Los limitadores de la Conciencia – el freno en el camino hacia el desarrollo evolutivo

Los limitadores de la Conciencia – el freno en el camino hacia el desarrollo evolutivo

Tales limitadores son los estereotipos – las ataduras de nuestra Conciencia a las prácticas adquiridas, a los pensamientos, reglas de la conducta, a la percepción de la gente, del mundo etc., también su cultivo en la Conciencia, como el modo únicamente posible de la adaptación a la vida mudable.

Todos nosotros tenemos los programas connaturales hereditarios (las formaciones patrimoniales – “resultados de trabajo” de los antepasados y de todo el linaje), a los cuales estamos conectados del momento del nacimiento. Todos ellos se demuestran como los reflejos incondicionales y las aspiraciones inconscientes algo como: “Quiero hacer así, y porque – yo mismo no sé”. Estos programas tienen la propiedad de demostrarse en la tierna infancia para que los adultos puedan discernirlos a tiempo y ayudar al niño corregirlos. Simultáneamente los niños conocen las prácticas de la obtención de los nuevos programas personales y patrimoniales que son necesarios en la vida corriente. Con su ayuda aprendan a sobrevivir en este mundo. Durante el proceso de formación y desarrollo de la Conciencia cuando la persona comienza a comprender la importancia de las prácticas, en su Conciencia puede surgir (¡y surge!) la atadura hacia las prácticas que ya son adquiridas, la designación en el rango de las verdades indubitables.

Por ejemplo, el niño decidió llegar a ser el matemático, aunque matemática en la escuela se le daba difícilmente. El aplica los esfuerzos muy grandes para asimilar sus tecnologías. La experiencia adquirida está formada a costa de la inversión de los gastos enormes de los esfuerzos físicos y mentales. Claro, la experiencia adquirida por tal precio, para la persona es muy significativa.

¡Pero por sí misma ella no halla el reflejo y la importancia especiales en la Conciencia, si no tiene la perspectiva vitalmente importante al futuro! Solamente junto a su presencia la Conciencia eleva la experiencia adquirida en el culto, guardándola. En nuestro ejemplo, si el hombre decidió que la matemática para él es el único modo para satisfacer las necesidades vitales y que sin realización de sí mismo en ella realmente se perderá, la Conciencia se ata a la experiencia adquirida y la eleva en el culto.

Y así es en cualquier situación vital. ¡ En cuanto la persona llegue a una conclusión que “algo” cierto le es vitalmente importante, como la Conciencia, llamada a defenderla contra las adversidades de vida, en el acto eleva esto “algo” en el culto! Surge la atadura, o el estereotipo, con eso la Conciencia cae en la trampa psicológica puesta por la persona misma. Analizando la importancia de la experiencia (la práctica) adquirida, la persona limita el desarrollo evolutivo de la experiencia, habiendo decidido que ella en tal aspecto constante le servirá toda la vida que le queda. La vida (según su opinión) ya se ha formado, ha hallado la estabilidad, y la persona, con la experiencia adquirida, se ha formado en ella y se ha realizado. He aquí de tal guisa sencilla la persona por su propia mano transformó su Vida en la estática, habiéndola parado por su Conciencia.

¡Pero la Vida es el movimiento, y por lo tanto llega el tiempo, cuando la experiencia elevada en el culto y la necesidad vital de esta experiencia comienzan a arruinarse! Todos los castillos de naipes como los esfuerzos aplicados por la persona al conservar la estabilidad en su Conciencia y en el valor de su Experiencia – todos ellos se arruinan. La persona gana el estrés. Durante toda la vida (si hay la orientación incorrecta de la Conciencia) la persona construye una gran multitud de los castillos de naipes – estereotipos. Hay los estereotipos de profesión, del modo del ganarse el pan, de la relación a los niños y padres, a la carrera, al bien y al mal, al trabajo y el descanso etc. ¡Tenemos los estereotipos en realidad para todos los casos!

Los estereotipos por su naturaleza son conservadores. Y si, a pesar de los cambios de la vida, la persona no cambia la relación a ellos, los estereotipos se convierten en el dogma. Su pensamiento se apoya por completo en los dogmas y los estereotipos criados y cultivados por la persona. En tal caso nos conocemos a nosotros mismos y la gente circundante solamente a través del prisma de los estereotipos que limitan nuestra Conciencia y no le permiten evolucionar. ¡Con eso somos ciegamente convencidos que precisamente el pensamiento estereotipado es la prenda de nuestro éxito en la vida! El conjunto de estos estereotipos compone nuestro mundo interno, espiritual, la así llamada amplitud del Alma.

En el nivel de la mentalidad la Conciencia estereotipada forma el Universo subjetivo (Virtual), que los psicólogos nombran “la zona confortable”. Precisamente ella da a la persona la ilusión de la fe en su seguridad, la seguridad de sus posibilidades y la razón. El grado de la razón se determina por las dimensiones de la zona confortable.

¿Por qué surgen los problemas entre los padres y los niños? Solamente porque (según la opinión de los padres) los niños tienen el universo Virtual de las dimensiones menores, con la cantidad menor de los estereotipos. Entonces, ellos son menos expertos y menos defendidos de las adversidades de vida. Los padres tratan de transmitir a los niños su experiencia “valiosa” a modo de los estereotipos y cuando encuentran la resistencia, comienzan a originar conflictos con ellos, por fuerza implantando en su Conciencia los estereotipos. El conflicto continua hasta que los niños acepten de los padres el “regalo” impuesto. En caso contrario el conflicto crece hasta la ruptura.

El pensamiento estereotipado es la base de todos nuestros conflictos, estreses, fracasos: estamos bien solamente entonces, cuando los acontecimientos de la vida se insertan en nuestro Universo Virtual, siendo coordinado con sus estereotipos. Si ello no ocurre – para nosotros esto es una tragedia y un estrés. Nuestra Conciencia limitada está llamada a defendernos de la incertidumbre, de todo que no está reconocido en nosotros como la necesidad vitalmente importante. ¡Por ello, recibiendo el irritante insólito para ella, cual no se empalma con los elementos del Universo Subjetivo, la Conciencia cae en la confusión! Ella no encuentra el punto de apoyo, y esto provoca el miedo, irritación, pánico, nerviosidad.

La persona se queda en este estado hasta que la conciencia construya el estereotipo correspondiente al irritante dado. Si ello no ocurre, no podemos adaptarse a la situación nueva, aguantando constantemente el estrés, el disconfort. Todo será no así y no según nuestra opinión. El pensamiento estereotipado es terrible porque la persona, habiendo elevado en el culto la experiencia adquirida, cuenta que solamente ella es su esperanza y soporte en la vida. Por lo mismo desconecta automáticamente la Conciencia del Alma, como si considerando que ella será reclamada sólo en la existencia transmundana, ¡y aquí (en la Tierra) le son necesarias solamente la Conciencia y la Experiencia!

Así, la persona levanta un muro insuperable entre la Conciencia y el Alma, y en realidad – ¡entre sí y Dios! En este caso son inútiles los ritos, por medio de los cuales ella asegura a Dios en su fe en El; ¡son absurdos las súplicas a El, también el estudio de las distintas metodologías y prácticas espirituales! Repetimos, con la Evolución estos trucos no pasan.

La salida solamente es en uno – cambiar el pensamiento, liberar la Conciencia de los estereotipos, del culto de la Experiencia. Es necesario destruir el muro entre sí mismo y Dios. Es imposible atar la Conciencia a sus prácticas, a la Experiencia. Acuérdase que su experiencia es significativa solamente para usted, en la situación concreta, puesto que le ayuda ser adaptado a las condiciones vitales nuevas. Usted adquirió la Experiencia – ¡está bien! ¡Sepa que ella para usted alguna vez es útil, si se impone tal necesidad.

¡Pero no piense que la experiencia es la necesidad vital! ¡Si usted piensa de nuevo y de nuevo que esto es así, crea el culto de su Experiencia, habiendo gastado toda la energía mental para la salvaguardia de su importancia vital, no habiéndola dejado a la Vida misma!

 
 
Atrás... Contenido Más...