El uso de la fuerza del pensamiento es una garantía de la salud

El uso de la fuerza del pensamiento es una garantía de la salud

Un buen pensamiento crea los milagros. Él es capaz de neutralizar las consecuencias de las emociones negativas, funciona como el medicamento, cura y da las fuerzas nuevas, restablece la estructura de la célula, restableciendo su ADN. Los científicos trataban las semillas del trigo y la cebada por la radiación de 2 – 10 mil de Roentgen. Después de esto por medio de la palabra ha conseguido restablecer el dispositivo genético de las semillas: los cromosomas rotos se han unido, las semillas han germinado y más tarde se desarrollaban normalmente. ¡Las semillas irradiadas se han curado!

La fuerza del pensamiento en la práctica ha demostrado el botánico conocido americano Luther Burbank (1849 – 1926). Influyendo en las plantas solamente por la sugestión y el ajuste mental, todavía en siglo XIX ha sabido sin el cruzamiento y los injertos cultivar las especies nuevas de las patatas, la ciruela, las flores distintas, las plantas y los árboles frutales. Con todo eso las cualidades nuevas de las plantas son heredables. Muchos de aquellas especies son conocidos hasta ahora.

Además de esto, fue demostrado que el pensamiento es capaz de dar para el ADN el programa nuevo. Este efecto concierne a cualesquiera células biológicas, incluso a aquéllas de que está compuesta una persona. ¡Y la persona puede influir no sólo en el ADN de su organismo! Por medio de su pensamiento ella puede cambiar el estado del genotipo de las células de otra persona (¡puede, pero no debe!). Tal capacidad está dispuesta en nosotros por la Naturaleza.

Hace mucho tiempo que los psicólogos han elaborado las formas eficaces del autoentrenamiento (auto-training) el que ayuda a la gente a solucionar sus problemas. Durante la autosugestión la persona influye en sus genes por el pensamiento. Cuando, por ejemplo, conversamos con el hígado, su cada célula, hablando más exactamente – el ADN de cada célula, comienza a trabajar por el programa nuevo. Por cual programa – depende de nuestro pensamiento, todo depende de la persona. El pensamiento del optimista que cree en sus fuerzas, en el éxito del tratamiento – cura. El pensamiento del pesimista que no cree en nada – remata. Las experiencias de Luther Burbank y Piotr Gariayev han llevado los científicos a la conclusión que, influyendo por nuestros pensamientos y emociones en los genes propios, podemos cambiar el código hereditario. Claro, esto no sucede de repente y en seguida. Tanto como en cualquier asunto serio son necesarios el tiempo y los esfuerzos constantes.

Todo es muy simple. La vía a la salud está a través del entendimiento y la comprensión de este proceso, a través de la habilidad de gobernar su pensamiento, recibiendo con esto la ventaja incondicional enorme. Es necesario notar aquí que su organismo de usted puede oír y comprender solamente su pensamiento propio. Los flujos de información que van del cerebro a sus células tienen la importancia de prioridad. La fuerza del pensamiento es capaz de bloquear otros flujos e influencias, indeseables y ajenos.

Al final del año 2004 en los medios de comunicación de masas fue publicado el mensaje que a todos los creyentes está descubierto el gene común. De esto se han llegado a la conclusión que de esa manera son marcados los escogidos por Dios. En realidad fue identificado el así llamado “gene del fanatismo”, al cual también tienen todos los terroristas musulmanes. ¿Cómo es tal afinidad, no se le turba a usted?

Muchos temen al mal de ojo, estropeo, maldiciones, hacerse zombis. El ámbito de lo inconsciente (ya que ello no está controlado por la persona) es el lugar más vulnerable, desprotegido – su talón de Aquiles. Aquí cada uno de nosotros es completamente indefenso y abierto para la intervención de afuera. Y se intervienen en nuestros procesos inconscientes no importa quién. Por ejemplo, habiendo pensado malamente sobre nosotros, riñendo, maldiciendo etcétera. Pero para estas intervenciones no habrá un lugar en su organismo, si usted aprende a dirigir conscientemente el pensamiento, haciéndose invulnerable para ellos.
 
 
Atrás... Contenido Más...