Capítulo séptimo - La clave del Mundo

Capítulo séptimo

La clave del Mundo

“Las condiciones de la competición son
asombrosamente simples. Debemos
trabajar persistentemente un rato, sufrir
un rato, creer constantemente y nunca
volverse atrás”

David J. Simms

Así, nos acercamos al capítulo final de primer libro. De capítulo en capítulo usted comprendía el sentido de la ampliación de la Conciencia, y cierto porcentaje de los lectores ya ha comprendido de la necesidad de utilizar las tecnologías que contribuyen al saneamiento y al obtener éxitos en la vida. Intentemos comprender todo, encontrándonos en la nueva etapa de la interpretación de nuestra vida.   

Sabemos que nuestro Ente (el complejo biológico bajo el nombre la “Persona”) consta de los cuerpos físico y energético. El cuerpo físico está estudiado a fondo por la ciencia y no hay ninguna necesidad concentrar la atención en él.

Con el cuerpo energético todo es de otro modo. El entra en la categoría de los fenómenos no reconocidos, y a veces de los anómalos; es el objeto de la atención fija por parte de las ciencias ocultas, los conocimientos místicos, las supersticiones no siempre justificadas y las representaciones falsas de la persona sobre sí. En la actualidad surgieron muchas prácticas que influyen en el cuerpo energético, que trabajan con él. En particular, las personas con dotes extrasensoriales, los magos, los brujos tratan de influir en el cuerpo energético – con el objetivo de dirigir el cuerpo físico y recibir el poder sobre él (sobre el ajeno, pero no sobre su propio). Sin embargo, tal intervención no es siempre justificada. ¡Es que todos los maestros arriba indicados, tienen cada uno sus capacidades únicas, no saben completamente su naturaleza y destino! ¡Haciéndose reclamo de sí mismos, ellos impusieron al pancista que no entiende nada de la importancia de la influencia en su cuerpo energético y dan ello como una panacea de todas las desgracias y enfermedades! 

Sí, en efecto, el cuerpo energético es primario, y el físico – secundario, pero para aplicar cualquier método de la influencia a la energética es necesario saber y comprender los procesos o las leyes que dirigen la energética. Es posible conocerlos solamente teniendo la Conciencia Desarrollada. Pero, por desgracia, todos estos especialistas son las personas habituales. El desarrollo de su Conciencia es del mismo nivel como tienen los demás, y bien, puede ser, es uno – dos por ciento más alto. ¡Significa, que teniendo el nivel bajo de la comprensión, invaden el dominio para ellas enteramente desconocido, entonces, inaccesible! ¿Qué es este dominio? Intentemos llegar a comprenderlo.   

Sabemos que el cuerpo energético de la persona, su substancia genesíaca, tiene la estructura y la configuración complicadas. En el aspecto general tiene la forma del huevo y, dependiendo de su densidad y actividad, puede tener las dimensiones hasta 18 – 20 metros en el diámetro. Su base está compuesta de las partículas mínimas del Universo llamadas “los corpúsculos”. El mismo cuerpo energético es heterogéneo por su estructura y espesura. A medida que se acerca al cuerpo físico su espesura aumenta, adquiriendo una consistencia más espesa en el mismo cuerpo físico. Y el energético está compuesto de siete capas, cada uno de las cuales está unido con su Nivel del Universo, entonces, obedece sus leyes. 

Todas las prácticas que existen en el mundo y que influyen en el cuerpo energético trabajan solamente con dos – tres niveles del cuerpo energético, con sus capas más espesas – son los niveles etéreo (del Karma), emocional y mental. Los cuatro o cinco niveles restantes les quedan inaccesibles para ellas.

Precisamente los niveles que son inaccesibles para las personas con dotes extrasensoriales, componen “la plantilla de administración” o “el bloque de sistema” de la persona. Son las así llamadas Capas Celestes, a las cuales se puede unir bajo el nombre general “el Cuerpo Radial”, o “el Cuerpo de Luz”. Pero esto es accesible a la percepción e intervención con la ayuda de la Conciencia Desarrollada y solamente de la persona misma. Sólo habiendo abierto su Conciencia hasta sesenta o sesenta y cinco por ciento, nos acercamos a la posibilidad de recibir la información de las capas Superiores del Universo y dirigir nuestros Cuerpos Celestes (los Entes Celestes, acuérdese el esquema № 1).

Asimilando las tecnologías de las primeras partes del Sistema, tanto como la mayoría que practican según otras metodologías, trabajamos solamente con las capas espesas (dos o tres niveles) del cuerpo energético. Aquella gente que tiene la rotura de las funciones del cuerpo físico fue relacionada con la infracción de la circulación de energía precisamente de estos niveles, tal gente recibe la posibilidad de la dirección estable de su salud.

La gente que tiene los defectos relacionados con la infracción de la circulación de energía en los Cuerpos Celestes no pudo liberarse por completo de sus problemas. Con eso las tecnologías descritas en las primeras partes del Sistema se puede considerarlas como las recepciones de prestarse a sí mismo el servicio de socorro. Se puede considerar estas tecnologías como “el cosido de los remiendos”, cuando la persona se libra de un problema, y le surge en el acto el nuevo problema o dentro de un tiempo vuelve el anterior. Nuestro logro único en la fase inicial hizo la posibilidad de solucionar los problemas con nuestra salud, sin llamar al médico y sin usar los preparados farmacéuticos. ¡Sin embargo, con todo eso, los problemas no están eliminados por completo! Pero hemos sacado provecho de estas tecnologías: hemos despertado el sexto sentido, entonces – hemos desarrollado la sensación interna tanto de los órganos como de los flujos de la energía en el cuerpo energético. No habiendo pasado esta etapa, sin desarrollo de la atención interna, no podemos avanzar más adelante, aprender a dirigirnos a nosotros mismos. 

Todo se hizo mucho más fácil cuándo hemos aprendido a controlar los estereotipos y luchar contra ellos. Liberando de ellos nuestra Conciencia, superamos la influencia del Karma, ¡y al mismo tiempo de todos sus niveles! El Karma tiene tantos niveles de la influencia en la persona cuantos niveles tienen los estereotipos junto con las formas mentales destructivas de la Noosfera (ellos son 5,  acuérdese el esquema № 3).                                                          

En este nivel del desarrollo la Conciencia debe ser completamente libre de los estereotipos. Y su revelación y la comprensión van gradualmente. Es inútil especialmente buscarlos en sí – ¡la vida misma crea alrededor de nosotros los acontecimientos que contribuyen a revelar unos u otros estereotipos! El problema de la persona es el aprender a revelarlos a tiempo y eliminarlos. Habiendo alcanzado la libertad, la Conciencia debe estar constantemente en el estado equilibrado, es decir en el nivel alfa. 

Esto significa que ningún problema del mundo material puede y debe agitarnos, atrayéndonos a su remolino. Por nuestra Conciencia nos encontramos siempre encima del proceso (cualquier), abarcándolo por completo con nuestras sensaciones, por lo tanto, dirigiéndolo. Las emociones se quedaron detrás. Todos los procesos obedecen nuestra Razón que se apoya en el sentido común y la Verdad.

La Conciencia que se desarrolla constantemente es capaz de abarcar por sí los procesos vinculados a los Cuerpos Celestes (con el Cuerpo Radial). Este cuerpo es especial. De su estado depende toda nuestra vida, la salud y el bienestar. La espesura de los Cuerpos Celestes del Nivel al Nivel se disminuye, suavemente pasando en la forma radial. Sus partículas se hacen aún más menudas que los corpúsculos, son las así llamadas quasipartículas. 

El cuerpo radial está directamente ligado a las capas superiores del Universo, se gobierna por sus Leyes y directamente por el pensamiento de Dios, Su energía mental. Nuestra Conciencia que ha llegado a la interacción con el Cuerpo Radial es capaz de percibir la energía mental de Dios, conectarse a la fuente vivificante de la energía vital y equilibrar los procesos en todas las estructuras de su cuerpo. La Conciencia que coopera solamente con las capas rudas del cuerpo energético fue incapaz de gozar de esta propiedad. En calidad del instrumento de la dirección se quedan, como antes, el pensamiento y las sensaciones internas bastante desarrolladas. 

Así los Cuerpos Celestes se hacen accesibles y dependientes solamente a la Conciencia Desarrollada. Ella, como lo mencionábamos varias veces, es inherente solamente a la gente que se ha liberado de los estereotipos, que ha establecido la unión y la comprensión completa con su Yo Superior. ¡Las personas contemporáneas con dotes extrasensoriales, los magos, los brujos y los curanderos no tienen tal Conciencia, entonces, son capaces de ayudar a la persona a solucionar sólo un pequeño porcentaje de sus problemas, con eso colgándole (¡por su ignorancia!) la masa de los nuevos!  

La solución de todos sus problemas personales es accesible solamente a la persona misma que  tiene estos problemas, a través de la comprensión y en el complejo (“¡Ayúdate a ti mismo!”). Esto es porque uno de los postulados principales y las Leyes de la época nueva estipula: “El curanderismo es condenable. ¡Cada uno debe hacerse el curandero a sí mismo!”                                                    

El cuerpo energético de la persona está en el movimiento constante, gracias a que hay un movimiento de la sangre y la linfa en el cuerpo físico, у se realiza el trabajo de sus órganos y sistemas. Las capas diferentes del cuerpo energético tienen las velocidades diferentes de su movimiento. Cuanto más lejano está el nivel del cuerpo físico, tanto más es su velocidad. La velocidad del movimiento del Cuerpo Radial debe superar la velocidad de la luz, precisamente por eso él tiene la capacidad de lucir, aceptando la propiedad de la partícula y la onda simultáneamente. La habilidad de dirigir este proceso da a la persona las posibilidades ilimitadas.                                     

La velocidad del movimiento (de la rotación) del Cuerpo Radial está vinculada directamente a nuestra Conciencia. Precisamente así, como la corriente eléctrica puede pasar solamente entre dos polos opuestos, también el movimiento del Cuerpo Radial es posible solamente entre dos Polos del pensamiento: entre el Pensamiento de Dios (Su energía mental), por un lado, y el Pensamiento de la Persona (su energía mental) – por otro. Como usted puede adivinar, unos cuantos sobre la Tierra poseen el Cuerpo Radial desarrollado. No sabiendo apoyar los procesos en este Cuerpo, la persona se hace mortal. Regenerar la velocidad de la rotación del Cuerpo Radial – ¡aquí está la garantía de la salud e inmortalidad!

Como ha expresado A. Karr[1]: “Para ganarse la vida es necesario trabajar. Pero para enriquecerse a sí mismo es necesario inventar algo distinto”. Y así es también con relación a nuestra salud. Para sobrevivir en las décadas y los siglos pasados a la persona le era bastante saber las metodologías y los sistemas conocidos para trabajar con el cuerpo físico, limitándose a la corrección pequeña de los procesos energéticos.

¡Ahora la situación nos hace acordar sobre este “algo distinto”! Y nuestro Sistema es lo mismo “algo distinto”, y, como usted ya ha comprendido, la Humanidad no debía recibirlo antes y tampoco más tarde, sino precisamente ahora. “¡Es útil todo que es a tiempo, pero no en el plazo fijado – cualquier bien se convierte en un vicio!”

Conforme a la medicina oriental la persona tiene desde los tiempos más remotos dos variedades de las energías: la Paternal y la de Trabajo. La Energía Paternal es aquella que está abastecida en el cuerpo energético de la persona. Sus capacidades extrasensoriales y paranormales están vinculadas a la energía abastecida en el Cuerpo Radial.

Las personas con dotes extrasensoriales tienen el Cuerpo Radial, aunque débilmente desarrollado. Las personas que tratan de conocer la Verdad y la buscan constantemente. gozan de tal cuerpo. ¡Ellas también pueden restablecer en sí las capacidades extrasensoriales, si lo quieren! El Cuerpo Radial empuja la persona al perfeccionamiento, autorrealización y Evolución. No más que un por ciento de los habitantes de la Tierra tiene el Cuerpo Radial, más o menos desarrollado.                                                                

Por eso aquí, el Mundo Tenue considera que en los cataclismos actuales estos habitantes de la Tierra sobrevivirán en primer lugar. Ellos poseen desde los tiempos más remotos la delicadeza del Alma y son capaces de venir a tiempo adonde es necesario y hacer todo que se les dirán, a qué se les enseñarán. Para los demás estos primeros pasos se convierten en un problema insuperable, por la razón de la alfabetización y la erudición completas. En realidad “muchas tristezas engendran muchos conocimientos” y desdichado por ser inteligente”. Cinco años andarán con rodeos, exigirán las explicaciones, la presentación de los certificados de la conformidad, la conclusión de la Academia de Ciencias y del Sínodo Sagrado, y luego – el pasaporte de Dios. Y después desaparecerán... ¡El tiempo para hablar largo y tendido, con pelos y señales, ya no hay! La situación es tal que “no los fuertes vencen a los débiles, sino los rápidos a los lentos”.    

El Cuerpo Radial está ligado directamente a la energía mental de la persona, a sus pensamientos. Por eso el gasto injustificado de la energía mental provoca un consumo elevado de la energía del Cuerpo Radial. Después de la muerte, teniendo el Cuerpo Radial flojamente desarrollado, la persona no puede unirse con los niveles más altos del Universo, por eso se baja más abajo. Es que justamente después de la muerte la persona se levanta a los niveles altos, donde, por la idea, podría pararse… ¡Sin embargo, teniendo el potencial bajo, no puede sostener la energética de estos Niveles, ella la quema! La persona, como se dice, cae hacia abajo, aterrizando allí donde le es confortable (¡he aquí un ángel caído!). 

Junto a la reencarnación ella recibe aquel Cuerpo Radial que tenía ante la muerte. ¡Por eso el turno de las reencarnaciones no aumenta la posibilidad vital de la persona, pero la reduce! De una vida hacia otra las reservas de la Energía Paternal se disminuyen, entonces, se disminuye la duración de la vida. Para volverse a la vida es necesario regenerar el Cuerpo Radial. Naturalmente, cuanto más débil es este Cuerpo tanto esfuerzos más grandes son necesarios de aplicar para su reconstitución.          

La Energía de Trabajo es la energía que se elabora por el cuerpo físico y abastece nuestra capacidad diaria de trabajo. Sin duda, la cantidad de la Energía de Trabajo, aún sacando fuerzas de flaqueza, puede ser equivalente a la energía abastecida por el cuerpo energético. A medida que la Energía Paternal se agota, se disminuye la capacidad del cuerpo físico de generarla.                                                                               

Aquí es necesario destacar que si la persona no gasta excesivamente su Energía Patrimonial estresándose, se ocupa de las distintas prácticas de salubridad, es capaz de apoyar la salud a nivel necesario y prolongar los años de la vida. Si ella gasta la energía en las emociones y el estrés, ocupándose de nada más, no obtendrá el efecto deseable de cualquier tecnología completamente energética. Usted, evidentemente, ya ha comprendido: que para elevar el nivel de la Energía de Trabajo es necesario aumentar la capacidad de trabajo de los músculos, su capacidad de generar la Energía de Trabajo. Dejamos que usted resuelva este problema por su cuenta. En la actualidad hay bastante prácticas que contribuyen al desarrollo de la fuerza muscular (correr, hacer gimnasia, bodybuilding, etc.). 

Y nosotros hagamos una exposición detallada sobre las formas del desarrollo del Cuerpo Radial. Destaquemos una vez más: todas las prácticas psicoenergéticas que existen en el mundo permiten influir en dos o tres niveles del cuerpo energético de la persona – las más rudas que están situadas más cerca al cuerpo físico. Estas prácticas no tocan el Cuerpo Radial. ¡El acceso a él junto a la Conciencia no desarrollada está prohibido, bloqueado por la Naturaleza, puesto que sus energías son capaces de quemar el cuerpo de la persona, si ella no está preparada para su percepción!

Muchos conocen los libros de Drunvalo Melchizedek “La Flor de la Vida”. En ellos se trata justamente del desarrollo del Cuerpo de Luz, es decir, del desarrollo de los Cuerpos Celestes (del Cuerpo Radial). En los libros está dada la tecnología del desarrollo del Cuerpo de Luz. ¿Y qué? Esta práctica, probablemente, fue útil a alguien, pero como dice Melchizedek mismo: “Solamente un décimo por ciento de la gente de la Tierra tiene el Cuerpo vivo de Luz. ¿Qué debe hacer los demás?” Su libro está destinado para un décimo por ciento de la población, para la gente que tiene la Conciencia desarrollada por naturaleza. ¡Para la gente que tiene la Conciencia cerrada, durmiente, esta metodología por la causa indicada no le conviene!

Si estas personas comienzan a ocuparse de la Merkаbа, ella sin contemplación les quemará. Con tales personas nos encontramos en nuestro trabajo. Les es necesaria la preparación preliminar, en primer lugar teórica. No es el secreto que cada persona piensa que cada uno puede tener la conciencia durmiente, pero no ella misma; los estereotipos tampoco son su problema etc. Un hecho triste es que todos aquellos sistemas y prácticas conocidos, solamente invitan a “extender la Conciencia”. Qué es esto y cómo hacerlo – ¡no hay ninguna palabra ni en ninguna parte!  

Además, la Merkаbа conviene solamente a aquéllos que tienen el cuerpo físico relativamente sano. ¡De otro modo esta práctica potente puede reforzar las roturas en el organismo! ¡Esta circunstancia muestra de nuevo que es necesario abordar cualquier asunto, cualquier tecnología con la habilidad y la comprensión del proceso general! Al principio es necesario estimar críticamente los conocimientos y posibilidades – y solamente luego tratar de asimilar las tecnologías muy prometedoras.   

Con todo, un modo más simple y seguro del desarrollo del Cuerpo Radial es “Ojo del renacimiento” con nuestras adiciones a él, junto al uso paralelo de la práctica del desarrollo de la Conciencia. Si “Ojo del renacimiento” se practica por la persona incluso con la Conciencia durmiente, esta práctica no le causará el daño, y al contrario – en cierta medida reforzará su cuerpo físico, y ya solamente por ello le será útil a ella.

Como usted puede ver, el cuadro es deprimente... ¡La gente está incorporada tanto sólidamente a las ilusiones y los deleites del mundo material que prácticamente pocos ha conservado el Cuerpo Radial más o menos viable! Por suerte, todo lo vivo es capaz de renacer. La clave y el mecanismo de este renacimiento es el pensamiento, y además el pensamiento juicioso. ¡En ello es nuestra Fuerza!


[1] Alphonse Jean-Baptiste Karr  (1808-1890), el escritor francés.

 
 
Atrás... Contenido Más...