Nuestro enlace con Dios

Nuestro enlace con Dios

Ya sabemos que toda la Existencia revelada existe en el Campo Infoenergético, obedeciendo los programas generales del Universo cuales están dispuestos en Él por los pensamientos de Dios. El Campo Infoenergético común, general, es el banco de los datos, gracias a que todo lo Existente en el Universo (comenzando del átomo, las partículas elementales y acabando por la Naturaleza viva y la persona) se materializa, existe y vive.

Y cada aspecto de lo Existente tiene su frecuencia propia de la interacción con el Campo. Los objetos de la naturaleza viva tienen cada una sus propias frecuencias de la interacción con el Campo Universal, los objetos del reino mineral – las suyas. Además, para cada grupo o el aspecto del mundo físico también está asignada su banda de las frecuencias. Las partículas elementales cooperan con el Campo Infoenergético en su frecuencia, los átomos – en la suya, las moléculas – en la suya. Y lo mismo se puede decir sobre las variedades distintas de los animales. Las tortugas cooperan con el Campo en sus frecuencias, las ballenas – en las suyas etc.                

¡Naturalmente que la atención está dedicada también al ser humano! Le está asignado el espectro de las frecuencias para la interacción con el Campo Universal. Su banda de las frecuencias tiene cada linaje y cada uno de nosotros.

El cerebro de la persona está en la interacción continua con el Campo General, en base de que se abastece no sólo el trabajo de todo el organismo, de cada célula, sino también la formación de la mentalidad, del estado espiritual, el desarrollo de la delicadeza intuitiva y la afición a la realización creativa, a la Evolución. Bajo la realización creativa se considera no sólo (y no tanto) el descubrimiento o la realización de ciertas capacidades y disposiciones innatas. Bajo ella se sobreentiende, en primer lugar, el desarrollo evolutivo de la Conciencia de la persona, la realización activa de los programas de su propia manifestación vital que es la realización de su destinación, su misión.

La base del Campo Informativo componen los pensamientos de Dios – ¡el flujo ininterrumpido de Su energía mental! Lo otro no se quizá , pues que solamente la energía mental de Dios, su Pensamiento (como el programa único del surgimiento, la existencia y el desarrollo del Universo) abastecen la manifestación de la Vida a cuenta de la transición recíproca constante de dos componentes del Universo: la Inexistencia y la Existencia. Esta transición reciproca que no se para ni un momento se realiza en el nivel de las partículas elementales. Como usted puede ver, todo el Mundo revelado, todo lo Existente en el Universo está en la ligazón directa con Dios, con los programas propios del desarrollo y con los programas del desarrollo evolutivo del Universo.

En el Campo general a Dios pertenece también su frecuencia. Precisamente sobre ella se realiza la ligazón directa con Él de cada uno de nosotros. En nuestro cerebro hay una glándula minúscula bajo el nombre “Epífisis” (la glándula pineal) que cumple la función de la antena y percibe los flujos informativos del Campo, incluso los flujos que vienen de Dios. La epífisis discierne, analiza la información recibida y a través de la hipófisis la entrega a las glándulas del sistema endocrino, con la entrega consecuente en el genoma de las células del organismo – para su realización. .

La dinámica de la frecuencia de Dios en el Campo general es idéntica a la frecuencia de las ondas generadas por el cerebro de las personas que están en el así llamado estado oracional. Este estado es accesible solamente junto a la Conciencia libre, Desarrollada, libre de los estereotipos, dogmas, ataduras y orientada hacia los procesos creadores (hacia Dios). Solamente después de la obtención por la persona de tal estado su Epífisis puede ser conectada por completo a la onda de Dios y recibir la información creativa y en realidad pura. En este caso la persona es capaz de abrir en sí y realizar sus propiedades semejantes a las divinas, controlar y dirigir sus pensamientos, salud, éxito. Otro no se quizá.

Es posible tanto como se quiera decir: “¡Creo, Dios mío!”, observar todos los Preceptos y las leyes de la moral, ir a la India, al Tibet, ocuparse de las prácticas distintas psicofísicas y de salubridad. Pero el efecto será de cero, puesto que la conciencia orientada hacia los estereotipos del pensamiento, desconectará constantemente la persona del Canal de Dios. La persona en este caso se desconecta de los programas creadores y se conecta a los programas destructivos del Universo, por lo tanto – ¡recibe los fracasos, los estreses, las enfermedades y la muerte inevitable!

 
 
Atrás... Contenido Más...