Sobre la destinación de la persona

Sobre la destinación de la persona

Al poner en marcha el progreso científico - técnico sobre la Tierra, al desarrollar el intelecto, a la persona se le activó el interés por su misión en la Tierra y por el sentido de la vida en general. No es el secreto que el destino tiene benevolencia con una gente, dándole la salud, la felicidad y el éxito en todos sus asuntos y empresas. Otra, para recibir aunque la centésima parte de esta torta, tiene que aplicar los esfuerzos mil veces más grandes. En el acto surge la pregunta de la justicia del Fundador, ¿y acaso existe ella, esta justicia? De hecho la persona es la Cúspide de la Creación creada a imagen y semejanza de Dios y, según la idea, es digna de la vida feliz. No hay duda de ello, ¡pero ella recibirá el premio en la meta solamente, sino no en la salida! Mientras tanto, muchos todavía no piensan salir.

La gente, habiendo discutido este problema de todas partes, llegó, al fin y al cabo, a una conclusión que el destino de cada uno de nosotros depende considerablemente de la opción correcta del camino vital que está determinada desde el nacimiento. Has adivinado – has dado en el blanco, no has adivinado en seguida – ¡busca la salida correcta durante toda tu vida! Muchos creen en esto y lo buscan. En tales condiciones han aparecido los “especialistas” que, como ellos aseguran, han adivinado la cifra de la Biblia y ayudan a la persona a comprender su misión. Por una suma redonda se comunican – en cuál profesión la persona está condenada al éxito y la prosperidad, además, para la limpieza del experimento no se recomienda dar cualesquiera pasos en esta dirección. Y realmente, si esto es el destino, todo debe realizarse por sí mismo. ¡La gente que han recibido tal orientación directamente en las manos, dicen luego que no veían una mentira más descarada!

Debe reconocer que ya lo pasábamos: el comunismo, que era prometido al cabo de 20 años, en la URSS [1] no ha aparecido, aunque para su llegada eran aplicados los esfuerzos increíbles. En cuanto a la misión, todo depende de lo qué la persona sobreentiende con esto. Y con esto sobreentiende la vía más fácil para lograr el bienestar sobre la Tierra. Para recibirlo es necesario progresar en algo concreto, palpable. La persona busca el asunto para su genio, aspira a trabajar según su vocación, hacer lo que da mejor resultado y que le gusta lo mejor. Y en realidad – va por la vía de resistencia mínima, se pone a hacer solamente lo que le resulta lo mejor (gracias a los trabajos de sus antecesores – los poseedores anteriores del Alma).

Así, las conversaciones sobre la vocación, la misión en la Tierra – esto es un cubrimiento verbal de su pereza. La persona en realidad representa un gran valor, ¡es el brillante tirado en el estercolero! Alguna de muchas miles de facetas resultó no ha sido ensuciada, ¡y he aquí brilla! Pero para que brillen las otras – se debe trabajar, gastarlas. Entonces, no tendrá que buscar la misión, y escogerás para sí aquel asunto, de cuya realización ahora representas el interés y el valor para la Evolución y Dios.

Hay una definición conocida: qué debe hacer la persona que llegó en este mundo. Para realizarse a sí misma como un ser humano es bastante plantar un árbol, construir una casa y criar a un hijo. Todos nuestros libros dicen en realidad de lo mismo, pero el modo de tratar es un poco otro, sin los cortes y las recortaduras. Como, por ejemplo, a su tiempo era popular el lema: “¡ Mente sana en cuerpo sano !” Suena vivificante y potentemente. Pero es la variante acortada, la interpretación que sea ventajosa para alguien. En el aspecto completo este pensamiento suena así: Mente sana en cuerpo sano – es una suerte rara”. En cuanto a esto hay aún una máxima valiosa: “Aquél es débil de espíritu, para quién la riqueza es superior a sus fuerzas”. Bajo la riqueza hace falta comprender el éxito, la salud, la Evolución, la Vida eterna.

Para recibir todo esto es necesario “plantar” en su Conciencia un árbol (la vertical evolutiva en el esquema № 1), ascender por su Consciencia fuera de los límites de las formas mentales de la Noosfera, habiéndose liberado de su dependencia. Luego – “construir una casa”, habiendo recibido el registro en el Nivel de los Entes Celestes en el Mundo de Dios (en el Mundo de las Causas). ¡Y, al fin, “criar un hijo” – crecer de dos – cinco por ciento por lo menos hasta 60 – 65 %, habiendo hallado al paso la real inmortalidad física! Además – ayudar crecer a otras personas y Almas que viven en los animales domésticos. Se trata sobre esto en el segundo libro.


[1] En el Programa aceptado en el año 1961 por el 22 congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética se planeaban acabar al año 1980 la construcción del comunismo en la URSS.                             
 
 
Atrás... Contenido Más...