vías del contacto de las imágenes con la realidad del mundo material – para que estas imágenes se hayan realizadas.

Es natural que la realización puede ser conseguida por el que les es fiel, quién no ha renunciado a ellas, no se ha acobardado. Solamente en tal trabajo se fortalece el Espíritu, se perfecciona el pensamiento y se desarrolla la Conciencia.

La persona deja perfeccionarse espiritualmente, si en su subconsciencia faltan las imágenes de vida o la Conciencia representa la realidad, cuyas imágenes no se sincronizan con las imágenes de la subconsciencia. Las imágenes creadas en la subconsciencia y en la Conciencia, habiendo pasado la comprobación de la conformidad, se realizan por la persona en la actividad práctica – que es la Evolución de las imágenes y de la persona misma.

Para el Espíritu es importante, por cuales métodos la persona realiza las imágenes de la vida y mejora la cualidad de la vida.

Se sabe que en el Mundo no hay vacuidad. Acuérdese que está escrito con este motivo en el capítulo “El Universo como un holograma del mundo”. Allí está indicado que en el mundo holográfico todos los puntos del espacio están conexos y son elementos de una unidad más profunda, que para la percepción ordinaria es invisible, porque es holográfica.

Esto significa que si la Conciencia conoce el Mundo por medio de los órganos de los sentidos, ella no percibe la unidad semejante y no la sabe; pero si la Conciencia comenzará a percibir el nivel subconsciente de los programas espirituales, la unidad semejante será evidente para ella. 

Entonces la persona que tiene tal Conciencia pensará y hará las acciones en la observación rigurosa de las reglas de la unidad (las Leyes de la Conservación o las Leyes de la Moral).

Para el Mundo además no es lo mismo, que métodos se usan por la persona para alcanzar sus objetivos.

Si la persona usa los métodos que violan las Leyes de la Unión, esto exige la corrección de la conducta. Ella puede ser “convencida” o por medio de la salud o a través de otra persona, o a través de cierta situación.

Si las acciones están dirigidas a la conservación de la Ley de la Unión, esto se nota como el momento positivo en su desarrollo y es aprobado por el Mundo. La persona recibe el acceso a unos métodos más perfectos de la dirección de su propia vida y interrumpe la acción del Karma. Los métodos, con cuya ayuda la persona consigue la realización de los deseos, se fijan en su Yo Superior.

Como usted puede ver, el perfeccionamiento espiritual es una unión práctica del Mundo del Espíritu y la vida en el mundo material.

Y es precisamente esto lo que teme la mayoría de las personas. Se van o en el Mundo del Espíritu, o en el mundo material, pero no quieren con perseverancia unirlos conjuntamente, porque en este caso ellas mismas para sí se hacen garantes del éxito. El miedo surge solamente a tal causa  que las personas no pueden crear en la Conciencia las imágenes creadoras de la vida y fijarlos en la subconsciencia, que prepara estas imágenes para la realización, atrayendo a la persona los acontecimientos correspondientes vitales. 

Así, para la mayoría el perfeccionamiento espiritual es un nicho en que se puede esconderse de la vida real y el miedo ante ella. ¡Es porque muchos no quieren simultanear la espiritualidad con la realidad!

En cualquier caso durante la tentativa de encontrar un garante del éxito aparte (fuera de usted mismo), su disonancia de usted con el proceso vital solamente se agravará, y el Alma en la interacción con el mundo exterior se limitará solamente por el establecimiento del contacto sensual con las frecuencias mundiales holográficas, y no más de ello.

Esto significa que la materialización de las frecuencias holográficas en el acontecimiento vital en concordancia con su interés no pasará.

Así, en los límites de la Conciencia subjetiva (de su “quiero – no quiero”) para el Mundo Tenue usted se queda el espejismo (biorobot).

¿Sobre qué recibo de las garantías de Dios y el Mundo se puede hablar en este caso, si usted es invisible para la Vida?

Puede ser, sus pretensiones a la Vida son demasiado aumentadas y usted no vive con arreglo a sus medios asignados a usted por la naturaleza? Medite en usted mismo y en lo que si usted es digno de las garantías en general.

Solamente la persona que aspira a vivir a expensas de alguien, hasta a cuenta de las energías de la Vida, busca para sí las garantías en cada su movimiento propio. ¡El que piensa y quién es activo no necesita tales garantías, las crea de por sí!

Sin embargo, para hacerse el garante para sí mismo, es necesario como mínimo tener la conexión a la Conciencia de Dios (al Campo Infoenergético del Universo), que es posible solamente a costa del despertar de la Conciencia y la puesta en marcha del neocórtex. Es decir, la persona debe comprender que es la parte de algún proceso vital, que hasta calculado para 60–70 años, pero con todo eso – la parte.

Por consiguiente, tanto como todos los participantes de este proceso, la persona se encuentra en el poder de las leyes puestas en ella por la naturaleza, y por eso es necesario conocer estas leyes y edificar la Conciencia así que abastezca la interacción con el proceso.

El proceso vital mismo no para en un lugar, se cambia constantemente, se desarrolla y se perfecciona (lo viejo acaba la vida, lo nuevo acumula las fuerzas), por eso la Conciencia debe constantemente cambiarse y perfeccionarse, en ella no deben asistir cualesquiera ataduras a las convicciones o los conocimientos anteriores.

Solamente en tal interacción sincrónica de la Conciencia con el flujo de la Vida está puesta la fuente de las garantías dadas a la persona por el Universo.

Para la persona moderna es imposible de hacerlo, en primer lugar – porque en tal postura ella todavía no meditaba en el examen de su propia vida a modo de las relaciones recíprocas con el medio exterior. 

¿Y cómo es posible meditar, si los autores de los libros y las doctrinas, en las cuales la persona ve a los garantes naturales de la verdad, – si ellos en vez de la explicación accesible del cuadro del Universo, dan tales sandeces?

“El Espíritu es la Mente – la Razón Universal Absoluta. En la infinidad no manifestada homogénea de la Vacuidad doblada en el Punto de la Inexistencia, donde no hay Espacio ni Tiempo, Él desde los tiempos más remotos está en calidad de la posibilidad potencial de la manifestación de cualesquiera formas de la razón en el Mundo creado por la explosión de la infracción de la homogeneidad. La condicionalidad de tal explosión resulta de la aspiración (que es inherente al Espíritu) a la autocomprensión. La comprensión como tal, siendo no revelado, estando en la Inexistencia vacía, es imposible, pues allí no hay nada que reconocer, no hay nadie quién  podría hacerlo y no hay nada por medio de que es posible de hacerlo. Para la realización de la autocomprensión el Espíritu tiene que crear algo, en que Él sería manifestado de pleno valor. Esto “algo” debe contener en sí los objetos que pueden ser reconocidos, así como los instrumentos en que la comprensión se encarna. 

Siendo no aparente en sí misma, la aspiración del Espíritu a la autocomprensión se manifiesta, transformándose en la Intención. La Voluntad es generada última – la unidad clave activa de la comprensión en el Mundo.

La voluntad explosiona lo-No-Manifestado, diferenciando la homogeneidad que yace a dos flujos de la realidad – el flujo del movimiento y el flujo del no-movimiento. De ese modo la Vacuidad absoluta se llena con no-Vacuidad engendrada por ella. Como la consecuencia, el Punto de la Inexistencia dentro de sí se despliegan en el Infinito Existente, produciendo el Espacio en de consuno con el Tiempo. Los flujos del movimiento y del no-movimiento, los que no se destruyen mutuamente a consecuencia de la fusión y la anihilación en Nada, sino los que se apoyan por la Voluntad en el estado del equilibrio dinámico diferenciado, dan la armonía superior de la dinámica de lo Único Manifestado. 

Así, cada fenómeno a consecuencia de su misma existencia contiene en sí su propio contra-fenómeno. La transformación de la Inexistencia en la Existencia siempre va mano a mano con la transformación de vuelta de la Existencia en la Inexistencia. Su transición  mutua el uno en el otro no es un proceso extendido, sino una dinámica eternamente instantánea de la unidad permanente de la creación y la destrucción. Pues allí, donde el Mundo creado está engendrado y se va a la inexistencia, el Infinito es idéntico al Punto, y el Instante es lo mismo que la Eternidad. 

Lo Todo y lo Nada, todo en conjunto, es lo Único – el Espíritu durante la creación y la destrucción del Mundo, durante la evolución Universal. Su esencia consiste en la transformación de la potencia de la comprensión dispersada en el Caos Genesíaco, en la conciencia arreglada concentrada realizada de sí mismo”.

¿Cómo la Conciencia cándida humana acostumbrada tener un asunto con las cosas concretas  puede comprender tal abracadabra verbal?

Según nuestra convicción profunda, lo escribía la persona inteligente, competente, pero ha resultado lo mismo conocido – “ti-di-dyc, ti-di-dyc, ti-di-dyc”.

¿Cómo es posible tener aunque la representación menor sobre la dirección del autodesarrollo, si en la argumentación teorética de las bases del Universo faltan los puntos de referencia accesibles a la comprensión y las constantes, hay solamente locuciones floridas orientales que crean el colorido emocional, y nada más?

Es necesario subrayar que el autor de estas líneas no ha alterado nada, en realidad, ha expuesto lo todo correctamente, pero la forma es completamente inaccesible a la Conciencia del 2–5 %.

Esto significa que la literatura semejante despierta la imaginación, aportando la barahunda, y quema en vano la energía mental de la masa grande de la gente.

Usted sabe que para que la persona pueda abandonar el mundo subjetivo limitado por la percepción de la Conciencia del 2–5 %, es necesario el potencial mental potente recibido de afuera. Se puede recibir tal potencial solamente de las personas que han podido abrir la percepción del mundo hasta el 95–98 %. 

¿Pero cómo hacerlo, si tales personas no han encontrado un momento de ocio para condescender ante el nivel de la comprensión del problema por las personas ordinarias, para explicarles las cosas elementales en la lengua simple y accesible a la comprensión, a nivel de las representaciones y las imágenes?

El problema es que todos los maestros semejantes se comunican y trabajan con las personas que se encuentran en posición dependiente, como si subordinada a ellos. Esto hace imposible arreglar con ellos las relaciones recíprocas de poder a poder, y no pueden corregir a los maestros. Los que van delante, no pueden hacerlo según la definición; a el que es corregido le será suficiente volver las espaldas a ellos. El ambiente puede alabarlos tanto como se quiera, pero todo esto será completamente alejado de la vida, entonces – no sincero y falso.

En resumen los maestros dejados sin cuidado, están en los lazos de su independencia propia. Todos ellos quieren ir a la gente ya preparados y realizados, privándola de la posibilidad de corregir y criticar a los “olímpicos”. Los "olímpicos cubiertos de bronce” tienen más miedo que el diablo a la cruz a los contactos y la crítica de las personas vivas y se esconden de ellas.

Pero sin continuadores a los que está vinculado por las relaciones recíprocas de poder a poder, usted está filosofando, quedándose para la vida real un fantasma no manifestado hasta el fin y no identificado. Usted puede ser manifestado solamente por los continuadores y por el asunto real.

Precisamente el pensamiento que reproduce la imagen de la realidad, se percibe por otra persona y prepara su Conciencia a la aceptación de la información que, habiendo alcanzado su razón, se transforma también en la imagen concreta de la realidad y es aceptada a la interpretación. La persona comienza a pensar y actuar. Las personas a las cuales usted lleva, comprenden la idea de cualquier asunto a tal grado en que usted mismo la comprende y diez veces menor que está escrito en algún sitio. Es decir, se encuentran totalmente en la esfera de su Conciencia de usted (en su Universo Virtual), por eso es necesario buscar la causa de su incomprensión de ellas no en algún sitio, sino en su Conciencia de usted.

Exactamente por esta causa las personas que buscan el camino de la claridad se pierden en sus propias conjeturas vagas y conclusiones nebulosas. Para dispersar esta "niebla", se dirigen a los autores de las doctrinas, atándose a ellos por la Conciencia, buscan en ellos los garantes, habiendo elevado en el rango de las autoridades indubitables.

Pero en vez de la claridad y el desarrollo del pensamiento, ellas están en ayunas, siendo dirigidas por los autores, están dando vueltas en el círculo kármico del trabajo con la información. Que resulta de esto en la práctica, juzgue por usted mismo:

¡Buenos días, Sasha y Tamara!

Recientemente ha ocurrido una situación muy necesaria para mí. Durante de su proceso a mí me dolía, yo lloraba (que no había hace mucho). Pero en resumen todo ha resultado hermosamente. La situación comenzó, como siempre, del maestro. Me organizó la comprobación siguiente. Me puso en algún estado y pidió describirlo (con otras palabras, es necesario contar que información hay en ese estado). Yo tenía una frase:  “Acaso podré...” Y luego – el blanco.

Sin duda, he gallardeado un tiempo, tratando de estar a la altura, he descrito de un modo pintoresco la orientación mental, pero mi conciencia no comprendía nada. No le ha llegado la idea misma del estado creado, ni el sentido, ni el contenido.

El maestro nada respondió a mi elocuencia, se le puso malo. En su sistema de las coordenadas esto fue una comprobación muy importante. Tuve mente para decir que comprenderé la idea del estado un poco después, pensaré en ella. Mentalmente dije a mí misma que lo haré, si hasta sea necesario un año para ello. Surgió la comprensión que me es necesaria la práctica de sentir y comprender los flujos infoenergéticos e interpretarlos correctamente. En que ahora estoy trabajando. Con eso surgió el deseo no sólo de sentirlos, sino desear a responderlos de una manera adecuada, como entonces he escrito para mí misma: “Que la respuesta traiga la Alegría a la Fuente del Impulso”, es decir, como he comprendido sólo ahora – que ella tenga el apoyo vital sea, sea viva, contenga la Vida  en sí.

Y aún más. He recibido resultado que la fuerza motriz entre la energía y la información es el trabajo del Alma, el Cuerpo y la Conciencia. Si no lo hay, entonces la energía aceptada se derrama (llega, así como se va), pero este derrame de la energía se transforma en la información negativa (ella es destructiva, la indicación de la acción – una destrucción), no específica (sin indicación de la acción, e. d. sin dirección y el contenido). Ya que recibiendo la energía, es necesario dejarla pasar a través de sí conscientemente, vistiendo de la forma (e. d. haciéndola como información, la dirección a la acción). Cuando tal información es producida del cuerpo, la ENERGÍA se hace creadora (dirigida hacia la creación), del apoyo vital. Aquí están la esencia y el principio del  cambio de energías entre el ser humano y el mundo (la naturaleza, otra persona y Dios).

¡Que les vaya bien!  

¿Usted comprende, en qué está concluida la tragedia del autor de la carta? ¿No? Entonces lea nuestra respuesta expuesta más abajo. Es agradable que aunque el autor de la carta ha caído en una situación embarazosa para su Conciencia, con todo eso gracias a la comunicación constante con nosotros ha conseguido comprender la artificiosidad de aquel método de la extirpación de los bloques (los estereotipos) mentales propuestos por el maestro.

Hemos dado solamente un ejemplo de la influencia no autorizada de la Conciencia en la persona, ¡y cuántas personas existen que han leído toda clase de literatura, las que permiten la intervención en la Conciencia de las personas ajenas, con eso creyendo sagradamente que las manipulaciones distintas con su Conciencia traen solamente el bien! Demos con el quid de la cuestión de los efectos corruptores de cualquier intervención en la Conciencia de la persona.

Buenos días.

Su carta nos ha introducido en la meditación profunda; cuando escribiremos la respuesta, le enviaremos a usted. Le pedimos que usted se abstenga de aquellos experimentos que usted hace con su Conciencia y razón, de esta manera se puede perder el juicio y caer en el manicomio. Por medio de las manipulaciones simples de su subconsciencia de usted (“caja de Pandora”) se extrae todo lo que sea necesario y es inculcado en la Conciencia, ¡¡¡que es inadmisible completamente!!!

¡Que le vaya bien!  

¡Buenos días, Sasha y Tamara!

Continúo pensando sobre su carta de ustedes. Mientras tanto me es incomprensible la interacción de la subconsciencia y la conciencia. Pero pongo la demanda –  "comprender".

Hoy encontré en el libro de Dan Millman “El Guerrero Pacifico”:  “El sentido del mito sobre la caja de Pandora consiste en lo que no poner en libertad los demonios del contenedor cerrado. Consiste en lo que disponer correctamente de la energía de la Vida”.

Está claro que es la pregunta de la dirección, e. d. de mi capacidad de dirigir las energías. Y no permitir que los demás penetren en mi subconsciencia. ¿Así?

La pregunta: ¿cómo caen allá los otros? ¿Qué no comprendo?

¡Que les vaya bien! 

Antes de hacerle conocer la respuesta a la carta, quisiera mostrar las singularidades de la interacción de la persona con el Universo.

Hablamos bastante a menudo sobre lo que la dirección básica de cualquier proceso dinámico es una aspiración al equilibrio y a la tranquilidad.

Las Leyes de la Conservación abastecen la tendencia semejante de cualquier proceso. Y hay tantas Leyes de la Conservación, cuántos procesos pasan en la naturaleza. Esto significa que cada Ley de la Conservación es individual de su natío.

¿Qué papel en la dinámica cumplen las Leyes de la Conservación? Retienen las fuerzas características de algún proceso en los límites de la interacción del uno con el otro.

Citemos el ejemplo concreto. Hay una hipótesis que después de la Gran Explosión los planetas y las estrellas que componen nuestro Universo, se desbandan activamente. A largo plazo el Universo puede alcanzar tal estado cuando las distancias entre los planetas y las estrellas serán tan grandes que desaparecerá la fuerza de atracción entre ellos. ¿Adónde va a parar eso? Piense por sí mismo. Lo más probable es que el orden del movimiento de los planetas y las estrellas se cambiará en el caos.

Recordaremos que esto es solamente una hipótesis. La persona supone uno, y la naturaleza existe por sus Leyes.

El cuadro dibujado podría tener lugar, si solamente las leyes matemáticas y físicas secas (no llenadas con el contenido, la idea, el pensamiento, la Conciencia) fuesen la base del Universo y faltasen las Leyes de la Conservación.

Precisamente la presencia en el Universo de las Leyes omnipresentes de la Conservación y la Idea (el pensamiento) sensata, reconocida, la que trabaja, – borra todas las hipótesis expuestas por la persona, transformándolas en ilusiones.

En caso de la ausencia de las Leyes de la Conservación todos los procesos (que forman y abastecen la vida) pasarían en los volúmenes aislados uno de otro, a las distancias cuando las fuerzas de la naturaleza no pueden influir uno en otro. ¡La vida cesaría su existencia!

Precisamente las Leyes de la Conservación abastecen la interacción de las fuerzas de una con otra, por medio de la creación de las combinaciones distintas de las frecuencias holográficas y los procesos vitales. Responden por la armonía y la discordancia, por toda la dinámica del proceso vital.

Por eso, para que la Vida, como el proceso, tenga el sentido, es necesario hablar no sobre el punto de su equilibrio en que todos los procesos neutralizan uno a otro. Es necesario hablar sobre la conservación de la interacción equiponderante de todos los componentes de este proceso (sobre la manifestación de las Leyes de la Conservación en la dinámica).

En este sentido la armonía, la tranquilidad y el equilibrio tendrán completamente otro sentido.

Por ejemplo, es conocido que las componentes de cualquier proceso cooperan uno con otro en la correlación rigurosa matemática que no puede ser violada. Las Leyes de la Conservación son responsables por la conservación de esta correlación. Para la claridad de expresión examinemos la fórmula conocida del movimiento: S = vt, donde S es el trayecto pasado por algún cuerpo; v – la velocidad del movimiento del cuerpo; t – el tiempo del movimiento del cuerpo.

Gracias a la acción de la Ley de la Conservación del movimiento, todas las cantidades que caracterizan el proceso del movimiento se encuentran en la correlación rigurosa uno con otro, a saber: si el cuerpo junto al movimiento aumenta la velocidad, se aumenta la distancia, recorrida por él, (la dependencia proporcional entre S y v) en unidad de tiempo.

No examinaremos otras singularidades de la interdependencia de las cantidades del movimiento, para nosotros es importante que usted comprenda que cualquier interacción de las características en los límites del proceso y los procesos mismos se abastece entre ellas por las Leyes de la Conservación.

Entonces se puede hablar sobre la armonía del proceso dinámico en caso de que la correlación de las cantidades (las fuerzas) que lo caracterizan, equilibra uno a otro en alguna dependencia matemática (la expresión matemática), que hasta en el momento actual por la ciencia no determinada (por ejemplo, la ciencia mientras todavía no es capaz de expresar matemáticamente muchos procesos mentales).

En los procesos equiponderantes gracias a las Leyes de la Conservación funcionan, por decirlo así, “las leyes de la recompensa” o, como Newton los ha llamado, “las leyes de la acción y la reacción”, a saber: el cambio de una cantidad llama el cambio adecuado de otras cantidades vinculadas con ella. En el nivel mental (psíquico) esto se ve así: cuánto descontento y cuánta ira has mandado al espacio ambiente, lo mismo has atraído a ti mismo.

Por esta causa todas las prácticas espirituales aconsejan controlar las emociones y no crear de ese modo los problemas superfluos para sí mismo, en caso contrario usted gastará todo su potencial vital para superarlos. 

En cuanto a la Tranquilidad, ella es la forma básica de la manifestación de la armonía (de la estabilidad, del equilibrio).

Pero meditemos en el estado interior de la tranquilidad. En ello todas las fuerzas son equilibradas, neutralizan uno a otro. En el punto del equilibrio hay todo, y no hay nada al mismo tiempo. La descansa (la(armonía) es una Vacuidad, es Nada, es una Inexistencia, donde no hay movimiento y vida en general.

Exactamente por esta causa todos los procesos que responden por la dinámica de la Vida como proceso, balancean cerca del punto del equilibrio, nunca alcanzándolo.

En la Vacuidad (en la armonía, en el equilibrio) se pierden todas las cantidades y las fuerzas.

El conjunto de los puntos del equilibrio de los procesos que funcionan en el Universo, no es otra cosa sino el eje del Mundo, la Vida, el centro del Universo.´

¿Qué puede perturbar la tranquilidad del punto del Mundo, habiendo dado la dinámica al proceso vital y habiendo forzado hacer su fluctuación infinita relativamente a este punto? Solamente la Idea es capaz de hacerlo (el pensamiento concentrado en la imagen y dirigido hacia la realización de alguna acción o algún estado).

Lo explicaremos más fácilmente. Supongamos, le conviene completamente el estado mental en que usted está en el momento actual. Todas las emociones son equilibradas, usted es tranquilo, no hay ningún pensamiento en la cabeza. Todavía usted puede mirar el televisor, leer el libro, ocuparse de unos asuntos. Con otras palabras, se encuentra en el estado de la tranquilidad, del equilibrio, y por eso la vida acerca de usted y en usted como si se ha parado. Usted encuentra fuera de la agitación cotidiana, no hay ningunos problemas. Si usted viviese como anacoreta, esto sería el estado de la pacificación y la enajenación. 

Pero usted vive entre la gente, con que cae cooperar, cumpliendo las obligaciones determinadas. La necesidad de su realización, por ejemplo, encontrar al hijo después de la escuela, viola su armonía interior y le activa.

Las fuerzas interiores (el pensamiento, la idea) desequilibraron todo en su ambiente, dieron el comienzo a algunos procesos, por ejemplo, la salida de la casa y el traslado hacia la escuela para encontrar al hijo. Al mismo tiempo usted puede decidir aún más procesos conexos: entrar en la tienda, comprar los productos de la alimentación, enviar la carta a los conocidos, etc. Es decir, usted puso en marcha la dinámica de los procesos vitales, que le influyen a usted, cambian su estado interior, le transforman.

Y ahora analicemos este ejemplo. ¿Qué perturbó su estado inicial? Fue roto por su necesidad vital, que se formó en la cabeza como la Idea que ha concentrado en sí toda la información sobre la necesidad de la ejecución de las acciones y su tendencia (en nuestro ejemplo: la marcha en la escuela, la tienda, a los correos). Hablando con lengua de la matemática, usted dio la dependencia matemática de todos los componentes de su salida a la luz. 

La verdad es que todas sus acciones de usted son finales en el tiempo. Usted vino a casa, recibió el resultado y neutralizó todas las acciones, habiendo puesto en marcha otros procesos.

En el Universo todo pasa de un modo análogo, solamente con tal diferencia que muchos sus procesos son infinitos en el tiempo.

Una vez la Idea de la Vida ha desequilibrado la Vacuidad, la Tranquilidad, las Armonías y ha sustituido la estática por la dinámica, habiendo creado de ese modo el equilibrio dinámico de los procesos llamados a realizar (materializar) la Idea.

No hablaremos que la persona es el componente activo que abastece la encarnación de la Idea de la Vida; para nosotros es importante la noción misma de la Vacuidad, el Equilibrio y la Armonía.

Si entrar en el estado de la Vacuidad (al nivel alfa) que en su potencial contiene absolutamente todo y al mismo tiempo nada concreto, cuando ni un acontecimiento, ni una idea, ni un estado en ella son materializados, por medio de la Conciencia es posible sacar de esta Vacuidad todo lo que sea necesario (el mal y el bien igualmente), habiendo materializado la idea no del todo sensata en el acontecimiento concreto.

Tal interacción con la Vacuidad en la mitología griega antigua se llama “caja de Pandora”.

De la Vacuidad es posible dar la vida a cualquier monstruo creado por su imaginación y orientación de usted, y después toda la vida luchar con él.

Tal acción no es de ningún modo la realidad, más bien se puede colocarla entre la materialización de la sinrazón. Precisamente de esto se ocupan muchas personas que han leído nuestros libros, luchando contra los estereotipos. Entran en su Vacuidad interior, tratando encontrar en ella las cualidades sujetas a la corrección.

La Vacuidad del Universo, de donde la persona trata de recibir algo seductor y atractivo, en realidad es un desgarrón de su Conciencia cerrada incapaz de abarcar el espectro completo de las frecuencias del Universo.

Si tomar en consideración que para la persona se queda cerrado el 95–98 % de su Conciencia que se llama "subconsciencia", esto es la misma “caja de Pandora” de que por la Conciencia durmiente se extraen cualesquiera libertinaje y corrupciones – allí no hay otro.

En efecto, la subconsciencia es un "sótano" enorme oscuro de la Conciencia, el que se encuentra más abajo de todo lo que ella ve, reconoce, comprende y siente.

La Conciencia debe iluminar esta oscuridad por el rayo de los conocimientos, habiendo hecho la revisión imparcial y el análisis de su contenido desconocido para tomar de allá lo que es posible aplicar en la realidad, en la vida. ¡Para ella no hay otra fuente y ni hay otra variante!

[37] Edgar Watson Howe (1853—1937), el escritor americano.

[38] André Gide (1869 – 1951), fue un escritor francés.

[39] Vladimir Ivánovich Dal (1801 – 1872), el médico ruso, el lexicógrafo conocido y el autor del “Diccionario del idioma ruso vivo”.

[40] también Lao Tsé, Lao Tzu, Laozi, una figura cuya existencia histórica se debate, es uno de los filósofos más relevantes de la civilización china. La tradición china establece que vivió en el siglo VI adC.

Atrás Contenido Más...