La persona es el puente que une todos los tipos de la Razón entre ellos

La persona es el puente que une todos los tipos de la Razón entre ellos

Así, para que la Vida abra sus bienes, es necesario llenar sus objetos con la energía mental o la Razón, habiendo dado de ese modo Vida a ellos, y todo debe pasar conscientemente. La interacción semejante con los objetos de la Vida es dentro de las posibilidades solamente de la persona. Esta capacidad le está dada por naturaleza.

Sin embargo no todo es tan simple. La razón del ser humano son también sus posibilidades potenciales, es necesario descubrirlas y revelarlas. Según su importancia funcional la Razón del ser humano ocupa el estado intermedio entre la Biorazón (cuya componente superior es la razón del mamífero) y la Razón Superior, siendo el puente que une todos los tipos de la Razón entre ellos. Debido a esto, su Razón aspira o hacia la Biorazón, o hacia la Razón Superior. Es natural, si la persona dota los objetos de la Vida con los elementos de la Razón Superior, ella evoluciona, si ve en ellos solamente el objeto de las propensiones gastronómicas – involuciona. 

Intentemos revelar las causas de la disonancia de la Razón involucionante con la Vida. ¿Qué tenemos en realidad? El rasgo de la Razón involucionante es su incapacidad de identificar los objetos de la Vida y vivificarlos, habiéndoles llenado con la energía mental. Por eso los sueños de la persona se quedan los sueños que divergen de la realidad. A la Razón involucionante le atrae más el potencial mismo de la Vida, en vez de la búsqueda de las vías de su descubrimiento. Las personas que tienen tal Razón creen que las posibilidades potenciales de la Vida pueden revelarse por sí mismas, es necesario solamente esperar este momento. Esto muestra que confían en el milagro. También las personas creen en los ritos distintos, la práctica y la tecnología. Los perciben como modos milagrosos de la “descerrajadura” del potencial escondido de la Vida. Es natural que en las acciones y los modos de la interacción con la realidad son los partidarios fervientes de las tradiciones, de las reglas establecidas, de cierto algoritmo canonizado y la condicionalidad.

Guiándose por tal Conciencia, el ser humano, no viendo el cuadro común de la revelación del potencial de la Vida para no complicar, decidió que para recibir todos los bienes que le corresponden como a la Cúspide de la Creación es suficiente de ser “bueno” para el mundo circundante y Dios. Pero ya que estas nociones para él son virtuales y holográficas, tienen el valor práctico solamente potencialmente, su relación “buena” a ellas resultó también en el potencial, a modo de las declaraciones sobre las intenciones. Esto se ha expresado en la creación de la representación especulativa sobre el mundo exterior encabezada por cierto Absoluto. Es formada la concepción cosmogónica de la creación del Universo con la ayuda de Explosión Grande que, Dios sabe de donde, apareció y la Vida Razonable que nació por completo casualmente en el Universo. 

La religión ha prosperado en esto, habiendo impuesto a la persona la necesidad de la observación de los mandamiento no menos declarativos. Ya que su observación en la realidad es irrealizable, el recibo de los bienes por la persona está aplazado para una perspectiva indefinida, hasta irse al otro mundo. Si comprender – quien recibe la ventaja material y tangible de esto potencial holográfico, se encuentra que solamente el estado a la cabeza de los poderosos, la ciencia y la religión sacan provecho y, en realidad, la Noosfera con el socium. Para ellos el objetivo principal también se queda tener el electorado en la ignorancia acerca del cuadro verdadero de lo que está ocurriendo, también acerca de la presencia de las Leyes básicas de la Unión y la Jerarquía. Si la naturaleza tuviera tantas leyes como un estado, ni Dios podría regirla (L. Börne[128]).

Gracias a las diligencias de estos titiriteros de la Humanidad la realidad parece a la gente como un monstruo horroroso, ella prefiere esconder de ella su Conciencia, habiéndose enterrado en el mundito  confortable, tranquilo y estático de las ilusiones propias. La vida se convierte en el código de las reglas y las leyes, es necesario cumplirlas en nombre de la observación correcta de los mandamientos religiosos y los cánones científicos. Es natural que las representaciones sobre el perfeccionamiento espiritual percibido por las personas como la Evolución se distinguen radicalmente de aquella Evolución que sobreentendemos, habiendo dibujado su imagen en la Doctrina. 

En sus sueños las personas no se cansan de llamarse a sí mismas nuestros continuadores y los alumnos aplicados que de hecho no corresponde a la realidad. El consentimiento con nosotros se conserva hasta que nuestras declaraciones y recomendaciones correspondan a sus representaciones, pero no tiene más que emitir nuestra opinión a favor de la realidad y su dinámica, “el alumno aplicado” huye de la comunicación con nosotros, se acuerda de nosotros solamente entonces cuando recibe la lección siguiente kármica, preguntando: “¿Por que?” Y según él debemos revelar las causas de sus fracasos, explicar e indicar el modo con cuya ayuda él corregirá la situación lo más rápidamente posible. 

Está bien, si la perplejidad semejante sería expresada por el hombre menos versado en las cuestiones del perfeccionamiento, pero como regla, esto es el que se dice “conocedor de la cuestión”. La realidad le baja a él del cielo a la tierra, pero no está de acuerdo.

Resulta interésante. El hombre considera que él con Dios ya es un todo único, y en caso de los disgustos trata de ponerse de acuerdo con Dios con ayuda de nosotros, los intermediarios. ¿Si se puede en este caso considerar que la unidad con Dios ha tenido lugar en realidad? ¿Significa, el hombre se encuentra en el mundo de las ilusiones y lo sabe perfectamente? ¿Así por qué, sabiéndolo, por sus acciones provoca el Universo a la lección kármica, no se considera con Sus Leyes y, habiendo recibido la lección, se asombra? 

De esto se puede hacer una conclusión que la persona vive premeditadamente por sus ilusiones, cuenta a escondidas que por la conducta ejemplar y el ritualismo o por las técnicas conseguirá adormecer la vigilancia de Dios y aprovecharse de Sus dividendos... La desgracia de las personas que viven en el mundo de las ilusiones consiste en lo que roban a sí mismos, y todas sus acciones es el autoengaño.

Este contingente aspira a llevar todas nuestras ideas (acerca de la Vida real y los modos de la afirmación en ella expresadas en la Doctrina y el Sistema) a su mundito muerto, habiendo hecho de ellas su religión individual, y por inútil crucificarnos, los fundadores de la Idea de la Vida real, en la cruz de sus representaciones. Esto es viejo como el mundo. Es natural que no hace falta justificarnos ante nuestros “seudoalumnos”, porque percibimos la Vida con ellos de las Dimensiones diferentes. Nosotros miramos de la realidad, ellos – del mundo de las ilusiones, y por eso todas nuestras recomendaciones eficaces para ellos se convierten en un espejismo, en un flujo invisible de la energía, y ellos no pueden aprovechársela. No hay nada asombroso en esto, ya que hablando sobre la Evolución, como la vía única posible del perfeccionamiento, las personas juzgan, como regla, de su opción como del hecho que ya se ha cumplido, incluso no habiendo pensado en lo que en realidad esta opción es su punto de partida.

Como los fundadores de la vía evolutiva del desarrollo de la Persona de la persona, hemos concedido a las personas lo todo para que puedan desarrollarse y evolucionar. Hemos creado la teoría del desarrollo evolutivo (el libro “La Doctrina Secreto de los días del Apocalipsis”), hemos dado las tecnologías necesarias que las personas desarrollen en él la serie de las capacidades interiores necesarias para la corrección del espacio vital alrededor de sí y de algunos procesos vitales (el Sistema de la Armonización de la Persona). También hemos propuesto la práctica a modo de la compañía Global Success en que es posible hacer y corregir en la actividad directa la preparación para la Vida y la Evolución.

Destacábamos más de una vez que solamente en el asunto común y por el dinero es posible comprobar la esencia verdadera de la persona, la veracidad de su perfeccionamiento, habiendo manifestado como el Individuo. Y nos convencemos en ello cada vez cuando la realidad misma pasa la selección natural de las personas de las útiles para la Vida y de las que han caído de ella.

Se queda demostrar todo lo dicho en la práctica.

Buenos días.

He leído su artículo “La vida sin restricciones por medio de la compañía GSIL”. Todo está claro. Tengo una pregunta a Vds. La matemática siempre me gustaba y gusta. Desde el punto de vista de esta ciencia el proyecto de negocios de esta compañía no es otra cosa sino la pirámide. En la naturaleza nada desaparece y no desaparece en ninguna parte, así como no viene de ninguna parte. Los beneficios prometidos por ustedes en el proyecto de negocios son pagados por los miembros inferiores de la compañía. A su vez, ellos no recibirán nada en cambio. No habrá nadie a quien burlar. La progresión geométrica es una cosa seria. Así, ¿qué hacer con la parte ética de la cuestión, cuando sabes que las personas invitadas a la compañía no recibirán lo prometido?

Atentamente.

El hombre que nos escribió esta carta, ha conocido la teoría de la Evolución como los libros de la Doctrina Secreta, una serie de tecnologías que desarrollan las capacidades y su Vía a la Evolución ha acabado con eso. 

Cada vez, encontrándonos con la situación semejante, apetecemos una vez más recordarle, estimado lector que usted no olvide que la naturaleza le ha creado a usted, y no al contrario, y por eso usted, como un ser humano, cumple en ella alguna función. ¿Qué? Esto está escondido de todos nosotros. Solamente por el método de las pruebas y las faltas, en la lucha constante contra las contradicciones de la Vida, conocemos nuestro Ente Verdadera y la destinación. La aspiración a equilibrar las contradicciones por la inactividad o la pereza lleva a lo que la vida te arroja en la Involución, en el mundo de la muerte y las destrucciones. ¡Cómo tales no somos necesarios para la Vida!

De ahí resulta el primer precepto de la persona que evoluciona – “acepta lo dado por la Vida con la humildad y la alegría como el bien que tienes solamente gracias a tus acciones”. No se olvide que por nuestros pensamientos creamos el programa informático que dirige los acontecimientos (los procesos) que pasan en nuestro espacio de la Vida. Tenemos lo que hemos creado. Si creamos el rechazo de la Vida y sus acontecimientos separados, ella nos repelerá también.

En esto consiste la escasez de la Conciencia y de la percepción. Aceptando la escasez de nuestro estado, reconociéndolo y aspirando a cambiarlo, cambiamos en primer lugar el estado de nuestra Conciencia y de nuestra percepción de la Vida, y junto con él – nuestro programa informático. La Conciencia cambiada se refleja en el acto en nuestra actividad y a través de ella fija la parte consciente de la Vida. Hay así nuestro cambio y el perfeccionamiento. ¡Destacamos una vez más – no hay otra vía! 

Si echar de la cadena de estas acciones consecutivas por lo menos una, por razón que no le gusta a usted, violará la alternación y la manifestación de toda la consecuencia de las situaciones vitales en su espacio vital, habiendo aportado allá el caos y la destrucción. Resulta  que su Conciencia de usted no está preparada para esto, usted cae simplemente de la realidad y del mismo proceso vital, quedándose no identificado. 

Es natural que en respuesta a sus acciones de usted seguirán las resistencias, usted les llamará “el Karma”. Por eso sea atento y compasivo a lo que le es dado por la Vida. Da los acontecimientos de que usted debe o recibir los conocimientos, o realizarlos por el mejor modo para sí. En uno y en otro caso esto será su Vida de usted, la preparación para sus nuevas manifestaciones de ella, su Conciencia de usted es capaz de percibir y contar, puesto que los acontecimientos se desarrollan y cambian uno a otro sucesivamente. Teniendo tal Conciencia, usted puede, en vista de la situación de hoy, contar su desarrollo y por medio del pensamiento (de algún programa) corregirla. Así cooperamos con el proceso bajo el nombre la Vida.

El autor de la carta dice sobre la veracidad como la forma de la justicia que ha encontrado seguramente la confirmación en los cálculos matemáticos. ¡Es muy posible! ¿Solamente cómo describir, de un modo matemático, aquel modo de la interacción con la Vida sobre que le hemos contado a usted ahora mismo? No todo puede ser contado y confirmado por las matemáticas. Conocemos la mayor parte de los acontecimientos de la Vida en las observaciones, las sensaciones y determinamos su veracidad solamente según los resultados de la actividad. En las matemáticas, así como en la realidad nos equivocamos y corregimos las faltas, perfilando de ese modo la maestría y la experiencia. Es lo que es común entre la Vida y las matemáticas.

Los aficionados de las matemáticas deben recordar que surgieron de la necesidad de hacer las medidas prácticas y los cálculos aplicados en la actividad laboral de la gente. Hasta ahora tal se queda. Por eso resultará una tontería notoria de la tentativa de aplicarlas en la esfera en que son incompetentes.

Además, en la vida real la relatividad influye sobre los cálculos matemáticos. El punto de referencia escogido incorrectamente lleva a los resultados matemáticos lejanos de la realidad. Por ejemplo, cuando un observador dice que la botella está medio vacía y el otro – que ella está medio llena, recibiremos la descripción completamente distinta matemáticamente de la misma situación. 

También esto es en la compañía GSIL. Si una persona mira a su plan de mercadotecnia como a la pirámide y el engaño, sí, las matemáticas confirmarán este estado a modo de la progresión geométrica del crecimiento del número de las personas que han entrado en la compañía para que una sola persona reciba el éxito. Pero si en el plan de mercadotecnia vemos la posibilidad del éxito para sí mismo y para otras personas, las matemáticas ya darán el crecimiento del éxito como la progresión geométrica. Así que la progresión geométrica es una cosa realmente seria. 

Así, las matemáticas como el instrumento afirmante la verdad no valen de ningún modo para el papel de la verdad. Exactamente así, como un instrumento no puede ser llamado la causa de los malogros o del mal y no puede ser acusado de ningún modo de la amoralidad.

Ahora la declaración acerca de que “en la naturaleza nada desaparece y no desaparece en ninguna parte, así como no viene de ninguna parte. Los beneficios prometidos por ustedes en el proyecto de negocios son pagados por los miembros inferiores de la compañía. A su vez, ellos no recibirán nada en cambio. No habrá nadie a quien burlar”, muestra sólo que el autor de la carta, por las causas desconocidas, trata al business de red de modo agresivo. Es evidente que una “zanahoria” preparada para el uso cuelga ante su nariz y el entrenamiento evolutivo como la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos no le es necesaria. Bueno, es posible que hay una comprobación natural (imperceptible para el autor) de su fundamento de su Evolución. El tiempo mostrará y lo pondrá todo en sus lugares.

...El éxito en la compañía depende de las personas invitadas por usted a la cooperación en ella. Si usted puede transmitir a la persona la concepción del mundo a modo de la idea que en este caso es el instrumento del trabajo, ella seguirá tras usted y aportará a la causa común. Por esta aportación la persona ha pagado su trabajo de usted de perfeccionarse y del despertar su Conciencia de ella, ya que en la conversación con ella usted cambia su relación a la Vida, los modos posibles de la existencia en ella.

Pero habiendo invitado a esta persona, usted está interesado que también comience a trabajar e invite a sus conocidos al business. Por consiguiente, usted tiene que aplicar muchos esfuerzos para formar en la persona el programa informático necesario. Tiene que enseñarla a pensar correctamente. ¿Acaso, según usted, tal trabajo no debe ser pagado? Para el éxito del equipo hace falta crear el programa informática común y poner en marcha el mecanismo de su realización. Precisamente en tal trabajo se acumula la experiencia de la unión, la sensación de la intercomunicación y la interdependencia de todos los miembros del equipo. Encontramos que este trabajo debe ser pagado. Por eso la primera recompensa es recibida por el que está a la cabeza de su matriz.

Si usted quiere recibir igual recompensa que su colega superior, realice el trabajo análogo con sus conocidos, ayude construir la concepción del mundo necesaria y la comprensión, active su actividad de ellos y usted también recibirá la recompensa. ...Así que las leyes de la Conservación aquí funcionan perfectamente, también la cualidad verdadera espiritual de las personas se manifiesta vivamente en tal actividad interdependiente, por ejemplo, la envidia.

¿Es probable que el autor de la carta no mira las noticias y no ve que rodea? En caso contrario  notaría cuanta gente hay alrededor suyo que es echada de la Vida por fuerza de su Conciencia limitada, y por eso tales personas viven bajo el nivel de pobreza. Es simplemente imposible mirar las noticias por la compasión de estas personas: sus apartamentos son tales que no parece posible vivir en ellos; es imposible vivir por los sueldos bajos y además hace falta educar a los niños, etc.

Claro que se puede prestar ayuda desechable a los pobres, pero a pesar de todo, es imposible de abastecer a todos de todo lo necesario. Y no se olvide que con el acrecentamiento del bienestar también las necesidades crecen. Por eso él que desea  beneficiar a todos puede encontrarse un rehén eterno y el esclavo de los sufridores. Destacábamos varias veces la relatividad de las nociones – el amor, la piedad y la bondad. Es evidente que el autor de la carta tiene que ser más observador y sentir estas nociones en la práctica, en vez de continuar a construir las ilusiones. 

La sabiduría cotidiana indica solamente a una posibilidad real de la ayuda, la aportación de la bondad, el amor y el bienestar a las personas; esa posibilidad es indicar el modo, habiéndose aprovechado de este modo, pueden crear el bienestar para sí mismas. “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida” (proverbio chino) – esta sabiduría desde muy antiguo es conocida a todos, ¿acaso tiene que desmentirla? Observando las personas, con sus quejas de la injusticia y las condiciones miserables de la vida, te quedas boquiabierto de su ceguedad e ignorancia. Ya que se han llevado a tal extremo, porque no han cambiado a tiempo su concepción del mundo, y junto con él la cualidad de la vida. ¿Qué les impide hacerlo exactamente ahora? Solamente su concepción miserable del mundo.

¿Así, puede ser, los sedientos de crear el “bien” tendrían que prestar atención a estos desgraciados y en vez de la compasión inútil darles a ellas la posibilidad práctica de la salida de la miseria, por lo menos por medio de la compañía GSIL? Por ejemplo, nosotros precisamente en esta dirección vemos en el business de red la posibilidad para las personas. Ver en la compañía GSIL el engaño y el menosprecio de los intereses de las personas – es una opinión bastante limitada. “Las objeciones contra la evolución siempre se reducían a las acusaciones de la amoralidad” (Bernard Shaw[129]). 

Consideramos que hace falta cambiar el punto de vista y ver en GSIL el modo de la ayuda a las personas, su posibilidad de la salida de la miseria. De nuevo hay una relatividad de las miradas, pero en esto es la solución de la parte ética de la compañía GSIL. Le proponemos, estimado lector, llegar a comprender todo esto y escoger aquel punto de vista que se empalma por el mejor modo con la Vida y la parte ética del asunto.

En cuanto al autor de la carta, él ha demostrado el principio de la acción de la razón de un biorobot, en toda su belleza sencilla. De su carta hay una impresión que en aquel lugar de la persona, donde debe estar el encéfalo, hay un aritmómetro, por eso el enfoque de cuestión de la Vida y del modo del pensamiento en general es puramente mecanicístico. Todo lo que ha comprendido de nuestro artículo, es la posibilidad de ganar dinero, habiendo invertido, para empezar, alguna suma en la compañía. De todo esto era sacada una conclusión que la compañía es obligada a darle los dividendos. 

Sin querer surge la pregunta: “¿Dónde ha desaparecido todo el espectro de las relaciones interpersonales no dependiente de las fórmulas matemáticas y los algoritmos, al que son dedicados “La Doctrina Secreta” y “El Sistema de la Armonización de la Persona”? Y ya que la idea de la Vida de Dios consiste en lo que en el Universo la base para todo es el pensamiento vivo de la persona el que nace en la interacción con las personas. Precisamente el pensamiento creador les hace activar el potencial creador y producir los bienes materiales que son el cuerpo de trabajo de la Evolución.

Desde el punto de vista del Hombre Sabio esto es el proceso de la Creación de la Vida, cuando el Creador por un solo pensamiento ha hecho girar todo el Universo alrededor se sí mismo. Desde el punto de vista del biorobot no es otra cosa sino la pirámide, cuando la ventaja es recibida, ante todo, por el que ha puesto en marcha todo este proceso. Según la idea del biorobot resulta que el ser más deshonesto en el Universo es el Creador mismo, porque no da ningunas garantías que todos los Niveles inferiores sacarán el beneficio de Su Evolución.

En realidad, el Creador no siente emoción especial y no se aflige cómo las personas usan la posibilidad les dada por Él, bajo el nombre la Vida. Habiendo puesto en marcha el proceso de la Vida en el Universo, no desea categóricamente distribuir las garantías a las personas y enviar a la Tierra los Salvadores, aunque las personas lo soliciten tan cuidadosamente. Su Idea de la Vida es fundada en lo que en el Universo la Vida les es dada a todas las personas en condiciones de igualdad. Además, primeramente el Fundador mismo fue puesto en las condiciones más desventajosas, tenía que por su propia mano crearse a sí mismo y todo el Universo, después de que él ha hecho a las personas el regalo como la Vida.

La tarea de las personas, aunque muchas veces sea más simple, es irrealizable para la mayoría aplastante. La persona no debe crearse a sí misma de un corpúsculo. Llega a la Tierra como la Cúspide de la Creación – la copia ideal del Fundador. Se exige de ella solamente que se reconozca a sí misma como Hombre Sabio, habiendo aprendido a controlar y dirigir los pensamientos. Pero, como puede ver, la persona en la fase del biorobot exige en realidad que todo El universo gire alrededor de él, abasteciendo ello las garantías de todo género.

En general el Fundador mismo no nada tiene contra esto. Además, en esto consiste Su supertarea. En realidad todo debe retorcerse alrededor de la Persona, solamente para esto tiene que hacerse el Hombre sabio, el Individuo y el Creador, de que los biorobots están categóricamente en contra. ¡Pero se puede hacerlo solamente por medio de la simultaneidad de tres niveles de los intereses que sobreentiende en realidad la cooperación con el Fundador!

El hombre sabio, habiendo descubierto sí misma la ausencia de la unión de los intereses de tres niveles, reconoce la presencia del problema de la compresión mutua con las personas y da los pasos concretos para liquidar el descuido en esta dirección. El biorobot explica la ausencia de los discípulos que ya no hay tontos para sacar de las casillas.

En este caso la persona que evoluciona no simplemente pone en marcha los procesos de la compresión mutua con las personas, sino también les lleva, acompaña y controla conscientemente, consiguiendo la realización respecto al logro de los resultados concretos de la cooperación con ellas. Se puede alcanzarlo, solamente habiendo creado con las personas los programas generales (el egregor).

El biorobot liviano también puede poner en marcha, comiendo a dos carrillos, los procesos y los programas nuevos, a menudo olvidándose de ellos en el acto. En su imaginación percibe todos estos procesos como ya realizados, acabados.

Ya que este trabajo no pasa en el espacio abstracto, independiente de todo el mundo, sino en el Campo Infoenergético universal, aquí para la Humanidad está asignado el límite determinado de los procesos y los programas puestos en marcha, pero no llevados al resultado práctico. Tan pronto como este límite esté agotado, se pone en marcha el mecanismo de la limpieza de la memoria operativa del Campo. Pero todos estos procesos y programas abandonados, “sin dueño”, pertenecen a la persona que les ha puesto en marcha. En este caso el Campo está obligado a quitar la basura programática junto con sus “creadores”. En la Biblia este proceso completamente rutinario ha recibido el nombre del Apocalipsis. 

La enfermedad de los biorobots consiste en lo que, habiendo llegado a este mundo, piensan solamente a través del prisma de su perfección de ellos, habiéndose obligado a sí mismos examinar a las personas, la Vida y el Fundador con el fin de la perfección. ¡En realidad todo que deben hacer para el primer paso en la dirección del Hombre Sabio, es reconocerse a sí mismos como niños desavisados y empezar la Evolución de cero, aprendiendo, pero no aleccionando! 

Las personas llegan a este mundo para rehacer el programa informático que han recibido en las vidas anteriores, pero unas personas aisladas lo hacen. Su parte grande trata de romper a las personas circundantes, el mundo y la Vida en concordancia con sus programas traídos Dios sabe de donde, adaptando la realidad a ellos.

Mientras tanto a todas las personas del Universo les es dada una sola garantía – la Vida, con la posibilidad de usarla según su propio parecer, y aquí la gente es hábil para todo, cada uno a su modo. Por ejemplo, Dios de nuestro Universo usaba el impulso de la vida el que Le fue dado, para crear el Universo. Usaba la energía del pensamiento para “avivar” el Universo y darle la vida. 

Las personas que quieren las matemáticas, como el autor de la carta, han usado el impulso vital para demostrar lo opuesto, habiendo creado la teoría de la gran explosión – del Big Bang. Y si el pensamiento evolucionante Crea la imagen del espacio de la Vida en la cual la persona se siente confortablemente, la teoría de la gran explosión coloca toda la Humanidad en el espacio de la explosión interminable. La persona que ha aceptado esta teoría como el punto de referencia del conocimiento de la Vida, cae en la esfera de los procesos destructivos y los programa cuidadosamente. 

Lo mismo concierne a los procesos del restablecimiento de la salud. Si usted restablece la salud, estudiando con eso las enfermedades, nunca vencerá la enfermedad, porque se coloca conscientemente a usted mismo en el espacio del Universo Virtual pletórico de las enfermedades, en el que la salud no puede ser en general. Se transforma en ilusión y fantasma. Pero habiendo querido hacerse sano, estudiando la salud, usted creará otro mundo y otro espacio de la vida en el que fundará todos los procesos que restablecen su cuerpo de usted y donde no hay ni una enfermedad. 

Esperamos que, habiéndolo leído, usted ha comprendido que la idea de la compañía GSIL – la copia exacta de la Idea de la Vida de Dios – es una maqueta de entrenamiento la que permite acabar (“pulir”) la Idea de la Vida de Dios en el mundo, físico material, no yéndose al otro mundo. La religión con sus ideas delirantes de la salvación del Alma ha puesto los programas en la persona en el nivel genético, en concordancia con que deben enseñarla a saber todo en el Mundo de Dios (en el Paraíso). La vida en el mundo físico, en concordancia con estos dogmas, no parece como los estudios principales del Universo sino como cierto castigo por los pecados pesados. En concordancia con esto la persona de todas maneras se sustrae a la necesidad de trabajar y evolucionar. “Para la respuesta afirmativa basta sólo una palabra – “sí”. Todas otras palabras son inventadas para decir “no” (Don-Aminando[130]).

Que para usted, respetado lector, sea clara la causa de la incomprensión que existe entre nosotros y los seudocontinuadores (que en la realidad son nuestros oponentes furiosos), tratemos de comprender las causas de la divergencia existente. Lo hacemos con el objetivo que usted no repita sus faltas de ellos y que usted pueda no sólo producir, sino también conservar los puntos de referencia necesarios que permiten comprendernos, nuestras recomendaciones y gracias a esto tenerse en la vía del desarrollo evolutivo.

¿Cómo comprendemos la Evolución del desarrollo espiritual? Se sabe que la persona coopera con el mundo circundante a través de la multitud de los enlaces, habiéndoles tratado, su encéfalo crea un determinado estado mental que se fija en la concepción del mundo y el carácter. Aquí lo más importante es no hacer la falta, por la cual la Conciencia cae en el mundo de las ilusiones y vaga por sus laberintos toda la vida, en busca de la salida. Esta falta es la pérdida de los “puntos de referencia de navegación” dados por la naturaleza a cada ser vivo. La falta está vinculada a la orientación equivocada en el conocimiento y la comprensión de la Vida.

¿Qué sobreentendemos, hablando sobre “los puntos de referencia de navegación”? Sobreentendemos lo que la naturaleza misma sobreentiende, habiendo dotado los seres vivos con la habilidad de orientarse en el terreno. Así las aves migratorias, independientemente de las condiciones del tiempo, durante el vuelo siguen siempre el mismo curso. No es posible desviarlas de este curso por ningunos modos, si no hay solamente intermitencia interior. Y durante el vuelo toda la banda sigue su guía, habiendo olvidado para este período la individualidad especial y la importancia. 

Habiendo tomado el camino del perfeccionamiento espiritual, y además si el objetivo es la reunificación con Dios, la persona, como las aves, hace el vuelo a otra Dimensión, a una nueva cualidad. Por consiguiente, debe cumplir los momentos siguientes preparatorios: adquirir “los puntos de referencia de navegación”, “reunirse en una banda” con los semejantes, escoger al guía y seguirlo, evitando las tentaciones de todo género este Camino, engendradas por su la individualidad egoísta, celosa.

En nuestros libros se dice constantemente sobre estos rasgos y cualidades necesarios, pero las personas como antes no quieren verlo, comprender y cumplir. Y por eso no hay nada asombroso en que, habiéndose desviado del Camino justo, caen bajo el poder de la persuasión kármica. 

Es asombroso que hacen todo según su deseo y con eso nos preguntan: “¿Por qué?”  “El “Camino” es el orden de la organización de la fuerza vital. La “Vida” es la radiación de la fuerza vital. La “Naturaleza” es sus propiedades vitales. La acción que resulta de la naturaleza se llama “realización”. La realización que se ha hecho intencionada se llama omisión. “Conocer” significa percibir algo, el “conocimiento” es la expresión de esto. Y lo que el conocimiento no sabe, es dado a través de la perspicacia. Lo que nos obliga a funcionar por el modo sólo correcto, es la “Fuerza”. Cuando nuestras acciones son condicionadas no por alguien otro sino por nosotros, esto se llama “el orden”. Parecía que estos nombres contradicen uno a otro, y en realidad determinan uno a otro” (Lao Tsi).

Advertimos constantemente que si usted ha dado al Universo la demanda de su perfeccionamiento de usted, debe precisamente saber – ¿a dónde va a dirigirse, para qué esto le es necesario? La opción del Camino debe ser su necesidad interior, viva y fuerte (ya que las aves migratorias y los animales que emigran se guían precisamente por esto).

Usted puede escoger este Camino, guiándose por unas otras consideraciones. Las fuerzas creadoras del Universo reaccionan solamente a la primera variante de su Opción, y por eso indican los puntos de referencia solamente en concordancia con ella. Si usted no está de acuerdo con ellos, esto ya es sus problemas de usted.

No se olvide que a cada uno le es dado según sus demandas: ha recibido lo que ha pedido.

Un grillo en Nueva York (la parábola moderna)

Un nativo americano caminaba por el centro de Nueva York junto a su amigo que ora neoyorquino.

De repente dijo:

– Acabo de oír a un grillo.
– Estás loco, – contestó su amigo.
– Te digo que oigo a un grillo, ¡de veras!
– Es mediodía y se oye la algarabía de las personas, el estrépito de los automóviles y los frenos de los taxis, sin mencionar todos los de­más ruidos de la ciudad. Estoy seguro de que no puedes oír a un grillo.
– Pues yo estoy seguro de que eso es justo lo que escucho.

El joven caminó hacia la esquina, cruzó la calle y miró en todas las direccio­nes. Después se dirigió a un arbusto sembrado en un macetero de concreto y bajo una hoja encontró un grillo que procedió a mostrar a su amigo, quien no ocultó su estupefacción.

El aborigen le dijo:

– Tran­quilo, mis oídos no son diferentes a los tuyos, todo depende de qué es lo que quieres oír. Ven te muestro cómo hacerlo.

Sacó de su bolsi­llo un puñado de monedas y las tiró en la calle. Al instante, todos los que pasaban por ahí voltearon la cabeza.

– ¿Ahora ves a qué me refie­ro?, – dijo mientras recogía sus monedas del suelo. – Todo depende de qué quieres oír.

Y por eso, antes de pedir algo, piense bien, si usted pide la cosa necesaria (ponga el objetivo y estudie la información que existe sobre las vías para lograrlo). Le es garantizada la falta, si no tiene la representación común del Camino próximo. También aprenda medir y comparar las posibilidades con los deseos (hace falta tener la modestia). En caso contrario puede pedir demasiado, y esta carga se encontrará a usted no podrá con ello.

¿Qué es esta cosa atractiva y terrible propuesta a nosotros por la Vida y el Universo? Por ejemplo, cada persona tiene la casa. Habiendo salido de ella, poco después vuelve de nuevo. ¿Qué es el objetivo de la salida de la casa? Solamente dos variantes son posibles: el paseo y la adquisición de los comestibles. Hace falta comprender el paseo como medidas de diversión – la visita a los amigos, los teatros, la organización de las giras recreativas, la realización de las vacaciones, los paseos a pie, etc.

La adquisición de los comestibles es necesario comprender como cualesquiera acciones que llevan en resumen a su adquisición. Es la compra de los productos, el trabajo para ganar dinero, el estudio para adquirir la profesión o las prácticas, distintos careo, entrevistas etc.; todas las medidas enumeradas llevan en resumen a la posibilidad de la adquisición de dinero, por eso se puede comprar los productos de la alimentación y las cosas necesarias. 

Preste atención, usted siempre sale de la casa siendo “vacío”, dejando las reservas allá. Hablando con otras palabras, si usted sale de la casa, usted sabe para que lo hace y que recibirá.

El Camino a la Vida y Dios no se distingue por nada del camino a casa. No en vano está llamado “el Camino de Tao (Dao)”.

Todas las personas, en el camino de la vida, caminan o en una dirección, o en otra – del Ego al Espíritu o del Espíritu al Ego. En el primer caso, habiendo regresado a casa, la llenan con el nuevo contenido, “completan las reservas”, en el segundo – “sacan” todo de la casa, cambiando su contenido para satisfacer los deseos y el Ego, como los alcohólicos y los narcómanos. Todo pasa como en la Vida real.

La vida es una guía constante y un maestro. Siempre indica – de quien se puede aprender algo nuevo, habiendo tomado su experiencia como base, y de quien no vale la pena tomar esta experiencia. Muy a menudo la persona tiene que abrir las causas de la experiencia desgraciada de su vecino, realizar el análisis del contenido interior y eliminar en él las cualidades que llevan a las mismas faltas hechas por el vecino. Tal trabajo puede ser hecho solamente por las personas modestas, humildes, sin egoísmo que siempre está vinculado a la concentración consciente de la Conciencia en la individualidad y la superioridad sobre los otros. 

Para nosotros la Evolución de la persona es inseparable con la Evolución de la Vida, de la naturaleza y del Universo, es decir con la realidad. ¿Qué tal es la realidad?  Son las relaciones entre causa y efecto que existen, reflejadas en los acontecimientos vitales y las situaciones cotidianas, con cuya ayuda nos conocemos a nosotros mismos, las personas y el mundo circundante. Precisamente por nuestras acciones aquí creamos las causas, en concordancia con que se forman las consecuencias.

Por ejemplo, hoy, habiendo reñido con un hombre, usted lo ofendió, y mañana la situación se formará así que de este hombre depende mucho en su vida de usted. El resultado del contacto ulterior con él se determina por sus cualidades espirituales así como por los rasgos de este hombre. Se puede manifestar la agresión de uno a otro; el orgullo que corta todas las vías a la reconciliación y que incita la venganza; se puede constantemente condenar al hombre y desarrollar en sí el sentimiento del odio a él, y se puede, teniendo el sentido común y el Alma humilde, perdonar uno a otro las faltas y construir las relaciones armoniosas, solucionando juntamente los problemas vitales.

Veamos todavía un ejemplo más. Habiendo apreciado la realidad, usted llega a la conclusión que más vale cambiar el domicilio, pero los costumbres, las ataduras a la localidad en que usted ha pasado los mejores años, las condiciones de vida y otras causas no dejan hacerlo. Teniendo el deseo de conservar todo lo valioso y habitual, usted no va, Esto lleva a la pérdida de los valores materiales que se han quedado. En resultado su posición se agrava aún más, ya no le basta las finanzas para cualesquier cambios esenciales.

Así, habiendo cedido una vez ante las exigencias de los deseos y las ataduras, usted pierde el enlace con la realidad y aquel Camino que usted se ha tomado. La agravación de la posición financiera hace buscar otras vías hacia la estabilidad y el bienestar, por eso usted traiciona el Camino escogido primeramente y escoge aquél en que los maestros le han prometido a usted la solución fácil de los problemas sin ruptura con las costumbres. Y usted puede convencerse a usted mismo que guarda estrecha relación con un sólo justo Camino del perfeccionamiento – él de la Evolución, con todo eso la realidad, con la ayuda de las lecciones kármicas, le convencerá a usted en lo contrario.

Usted puede hacer una pregunta razonable: “¿Cómo en toda la variedad de la información se puede encontrar sólo justo, habiendo aplicado que se puede tomar el Camino de la Evolución y no desviarse de él?” Nuestro consejo es: sea atento, no busque las vías fáciles, no crea que la naturaleza le dará a usted algo gratis, así, por nada, en concordancia con sus deseos, no teniendo los argumentos de peso para esto.

La transformación mutua de Yin y Yang, también su equilibrio, es propio a cualquier proceso y cualquier tipo de la actividad de la persona. La infracción de este equilibrio lleva a las infracciones de todo género en el proceso. Recientemente por la televisión han informado que cada día en la Tierra desaparecen irrevocablemente 17 especies de los seres vivos. Esto es el resultado de la administración del ser humano, la infracción de su equilibrio con la naturaleza (la infracción de la interacción con Yin y Yang).

Las Leyes de la Conservación conocidas a todo el mundo son el resultado de la manifestación del equilibrio de Yin y Yang. Allí donde la ley de la Conservación se perturba, se puede observar la infracción del equilibrio entre Yin y Yang que en la vida real se da a conocer por medio de las enfermedades, las catástrofes, los cataclismos, los disgustos, el desengaño, etc.

¿Pero algo es la fuente de las energías Yin y Yang? No habiendo conocido el movimiento y la posibilidad de la dirección de él a la base de las Leyes de la Conservación, es imposible de aprender a dirigir la energía de la Vida, y sin saberlo no llegarás al Yoga – el conjunto de las técnicas que ayudan al cuerpo a dirigir los procesos de energía en él.

Después recibes la Vida tranquila, mesurada y feliz. Y se puede vencer solamente por medio del Yoga que en este caso no es el conjunto de las tecnologías que desarrollan unas u otras capacidades del cuerpo. Esto ya el conjunto de los conocimientos de los modos de la dirección de los elementos básicos de la naturaleza – Yin, Yang y la Energía del movimiento. 

Todo esto indica solamente a una vía posible para lograr la felicidad, el éxito, la salud y la inmortalidad – por medio de la comprensión de lo todo que haces. Si haces algo irreflexiva e inconscientemente, recibirás la muerte, si haces conscientemente, ocupándose del desarrollo constante de la Conciencia, recibirás la Inmortalidad.

Parecía que todo está claro y simple, pero si la persona se encuentra en el poder de los sentimientos, las emociones y la sed de protegerse de la Vida, se le cierra la Vía a la Evolución y la habilidad de dirigir la Razón y la Conciencia, se queda la Vía sólo posible – la Vía de la Muerte. Le es concedida solamente una de las direcciones posibles de la Vía – o hacia la Vida, o de ella hacia la muerte.

Es natural que, habiéndolo leído, usted interesará – “¿De qué hace falta comenzar?” Y hace falta comenzar de la reconstitución de la Unidad o del equilibrio con el medio ambiente: con la naturaleza y las personas, comenzar de la comprensión que es necesario vivir, en vez de huir de este proceso, ya que  en el fondo del Alma usted hace las acciones para la Vida, para conservar este proceso. Habiendo perdido la salud, usted aspira a restablecerla no para alguien, pero para usted mismo, para la Vida. Habiendo perdido los bienes materiales, usted de nuevo lucha por su adquisición. Y usted lo haca para la Vida. ¿Si tiene que esconder de sí mismo la importancia de la Vida para usted y esconderse de ella detrás de las acciones irrazonables de “alta espiritualidad”? 

La reconstitución de la Unidad con el medio exterior está vinculada a la comprobación del contenido propio (las miradas, las convicciones, los humores, el carácter) para la conformidad con lo que usted puede recibir realmente de la Vida. Es natural que para esto es necesario saber y comprender la realidad y por completo librarse de las ilusiones. Y el mejor medio en ello serán sus acciones de usted. Solamente ellas, no las deducciones, le ayudarán a conocer y comprender la realidad. 

Habiendo hecho la comparación semejante, es necesario reprimir los sueños, también los sentimientos y los deseos vinculados a ellos y disponerse a las adquisición de las prácticas y la realización de las acciones más eficaces en las condiciones que existen. Además es necesario hacerlas a pesar del miedo de sufrir el fiasco y el fracaso. La interacción semejante práctica con el medio exterior extiende el horizonte, la comprensión y elimina el miedo de la vulnerabilidad ante la Vida. 

La búsqueda de las posibilidades de una vida más armoniosa, estable, asegurada llevará inevitablemente al conocimiento práctico de las fuerzas creadoras de la naturaleza y a la reconstitución de la Unidad con ellas. Esto ya es un momento más serio y responsable que exige la ausencia completa del egoísmo, la ausencia de la aspiración solamente a la ventaja personal, la manifestación completa de las prácticas de la realización de la Ley de la Unión y la comprensión de las acciones personales. En este nivel de usted será necesaria la orientación precisa en la Realidad y la habilidad de dirigir los deseos. 

Las fuerzas creadoras menos que nada reaccionan a sus emociones y deseos de usted. Son el engendro de la necesidad vital, las condiciones reales de la vida, por eso entran en interacción solamente con la Conciencia que reconoce la realidad objetiva. El fin de las fuerzas creadoras es restablecer y conservar el equilibrio en cualquier proceso y por eso hay que hacer las acciones en la banda de la realidad objetiva dada por estas fuerzas. Y si usted ya tiene un asunto, que paga y hace su vida confortable, es necesario constantemente controlar su conformidad con la realidad. De otro modo hasta la menor infracción de la conformidad puede llevar a su quiebra.

La unidad con la realidad puede ser violada solamente por la indulgencia con los deseos, las emociones vinculadas a ellos y la aspiración insuperable a tener lo que apetece. En este caso la Conciencia no es capaz de llevar su mentalidad de usted en el equilibrio con la realidad objetiva. Para esto no le basta a ella el potencial que es hecho gracias a la voluntad, la paciencia y la habilidad de dominarse a sí mismo. La contradicción de lo deseado con lo existente, a la inhabilidad de controlar los deseos, siempre lleva a los estreses y la interacción con las fuerzas destructivas de la naturaleza las que utilizan lo que no corresponde a la Ley de la Unión.

Ahora realicemos el análisis comparativo de lo que debe ser en nosotros con lo que tenemos en la realidad. Comencemos de la interacción con la naturaleza. No se olvide que el ser humano es un objeto biosocial natural. Y esto significa que en él hay cualidades individuales así como las cualidades que abastecen la unidad y la interacción con los semejantes. Se puede hablar sobre la armonía de la persona solamente entonces cuando las dos estas cualidades de la persona-individuo se encuentran en el equilibrio.

La manifestación de los rasgos individuales en la persona está vinculada a sus características individuales, tales como la concepción del mundo, la comprensión, el pensamiento, el carácter, etc. La aspiración a la felicidad y al bienestar exige su corrección. La persona está obligada a conocer el mundo circundante y desarrollar la individualidad en concordancia con él, es decir debe ocuparse de la autoeducación que se llama habitualmente el perfeccionamiento. 

La autoeducación tanto como todo en esta vida tiene dos direcciones: a un lado de la interacción con las fuerzas creadoras, del equilibrio de Yin y Yang, y en dirección contraria. Ya hemos aclarado que el desarrollo en la dirección de la interacción armoniosa con las fuerzas de la creación, la Creación o la Vida exige la comprensión de este momento. Con otras palabras, sin comprensión es imposible encontrar la utilidad para sí mismo en nada. Y por eso nos son necesarias tales prácticas como la observación, la interpretación, la creación de la imagen de la realidad, la visión de la perspectiva de su desarrollo, etc. 

La observación está vinculada a la habilidad de notar los cambios menores en el medio ambiente. Tanto como todas nuestras cualidades, se desarrolla con el tiempo, no hay más que querer y no olvidarse practicarse constantemente. Aprenda a observar el despertar de la naturaleza después del invierno, las primeras flores, los brotes que se desarrollan, los vuelos de las primeras aves pasajeras, la construcción de los nidos, etc. Las observaciones no pasarán sin dejar huella, le llenarán a usted con el nuevo contenido, la comprensión de la lengua de la naturaleza, la sensación de la armonía. Viendo la renovación de la naturaleza, piense en lo que se renueva y se regenera exactamente así su cuerpo de usted, las células viejas y enfermas se reemplazan por las nuevas, jóvenes, fuertes, sanas y que la fuerza de la vida llega a usted. 

Sienta la Unidad con la naturaleza. Se desarrolla también con la práctica. Habiendo notado un bicho cerca de sus pies, no lo pise, piense que es una partícula de la Vida, la partícula de la naturaleza, y cumple su función en ella. No arranque sin necesidad ninguna hierbecita o flor. La sensación de sí mismo en la Unidad con las formas distintas de la Vida contribuirá al desarrollo de la sensación de la armonía y el equilibrio, y esto ayudará a la comprensión sensible de las acciones que deben ser hechas para equilibrar las energías Yin y Yang – en caso de la salud y en los asuntos.

¿Qué tenemos en la realidad? Habitualmente en la interacción con la naturaleza el ser humano se interesa más por aquellos objetos con cuya ayuda él puede reafirmar su condición financiera y económica. Por ejemplo, la cosecha de las setas por la vía bárbara puede llevar a su desaparición de ellas. En primavera incipiente, cuando en el sur la nieve se derrite, las violetas florecen en las montañas. La recolección bárbara lleva a la destrucción de su sistema radical que contribuye a la desaparición de las violetas en general. ¿En qué piensa la gente? Su Conciencia es concentrada por completo en los intereses personales, en el cálculo de la ganancia que será recibida después de la venta. 

La comprensión de un animal (de una gata, un perro, etc.) es también la manifestación de nosotros mismos, de nuestra individualidad. Recientemente fuimos los testigos de tal caso: un hombre bastante anciano llevó de la rienda a un perro joven y vivo. Al perro se le ha ocurrido pararse y mascar la verdura que ha aparecido, por lo visto, necesitaba de vitaminas. El hombre se paró, pero cuando vio que so pupilo, como un cabrón masca la hierba, lo arrancó con aire descontento y, a pesar de la resistencia, lo tiró consigo. “El hombre es tanto cultural cuanto puede comprender a la gata”. 

Claro que esto son bagatelas, probablemente, no significan nada en las escalas de los objetivos y las intenciones comunes del ser humano, pero nuestra individualidad y la interacción con la realidad se forman de ellos. Claro, el hombre se preocupa por la supervivencia y el mantenimiento vital, pero hacerlo sólo en intereses propios, olvidando de la armonía con la naturaleza, significa desequilibrar con ella y crear las  relaciones entre causa y efecto las que lo “harán entrar en razón”.

Las relaciones recíprocas con las personas es también la parte de la manifestación de la interacción con el medio exterior. Aquí se manifiestan, por el modo más real y efectivo,  nuestras cualidades sociales, la habilidad de vivir en la armonía y la unidad con el mundo exterior. En el ambiente social podemos vivir, sintiendo la participación de las personas, su habilidad de venir en apoyo y en caso de necesidad – la habilidad de unirse en una colectividad, juntamente luchar contra las dificultades, etc. Pero para construir semejantes relaciones recíprocas armoniosas con la gente, es necesario tener la sensación de la isotropía y del isomorfismo del espacio vital que se manifiesta en lo que para la Vida todos son iguales y sus individualidades son igualmente significativas. En el sistema de las personas cada persona cumple el papel individual, quedando su partícula integrante.

Si analizar nuestras relaciones recíprocas con las personas, hace falta reconocer que era posible evitar muchas situaciones de conflicto, si no nos concentraríamos en nosotros mismos, en las dignidades de la individualidad propia. Precisamente por esta causa en las palabras, las acciones y la conducta de las personas vemos constantemente la aspiración a menoscabar nuestros intereses que llama la protesta y la indignación. ¿Pero acaso corresponden las intenciones verdaderas de la persona a la realidad, y si es tan importante para la naturaleza la conservación de la dignidad del individuo?

El cuadro respecto al establecimiento de las relaciones recíprocas con Dios (la Vida) no es mejor. No podemos armonizar las relaciones recíprocas con Él solamente por esa razón que nos percibimos a nosotros mismos, nuestra individualidad siendo alejados de muchos aspectos del mundo exterior. Dios es único en Su manifestación (en la Creación), por eso asiste igualmente dentro de nosotros así como fuera. ¡La divergencia con el medio exterior es equivalente al desequilibrio entre las partes del cuerpo propio!

Preste atención, cómo habitualmente las personas restablecen la unidad con el medio exterior, por ejemplo, con la naturaleza. La reunificación con ella es un picnic, una gira recreativa, es la posibilidad de estar descalzo y tocar la tierra por el pie, es la horticultura, la hacienda de jardinería y la floricultura en la casa de campo. Por los asuntos semejantes la persona crea la ilusión de la coparticipación en la naturaleza y en cambio trata de realizar lo que ha crecido en su casa de campo.

El cuadro análogo hay también en la comunicación entre las personas. Habitualmente todos se consideran buenos y compasivos, habiendo manifestado la simpatía al dolor de la persona. A muchos se les encoge el corazón de la compasión de los hombres indigentes, que lloran. Junto con ellos apelan a Dios y la Vida para recibir la justicia. Pero todo esto es la compasión solamente no más que palabras. En realidad la indiferencia reina, la crueldad, la envidia, el merodeo etc. La comunicación de dos personas tiene el carácter informativo-discreto, y no hay comunicación en el nivel espiritual, en el nivel de las imágenes de la Idea o del proceso. 

En la mayoría de la gente casi desapareció la habilidad de sentir los pensamientos uno del otro y cuando después de algunas tecnologías esta capacidad se abre de nuevo, consideran que han desarrollado en sí mismos las supercapacidades. Incluso los animales son más únicos en el plan social, son preocupados por la supervivencia de su especie –cuando surge el peligro, advierten a todos de él. Solamente la persona pierde cada vez más la cohesión social y la unidad, y por eso muchas cosas en la Vida resultan escondidas de su percepción y Conciencia. 

¿Qué representa la Unidad real con Dios? Dios es la Razón Superior cuya base está compuesta por el Programa de la Vida entregada a cada objeto material como la Idea de la Vida. El hombre es el único de todos los seres vivos que, corrigiendo la percepción y la relación a la Vida, a todo que lo rodea, es capaz de cambiar la Razón así que será el portador de los programas idénticos a los Programas de la Vida del Fundador. 

La creación y la formación de tales programas comienza de la sensación de la Vida en cada objeto de la naturaleza, en las personas, en todo que rodea a cada persona. Con el tiempo las sensaciones semejantes se forman a modo los programas comprendidos, conscientes, realizados en la actividad y fijados en la Conciencia como los conocimientos. Estos programas, empalmándose con los programas idénticos de Dios, representan en la Conciencia de Dios (en el Campo Infoenergético) y en la Conciencia de la persona la imagen renovada y perfeccionado de la Vida, confirmado por su actividad práctica y reflejado en la realidad, en el Espacio de la Vida poblado por las diferentes formas de vida.

Es natural que para crear en la Conciencia los programas de la Unidad, la persona debe conocer en la actividad práctica su filiación social y la intercomunicación con otras personas. Solamente en este caso en ella se restablece la sensación de la comunicación con cualquier objeto de la naturaleza, con otra persona y Dios, también la sensación de sí misma como una partícula de la intención general del Fundador, la partícula que realiza Su Idea de la Vida.

Acentuamos constantemente su atención de ustedes sobre la actividad práctica. Esto no es casual. La persona no tiene otro modo de conocer el Mundo y la Vida sino por medio de la actividad. Las deducciones y los razonamientos ociosos, que hasta sean vinculados lógicamente, pero creados a un tablero de proyección, en un laboratorio o estando acostado sobre un sofá, fuera de la actividad práctica, no tienen nada común con la realidad, aunque se confirmen por los cálculos matemáticos, y por eso se sólo quedan las deducciones, el autoengaño y la ilusión. 

Por eso es absurdo hablar sobre el perfeccionamiento espiritual sin contacto con las personas, con la naturaleza, no habiendo creado con ellas los programas únicos de la interacción. Exactamente así, no habiendo hecho en la actividad común con las personas los programas morales correspondientes en que no habrá lugar a la manifestación de la codicia y la avidez, es inútil hablar sobre el conocimiento de las Leyes de la Unidad.

Recuérdese, no hay otro modo del descubrimiento y el perfeccionamiento de la Conciencia sino la actividad práctica y la interpretación propia en la creación de los programas de la Unidad con el Mundo, la Vida y Dios. Por eso no se forje ilusiones cuando le dicen a usted que ocupándose de tales prácticas, usted abrirá automáticamente y desarrollará la Conciencia o un maestro le ayudará cambiar el estado de la Conciencia y el programa informático. No hay milagros. Es posible que las prácticas o el maestro pueden activar las capacidades puestas en usted por la naturaleza y usted las percibe ingenuamente como las supercapacidades, pero ellos no pueden crear por usted un nuevo programa informático que responde por la ampliación de la Conciencia. Por consiguiente, todas sus supercapacidades de usted se quedarán como suposiciones y representaciones propias – en el mundo de las ilusiones. 

La persona que desarrolla la Conciencia en concordancia con lo que está dicho más arriba, es capaz de reunirse, por medio de las sensaciones, con cualquier objeto de la naturaleza, como si eso fuera una hierbecita, un bicho, un ser humano, el agua, la arena, llenando el paquete de los programas naturales de estos objetos con sus programas propias. Si estos programas tienen el carácter creador, en la unión con los objetos distintos de la naturaleza el hombre les da el impulso creador que aumenta el potencial creador de la naturaleza en total. 

Con otras palabras, su atención de usted dirigida a la hierbecita, debe entregarle a ella no simplemente la contemplación de ella, sino su percepción interior y la relación a la vida, en realidad –su programa de la Vida, la imagen de la Vida creada por usted en la Conciencia en que la hierbecita ocupa el lugar determinado, conocido solamente a usted y a ella. Es análogamente en la comunicación con los animales, las personas y otros objetos de la naturaleza.

En todos los casos de la comunicación usted siempre da al objeto o la persona su posición vital, su programa informático de usted. Así mismo hay en la comunicación con Dios o el Campo Infoenergético. Usted Le entrega su contenido interior espiritual de usted, y Él ya determina la cualidad y el grado del contacto posible con usted. 

¿Qué tenemos en la realidad? Las personas perciben la reunificación con Dios y la Vida como el perfeccionamiento de las cualidades individuales sin contacto con la Vida. Habiendo tomado como base las doctrinas de todo género alejadas de la realidad y la actividad práctica, habiendo estudiado las deducciones que debe ser el individuo, inculcan a sí mismas las cualidades “buenas” y por medio del apaciguamiento forzado “refrenan las pasiones”. Creen erróneamente que precisamente en esto consiste el perfeccionamiento, y por eso deben seguramente gustar a Dios. 

En este caso se crea la ilusión, y más exactamente, el autoengaño del perfeccionamiento, puesto que está vinculado a la realización forzada, pero consciente, de “los Mandamientos divinos” los que con eso no son la necesidad espiritual y la autoidentificación del individuo. Para el perfeccionamiento semejante es gastada tal masa de las fuerzas y la energía que muchas personas simplemente se hacen enfermos. Es natural que Dios y la Vida tratan de hacer entrar en razón al hombre, pero, siendo apasionado por las ilusiones propias, percibe los acontecimientos como un reto de Dios que no ha estimado sus diligencias y pregunta: “¿Por qué?”

Y eso que en los Mandamientos está precisamente reflejada la vía que debe pasada por el hombre para establecer la interacción armoniosa con la realidad, es decir con la Vida – el proceso creado por Dios y en que todo lo vivo se percibe a sí mismo como “Yo Soy”. En lugar de prestar atención que la realidad es la naturaleza, los animales, las plantas y las personas circundantes, el ser humano centra su atención en las fantasías y las deducciones, cayendo del proceso vital. 

Pero ya que el hombre mismo es el representante de esta realidad, constantemente entrando en el contacto con ella. Esta unidad con la realidad compone la base de la Vida. Pero el hombre, considerando que hace falta ganarse los favores de Dios, habiendo ganado los dividendos para una mejor vida de ultratumba o la vida después de la reencarnación, cae de ella. ¿Dónde está el sentido común? Quiere vivir, lucha por la supervivencia, por la conservación de la vida, negándose al mismo tiempo a lo a que aspira, aislándose de la Vida. ¡Es una paradoja! 

A menudo nos hacen las preguntas de la naturaleza del mal en la Tierra en las relaciones recíprocas entre las personas y los estados, de las causas de los cataclismos naturales y las catástrofes. Preguntan a menudo – ¿por qué después de la muerte la Conciencia es tomada de la persona, con todas sus consecuencias en las vidas pasadas? 

En las preguntas semejantes y se trasluce la ofensa a la relación injusta de Dios al ser humano. Todas las personas tienen una convicción fanática que Dios debe amar el ser humano y donar todos los bienes al requirimiento. ¿Pero qué Debe hacer, si el hombre, siendo la Cúspide de la Creación según el hecho, pero no en realidad, no ha entrado en la vida real y se queda, según todos los parámetros y las características, en el nivel del animal, no habiéndose hecho el Hombre sabio? Dios como fundador de la Vida y su representante existe solamente en la realidad de que el hombre se ha aislado. Él puede cooperar solamente con los que ha salido en esta realidad, se ha abierto a ella y se conoce a sí mismo en ella.

Dios no tiene ningún contacto con los que viven en el mundo de las ilusiones y los sueños sobre la vida hermosa, habiéndose protegido de ella. Y juzguen, ¿cómo Dios (Vida) puede ayudar a la persona que todavía no entraba en este proceso? Durante su contacto con la naturaleza la persona coopera con las fuerzas de Noosfera destructivas que utilizan todo lo caduco y muerto, pero de las fuerzas creadoras exige los bienes para sí misma. 

La Vida es un conocimiento de los programas en tiempos pasados puestos por la naturaleza, la comprensión de ellos y la conjugación en concordancia con las condiciones de la realidad que se han cambiado. Sin tal trabajo para formarse a la persona no le queda más que guiarse por los instintos, pero no por la Razón. Es natural que tal ser humano, en su comprensión de la realidad, para la naturaleza no ha salido del mundo de los animales. Lo único que lo distingue de los animales son las emociones y la comprensión que le maltratan injustamente. Además, él no tiene ningún deseo de comprender las causas de todas injusticias para buscarlas en sí mismo. 

La persona ha prosperado en las teorías y la vanilocuencia, ha subido al nivel de la Razón, pero no quiere de ningún modo subirse hasta el nivel de la aceptación de la responsabilidad por sus pensamientos y actos, quedándose en esta irresponsabilidad “como un mamífero que no comprende nada”. Según sus parámetros naturales el ser humano, como antes, se porta como un animal, pero exige de Dios y la naturaleza que le traten como al Hombre sabio. ¡Pero la Razón falta!

Un ladrillo que no se transformará nunca en espejo (la parábola del budismo Zen)

De joven el gran maestro Mat-su era un fanático de sentarse a meditar durante largas horas. Un día, su discípulo patriarca Huai-jang le preguntó, qué esperaba conseguir mediante esta compulsiva sesión con las piernas cruzadas. 

– “Buddhahood” (estado de Buda), – respondió Mat-su.

Acto seguido Huai-jang se sentó, tomó un ladrillo y comenzó a pulirlo aplicadamente. Mat-su lo observó y perplejo le preguntó qué era lo que hacía.

– Oh – dijo Huai-jang, – estoy haciendo un espejo de mi ladrillo.
– Puedes pulirlo hasta el día del juicio final. – se burló Mat-su. – Nunca harás un espejo de un ladrillo.
– Ajá, – sonrió Huai-jang. – Tal vez estás comenzando a entender que aunque te sientes hasta el día del juicio final, no te convertirás en Buda.

Resulta una paradoja interesante. Cada día, hasta incesantemente, tenemos un asunto con la realidad objetiva a modo de ciertos acontecimientos, que, según idea, deben cambiarnos, enseñar a algo, ayudar a corregir el programa informático, habiéndolo hecho consonante la realidad. Solamente en cambio tratamos de reconocer y comprender estas situaciones por medio de lo que deseamos tener, habiendo conservado el programa informático en la invariabilidad. ¿Acaso esto es razonable? Es natural que cuando la persona da la demanda a la Evolución que es la representación del desarrollo evolutivo de la realidad objetiva – la naturaleza, la Vida, el Universo y Dios tratan de quitar de la Conciencia todas sus ilusiones fanáticas que molestan percibir la realidad en su forma natural. En esta nueva concepción del mundo no debe ser el lugar para la espera del milagro como los acontecimientos que no se crean por las manos de la persona y en su base no corresponden a sus intenciones creadoras, las tareas y los objetivos.

También es importante que la persona correlacione el estado de su individualidad con la realidad, que no la llene con sus propias representaciones ilusorias de lo que quiere ver en sí. Está claro que la Vida trata de hacerla entrar en razón por medio de los acontecimientos reales: mira, analiza, reconoce, comprende y crea la percepción real de lo que pasa.

La falta y el error grande de todas las personas sin excepción es la representación sobre la Evolución como la vía seguramente despejada al futuro feliz y luminoso. Y si esta vía pasa con Dios, no hay ningunos problemas, hasta las dificultades menores en algo no pueden ser en general.

Sin embargo no todo es tan simple y sin nubes. En la actualidad, teniendo sobre las espaldas la experiencia de diez años de tal vía, hemos abandonado todas las ilusiones a esta cuenta. El hecho es que en la persona ya durante 2000 es puesto, de generación a generación, el programa de la salvación milagrosa, “de balde”.

Solamente la persona todavía vive en las nubes de sus ilusiones alejadas de la realidad, porque ha caído del presente. De hecho resulta que un sólo regreso a la realidad, a “aquí” y “ahora”, exige los esfuerzos enormes durante una decena de años. Y estos esfuerzos están dirigidos para extirpar en sí el fanatismo, las ilusiones, la fe en supermilagros y están seguramente vinculados a la formación de la fe en la realidad, su percepción y el control para no caer de ella de nuevo. Y es muy fácil de caer. Sólo tiene que suponer el pensamiento que en algún sitio en el astral usted recibirá los superconocimientos, habiendo aprendido a salir del cuerpo, y se puede decir adiós a la realidad. O sólo tiene que “relajarse” y contar que Dios es capaz de bajar “de arriba” la doctrina que elimina todas las dificultades en el camino a Él y es bastante cumplir las tecnologías indicadas – en seguida caerás de la realidad. 

Y mientras usted “forcejea” entre las ilusiones y la realidad, en “los vuelos en sueños y en realidad”, durante todo esto tiempo la Evolución pasa según la fórmula: “el paso adelante – dos atrás” y como usted comprende – esta vía crucis no es una Evolución genuina, en el sentido completo de esta palabra.

Tenemos que repetir en la centésima vez que se puede poner en marcha la Evolución solamente observando estrictamente la Ley de la Unión, y no en la teoría sino en el asunto real con las personas concretas que le retienen a usted en “aquí” y “ahora”, mejorando conjuntamente las condiciones de la vida y de la existencia. Y solamente con la condición que la Evolución, la espiritualidad y la Vía hacia Dios existen como la perspectiva alejada, en vez de se convertirán en el tema para la charlatanería ociosa a cada encuentro con los correligionarios.

Como ya escribíamos más de una vez, habiéndose concentrado en el logro del resultado final, usted hinchará el objetivo por su energía de usted, entonces el objetivo, habiéndose cargado de la energía, se acercará a usted, quitando todos sus pasos cotidianos en el camino a ella. Además, incansablemente arrullando con los continuadores y los correligionarios sobre todas las cosas “secretas y espirituales”, hasta ahora inaccesibles, usted se encuentra inevitablemente en la Dimensión del “futuro luminoso” ilusorio y lleva allá los continuadores y los adoradores. La cuestión no está en lo que usted es indigno de este futuro sino en que el camino a él debe ser hecho por usted no a modo del salto-traslado, pero como las acciones cotidianas planificadas prácticas, en este proceso usted sincroniza gradualmente las acciones con el programa informático del objetivo, reuniéndose con él y realizándolo en la realidad. 

Como usted puede ver, la Evolución no es una procesión victoriosa en la soledad orgullosa, cuando las palabras “Evolución”, “espiritualidad”, “perfeccionamiento” y “la vía hacia Dios” se convierten en los conjuros que se repiten maniáticamente, se pierde gradualmente su sentido verdadero, y la persona se convierte en el maníaco-biorobot que ha caído de la Evolución y la Vida. ¡Para el Universo y el Dios esto no es un “lerdo” inofensivo – el componente de la biomasa, del que puede crecer el Hombre sabio, ¡sino este ya es el biorobot-incendiario que se ha formado, que es completamente capaz de avivar el incendio en todo el Universo!

[128] Karl Ludwig Börne (1786 – 1837) fue un escritor alemán.

[129] George Bernard Shaw (1856 – 1950) fue un escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de literatura.

[130] el seudónimo de Aminand Shpoliansky (1888 – 1957), periodista, escritor, poeta, dramaturgo ruso.

Atrás Contenido Más...