Los tipos de la Razón en el Universo

Capítulo cuarto

La persona-biorobot no es la sentencia

Miro – me olvido,
Escucho – recuerdo,
Hago – comprendo
.

  Lao Tsi

Los tipos de la Razón en el Universo

Nuestra narración sobre la Evolución como la fuente (que no se comprende) de la Vida y la armonía toca a su fin. Ahora es el momento más oportuno de hacer el resumen a la aplicación práctica de los conocimientos que son dados en nuestros libros y en el Sistema de la Armonización. En cuanto a nosotros, sin miedo y sin dudas hemos tomado este Camino, mientras no iluminado de ningún modo y por nadie, yendo en las tinieblas profundas de la omnisciencia ignorante. ¿Qué teníamos? Los conocimientos fragmentarios de las doctrinas del Oriente al borde entre la realidad y la ilusión, la vía confusa y velada por el fanatismo y la religión, aplicaciones científicas muy aproximadas. Y esto era todo en que sea posible apoyarse aunque un poco. 

Con el corazón en la mano – no nos movía la curiosidad, el humanitarismo o la idea de la salvación de la Humanidad. El movimiento este camino era muy prosaico y respondía directamente a nuestros intereses personales. La salud dejaba que desear. Después de la desorganización de la estabilidad anterior económica era necesario buscar otros nuevos modos para sobrevivir. No teníamos tiempo para los razonamientos y las deducciones inútiles de todo género, para la piedad a nosotros mismos o las lamentaciones sobre la nocividad del gobierno, teníamos que sobrevivir para dar la posibilidad los niños queden vivos, para criarlos. 

Por eso tuvo que meterse de cabeza en la agitada actividad práctica y de nuevo conocerse prácticamente a nosotros mismos, conocer a la Vida, las personas y la realidad. El camino resultó realmente espinoso. A nosotros nos vencían, tanto como todas las personas normales, los miedos, las dudas. Cuanto más surgían, tanto más grandes eran incertidumbre y caos en la vida ambiente. Nos movíamos adelante, superando los miedos, las dudas, la ignorancia y la incomprensión. Todo esto hacíamos en la práctica, no en la teoría, las deducciones y la charlatanería inútil sobre la justicia. “Los que desarrollan en sí las cualidades especiales interiores, ejercen mayor influencia en la sociedad que los que tratan de funcionar solamente conforme a los principios morales determinados. Los primeros se llaman “los hombres de la acción real”, y los segundos – “los que no saben, pero juegan al conocimiento” (la sabiduría del sufismo).

De lo todo que tuvimos que superar, hemos comprendido una cosa: la Vida como el proceso único para todo lo Existente en el Universo no quiere a las personas inactivas, los cobardes, los perezosos, los egoístas y los individualistas. Es asombroso que las situaciones vitales incitan a las personas a la acción, al conocimiento de la Vida por medio de su construcción, pero la mayoría se oponen a ello, y después se asombran – ¿por qué les es tan difícil en la vida, por qué se les trata a ellos tan injustamente? “La paradoja del futuro consiste en lo que él comienza cuando no tienes tiempo para prepararse para él. ¡Las personas han aprendido a predecir el futuro, olvidando que el mejor modo de anticipar el futuro es construirlo!”.  

Muchos de ustedes oían sobre “La Flor de la Vida” de Melquisedec. Las tecnologías de esta doctrina prometen mucho, pero todas ellas, tanto como las promesas de la salud y la potencia en las prácticas orientales, se encuentran en el potencial, es decir existen y no existen. Que estas prácticas realicen su potencial, hace falta darles la vida por la propia actividad práctica y la comprensión de la necesidad imperiosa correspondiente, de otro modo se puede ocuparse de ellas toda la vida, pero no ver el resultado prometido. “La vida todo el tiempo distrae nuestra atención; y hasta no conseguimos notar – de que precisamente distrae” (Franz Kafka[109]). 

No nos parábamos ni por un momento, buscábamos la salida de las dificultades no en un proceso vacío de pensamiento, no en la lamentación a las dificultades vitales, sino en el contacto directo con la Vida, usando su potencial en la actividad práctica. Precisamente entonces la Vida se nos abrió a modo de “La Flor de la Vida”, definitivamente habiendo eliminado de la Conciencia cada espera del milagro y de las transformaciones maravillosas. Hemos comprendido que la persona crea cualquier milagro por sus manos y su cabeza, en el contacto directo y la unión con la Vida.

Tratamos de llevar este pensamiento hasta ustedes en nuestros libros y el Sistema. Por eso hacemos hincapié no en la aplicación de las tecnologías, sino en el cambio del estado de la Conciencia, en la relación a la Vida y sus acontecimientos. Si usted lo comprenden, todas las prácticas del mundo les traerán a ustedes la curación milagrosa del organismo como de la estabilidad financiera. Si no quieren de comprenderlo – son sus problemas de ustedes.

Las personas nos escriben a veces que se extasian de nuestros libros, pero no están de acuerdo con muchas cosas. No nos proponemos demostrar nuestra razón y nuestro fundamento. Sabemos de la práctica que el juicio personal y la opinión de la persona no significan absolutamente nada para la Vida, como el proceso objetivo, pasa independientemente del consentimiento o del desacuerdo de la persona, por eso se queda solamente aconsejar alejarse a la teoría y comenzar aunque algo hacer, y entonces todo se encontrará en su sitio. 

Entonces ustedes simplemente repetirán nuestro Camino y llegarán a las mismas conclusiones a que hemos llegado. Y aun, habiendo deseado ir en la soledad orgullosa, apoyándose solamente en las deducciones, ustedes vagarán con seguridad en los laberintos de la Conciencia ilusoria, abandonados por las personas (sus maestros de ustedes) y la Vida, puesto que se han enorgullecido de ella por la opinión subjetiva.

La Vida es conocida solamente en la humildad, en la unión con ella y las personas, puesto que usted es una partícula de su sistema de ellas. Las personas circundantes y la Vida misma es el mundo objetivo, real, con que usted coopera directamente en la actividad práctica laboral y por lo tanto lo conoce. La paradoja es que las personas lo saben, pero prefieren juzgar de la realidad a partir de sus juicios, del asentimiento a ella o la discordia con ella. Tales acciones es la vía recta a los fracasos. Las personas crean la disonancia con la Vida y como la consecuencia reciben la recompensa kármica.

Elimine la deformación existente y entonces no será las causas ni las consecuencias, habrá simplemente una Vida, brillante y hermosa.

Tratamos de llevar precisamente esta idea en nuestros libros. En cuatro libros de “La Doctrina Secreta” tratamos de hacer oír golpeando la Conciencia de nuestros lectores, habiendo indicado una salida sólo posible del callejón sin salida donde resultó la Humanidad, por el instinto hipertrofiado de la conservación y la supervivencia, habiendo adquirido, de ese modo, el miedo común ante la vida. Pero, como resultó de hecho, sólo unas cuantas personas de los que han leído los libros y que han deseado adquirir el Sistema de la Armonización de la Persona, han abandonado el mundo de los sueños y junto con nosotros buscan los puntos de referencia necesarios para quedarse en la Evolución, habiendo reconocido su único sentido real de la vida. La mayor parte de las personas han decidido por medio de nuestro Sistema “escamotear” las galletas de miel milagrosas de la felicidad y del bienestar al Universo, habiendo conservado con eso todos los privilegios de su mundito ilusorio. “La felicidad no es el ideal de la razón, sino de la imaginación” (I. Kant[110]).

Según la estadística ejecutada por la Vida misma, esta parte compone 99,9 % de todos quien ha conocido nuestros trabajos. La Vida brillante, dinámica, real, con la multitud de las manifestaciones, como antes se queda para ellos el fanatismo. Perciben en la Vida solamente sus posibilidades potenciales. Más exactamente, la persona percibe el potencial vital como algo preparado para consumir – tiende la mano y toma los bienes debidos. Según su opinión de ella, la Vida es un bien notorio y garantizado, y el mundo circundante, no manifestado para ella, está obligado a dárselo. En la realidad todo va de otro modo. Para aprovecharse del objeto neutral, primero es necesario violar su pasividad de él y dar el cambio de su estado. Y la estabilidad violada debe ser percibida por la Conciencia, y solamente después de esto se puede pensar en los bienes debidos que pueden ser tomados de este objeto. 

Así, la falta principal de la gente consiste en lo que mira a la Vida como a Don llenado con los regalos milagrosos preparados para usar y que pueden ser distribuidos generosamente según su deseo propio. No comencemos a  comprender – de donde ha surgido tal relación materialista a la Vida. Probablemente, esto es la consecuencia del sueño de las personas sobre la tranquilidad paradisíaca y el bienestar – este sueño es inspirado por los mitos religiosos y lo heredamos ya genéticamente. Es necesario saber que esto es una primera ilusión que le es necesario abandonar lo más rápidamente posible. ¿Por qué? Porque la Vida no distribuye los bienes a todos. 

Medite sobre esto – ¿qué tal es la Vida? Usted no responderá en seguida unívocamente. Las explicaciones serán vinculadas a lo que usted ya ha recibido de ella y que va a recibir en lo sucesivo, es decir llevarán de valoración en concordancia con sus necesidades individuales o los intereses el carácter. ¿Puede usted explicar, por qué ha recibido los “regalos” de la Vida? Puede responder uno sólo: “¡Soy bueno!” Es extraño, pero así piensan el 99,9 por ciento de las personas. Ellas son convencidas maniáticamente de que afortunaron a la Vida con su aparición sola en este mundo, y por eso pueden contar firmemente con la recompensa generosa de su parte de ella. “Quiero tener lo todo y no tener nada por ello”.

Sin embargo, si mirar con atención, se encuentra que en la presunción semejante tratamos de identificarnos, un poco manifestar y designar, habiéndonos escogido como individualidad en calidad del punto de referencia, acerca de que pasará el proceso del conocimiento y la identificación del proceso vital. La identificación semejante es necesaria, solamente tendrá que un poco cambiar los puntos de referencia. Es necesario pensar que usted no afortunó a la Vida, sino al contrario, la Vida le afortunó a usted, habiendo dado la posibilidad de participar en su proceso de ella. 

Partiendo de tal posición es posible comenzar la autoidentificación. Es necesaria, puesto que la vida en su manifestación es neutral con relación a nosotros (somos invisibles para ella). Contiene todos sus dones y bienes a modo de las posibilidades potenciales, cuando en ella hay todo y no hay nada. Si abrir sus posibilidades a ciegas, sin manifestación consciente de sí mismo, se puede recibir no lo que se espera. He aquí un ejemplo muy simple. Su apartamento de usted contiene potencialmente la electricidad. Usted puede fácilmente aprovecharse de sus dones de ella, si conecta la corriente al aparato eléctrico. No lo hará – la electricidad se quedará neutral para usted, y usted estará en la oscuridad, sin emisiones televisadas, música, ordenador, etc. 

La vida con relación a las personas se da a conocer exactamente por el mismo modo. La participación en el proceso vital no significa que se puede aprovecharse de sus dones. Para aprovecharse de los bienes, todavía hace falta reunirse con la Vida, crear una coordinación. Precisamente para esto es necesario identificarse a sí mismo. El estado interior (espiritual) de su individualidad de usted abastece la cualidad de la reunificación con la realidad (con la Vida). “Nos llamamos seres pensantes porque desatendemos a menudo el sentido común y, habiendo olvidado sobre el día de hoy, nos trasladamos mentalmente al futuro o al pasado lejano” (S. Johnson[111]).

Precisamente para esto es necesario el perfeccionamiento espiritual que abastece la corrección de los parámetros espirituales en concordancia con las condiciones de la realidad, en caso contrario la Vida le quitará a usted como la onda de tsunami. Solamente por eso afirmamos que la vida es neutral con relación a las personas. La persona es capaz de recibir de ella solamente lo que tomará por sí misma.La vida concedea nada nosotros mortales sin trabajo duro(Horacio[112]).

Se puede tomar también de formas diferentes. Todo depende de las cualidades espirituales del individuo. Esto es como en una tienda. Un hombre llega, escoge la mercancía, paga y se va tranquilamente, sin haber causado daño a nadie y sin incomodar. Para los empleados de la tienda él es completamente adecuado a la realidad, responsable, se puede predecir sus acciones; en realidad, está completamente manifestado y es material. 

El otro hace ruido, arranca la mercancía de las manos de los compradores, toma más que puede pagar. En la realidad de la tienda él está manifestado a la mitad y presenta para ella cierta amenaza. 

Los terceros en general no tienen en cuenta nada y prefieren robar la mercancía. Este contingente para los empleados de la tienda no es deseable en absoluto, no es material, y por eso es perseguido de todas maneras y es expulsado. 

Precisamente así se crean las acciones y las consecuencias correspondientes. Los empleados de la tienda dejarán salir al primer comprador sin cada pretensiones. Pero tienen que llamar al orden al segundo, recordando las reglas de la conducta en los lugares públicos. Y bien, el tercero debe ser sometido al tribunal por el robo. “La vida se forma de los días vergonzosos los deseos indignos, las esperanzas muertas, las capacidades destrozadas y los móviles sórdidos” (O. Henry[113]). 

Y ahora imagínese que todos los compradores simplemente roban la mercancía, armando una riña. Es decir, aquel caso cuando la mayor parte de los compradores no desean categóricamente tener en consideración las realidades de la tienda como las leyes y las reglas de conducta en ella. ¿Qué puede hacer el comprador normal, leal en este jaleo general (manifestado pecuniariamente en las realidades de la tienda)? Escapar de buena. Pero la mercancía es necesaria, hace falta comprarla. Entonces se queda hacer una cosa – encontrar una persona normal, respecto a la conformidad de la realidad, y pedirla entregarle a usted la mercancía exigida. Puede ser que será necesaria una cadenita de tales personas. Le ayudarán a usted y usted les ayudará. Lo más importante es no esperar cuando la felicidad le bajará a usted del cielo. 

Si, como en nuestro ejemplo, usted espera que le tocará a usted casualmente la mercancía necesaria, no busca el grupo del apoyo, usted saldrá de la tienda con las manos vacías. Pero si usted no espera una casualidad y la crea de por sí, habiendo encontrado a los ayudantes, hay una garantía para adquirir la cosa necesaria. Todo es como en la Vida, sólo tiene que ver la analogía y sacar las conclusiones correspondientes. 

La vida abre sus posibilidades garantizadas potenciales solamente a las personas enérgicas que crean el bienestar para sí mismas en la unión con otras personas. Quien está sentado y espera al Fin del Mundo y al Juicio Final, cuando al fin triunfará la justicia, esperará a la revelación del potencial vital hasta la consumación de los siglos y no lo recibirá. Hemos indicado las llaves que abren los dones del potencial de la Vida. A usted se le queda solamente aprovechárselas y aplicar en el asunto. “No es posible enseñar a saber y poder todo que es necesario, el maestro puede hacer solamente uno – indicar el camino” (R. Aldington[114]). 

Habiendo comenzado cualquier empresa, cualquier asunto, usted encuentra seguramente con la incertidumbre del potencial de las posibilidades vitales que se encuentran en el estado neutral para usted. Solamente a través del conocimiento, la búsqueda de las vías de una realización más ventajosa de los objetivos, indispensablemente en el asunto, en la unión con otras personas, usted abre paso a paso la incertidumbre, llena con su comprensión y materializa en la realidad, manifestándose en ella.

Con otras palabras, usted llena con la Razón el egregor asignado en el espacio vital para su asunto, vivifica y entra con él en la interacción al nivel de la energía mental. Si no hacerlo, el fracaso es inminente, usted es un fantasma (en este aspecto de la Existencia) para el asunto y las personas, entonces, y para el Universo. ¡Y así es en todo que usted comienza! 

Todos sueñan con un asunto propio. En los sueños parece que sólo tiene que invertir alguna suma de dinero, habiendo aplicado un pequeño esfuerzo, y el asunto producirá beneficio. En la realidad todo ocurre absolutamente al contrario, y bastante a menudo el dinero investido y los esfuerzos se gastan para nada. Está bueno si las inversiones se recuperarán. En caso del fracaso la persona riñe las circunstancias y los factores exteriores, en realidad ella no podía abrir la posibilidad del potencial vital de que iba a sacar la ventaja. “El éxito en el business está alcanzando no por el menosprecio del movimiento, sino más bien al contrario – por la anticipación de los acontecimientos y por la reacción rápida a ellos” (A. Hailey[115]).

Todo se cambiará, si usted abastece la unidad de la Razón propia y la Razón del egregor con que usted va a cooperar. La idea establece el contacto con él, con su potencial vital. Luego es necesario hacer las acciones que abastecen la revelación de sus posibilidades respecto al sustento de vida.

Usted puede objetar, diciendo que para esto son necesarios el dinero y la salud. La vía hacia la Vida comienza en su Conciencia de usted, la salud y las finanzas es una cosa recuperable. También comenzábamos la Vía a la ausencia completa de la salud y el dinero. Pero comprendíamos que los ambos son índices de nuestra coordinación con la Vida. Si el acuerdo con ella está restablecido, será posible restablecer la salud y adquirir el dinero. La verdad es que en este caso no se puede pasar sin ayudantes. Nuestros ayudantes en el restablecimiento de la salud eran los libros de P. Bragg[116] “El milagro del ayuno”, y respecto a la preparación para adquirir el dinero – el libro de R. Kiyosaki[117] “Padre Rico, Padre Pobre” etc., también las personas que trabajaban con nosotros en las compañías de red. 

La humildad ante la manifestación de la realidad es  todavía una cualidad con cuya ayuda hemos restablecido la unidad con la Vida (nos hemos materializado a los ojos de la gente y del Universo) y hemos abierto sus posibilidades potenciales para nosotros mismos. Éramos puestos en tales condiciones, cuando el bolsillo está vacío y no hay tiempo ni para pensar que nos gusta y que no nos gusta en la actividad propuesta. Esto fue el período cuando se colocaron a trabajar de portero o barrendera por enchufe, sin mencionar unos puestos más prestigiosos. Así que para nosotros el business de red fue un gran bien que nos ayudó a sobrevivir y mantenernos firmes.

Gracias a él hemos aprendido a cooperar con las personas, unirse en un equipo y por los esfuerzos comunes obtener éxito, ayudando uno a otro a abrir las posibilidades potenciales de la Vida. Y cuando nos dicen que el business de red es “¡fu, qué idea delirante!” o se quejan que no pueden encontrar a las personas para su equipo, sonreímos callando. Porque sabemos: esto indica que la persona se encuentra en la fase de la espera de la manifestación del milagro de la Vida (en la fase de un fantasma), de la abertura casual de sus bienes para sí. En la realidad es inactiva, locuaz y está sumida en los sueños dulces.

En cuanto a las personas, también son, en conjunto, el potencial neutral, y hace falta  saber hacerlo que se abra. Esto puede ser alcanzado solamente por la formación de los programas correspondientes en la Conciencia, los que permiten identificar a la persona de la mayoría y establecer el contacto con ella a modo de ciertas relaciones recíprocas, habiéndole entregado el potencial de la energía mental o la Razón (el programa informático).

Se puede establecer el contacto con la persona y apasionarla por una idea solamente con tal que sean propuestas las condiciones de la cooperación ventajosas para ella. La seguridad de tal contacto está determinada por la comunidad de los intereses, por el plan general de las acciones prácticas y obligatoriamente por la presencia de la armonía (el establecimiento del equilibrio de las fuerzas mentales de las personas que entran en el sistema).

La idea del potencial neutral no es inventada por nosotros y no es imaginada. Todos los objetos y los sujetos de la naturaleza, los fenómenos y los procesos en su estado inicial son neutrales. Su potencial se abre como resultado de la interacción con nosotros, y el resultado de la manifestación depende de nuestro modo de la comprensión de la realidad. Por nuestra comprensión violamos el estado neutral del proceso, lo ponemos en movimiento, en estado activo, y por eso siempre tenemos lo que hemos inventado en la Conciencia.

En el primer capítulo hablábamos sobre el holograma como el modo de la percepción del Universo por la persona, sobre la vaguedad de sus imágenes en cierta etapa del fraccionamiento y sobre el fantasma de su percepción. Hemos hecho la tentativa de aclarar – donde el Universo es real, y donde es el fantasma. Más tarde hemos entendido que el 99,9 % de la gente percibe el Universo y la Vida en él como fantasma. Para la realidad se quedan unas décimas partes del por ciento. ¿Por qué pasa así?

Esto está vinculado al ajuste de nuestra Conciencia. Siendo atada a su portador, posee la propiedad de identificarse a sí misma e identificar a la persona a que pertenece, por lo tanto, identifica a los deseos de la persona, sus necesidades vitales y puede crear la prioridad para ellas, si las cualidades espirituales del individuo permiten hacerlo. A cuenta de ello hay una identificación de deseos propios, y todo que se encuentra fuera de ellos – es la zona ciega y el potencial vital no manifestado. No hay nada asombroso en esto, porque por medio de la Conciencia el Alma se identifica a sí misma en el mundo material, distinguiéndose de sus semejantes. 

De aquí las cualidades individuales de la persona y sus necesidades surgen, se crean y se forman. Si la identificación semejante no fuera, la persona no podría tener los puntos de referencia vitales, no tendría la representación sobre el sentido de la vida ni sobre la planificación de las acciones, no tendría intenciones, objetivos etcétera. La persona que no ha sabido cumplir la autoidentificación – es el Alma perdida para la Vida y en la vida. Mire alrededor, ¿cuántas tales Almas le rodean a usted? Son el 99,9 %. 

Se sabe que la dirección (la orientación) de la interacción del Alma y la Conciencia con el proceso vital puede ser o en la Evolución, o en la Involución. El movimiento a la Evolución contribuye a la adquisición de las nuevas prácticas y la experiencia en la vida, así como en la comprensión de las nuevas cualidades de la Vida, sus rasgos. Todo esto contribuye al desarrollo evolutivo del Alma.

La concentración en su singularidad individual, ilusoria, el miedo ante la Vida y el miedo de la falta o de la pérdida de lo a que el Alma está atada, paran su desarrollo de ella. En este caso el Alma y la Conciencia, en la aspiración a conservar los valores, perciben en el proceso vital solamente aquellas situaciones en que la integridad de todos estos valores está fijada por las formaciones prácticas y la experiencia. Es natural que el Alma no se desarrolla. Más su experiencia de ella difiere de las condiciones reales de la Vida, más se degrada, se va a la Involución. Más el Alma se profundiza en la Involución, menos interesante es para la Vida, hay más disonancia con este proceso.

El rasgo de las Almas y la Conciencia involucionantes es su capacidad interior de identificarse a sí mismas, identificar su portador (la persona) y no identificar absolutamente a las personas circundantes y al mundo exterior. En este caso las personas circundantes son la substancia no manifestada, el espejismo. Se crea así el fantasma no sólo de la Vida, sino también de Dios y del Universo.

Así para tener la armonía en todo el mundo, es necesario establecer la unidad con la razón de aquel objeto con que se establece la interacción. Es natural que con eso debe ser observada la regla básica de la armonía – el isomorfismo[118] y la isotropía[119]: todos los objetos en la manifestación individual ante Dios (la Razón Superior) y la Vida son iguales y cada uno en sus acciones individuales en el proceso general de la manifestación de la Razón Superior y la Vida es equivalente (todos influyen igualmente sobre los procesos del desarrollo de la Razón y la Vida). En existencia de la armonía no debe ser la prioridad en el uso de los bienes vitales. Todos son iguales en su recibo – es la ley fundamental de la Moral. 

Pero la igualdad no significa que si un vecino tiene algo, usted debe tenerlo seguramente, ahora mismo. Los bienes son dados a cada uno según los méritos y los asuntos. Un hombre, habiendo sabido abrir las posibilidades potenciales de la Vida, recibió el bien. El otro no lo hizo, y por eso no tiene los bienes. Su distribución es el índice de la coordinación de la persona y de sus cualidades espirituales con la realidad, con las condiciones de la vida. La observación de estas condiciones en el pensamiento, en la comprensión como en las acciones – es una prenda de la felicidad, la salud y el bienestar.

Los modos de la reconstitución de la Unidad son dados en el Sistema de la Armonización de la Persona. Aquí es importante comprender la necesidad de la identificación propia del proceso vital sin la cual no hay posibilidad de tenerse en la Vía de la Evolución y hasta comprender la necesidad de la acción semejante. ¿Qué significa – identificarse a sí mismo en concordancia con las Leyes de la Unidad?

Vamos a observar. Por fuerza del isomorfismo y la isotropía del espacio vital, estando en el estado de la beatitud y el bienestar, cuando todas las fuerzas del mundo interior y exterior son equilibradas, el individuo está disuelto en el espacio vital y no es capaz de identificarse hasta a sí mismo. ¿Para qué prestar atención a la salud, si no molesta? ¿Para qué pensar en dinero, si todas las necesidades vitales son satisfechas? ¿Para qué ir a la tienda, si basta los comestibles? 

Y se puede citar una multitud de tales ejemplos. Esto dice solamente de lo que nada la persona hará sin necesidad. A cualquier acción es incitada solamente por la necesidad aguda de la vida, y a través de la realización ha puesto él aspira a devolver el equilibrio perdido. Precisamente a través de los asuntos, a través de la actividad práctica la persona se identifica a sí misma y, conociendo las particularidades del espacio vital, por medio de la corrección de las cualidades individuales, trata de equilibrarse con las particularidades de la manifestación del espacio. Que sea más claro, podemos presentar una serie de ejemplos.

El ser humano en su estado ordinario es neutral. Nada le hace concentrarse en sí y en el estado. Pero admitamos, se ha perturbado el equilibrio biológico de su estancia en el espacio vital. Esta infracción en el acto es señalada por el dolor. El dolor y la enfermedad son el indicio de lo que hace falta hacer la corrección de la conformidad al medio exterior. Precisamente el dolor nos hace identificar en nosotros el órgano enfermo, unos defectos en el sistema personal biológico. Nos hace funcionar, buscar las vías del saneamiento, es decir aspirar a la reconstitución del equilibrio entre el organismo y las propiedades biológicas del medio exterior.

Exactamente así identificamos nuestra comodidad en el medio exterior por la presencia de la reserva monetaria. La ausencia del dinero hace hacer las acciones para ganarlo. Adquiriéndolo, aspiramos a equilibrar la situación económica – todavía una parte de la interacción con el medio exterior. Solucionando este problema, identificamos nuestras capacidades, que permiten obtener el bienestar. Si estas propiedades no son bastante desarrolladas, tratamos de desarrollarlas por medio de la adquisición de las nuevas prácticas y la experiencia laboral.

Identificamos nuestras cualidades individuales cuando surgen los problemas en las relaciones recíprocas con las personas. Si aquí hay un equilibrio, no tenemos la necesidad de prestar atención a nuestras cualidades interiores (espirituales). Solamente no aceptación de nosotros por las personas nos hace identificar las cualidades espirituales y corregirlas en concordancia con las exigencias del mundo de las personas, la partícula del cual nosotros somos.

Ahora para nosotros no es importante cómo pasa la identificación de sí mismo, de los intereses y las acciones, sino es importante que usted comprenda que solamente en la actividad práctica la persona es capaz de identificarse a sí misma. Identificar – significa distinguirse de la mayoría de las personas que para la Conciencia es la masa neutral razonable, no más.

Con otras palabras, cuando usted se distingue a usted mismo de sus semejantes, las personas circundantes se quedan una parte del espacio vital, la que continúa quedarse, con relación a usted, no manifestada, neutral, y por eso su Conciencia de usted no las identifica.

Precisamente por esta causa usted puede identificar solamente un asunto que, según su opinión de usted, es capaz abastecerle del dinero, y con eso usted no ve la perspectiva del desarrollo del proceso del autoabastecimiento financiero. Usted no puede prever la bancarrota y la quiebra del bienestar, porque usted no es capaz de identificar todo el proceso de la creación de los bienes materiales. Usted no puede identificar las consecuencia y el conjunto de los asuntos necesarios que le crean a usted el bienestar estable al largo tiempo. “Cada uno oye sólo lo que entiende(J. Goethe).

Los asuntos en el campo del restablecimiento de la salud, del ajustamiento de los contactos personales con las personas y las relaciones recíprocas con ellas tampoco van bien. El resultado de la discordancia interior, así como de la disonancia con el espacio vital exterior, son las emociones negativas, los miedos, los estreses y como la consecuencia – el rechazo de usted por el proceso mismo vital.

La habilidad de pasar correctamente la identificación es un resultado de la simultaneidad del trabajo de la Razón, de la actividad práctica y de la ampliación de la banda de la percepción de la Conciencia. En realidad, sin proceso pensador, libre de los miedos, no somos capaces de pasar la identificación en general, no somos capaces de establecer la interacción de la Razón con los espacios vitales distintos poblados por los objetos vivos: las formas acelulares[120], los insectos, los pájaros, animal, las personas, Dios. “Meditar sobre aquellas variantes del futuro ante que el hombre siente miedo no le es inherente” (Arthur Charles Clarke[121]).

Solamente en la actividad común práctica con las personas podemos identificarnos a nosotros mismos, a cada individuo o grupo de las personas, librándose gradualmente de los miedos. Las personas fuera del trabajo común con nosotros es una biomasa neutral y completamente indiferente a nosotros.

De la banda de la percepción por la Conciencia de los aspectos del proceso vital depende la cualidad de nuestra vida. Si examinamos el modo de ganar dinero, en caso de la percepción limitada nuestra banda se limita solamente por aquel asunto en que estamos directamente concentrados. Más amplia es la banda de la percepción – y ya vemos los estados del medio exterior los que pueden llevar a la destrucción del asunto. A una percepción aún más extendida somos capaces de ver los modos que ayudan proteger el asunto de la bancarrota. La banda bastante ancha de la percepción de la realidad (la identificación del Universo y nuestra manifestación propia en el grado máximo) nos permite estimar la perspectiva de los cambios no sólo de un asunto, sino también de muchos otros que se encuentran reclamados por la realidad. El uso de la posibilidad de la gestión de los asuntos distintos nos hace invulnerables ante cualesquiera cataclismos financieros. 

Análogamente todo pasa en cualquier otro aspecto vital. La percepción limitada del cuerpo hace concentrarse solamente en un problema y no ver la cadenita de las causas conexas que han llevado a la enfermedad. Fuera del campo de la percepción hay también una cadenita de las acciones conexas que llevarán al saneamiento. Precisamente por eso la persona ha entregado por completo la preocupación de la salud a los médicos y todos sus problemas en esta esfera soluciona por el modo tradicional: por medio de los medicamentos, las operaciones, las policlínicas y los hospitales, aunque Los médicos vierten fármacos de los cuales saben poco, para curar enfermedades de las cuales saben menos, en seres humanos de los cuales no saben nada (Voltaire[122]).

El problema de todas las personas consiste en lo que, identificándose a nosotros mismos, notamos solamente nuestros sufrimientos, colisiones vitales, estimamos cualidades y conocimientos propios, etc. Con otras palabras, siempre somos concentrados solamente en nosotros mismos, y todo que está fuera de nosotros es una imagen erosionada de los seres vivos, de una biomasa. Hasta entrando en el contacto con un ser humano, no lo identificamos como la individualidad, para nosotros es la misma biomasa, solamente reducida. Este ser humano se pierde de nuestra vista, él para nosotros es la zona invisible. La misma zona invisible son muchos aspectos de nuestra vida: las células del organismo, las posibilidades económicas de un país, las personas, los objetos de la naturaleza y hasta Dios.

La causa de tal fenómeno extraño consiste en lo que la Conciencia percibe como reales solamente aquellos sujetos, objetos, procesos y fenómenos de que la persona recibe la utilidad concreta real y la ventaja. Todos los otros, que incluso sean visibles, se quedan para ella potenciales y no identificados, en realidad, de ese modo – el mismo fantasma. Como, además, ella también se queda tal para ellos.

Precisamente en ello se ocultan las raíces del jaleo de la Conciencia a propósito del Mundo Tenue, el Universo y Dios. Por una parte, como si es ilógico afirmar que ellos no existen, por otra parte – la Conciencia durmiente se rebela y no los percibe en la realidad. “La conciencia teme la vacuidad” (Paul Valéry[123]).

Por ejemplo, a usted le llegaron huéspedes – no conocidos a su chiquitín las personas. Si no se han olvidado de traerle dulces a él, los reconoce (identifica) en el acto como “suyos” y entra en el contacto con ellos. “El pensamiento es la flor, la palabra –la formación del fruto, la acción – el fruto” (Ralph Emerson[124]). En caso de que este momento es perdido por los huéspedes, ellos para el chiquitín se quedarán ilusorios y potenciales, no hay que esperar nada bueno de ellos y es poco probable de reconocerlos.

La persona, buscando la vía a la felicidad y el bienestar, se dirige a las fuentes distintas de los conocimientos – a las antiguas así como a las modernas, se apasiona por las prácticas y las tecnologías de todo género, busca en todas partes los conocimientos sagrados. Sin embargo la clave del éxito en cualquier esfera de la aplicación del genio humano y la razón está escondida en la habilidad de identificarse no sólo a sí mismo, sino también a otras personas. Así la persona establece con ellas la interacción en el nivel de los programas (que se perfeccionan constantemente) de la interacción de las Razones. “La vida nos arrastra en pos de sí, y nosotros pensamos como si funcionamos independientemente, como si escogemos los conocimientos y los placeres; si observamos más cuidadosamente, sólo somos obligados a cumplir junto con los demás los planes de nuestro tiempo, someterse a sus inclinaciones” (J. Goethe). 

El problema es que se puede identificar a la persona solamente en la comunicación informal con ella, es decir en tal forma cuando dos individuos son de iguales derechos y equivalentes uno al otro. Cuando dos hombres son iguales (son neutrales uno al otro), la manifestación (la identificación) de sus cualidades individuales morales es posible solamente en el asunto común, en la solución común de los problemas financieros, en la participación en la vida de los demás, etc.

Por desgracia, este aspecto de las cualidades hasta ahora no es iluminado en ninguna parte y por nadie, y ya que precisamente de él depende todo en la vida de la persona. La identificación correctamente realizada es una garantía del establecimiento de la posición en el proceso vital, la definición de aquellas funciones de que depende nuestra unidad con la Vida, también la liberación de la recompensa kármica. Es una garantía de nuestra felicidad, del bienestar y la esperanza de vida. “La moral no es propiamente la doctrina de cómo llegar ser feliz, sino sólo de cómo hacerse digno de la felicidad (I. Kant).

La autoidentificación y la identificación de algún proceso vital se hacen necesarias por fuerza de las propiedades básicas del espacio vital (el isomorfismo y la isotropía), gracias a que se manifiesta la Unidad en todo el Universo. Si algo por unas causas desaparece, se perturba el equilibrio y en pos de un proceso desaparecen los otros. Sólo tiene que cambiarse un proceso, acontecimiento, fenómeno, estado, se cambian todos los demás. La observación del isomorfismo y la isotropía del espacio vital en cualesquier proceso y actividad es la condición de la armonía y el equilibrio.

Los cambios que pasan en la naturaleza tienen su límite. Las restricciones son impuestas por las Leyes de la Conservación, gracias a que se realiza la Unidad de todo lo Existente en el Universo. Estas Leyes son la manifestación de las propiedades básicas del espacio vital en que se crean la materialización y la Vida. Cualesquiera procesos, como si fueran los procesos de la pérdida de la salud, la conservación del ecosistema de la Tierra, etc., en sus cambios tienen el límite que es establecido por las Leyes de la Conservación. Sólo tiene que violar la transformación mutua equiponderante de una parte del proceso en otra su parte, esta transformación se arruina en seguida. La ciencia materialista estudia las transformaciones semejantes.

Sabemos que el Fundador en su Creación se manifiesta a Sí mismo, materializando el isomorfismo y la isotropía del espacio vital, también las Leyes mismas de la Conservación. Es una condición necesaria de la conservación de la integridad del Fundador y por eso estas propiedades del espacio deben ser el resultado de la manifestación de alguna fuerza en el Universo. Esta fuerza es el Pensamiento del Fundador, Su Conciencia. De aquí todo lo Existente en la Creación de Dios lleva el elemento de Su Razón. La propiedad (la garantía) básica de la integridad de la armonía y el equilibrio es la capacidad del pensamiento (la que penetra en todas partes) y la interacción con el pensamiento del Creador.

Todo lo Existente en la naturaleza está dotado del Pensamiento y la Razón. En razón a las propiedades y las funciones cumplidas por el objeto en la naturaleza, el Pensamiento y la Razón se dan a conocer de formas diferentes. Los objetos muertos son capaces solamente de percibir y someterse a una Razón más desarrollada. Los objetos de la naturaleza viva, teniendo la razón propia, son capaces de cooperar con la Razón Superior, aportando en ella los nuevos elementos de la interpretación.

Con otras palabras, la razón viva de la naturaleza es capaz de ejercer las influencias de rectificación en la Razón del Creador. Si la Razón de todos los seres vivos del un bicho hasta primados es una razón que nace y que se desarrolla, la Razón de la persona ya es un retoque del pensamiento en la práctica según la corrección del espacio vital alrededor de la persona y la preparación ulterior para la posibilidad de corregir todos los procesos del volumen entero del espacio vital. Y resulta que precisamente para la última tarea la Humanidad no está preparada.

La persona, como el portador de la Razón activa, creadora, es capaz de cooperar no sólo con la Razón Superior, sino también de corregirla esencialmente. Gracias a tal interacción de las Razones de la persona y el Fundador pasa no sólo la Evolución del Pensamiento y la Conciencia, sino también la Evolución de la Vida en total.

Sabemos que la persona es un portador del pensamiento individual y de la Razón, pero junto con otras personas es una partícula de la mayoría de la Razón (de la Biorazón).

¿Qué la naturaleza puede esperar del ser humano? Su cuerpo y el encéfalo tiene la forma en que la Razón es capaz de perfeccionarse del modo más ventajoso. Se crea y se forma la Razón en todos los objetos vivos de la naturaleza, pero solamente el humano es capaz de llevarla al estado perfecto, cuando su Razón se hace la partícula del Fundador (de la Razón Superior). Pero entonces el individuo es también el portador de tal Razón, él debe poseer la Conciencia y el Pensamiento bastante desarrollados y en sus acciones observar las Leyes Básicas del Universo. La naturaleza y la Evolución se ocupan constantemente de la formación y la creación de tal ser humano. Por esto perfeccionan su Razón Superior.

Es necesario notar aquí que la Razón formada en algún trozo del proceso vital es el portador de los conocimientos sensatos y conscientes que son característicos para el trozo dado, y por eso la Razón completa la Razón Superior solamente por la partícula de los conocimientos. La Razón Superior evoluciona y se perfecciona junto con las personas, con el perfeccionamiento de su Razón de ellas.

Que sea más claro, citemos el organismo humano como ejemplo de la interacción de la razón. La persona posee la forma superior de los procesos pensadores y conscientes gracias a las singularidades de su encéfalo. El modo del pensamiento y de la comprensión es la manifestación de la Razón. Las células del organismo también son los portadores de la razón (individual). Para ellas el cuerpo de la persona es un espacio de la vida, su universo de ellas. La salud de la persona es el modo de la manifestación de los procesos equiponderantes en el organismo, la intercomunicación armoniosa de las células y sus sistemas entre ellas y la razón superior cuya portador es el encéfalo. El pensamiento y la Conciencia de la persona son la manifestación del potencial común de los procesos correspondientes de las células. “El cuerpo humano y la conciencia es el resumen del Universo” (O. Aivankhov[125]).

Si observamos, podemos notar las etapas de la formación y el crecimiento (el perfeccionamiento) del potencial común de la Razón. Se puede juzgar de esto por la cualidad de los procesos del pensamiento y la comprensión de la persona. Si por unas causas el potencial común de la razón celular es débil, la razón de la persona, como del individuo, también será débil. La razón manifestada por el cerebro es una manifestación de la razón sumaria de todas las células del organismo. La interacción de la razón del orden superior y la razón elemental determina el grado del perfeccionamiento de la persona, su otra interacción, más perfecta, con el mundo exterior, con la Vida. Esto, a su vez, es la garantía de la felicidad y el bienestar. 

Las personas buscan constantemente la causa de unas u otras enfermedades, en particular del cáncer. El problema está escondido en la interacción de la razón de las células con la razón del encéfalo. A la infracción de la interacción se perturban las Leyes de la Unidad de los procesos dentro del organismo, las células viven por sí mismas, y la razón de la persona – por sí misma. En resumen, comienza el momento cuando las fuerzas destructivas (que son una consecuencia de la infracción de las Leyes de la Conservación) destruyen la persona misma. La infracción de la Ley de la Unidad influye perniciosamente en el organismo de la persona, si ella no ha establecido la armonía con el medio exterior.

Si usted ha leído con atención, por lo visto, ha notado que se puede establecer la armonía o el equilibrio, de otro modo – organizar la unidad de los procesos y la armonía de la Vida, solamente por un modo – establecer la unidad entre los elementos de la Razón cuyos portadores son todos los objetos del Universo. ¿Quiere usted tener la salud (la armonía de todos los sistemas del organismo)? Establezca la unidad con la razón de cada célula, sus sistemas y todo el organismo. ¿Quiere usted tener la felicidad, la comprensión, las relaciones recíprocas hermosas con las personas? Establezca la unidad con su razón de ellas. 

Las personas sueñan con la abundancia monetaria. Gastan todas las fuerzas de la vida para ganar dinero, hacen para dinero los crímenes de todo género y las transacciones con la conciencia, no observando que el dinero es una de las formas de la manifestación de la armonía de la persona con el medio exterior, en particular – con la sociedad y la gente en la esfera de las relaciones recíprocas económicas. Encuentre el modo del restablecimiento de la armonía con esta esfera y los problemas financieros serán resueltos.

En cuanto a la Razón, para una comprensión más conveniente de esta cualidad única de la naturaleza designemos condicionalmente cuatro sus tipos o niveles, a saber: la Razón de la célula, la Biorazón (la razón de todos los organismos vivos que participan en el proceso de la formación y la creación de la Razón en general), la Razón del Ser Humano y la Razón Superior.

La razón de la célula es un juego de los programas genéticos puestos, por ejemplo, primeramente en la persona. Los programas genéticos están en los genes (en la molécula del ADN). Quien es conocido con la fisiología del organismo del ser humano, sabe que todos los procesos en él acaban por el encéfalo (la razón superior para las jaulas). A través del cerebro a la jaula (la razón elemental) pasa el programa de la formación del ADN. Es natural que si la persona es el portador de los pensamientos negativos, en el momento de la transmisión de las condiciones de la formación del ADN, los pensamientos negativos aportan las desviaciones del modelo de patrón de programa de la molécula, por consiguiente, habrá una intermitencia en el programa informático de la célula, en su formación, la estructura y en la ejecución de las funciones. Así la persona por los pensamientos irrazonables aporta las enfermedades en el cuerpo. “Cada sabiduría tiene el sentido interespecífico. Lo que es la sabiduría para los conejos, es la tontería para las boas” (Fazíl Iskandér[126]).

Comprendiéndolo, se puede determinar – cómo hay una interacción de todos los niveles de la Razón entre ellos. Se puede ejemplificarlo por la interacción de la Razón de la célula y la Razón del ser humano.

Sabemos que la molécula del ADN reacciona a cualesquiera cambios en los pensamientos, por consiguiente, tiene la componente correspondiente informativa gracias a que coopera con la componente informativa del encéfalo de la persona. Esta componente es la así llamada tercera espiral de la molécula del ADN no manifestada en el mundo material, pero manifestada en el Mundo de la información y la Razón. Por medio del encéfalo es directamente vinculada con el egregor de la Humanidad (la Noosfera) y el Campo Infoenergético del Universo (la Razón Superior del Universo).

Luego el encéfalo por el componente informativo entrega el programa de la formación del ADN y el programa del funcionamiento de la célula (es dado el plan de las acciones prácticas de la célula en el organismo después de su regeneración y la reconstitución). En concordancia con esta información se forma la segunda espiral del ADN – de patrón, o de control. Se forma en la conformidad rigurosa con el programa entregado según la componente informativa y en realidad es su materialización. La rotura de esta espiral indica al origen mental de la enfermedad del organismo o, como se dice, al origen kármico. 

Hablando sobre la segunda espiral del ADN, se puede decir que es vinculada directamente con el egregor de la Humanidad (su campo informativo y el encéfalo). Depende del modo del pensamiento y la comprensión de la interacción con el Mundo, esta componente puede ser vinculada o a la Noosfera, o a la Razón Superior.

La primera espiral de la molécula del ADN es de trabajo. Es una materialización de la espiral de patrón. La espiral de trabajo responde por el funcionamiento de la célula, su trabajo en el organismo. Es vinculada directamente al software de la espiral de patrón, con las acciones de la jaula y su estado. La espiral de trabajo puede influir en la de control (de patrón). Pero esto está vinculado al mundo material: la introducción del virus, la falta de las sustancias nutritivas para la construcción de las células etc.

Hay análogamente una interacción de la persona con el Campo Infoenergético del Universo y con Dios. Así, la comprobación de la identificación de la tendencia evolutiva de la persona por el Campo del Universo se realiza continuamente, del momento de su nacimiento, y no depende de las promesas de la persona de amor a Dios y de los ritos que ella cumple.

… Como te curas, duras (la parábola sobre Nasreddin)

Un hombre, antes de hacer la ablución en el lago, preguntó al mulá allí:

– ¿A qué parte debo volverme durante la ablución?
– Donde está tu ropa, – replicó el mulá.

Pensando sobre lo elevado, la persona no presta en absoluto atención a aquellos programas (su ropa) que ha metido en sus células – ¡la razón elemental de que dependen su salud, la vida, el perfeccionamiento y la interacción con la realidad!

El segundo tipo de la Razón es la Biorazón (la razón de todos los organismos vivos que participan en el proceso de la formación y la creación de la Razón en general); es la razón del mamífero la que se forma en concordancia con los intereses del individuo (su Alma), del ser vivo (de la especie biológica) y en concordancia con las condiciones reales de la vida en las cuales tiene que sobrevivir. Este tipo de la razón está unido directamente con el egregor de su especie situado en el Campo Infoenergético del Universo, es dirigido por él y se le somete directamente. La dirección por el egregor se manifiesta en las migraciones estacionales de los seres vivos, en caso del peligro del tsunami, los terremotos, los incendios etc. Precisamente el egregor sirve de brújula intuitiva a los vuelos lejanos de los pájaros, da el acimut del vuelo.

La tarea de la Biorazón es acumular en el Alma el paquete de los programas de la supervivencia en los ambientes distintos, las situaciones y las condiciones de la realidad que cambian. Este tipo de la razón se encuentra en la comunicación directa con el paquete de los programas del egregor de la especie, empotrado en cualquier objeto vivo o el reino mineral, en concordancia con las Leyes Básicas del Universo. Su desarrollo y perfeccionamiento son directamente vinculados a los cambios que pasan en el medio exterior y no exige la identificación especial y la comprensión de este proceso. El ser vivo encuentra el modo conveniente de la interacción con las condiciones de la habitación (espacio vital) que se han cambiado, lo asimila en la práctica y entrega a su egregor (al programa informático de la especie). Este programa pasa en el acto a través de los genes a la nueva generación de la especie.

La biorazón es una Razón de la especie. La identificación individual falta, es posible solamente la identificación de la especie.

El tercer tipo de la Razón – la Razón del Ser Humano, es la Razón homo sapiens. Es natural que de ella depende el perfeccionamiento del potencial general de la Razón en el Universo. Depende de la orientación de la Conciencia que se percibe a sí misma como pertenencia de la individualidad prioritaria o como individuo que va por la vía del restablecimiento de la unidad con la estación (con el espacio de la Vida), están determinado las cualidades de la individualidad de la persona, su programa informático espiritual, también todo estambre de la vida o a la Evolución, o a la Involución.

La razón de la Persona se distingue de la Biorazón por la capacidad de la autoidentificación, de las acciones conscientes y sensatas, de la apreciación de las condiciones del ambiente exterior, también de la presencia de la opción, gracias a que la persona tiene la posibilidad de realizar el potencial del medio exterior para sí (de preferencia destruyendo este ambiente). La planta vive sin saber que vive. El animal vive y lo sabe. El hombrese admira de vivir y pregunta. Pero el hombre no puede dar una respuesta a su pregunta; sólo puedecreeren la exactitud de su respuesta y en esto no existe la menor diferencia entre Aristóteles y el más mísero salvaje (Oswald Spengler[127]).

Y al fin, el cuarto tipo – la Razón Superior – forma tres niveles inferiores de la Razón y los dirige, conformándose con la lógica de la vida real y la Evolución. El objetivo de la Razón Superior es dirigir, pero no gobernar (como peca la Conciencia cerrada del hombre).

Los preceptos del muchacho (la parábola de Tao)

 

Huangdi, el Emperador Amarillo, salió para visitar a Tai Cuey que vivía sobre la montaña Chu Tsi. Pero se apartó del camino.

Al fin el Emperador encontró a un muchacho que pastaba los caballos.

– ¿No sabes cómo pasar a la montaña Chu Tsi? – preguntó el Emperador Amarillo.

El muchacho respondió que sabe el camino y hasta sabe donde Tai Cuey vive.

“¡Qué muchacho insólito! – pensó Huangdi. –¿De dónde sabe que nos dirigimos a Tai Cuey? ¿Quizás hace falta preguntarlo cómo arreglar mejor la vida en el Mundo Chino?”

– Es necesario dejar el Mundo Chino tal como es, – respondió el muchacho. –¿Qué todavía hacer con él?
– En verdad, dirigir el Mundo Chino – no es tu preocupación, – dijo Huangdi. – Pero respóndeme, ¿qué tengo hacer con él?

El pastorcillo no deseaba responder, pero el emperador repitió su pregunta:

– Dirigir el mundo no es más difícil que pastar los caballos, – dijo entonces el muchacho. – Basta de eliminar lo todo que es peligroso para los caballos, ¡eso es todo! Es necesario dirigir el Mundo Chino exactamente de ese modo.

El emperador cumplimentó el pastor, lo llamó “instructor celeste” y se alejó.

Solamente la Razón Superior de la persona que ha despertado su Conciencia es capaz de ayudar a reconocerse a sí mismo en la naturaleza y el Universo, para con la Evolución y Dios. Solamente gracias a tal comprensión la Vida de todo el Universo se llena con el sentido y el contenido (con la Evolución).

Como usted puede ver, sin despertar la Razón Superior en la persona, la Razón de la célula, la Biorazón, la Razón del Ser Humano (de homo sapiens) se quedan huérfanos, como, además, la Razón Superior de Dios a modo del Campo Universal.

[109] Franz Kafka (1883 – 1924) fue un escritor checo en idioma alemán. 

[110] Immanuel Kant (1724 – 1804) fue un filósofo alemán. 

[111] Dr. Samuel Johnson (1709 – 1784) comúnmente conocido simplemente como Dr. Johnson, fue una de las figuras literarias más importantes de Inglaterra: poeta, ensayista, biógrafo, lexicógrafo, y considerado por muchos como el mejor crítico literario en idioma inglés.

[112] Quinto Horacio Flaco (65 a. C. – 8 a. C.), es el principal poeta lírico y satírico en lengua latina.

[113] O. Henry era el seudónimo del escritor, periodista, farmacéutico y cuentista estadounidense William Sydney Porter (1862 – 1910).

[114] Richard Aldington (1892 – 1962), cuyo nombre de pila fue Edward Godfree Aldington, fue un escritor y poeta Británico.

[115] Arthur Hailey (1920 – 2004), fue un escritor británico-canadiense, autor de superventas.

[116] Paul Bragg (1895 – 1976) fue un dietólogo americano.

[117] Robert Toru Kiyosaki (n. 1947) es un inversionista, empresario, orador motivacional, creador de juegos de mesa y ordenador, además de escritor de libros que llegaron a best-seller. Es conocido mundialmente por su serie de libros derivados de “Padre Rico, Padre Pobre”.

[118] el concepto matemático de isomorfismo pretende captar la idea de tener la misma estructura. Dos estructuras matemáticas entre las que existe una relación de isomorfismo se llaman isomorfas.

[119] en física, la isotropía se refiere al hecho de que ciertas magnitudes vectoriales medibles dan resultados idénticos con independencia de la dirección escogida para la medida.

[120] El término acelular significa literalmente “sin células”. Se aplica principalmente a los virus, pero también a provirus y viroides, que son entidades biológicas no formadas por células, a diferencia de bacterias, compuestas por células procariotas, y de hongos, vegetales y animales, formados por células eucariotas.

[121] Arthur Charles Clarke (1917 – 2008), más conocido como Arthur C. Clarke, fue un escritor y científico británico.

[122] François Marie Arouet, más conocido como Voltaire (1694 – 1778) fue un escritor y filósofo francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad.

[123] Ambroise-Paul-Toussaint-Jules Valéry (1871 – 1945) fue un escritor francés, principalmente poeta, pero también ensayista de gran aliento.

[124] Ralph Waldo Emerson (1803 – 1882) fue un escritor, filósofo y poeta estadounidense.

[125] Omraam Micael Aivankhov (1900 – 1986) fue un pensador búlgaro. 

[126] Fazíl Abdúlovich Iskandér (n. 1929) es un escritor abjasio conocido en la antigua Unión Soviética por sus descripciones de la vida del Cáucaso escritas principalmente en ruso.

[127] Oswald Spengler (1880 – 1936). Filósofo y matemático alemán.

Atrás Contenido Más...